Posts etiquetados como ‘equilibrio’

Crece la popularidad del yoga terapéutico para personas con discapacidad




El Ashtanga Yoga Terapéutico es una línea de Yoga que he creado para mejorar el sistema osteomuscular, la movilidad que ha sido deteriorada por diversas patologías como la artrosis, los traumatismos, las enfermedades cardiovasculares, las patologías de columna, como hernias discales, devolviéndole al alumno la seguridad y el equilibrio perdidos por la aparición del dolor crónico, que ha debilitado su fuerza muscular y su estado de ánimo. Son excelentes los resultados terapéuticos que observo y es por ellos que sigo investigando en nuevos ejercicios,incluyeno técnicas como la masoterapia, al sanación pránica y la acupuntura, que ayuden a cada uno a recuperarse de todo dolor y acercarse a la vida con una nueva sonrisa. Adriana Paoletta Cada vez son más las personas con discapacidad que acuden a clases de yoga adaptado en Estados Unidos, según informa la página web de la cadena de televisión CNN.En este tipo de yoga, los ejercicios clásicos están adaptados para que puedan beneficiarse personas conpatologías como el parkinson, la esclerosis múltiple, traumatismos provocados por accidentes, como la paraplejia, o secuelas producidas por intervenciones quirúrgicas o infartos. Según los instructores de yoga adaptado, el motivo del éxito de esta disciplina se debe a que los pacientes están cada vez más interesados en técnicas que les permitan fortalecerse físicamente y recuperarse mejor de sus dolencias, y a que en las clases reciben una atención personalizada, dependiendo de sus necesidades. Asimismo, estos expertos añaden que estos ejercicios ayudan a mejorar los problemas de equilibrio y posturales que provocan ciertas dolencias y discapacidades, y que las técnicas de relajación y respiración del yoga permiten un mejor control del dolor. VIA ELMUNDO.ES El Ashtanga Yoga Terapéutico es una línea de Yoga que he creado para mejorar el sistema osteomuscular, la movilidad que ha sido deteriorada por diversas patologías como la artrosis, los traumatismos, las enfermedades cardiovasculares, las patologías de columna, como hernias discales, devolviéndole al alumno la seguridad y el equilibrio perdidos por la aparición del dolor crónico, que ha debilitado su fuerza muscular y su estado de ánimo. Son excelentes los resultados terapéuticos que observo y es por ellos que sigo investigando en nuevos ejercicios,incluyeno técnicas como la masoterapia, al sanación pránica y la acupuntura, que ayuden a cada uno a recuperarse de todo dolor y acercarse a la vida con una nueva sonrisa. Adriana Paoletta Cada vez son más las personas con discapacidad que acuden a clases de yoga adaptado en Estados Unidos, según informa la página web de la cadena de televisión CNN.En este tipo de yoga, los ejercicios clásicos están adaptados para que puedan beneficiarse personas conpatologías como el parkinson, la esclerosis múltiple, traumatismos provocados por accidentes, como la paraplejia, o secuelas producidas por intervenciones quirúrgicas o infartos. Según los instructores de yoga adaptado, el motivo del éxito de esta disciplina se debe a que los pacientes están cada vez más interesados en técnicas que les permitan fortalecerse físicamente y recuperarse mejor de sus dolencias, y a que en las clases reciben una atención personalizada, dependiendo de sus necesidades. Asimismo, estos expertos añaden que estos ejercicios ayudan a mejorar los problemas de equilibrio y posturales que provocan ciertas dolencias y discapacidades, y que las técnicas de relajación y respiración del yoga permiten un mejor control del dolor. VIA ELMUNDO.ES

  • 1 Comentario
  • Sin votos

Bakasana.Encuentra tu centro y emprende vuelo.




Esta postura que desafía la fuerza de la gravedad siempre se transforma en un gran logro dentro de las clases.En este video vemos cómo el asana se conquista a medida que la fuerza y el equilibrio se encuentran con tu centro de gravedad.

El cuervo o Bakasana es un asana divertida y energizante para realizar en el medio de una clase. Evoca a un pájaro colgando de una rama. Como postura de equilibrio conecta las extremidades inferiores con las superiores para alcanzar el equilibrio y la estabilidad de ambos extremos del cuerpo.

En sinergia con varios grupos musculares armaremos la postura a través de la fuerza del pectoral mayor que en combinación con el deltoides anterior estabiliza los hombros.El infraespinoso y el redondo menor permite que el húmero gire hacia afuera para refinar la estabilidad de los hombros. El serrato anterior, empuja a los omóplatos hacia adelante, estirando el trapecio medio y los romboides.El infraespinoso y el pectoral menor permite que el húmero vaya hacia afuera para refinar la estabilidad de los hombros.

Los tríceps extienden los codos imitando la postura del cuervo. Los isquiotibiales flexionan las rodillas. El grupo de los aductores en el interior del muslo mantienen a las rodillas,arriba de los brazos, como alas replegadas, uniendo así las extremidades inferiores de las superiores.
El psoas combinado con el recto abdominal flexionan el tronco y las caderas.

El peroneo mayor y menor, que corre junto a la tibia gira los tobillos hacia afuera. El tibial anterior ,cercano a la tibia, lleva a los tobillos en ángulo de 90 grados con respecto al suelo.

Sin dudas es un asana sumamente energizante. Te la recomiendo para vencer los temores, el apego y el vértigo (miedo a las alturas) que serán exorcizados por la fuerza volátil del cuervo.
MAS NOTAS Y VIDEOS SOBRE ESTOS TEMASYOGA APRENDER POR EL CUERPO
Namasté!
Disfruta de tu sadhana! | | | | | |

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

LUMBALGIA Los 7 mandamientos contra el dolor de espalda


  • Un grupo de expertos elabora unas guías del diagnóstico y tratamiento de la lumbalgia

.- Los pacientes con lumbago piden una radiografía, algunos médicos apuestan por la fisioterapia y otros, por las escuelas de la espalda… Pese a que el dolor lumbar es uno de los problemas más frecuentes, son numerosas las incertidumbres sobre cuáles son las mejores herramientas para diagnosticarlo y tratarlo. El Colegio Americano de Médicos, en colaboración con la Sociedad Americana del Dolor, acaba de revisar las evidencias disponibles sobre esta dolencia. Sus conclusiones, publicadas en la revista ‘Annals of Internal Medicine’, se resumen en siete consejos.


1. Examen físico e historial médico

El 85% de las lumbalgias no se pueden atribuir a una enfermedad o anomalía concreta (son los llamados dolores de espalda no específicos). Cuando llegue a la consulta un paciente con lumbalgia, es recomendable realizar un historial clínico y un examen físico para determinar si el dolor es de causa inespecífica o podría deberse a un problema grave, como un cáncer, una fractura o una hernia discal. “Ninguna evidencia sugiere que etiquetar a la mayoría de los pacientes con lumbalgia empleando herramientas diagnósticas específicas mejore los resultados”, advierten los autores, quienes sí recomiendan, por el contrario, estudiar factores psicológicos o sociales (depresión, insatisfacción laboral…), que podrían retrasar la recuperación.


2. No a las pruebas de imagen

Por regla general, el paciente con dolor lumbar inespecífico no debería someterse a pruebas de imagen u otras herramientas diagnósticas. No contribuyen a que el afectado evolucione mejor y, por el contrario, le someten innecesariamente a una cantidad considerable de radiaciones u otras molestias. Una radiografía simple de la columna equivale a realizarse diariamente una radiografía torácica durante más de un año. Los rayos X sólo se aconsejan cuando se sospeche que el paciente puede tener una fractura vertebral. Las pruebas más modernas (TAC y resonancia) tampoco son aconsejables en estos casos: suelen encontrar anomalías sin importancia que, aunque no son las causantes del dolor, pueden llevar a intervenciones innecesarias.


3. Cuándo hacer una resonancia

Si el afectado presenta un déficit neurológico grave o progresivo, sí debería someterse a un TAC o, preferiblemente, una resonancia magnética. También deben pasar por el escáner aquellos pacientes en los que el examen físico haya sugerido alguna enfermedad subyacente (síndrome de cauda equina, infección vertebral, un tumor…)


4. Reexaminar lumbalgias y ciáticas persistentes

Si el paciente presenta durante más de un mes dolor lumbar y en la pierna (indicio de una hernia discal o una estenosis espinal), habrá que realizarle una prueba de imagen. Las hernias discales suelen mejorar en cuatro semanas sin tratamiento invasivo. Sin embargo, si la lumbalgia dura más de un mes y hay indicios de radiculopatía (una hernia discal que comprime una raíz nerviosa) o estenosis espinal (un estrechamiento del canal por el que pasa la médula), es hora de plantearse administrar inyecciones epidurales de esteroides o, incluso, una intervención quirúrgica. Por eso, es preciso realizar una prueba de imagen para comprobar si el paciente es candidato a estas intervenciones más agresivas.


5. La información, vital

El médico debe dar todo tipo de información al paciente: sobre la previsible evolución del problema (el pronóstico suele ser favorable), sobre la conveniencia de mantenerse activo y sobre algunas sencillas medidas que puede poner en práctica el propio enfermo (los llamados autocuidados). Leer libros educativos sobre el problema, utilizar un colchón de firmeza media o la aplicación de calor son algunos de los trucos que mejoran las lumbalgias.


6. La utilidad de los fármacos

Los fármacos son una terapia eficaz a corto plazo, pero siempre combinados con la información y los autocuidados. El paracetamol y los antiinflamatorios (como ibuprofeno o naproxeno) son buenas opciones en la mayoría de los afectados, así que serán los fármacos de primera elección. Los autores no apuestan por un medicamento concreto: cada uno tiene unas ventajas e inconvenientes (paracetamol es menos potente, pero con menos efectos adversos), con lo cual su elección dependerá de cada paciente. También los antidepresivos tricíclicos (lumbalgias crónicas) y los relajantes musculares (dolores agudos) han demostrado que alivian el dolor a corto plazo.


7. Y cuando no funcione nada, terapias alternativas

Si no funcionan ni la información, ni los autocuidados, ni los fármacos, es el momento de recurrir a estrategias no farmacológicas. Aunque el trabajo ha evaluado 17 terapias de este tipo, sólo algunas resultan eficaces. En los casos agudos (menos de cuatro semanas), lo único que resulta es la manipulación espinal, ya sea quiropráctica u otra técnica, aunque los beneficios son moderados.

Cuando el dolor se prolonga entre uno y dos meses (subagudo), la revisión apuesta por una rehabilitación multidisciplinar (consulta con el médico, fisioterapia, terapia psicológica…). Finalmente, cuando el dolor se cronifica (más de ocho semanas), hay diversas terapias que han demostrado su utilidad: acupuntura, ejercicio, masajes, terapia conductual, relajación, manipulación espinal y rehabilitación interdisciplinar. Como su eficacia es similar, la elección de una u otra estrategia dependerá de las preferencias del paciente, el coste, la conveniencia y la disponibilidad de un terapeuta capacitado.

Estas son las recomendaciones actuales del grupo de expertos reunido por el Colegio Americano de Médicos y la Sociedad Americana del Dolor, pero los autores no descartan que, a medida que aparezcan nuevas investigaciones, se validen otras terapias o estos consejos varíen. Las actuales pautas se basan en el análisis de revisiones recientes sobre el dolor de espalda: 40 revisiones y 21 ensayos clínicos sobre terapias no farmacológicas y siete revisiones sobre medicamentos.

ISABEL ESPIÑOFUENTE. ELMUNDO .ES

| | | | | |

  • Comentarios
  • Sin votos

Sirsasana: precauciones para practicarla




Sirsasana, el desafío de todo Yogui, es una postura para realizar con muchos recaudos.
Antes de practicarla deberíamos realizar durante una año consecutivo, equilibrios de pie de todo tipo para corregir nuestro eje partiendo del armado correcto de la postura madre de Tadasana. Deberíamos tener en eje a nuestra cabeza practicando: el reflejo de estiramiento primario de Alexander, a partir del cual la cabeza se estira hacia adelante y por detrás. Eso hará que toda la columna se estire hacia arriba.


En sirsasana deberíamos estar flotando, en un estado de relajación; ya que si no estoy relajado, en un segundo puedo dañarme un disco intervertebral. El cuello deberá ser fortalecido por posturas invertidas como sarvangasana ( vela) o halasana (el arado). Si un solo músculo está débil, no mantendrá en eje la cabeza. Sobre todo deberíamos fortalecer el esternocleidomastoideo que mantiene alineada la cabeza.

Si al desarmar la postura, tengo dolor,esto está relacionado con con el apoyo del atlas y el axis las dos primeras vértebras que tienen un encastre muy débil y convexo. La oscilación en la postura se realiza sobre este punto de gran inestabilidad con lo cual hay que tener la musculatura del cuello y las estructuras vertebrales en perfectas condiciones fisiológicas.

Para fortalecer el cuello, lo ideal es llevar peso sobre la cabeza, fortaleciendo los músculos antigravitatorios. Comienza practicando con una bolsa de arena del 20 % de tu peso corporal y gradualmente llega al 30%. El peso en tu cabeza te ayudará a recuperar el eje.

Cuando estoy en el eje, el peso se dirige hacia el centro de la cabeza. Si te cuesta elevar las piernas deberás fortalecer los espinales.

Contrapostura: en sirsasana el cuello se ha acortado por lo cual debo elongarlo en sarvangasana ( la vela).

Namasté!

Adriana

Gracias a Isa por su destreza y disciplina. A Gasti por su bellísima producción fotográfica.


MAS SOBRE EL TEMA EN http://yogaymedicinaoriental.blogspot.com


  • Comentarios
  • 3 votos

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog