Posts etiquetados como ‘jack kornfield’

La ausencia de identidad del ego.Meditación Vipassana



Cuando hablamos de características de la meditación estamos hablando a estadíos a los que nos va conduciendo la práctica, hemos visto ya la impermanencia y el sufrimiento, la tercer característica básica es la ausencia de identidad del ego, ,esto es que no existe identidad separada del flujo de la experiencia, o lo que es lo mismo no existe NADIE al que le sucedan las cosas…


La práctica de la meditación nos permite acceder muy rápido a esta profunda verdad .

Cuando nos ponemos a meditar, las experiencias pueden ser diversas , podemos encontrarnos con una mente tranquila y silenciosa y de pronto aparece una sensación de miedo y ansiedad ,llenándole todo de ideas,proyectos,opiniones etc.


Esta es una experiencia muy reiterada., pero ¿es que tenemos miedo a una mente silenciosa?

Veamos, nuestra ilusión fundamental es la creencia en la existencia de un YO, de una identidad, de un EGO SÓLIDO que se halla separado de todo lo demás.

Pero ese YO carece absolutamente de substancia, es solo una burbuja del pensamiento..

La única manera de mantener sólido ese YO es mediante una mente que produzca pensamientos tales como,planes,programas,proyectos,miedos ,apegos etc

Pero si silenciamos la mente a esos pensamientos , si no nos quedamos atrapados en el mundo de la burbuja de pensamientos, lo único que quedará es la experiencia directa del momento, es decir el aquí y el ahora, es decir ,ver, escuchar oler, gustar y tocar.

No tenemos que intentar vaciar la mente de pensamientos poniendo toda nuestra voluntad en ello sino darnos cuenta que los pensamientos son el vacío, ya que no contienen nada nuestro., es decir esto nos ahorra un largo camino porque no tenemos que buscar la vacuidad porque la vacuidad está en nuestros pensamientos, solo tenemos que rendirnos a experimentar el momento presente porque cada momento es una manifestación de la naturaleza vacía e inasible de la realidad.

Experimentémoslo, pongámonos a meditar y verán como al instante nuestra mente funciona como una radio mal sintonizada donde apenas podemos captar diferentes frases de diferentes emisoras de radio.

La radio se encendió sola , no pedimos escucharla, pues entonces nuestra tarea es en primer lugar sintonizarla bien “escuchar los pensamientos” lo mas “nitidamente” posible y finalmente apagarla. Al “apagar” los pensamientos nos daremos cuenta que nosotros no somos esos pensamientos y que tampoco dependen de nuestro control en nuestro estado ordinario de consciencia. Lo mismo ocurre con las sensaciones corporales,surgen y se modifican espontáneamente de acuerdo a su propio ritmo.


Es decir si no le podemos suplicar a la mente que no piense y al cuerpo que no envejezca., entonces ¿dónde está el yo sólido? ¿Dónde está aquello que es mío? Simplemente no existe pues somos un flujo de experiencias y nada substancial o sólido.

A medida que seguimos con nuestra práctica meditativa esta verdad es cada vez mas evidente, vemos que el pensamiento , el sentimiento y el proceso sensorial siguen sus propias leyes.

Solo existen objetos de experiencia que se diluyen inmediatamente junto al proceso de conocimiento .Esta experiencia es como tomar conciencia de la naturaleza corpuscular de la luz .

La práctica de la meditación consiste en llegar a experimentar que ninguno de los cinco procesos que configuran nuestra vida, el cuerpo, las percepciones, las reacciones y la misma conciencia son permanentes. Somos una mera corriente en movimiento.

Nuestra historia personal son muchos años de estar aferrados a nuestros hábitos, condicionamientos y pensamientos, aferrados a algo que es impermanente e inasible y en consecuencia nuestra identificación con ellos es la razón de nuestro sufrimiento. Cada uno de nuestros pensamientos es como un fuego artificial que se desvanece poco después de aparecer. Todo procede del vacío,cada instante surge de la nada y regresa nuevamente a la nada.

POR MAS INFORMACION VISITE YOGA Y MEDICINA ORIENTAL

¿Qué es el ego?

Cuando hablamos de características de la meditación estamos hablando a estadíos a los que nos va conduciendo la práctica, hemos visto ya la impermanencia y el sufrimiento, la tercer característica básica es la ausencia de identidad del ego, ,esto es que no existe identidad separada del flujo de la experiencia, o lo que es lo mismo no existe NADIE al que le sucedan las cosas…


La práctica de la meditación nos permite acceder muy rápido a esta profunda verdad .

Cuando nos ponemos a meditar, las experiencias pueden ser diversas , podemos encontrarnos con una mente tranquila y silenciosa y de pronto aparece una sensación de miedo y ansiedad ,llenándole todo de ideas,proyectos,opiniones etc.


Esta es una experiencia muy reiterada., pero ¿es que tenemos miedo a una mente silenciosa?

Veamos, nuestra ilusión fundamental es la creencia en la existencia de un YO, de una identidad, de un EGO SÓLIDO que se halla separado de todo lo demás.

Pero ese YO carece absolutamente de substancia, es solo una burbuja del pensamiento..

La única manera de mantener sólido ese YO es mediante una mente que produzca pensamientos tales como,planes,programas,proyectos,miedos ,apegos etc

Pero si silenciamos la mente a esos pensamientos , si no nos quedamos atrapados en el mundo de la burbuja de pensamientos, lo único que quedará es la experiencia directa del momento, es decir el aquí y el ahora, es decir ,ver, escuchar oler, gustar y tocar.


No tenemos que intentar vaciar la mente de pensamientos poniendo toda nuestra voluntad en ello sino darnos cuenta que los pensamientos son el vacío, ya que no contienen nada nuestro., es decir esto nos ahorra un largo camino porque no tenemos que buscar la vacuidad porque la vacuidad está en nuestros pensamientos, solo tenemos que rendirnos a experimentar el momento presente porque cada momento es una manifestación de la naturaleza vacía e inasible de la realidad.


Experimentémoslo, pongámonos a meditar y verán como al instante nuestra mente funciona como una radio mal sintonizada donde apenas podemos captar diferentes frases de diferentes emisoras de radio.

La radio se encendió sola , no pedimos escucharla, pues entonces nuestra tarea es en primer lugar sintonizarla bien “escuchar los pensamientos” lo mas “nitidamente” posible y finalmente apagarla. Al “apagar” los pensamientos nos daremos cuenta que nosotros no somos esos pensamientos y que tampoco dependen de nuestro control en nuestro estado ordinario de consciencia. Lo mismo ocurre con las sensaciones corporales,surgen y se modifican espontáneamente de acuerdo a su propio ritmo.


Es decir si no le podemos suplicar a la mente que no piense y al cuerpo que no envejezca., entonces ¿dónde está el yo sólido? ¿Dónde está aquello que es mío? Simplemente no existe pues somos un flujo de experiencias y nada substancial o sólido.

A medida que seguimos con nuestra práctica meditativa esta verdad es cada vez mas evidente, vemos que el pensamiento , el sentimiento y el proceso sensorial siguen sus propias leyes.

Solo existen objetos de experiencia que se diluyen inmediatamente junto al proceso de conocimiento .Esta experiencia es como tomar conciencia de la naturaleza corpuscular de la luz .

La práctica de la meditación consiste en llegar a experimentar que ninguno de los cinco procesos que configuran nuestra vida, el cuerpo, las percepciones, las reacciones y la misma conciencia son permanentes. Somos una mera corriente en movimiento.

Nuestra historia personal son muchos años de estar aferrados a nuestros hábitos, condicionamientos y pensamientos, aferrados a algo que es impermanente e inasible y en consecuencia nuestra identificación con ellos es la razón de nuestro sufrimiento. Cada uno de nuestros pensamientos es como un fuego artificial que se desvanece poco después de aparecer. Todo procede del vacío,cada instante surge de la nada y regresa nuevamente a la nada.

Ejercicio de Meditación Vipassana. Lo sagrado sin fronteras


En este audio de Yoga, aprender por el cuerpo, nos acercamos a la conciencia de lo sagrado en nuestra vida. Para satisfacer la vida espiritual, debemos dejar de dividir nuestra vida en compartimientos. Tenemos una vida separada que se alterna en períodos de trabajo, amor y espiritualidad separados del cuerpo puesto en las actividades físicas como el deporte y el disfrute. La sociedad exagera y aumenta dicha fragmentación: los templos albergan lo sagrado, los shoppings de compras, los cines, el disfrute secular.

Los compartimientos que creamos para acorazarnos de lo que tememos, ignoramos y excluimos, posteriormente nos pasan factura. Períodos de santidad y fervor espiritual se pueden alternar en una fase posterior con sus extremos opuestos, apego a la comida, al sexo y otras cosas, convirtiéndose en una especie de bulimia espiritual. La práctica espiritual no nos libra del sufrimiento y de la confusión, simplemente nos permite comprender que eludir el dolor no sirve de ayuda alguna.

Basado en las enseñanzas de Jack Kornfield.

Ejercicio de Meditación Vipassana




¿Cuáles son las dificultades a las que deberás enfrentar al comenzar la práctica de la meditación?

Te encontrarás pensando “ahora tengo que hacer algo más urgente”, mejor me pongo a leer o a ver la tele” o “lo haré por la tar­de” acaban por imponerse hasta que se olvida por completo el tema de la me­ditación con el tiempo sabrás que estos pensamientos son estrategias de la mente para no ser sosegada.

Lo primero que hay que entender es que no se trata de una práctica que se pueda hacer durante un tiempo, obtener un beneficio y, luego, abandonarla. Eso es lo que estás acostumbrado a hacer con las cosas y con las personas pero no se hace con la meditación.

Otro obstáculo es que la atención se desvíe una y otra vez y aparezcan pen­samientos como”esto no funciona”,”tengo tantas cosas que hacer”.

En realidad es una resistencia frecuente que hay que tratar como cual­quier pensamiento que surge durante la me­ditación: “dejarlo pasar” ya verán que con la práctica, la mente se aquietará.

Un gran error es la idealización de la meditación .Buscar una experiencia extraordinaria, el bienestar absoluto, la sabiduría o la felicidad son los caminos mas comunes para hacer fracasar la meditación.

Al­lgo de eso seguramente ocurrirá, pero durará un instante, sucedería probablemen­te sin necesidad de meditar. No hay nada que buscar porque todo esta aquí, sólo hay que entregarse, la meditación es una ayuda incomparable -sino im­prescindible- en el proceso de autoco­nocimiento y crecimiento personal.

Es bueno tener un maestro que te guíe. Los mejores no alientan la dependencia ni los sentimientos de inferioridad en sus discípulos por el contrario, ayudan a encontrar el propio camino y por los propios medios.

Usar la atención plena todo el día

Además del tiempo que permanece­mos formalmente en actitud medita­tiva, en determinados momentos a lo largo del día y en numerosas cir­cunstancias de nuestra vida cotidia­na, podemos recuperar las técnicas de la atención plena.

Mientras realizamos algunas ac­ciones rutinarias, como por ejemplo cepillamos los dientes, damos una ducha o ir en autobús, gozamos de la posibilidad de centrar la atención en lo que realmente está ocurriendo en ese instante.

Podemos empezar preguntándo­nos si realmente estamos aquí, en la ducha, en el trabajo, con la familia o los amigos, pues, si la dejamos, la mente nos llevará a pensar en algo que tenemos previsto hacer o algo que nos ha ocurrido o lo que es peor a pensar en algo que nunca ha ocurrido ni ocurrirá.

La meditación nos enseña a man­tener la atención en cualquier activi­dad. Esta capacidad es muy importante, porque la dispersión es una característica de la mente, exacerbada por la sociedad actual.

El secreto del equilibrio es decidir conscientemente en cada momento qué es lo que queremos hacer. Aconsejo fervientemente que en momentos como aquellos en los que el aburrimiento nos abate recurramos al ejercicio que describo más abajo y que descubramos el contenido de nuestra mente en ese momento.

De­bemos tener tiempo para meditar, para reflexionar, para hacer planes, para trabajar, para relacionamos y para disfrutar.

Una vez que la práctica forme parte de nuestra rutina diaria veremos los beneficios y seremos conscientes que el dia que no meditamos sentimos nuestra mente sucia, como ocurre con nuestros dientes cuando no los cepillamos.

Ejercicio de meditación.1. Atención plena

Sentémonos cómodamente con los ojos cerrados y la firme resolución de permanecer cinco minutos observando tan solo el proceso de los pensamientos. Si quieres usa el temporizador de meditación que está en la barra derecha del blog.

Contemos, durante esos cinco minutos el número de pensamientos tanto imágenes como palabras o ambas cosas a la vez que aperezcan. Tengamos también cuenta que ciertos pensamientos pueden ir asociados a determinadas sentimientos o sensaciones cinestésicas (corporales).

Dejemos que nuestra mente permanezca tan vacía como una pantalla en blanco o como el cielo más despejado que recuerdes, permanezcamos atentos, como un gato a la entrada de una ratonera esperando la aparición de un pensamiento . Apenas se presente tomemos nota de él y esperemos el surgimiento del siguiente. No debemos dejarnos distraer por los pensamientos. Ciertos pensamientos pueden ser muy silenciosos, como “qué quietud” o sutiles , como ” aún no ha aparecido ningún pensamiento” , “¿es que no hay ninguno?”. En todos los casos limitémonos a tomar nota. Cuando comenzamos a vigilar estaremos en el máximo de concentración por lo tanto puede tardar un rato en aparecer pero tarde o temprano saldrán a la luz. Al cabo de los 5 minutos de observación habrás contado decenas de ellos. De este modo, llegamos a darnos cuenta., del tipo de pensamientos, palabras e imágenes que están presentes en nuestra mente, pero lo que realmente resulta más importante es observar atentamente el proceso de aparición constante de pensamientos,sin perdernos en su contenido. Es decir pasamos de ser el contenido de los pensamientos a ser observadores de un proceso.

El hecho de percibir que no somos nuestros pensamientos , observar su flujo y percatarnos de ellos sin identificarnos ni dejarnos fascinar nos dará de inmediato una gran sensación de libertad.

Bibliografía de consulta: Jack Kornfield
LEA MAS SOBRE ESTOS TEMAS EN: YOGA, APRENDER POR EL CUERPO

ESTADISTICAS CLARIN:

Origen de las visitas

Totales desde el inicio

Visitas
36338

Páginas vistas
50359

El poder de la palabra




El tercer precepto de la conducta consciente, que en el Noble Octuple Sendero se denomina el habla correcta, consiste en abstenerse de palabras falsas. El habla correcta nos plantea una cuestión crucial ya que exige de nosotros que seamos conscientes de la forma en que utilizamos la energía de las palabras. Invertimos mucho tiempo, hablando, analizando, discutiendo, criticando y la mayor parte de este tiempo no estamos atentos ni conscientes. Deberíamos estar atentos de nuestras motivaciones, de cómo nos sentimos, de la reacción de nuestro cuerpo y si nuestra mente está clara o nublada, deberíamos ajustar nuestras palabras a la verdad o a lo que parezca más adecuado o más útil.

La palabra tiene un poder extraordinario y puede ser destructiva o esclarecedora, puede convertirse en una crítica mezquina o manifestarse por el contrario como una comunicación compasiva. Lo único que se requiere es que permanezcamos atentos que las palabras surjan de la profundidad de nuestro corazón. Cuando somos sinceros y solo decimos solo aquello que pueda servir de ayuda, la gente se siente atraída por nosotros. Ser conscientes y honestos aquieta y abre nuestra mente y fomenta la paz y felicidad de nuestro corazón.

En cierta ocasión fue requerida la presencia de un maestro para que tratara de curar a un niño enfermo,el maestro se limito a pronunciar una breve plegaria. Entre los presentes se hallaba una persona escéptica que manifestó abiertamente sus dudas con respecto a la eficacia de aquel sistema curativo tan poco ortodoxo.Entonces el maestro se giró hacia el y le espetó : “¡Tu no sabes nada sobre este asunto. !”. La persona se enojó con esa respuesta y su rostro se llenó de ira y cuando estaba a punto de responderle al maestro, este le dijo” si unas pocas palabras tienen el poder de hacerte enfadar hasta este punto ¿Por qué no iban a tener otras palabras el poder de curar?”.

Fuente: Goldstein y Kornfield, autores de Vipassana

LEER MAS SOBRE EL TEMA AQUI


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog