Posts etiquetados como ‘desacondicionamiento’

La mujer que habito.

Abro los ojos y lentamente, me convierto en la mujer de mis sueños. La que habita mi piel ,hace casi 45 años.  El agua en mi rostro ,me despeja de la pereza, que suele salpicarme los pies, cuando niego una búsqueda. Por ello , la mañana ,es el mejor momento, para comenzar a habitarme y comenzar mi vida.

Hace tiempo que no estoy sola, la fuerza de un hombre me acompaña. He descubierto, con el paso de los años, que mis hombres ,son mis fieles guardianes y ante mis caídas, puedo dejarme alzar y abrazar por esos cuerpos, firmes y templados por su hombría, como una princesa frágil,que ha perdido el corazón cristalino.

Soy la madre imperfecta y audaz, que trepa una montaña rusa y luego teme por el vértigo de su caída veloz. Soy el cuerpo labrado por mi amado, por mis hijos ,abriendo el paso ,de mi divina conexión con la vida , hecha parto, nacimiento y separación. Soy un abrazo infinito que define los cuerpos ,que han sido labrados, en un instante de pasión.

La mujer que habito , detesta el poder de los abusadores, de los soberbios, de los asesinos encubiertos, de los linajes , de las castas y clases, la mentira y la desigualdad.

La mujer que me nutre, sólo se arrodilla, frente a un niño, para curar la herida de un enfermo y atarle los cordones a un abuelo. Me nutre ,sabiamente, para no codiciar aquello,de lo cual no depende mi felicidad.

La mujer que habito, es maestra de los mares, de las estrellas, de los árboles, que la escuchan atentamente, cuando sueña y balbucea, mientras camina, a orillas del universo.

La mujer que me habita, tiembla , ríe y calla, frente a la muerte. Y aunque apenas la conozca, la porta consigo ,como una hermana ,que juega  a las revelaciones y a los misterios ,en la vereda de su barrio.

La mujer que me habita, llora a su hermana, sintiendo el dolor más hondo,por su partida. Mientras te busco, en mi cuerpo y en mis recuerdos , sueño que a tu lado estaré , para ser…mujeres eternas.

A mi hermana Romina, mujer de esta tierra y del paraíso, a 5 meses de su partida. Mi homenaje, a ella:  bella y dulce mujer.

Adriana Paoletta

  • 1 Comentario
  • Sin votos

Cómo alimentar el Ego.




En términos fríos y científicos los humanos somos mamíferos, lo que implica que en algún momento fuimos parásitos.¿Cómo? ¿Cuándo? Durante el proceso de gestación mientras nos alimentábamos en el útero a expensas de otro ser vivo nuestra madre.

El estado de confort de aquellos primeros estadios de nuestra existencia , es inimaginable ,creo que tan placentero fue nuestro paso por la calidez uterina que jamás la olvidaremos.
¿Cómo quedaron grabados esos momentos en que fuimos expulsados del paraíso en que todo estaba dado?
¿Fue el parto el proceso por el cual conocimos desde ese día y para siempre el sufrimiento?
Pensemos en qué repercusiones pudo tener ese momento sobre nuestra conducta humana.
Al nacer ese mundo perfecto, cálido y en que la insatisfacción no existía se pierde con la mítica palmada del médico y nuestro primer llanto.
Algo cambia para el recién nacido definitivamente, el hambre ahora produce sufrimiento, el dolor físico también, el mundo que descubrimos no tiene ni por asomo el confort de la panza de mamá, tenemos que expresar esa insatisfacción de alguna forma por eso lloramos.

La mente ha registrado que el sufrimiento es clave en un proceso mediante el cual somos advertidos que necesitamos de algo para sobrevivir y que si esa necesidad no es satisfecha moriremos.Una vuelta mas de la rueda del Samsara

Ese hambre,dolor,frío original nos acompañará a lo largo de nuestras vidas.
El Ego, nuestra Mente , ya tiene en claro que a partir del nacimiento algo nos separa del mundo, ese mundo que nos hace sufrir pero que también nos da aquello que nos satisface. es decir que es amenazante necesitamos de él para superar el sufrimiento al menos temporalmente.

Repito algo que es importante nuestra mente se ha enfrentado al sufrimiento por primera vez, y en ese enfrentamiento ha entendido que tiene una necesidad cuya satisfacción es inpostergable para sobrevivir. Es decir que la necesidad y su satisfacción son sinónimos de la sobre vivencia.


La combinación de ese mundo “exterior” que nos amenaza y nos satisface a la vez con esa cristalización de la idea de que necesidad(deseo) y satisfacción de ésta deben sucederse porque en caso contrario corre riesgo nuestra existencia es la forma de crear y alimentar nuestro EGO.

Ese EGO pequeño generado para satisfascer las necesidades básicas e indelegables(comida,salud, posteriormente conocimiento) se transforma poco a poco en un EGO voraz que considera que cualquier deseo suyo debe ser satisfecho pues en caso contrario dejará de existir. Este es el origen de nuestro sufrimiento y si lo piensas bien la sociedad de consumo tiene se mantiene alimentando ese ego.Ese EGO VORAZ no distingue entre cosas y personas y su voracidad es producto de la impermanencia.

Si leemos , en épocas del Buda,éste describió al deseo como el causante del sufrimiento, no es necesario estar muy atento para comprender la violencia,el consumo de drogas (recetadas y de las otras),la compulsión consumista,la hiper-sexualidad,la falta de compasión,el fundamentalismo ,las guerras y el desprecio por la naturaleza que acompañan nuestros tiempos.

La sobre-información inutil complica aún mas el proceso mental por el cual los pensamientos pasan a gobernarnos , transformándonos en rehenes de nuestros propios deseos e impidiendo que seamos observadores imparciales de esta película que a diario se proyecta en nuestra mente sustituyendo la realidad.
LEER MAS SOBRE ESTOS TEMAS AQUI

Colaboración para el Blog: Yoga aprender por el cuerpo

Eduardo Seoane

  • Comentarios
  • Sin votos

Ejercicio de Meditación Vipassana




¿Cuáles son las dificultades a las que deberás enfrentar al comenzar la práctica de la meditación?

Te encontrarás pensando “ahora tengo que hacer algo más urgente”, mejor me pongo a leer o a ver la tele” o “lo haré por la tar­de” acaban por imponerse hasta que se olvida por completo el tema de la me­ditación con el tiempo sabrás que estos pensamientos son estrategias de la mente para no ser sosegada.

Lo primero que hay que entender es que no se trata de una práctica que se pueda hacer durante un tiempo, obtener un beneficio y, luego, abandonarla. Eso es lo que estás acostumbrado a hacer con las cosas y con las personas pero no se hace con la meditación.

Otro obstáculo es que la atención se desvíe una y otra vez y aparezcan pen­samientos como”esto no funciona”,”tengo tantas cosas que hacer”.

En realidad es una resistencia frecuente que hay que tratar como cual­quier pensamiento que surge durante la me­ditación: “dejarlo pasar” ya verán que con la práctica, la mente se aquietará.

Un gran error es la idealización de la meditación .Buscar una experiencia extraordinaria, el bienestar absoluto, la sabiduría o la felicidad son los caminos mas comunes para hacer fracasar la meditación.

Al­lgo de eso seguramente ocurrirá, pero durará un instante, sucedería probablemen­te sin necesidad de meditar. No hay nada que buscar porque todo esta aquí, sólo hay que entregarse, la meditación es una ayuda incomparable -sino im­prescindible- en el proceso de autoco­nocimiento y crecimiento personal.

Es bueno tener un maestro que te guíe. Los mejores no alientan la dependencia ni los sentimientos de inferioridad en sus discípulos por el contrario, ayudan a encontrar el propio camino y por los propios medios.

Usar la atención plena todo el día

Además del tiempo que permanece­mos formalmente en actitud medita­tiva, en determinados momentos a lo largo del día y en numerosas cir­cunstancias de nuestra vida cotidia­na, podemos recuperar las técnicas de la atención plena.

Mientras realizamos algunas ac­ciones rutinarias, como por ejemplo cepillamos los dientes, damos una ducha o ir en autobús, gozamos de la posibilidad de centrar la atención en lo que realmente está ocurriendo en ese instante.

Podemos empezar preguntándo­nos si realmente estamos aquí, en la ducha, en el trabajo, con la familia o los amigos, pues, si la dejamos, la mente nos llevará a pensar en algo que tenemos previsto hacer o algo que nos ha ocurrido o lo que es peor a pensar en algo que nunca ha ocurrido ni ocurrirá.

La meditación nos enseña a man­tener la atención en cualquier activi­dad. Esta capacidad es muy importante, porque la dispersión es una característica de la mente, exacerbada por la sociedad actual.

El secreto del equilibrio es decidir conscientemente en cada momento qué es lo que queremos hacer. Aconsejo fervientemente que en momentos como aquellos en los que el aburrimiento nos abate recurramos al ejercicio que describo más abajo y que descubramos el contenido de nuestra mente en ese momento.

De­bemos tener tiempo para meditar, para reflexionar, para hacer planes, para trabajar, para relacionamos y para disfrutar.

Una vez que la práctica forme parte de nuestra rutina diaria veremos los beneficios y seremos conscientes que el dia que no meditamos sentimos nuestra mente sucia, como ocurre con nuestros dientes cuando no los cepillamos.

Ejercicio de meditación.1. Atención plena

Sentémonos cómodamente con los ojos cerrados y la firme resolución de permanecer cinco minutos observando tan solo el proceso de los pensamientos. Si quieres usa el temporizador de meditación que está en la barra derecha del blog.

Contemos, durante esos cinco minutos el número de pensamientos tanto imágenes como palabras o ambas cosas a la vez que aperezcan. Tengamos también cuenta que ciertos pensamientos pueden ir asociados a determinadas sentimientos o sensaciones cinestésicas (corporales).

Dejemos que nuestra mente permanezca tan vacía como una pantalla en blanco o como el cielo más despejado que recuerdes, permanezcamos atentos, como un gato a la entrada de una ratonera esperando la aparición de un pensamiento . Apenas se presente tomemos nota de él y esperemos el surgimiento del siguiente. No debemos dejarnos distraer por los pensamientos. Ciertos pensamientos pueden ser muy silenciosos, como “qué quietud” o sutiles , como ” aún no ha aparecido ningún pensamiento” , “¿es que no hay ninguno?”. En todos los casos limitémonos a tomar nota. Cuando comenzamos a vigilar estaremos en el máximo de concentración por lo tanto puede tardar un rato en aparecer pero tarde o temprano saldrán a la luz. Al cabo de los 5 minutos de observación habrás contado decenas de ellos. De este modo, llegamos a darnos cuenta., del tipo de pensamientos, palabras e imágenes que están presentes en nuestra mente, pero lo que realmente resulta más importante es observar atentamente el proceso de aparición constante de pensamientos,sin perdernos en su contenido. Es decir pasamos de ser el contenido de los pensamientos a ser observadores de un proceso.

El hecho de percibir que no somos nuestros pensamientos , observar su flujo y percatarnos de ellos sin identificarnos ni dejarnos fascinar nos dará de inmediato una gran sensación de libertad.

Bibliografía de consulta: Jack Kornfield
LEA MAS SOBRE ESTOS TEMAS EN: YOGA, APRENDER POR EL CUERPO

ESTADISTICAS CLARIN:

Origen de las visitas

Totales desde el inicio

Visitas
36338

Páginas vistas
50359

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

El aprender no tiene fin y ésa es la belleza…, lo sagrado de la vida.J. Krishnamurti




Quiero agradecer a Daniel Herschthal (http://www.fkla.org/)que generosamente me regala estos textos para el despertar .

De manera que juntos vamos a investigarlo, no se trata de que aprendan de mí, ni que consigan algo para llevárselo, porque si hacen eso será una simple acumulación, algo que retienen para luego recordarlo. En lugar de eso, a medida que voy hablando escuchen por favor con todo su ser, con toda su atención, con intensidad, como escucharían algo que amaran de verdad…, si es que alguna vez aman. Porque aquí no están recibiendo ninguna enseñanza, no son discípulos, están aprendiendo un arte…, y quiero decir exactamente eso. Estamos aprendiendo juntos y, por lo tanto, la distinción entre maestro y discípulo ha desaparecido por completo, es una forma de pensar muy inmadura considerar a alguien el maestro que sabe y a uno mismo un ignorante; en esa relación ambas partes no tienen humildad y, por consiguiente, ambos dejan de aprender. Esto no es sólo una expresión verbal o una afirmación pasajera, como podrán verlo por sí mismos si escuchan y no se limitan a buscar orientaciones sobre lo que deben o no hacer, la vida no puede comprenderse a través de una serie de instrucciones; uno debe seguir ciertas instrucciones al utilizar una dinamo, una radio, pero la vida no es una máquina sino algo siempre vivo, que está constantemente renovándose. Así pues, no existe ningún método…, ésa es la belleza del aprender. La mente inmadura, instruida, adiestrado, sólo es capaz de fortalecer la memoria, como sucede en todas las universidades y colegios donde se limitan a cultivar la memoria para aprobar unos exámenes y conseguir un trabajo, eso no es ser inteligente, la inteligencia surge cuando uno está aprendiendo, y el aprender no tiene fin, ésa es la belleza, lo sagrado de la vida.



Cuando observan este mundo de movimiento…, el árbol que crece, el pájaro en vuelo, el río que fluye, las nubes desplazándose, los relámpagos, las máquinas, el venir de las olas que rompen en la orilla…, entonces se darán cuenta, ¿no es así?, que la vida en sí misma es acción, una acción infinita, que no tiene principio ni fin; es algo que está en movimiento constante, es el universo, es Dios, es la dicha perfecta, la verdad. Sin embargo, nosotros reducimos esa acción inmensa de la vida a una pequeña e insignificante acción en nuestra vida y, por eso, preguntamos qué debemos hacer, que libro o sistema debemos seguir. Como ven, nuestras acciones son triviales, mezquinas, limitadas, feas y crueles, ¡por favor, escuchen esto! Saben tan bien como yo que tenemos que vivir en este mundo, que debemos actuar dentro de los límites del tiempo y que de nada sirve decir, “la vida es tan inmensa, dejaré que ella actúe y ella me dirá lo que debo hacer”, porque la vida no nos dirá lo que debemos hacer. Por tanto, es necesario que investiguemos este extraño fenómeno del por qué la mente limita esa acción que es infinita, sin limites, profunda, a la vulgaridad de cómo conseguir trabajo, de cómo llegar a ser ministro, de si tener o no relaciones sexuales…, ya conocen todas las pequeñas e insignificantes luchas de la vida; constantemente limitamos este enorme movimiento de la vida a una acción que la sociedad acepte y le parezca respetable. Se dan cuenta de esto, señores, ¿no?…, ven esa acción que es aceptada, que está dentro del campo del tiempo, y esa otra acción que no aceptamos y que es el movimiento eterno de la vida.

Ahora bien, la pregunta siguiente es, ¿puedo vivir en este mundo, hacer mi trabajo, etcétera, con esa sensación profunda de una acción ilimitada o debido a mi mente mezquina, limitaré la acción a moverse sólo dentro del campo de la aceptación, dentro del campo del tiempo? ¿Lo estoy expresando con claridad?

Si me permiten lo plantearé de forma diferente. El amor no es algo que puede medirse en términos de acción, ¿verdad?, no sé si alguna vez lo han pensado. En ese momento ustedes y yo estamos hablándolo juntos, cara a cara, ambos estamos interesados y queremos descubrirlo. Todos sabemos lo que es esa sensación de belleza, de amor ─nos referimos al amor en sí mismo, no a la descripción o explicación verbal del amor, la palabra amor no es amor, y aunque la mente intelectual lo divida en amor profano, sagrado o divino, todo eso no tiene sentido alguno─, pero la belleza de esa sensación no puede expresarse con palabras ni la mente puede reconocerlo…, sabemos lo que eso es, realmente es algo de lo más extraordinario en donde no existe la noción de que sea ‘algo’ separado, sólo existe esta sensación, el observador está ausente; no es que uno sienta amor y lo manifieste tomando la mano del otro o actuando de este o de aquel modo, está ahí. Si alguna vez han tenido ese sentimiento, si lo han vivido alguna vez, si lo han comprendido, experimentado, nutrido, si lo han sentido completamente con todo su ser, sabrán que con ese sentimiento uno puede vivir en este mundo; por consiguiente educará a sus hijos de forma admirable, porque ese sentimiento será el centro de la acción, aunque funcione en el campo del ámbito del tiempo, pero si no tenemos ese sentimiento con su gran inmensidad, su pasión, su fuerza, limitamos el amor a un simple “te amo” y sólo actuamos en el ámbito del tiempo intentando atraer la mirada de la otra persona.


Como ven ese es el problema. El amor no tiene medida, es algo que la mente no puede producir, no puede cultivar, no es sentimental, no tiene nada que ver con lo emocional, ni con las buenas obras…, con la reforma del pueblo y todo eso. Cuando uno tiene ese sentimiento todo en la vida es importante, tiene sentido, de modo que uno hará el bien, pero si no conoce esa belleza, esa profundidad, esa fuerza que tiene, entonces reducirá el amor a algo que la mente capturará y lo convertirá en respetable. Lo mismo sucede con la acción, que ahora estamos tratando de comprender.


La acción es un movimiento infinito, no tiene principio ni fin, no está limitado por la causa y el efecto; la acción es todo…, la acción del mar, de la semilla de mango que se convierte en árbol, etcétera; sin embargo, la mente humana no es una semilla y, por eso, mediante su acción sólo se convierte en una reproducción modificada de lo que era. Las circunstancias ejercen una presión constante en nuestras vidas y, aunque esas circunstancias estén siempre cambiando, moldean en todo momento nuestras vidas, lo que era ya no es, lo que es puede dejar de ser, por tanto, ¿es posible percibir, sentir esta inmensa acción de la vida que abarca desde el movimiento de la pequeña lombriz en la tierra hasta la expansión de los cielos infinitos? Si realmente quieren saber qué es este algo extraordinario, esa acción, deben investigar y profundizar en ese impedimento que es la acción dentro el tiempo, entonces sabrán lo que es y con ese sentimiento podrán actuar, podrán ir al trabajo y hacer todas las cosas conocidas en el campo del tiempo; pero desde estas cosas que pertenecen al campo del tiempo no pueden encontrar lo otro, hagan uno lo que hagan, a través de lo pequeño nunca podrán encontrar lo inconmensurable.

Si por una sola vez vieran la verdad de esto…, de que una mente que funciona dentro del campo del tiempo jamás podrá comprender lo eterno, eso que está fuera del tiempo…, si realmente lo vieran, lo sintieran, se darían cuenta de que una mente que especula acerca del amor y lo divide en carnal, profano, divino o sagrado, nunca puede descubrir lo otro; mientras que si son capaces de sentir esta acción asombrosa…, el movimiento de las estrellas, de los bosques, de los ríos, del océano, el comportamiento de los animales y de los seres humanos…, si pueden sentir la belleza de una hoja tierna en primavera, la lluvia en su descenso de los cielos, entonces, con ese sentimiento inmenso podrán actuar dentro del campo de lo conocido, dentro del campo del tiempo; pero la acción que pertenece al campo del tiempo nunca puede conducir a lo otro. Si de verdad comprenden esto, no verbal o intelectualmente, si de verdad captan su significado, si sienten y perciben su extraordinaria belleza y esplendor, verán que la voluntad no interviene en nada de todo esto. Cualquier acción que surge de la voluntad es esencialmente egoísta, egocéntrica, pero esa acción termina si uno la comprende por completo, si realmente siente que se mueve con ella y pone toda su mente. Entonces verá que la voluntad en ninguna de sus formas es necesaria, porque existe un movimiento completamente distinto, verá que la voluntad sólo es un pedazo de cuerda con nudos y que es posible deshacerlos. Esa voluntad puede eliminarse, pero lo otro ni se puede eliminarse, ni puede aumentarse o disminuirse.


Así pues, si están escuchando y aprendiendo con todo su ser, lo cual significa sintiendo profundamente, no escuchando sólo las palabras intelectualmente, entonces sentirán el extraordinario movimiento del aprender, de Dios…, no el dios hecho por la mano o la mente, ni el dios del templo, de la mezquita o de la iglesia, sino ese algo infinito e inconmensurable, lo eterno. Entonces verán que es posible vivir en este mundo con una paz asombrosa, que no existe tal cosa como la tentación, como la virtud, porque la virtud es simplemente una cuestión social. El hombre que comprende todo esto, que lo vive, tiene orden y calma interna, su acción es del todo diferente, es mucho más efectiva, más simple y más clara, porque internamente no hay confusión ni contradicción.


Una mente que depende de conclusiones nunca es humilde. Si uno aprende algo tiene que cargar con el peso de ese conocimiento, pero si hay un estar aprendiendo, eso no representa carga alguna y, por tanto, uno puede subir hasta la cima de la montaña. Como dos seres humanos, usted y yo, hemos hablado de algo que no pueden captar las palabras, sin embargo, al escucharnos mutuamente, al investigar, al comprender, hemos encontrado algo extraordinario, algo inagotable, mientras que esa vida que el ‘yo’ reduce y se aferra es perecedera; de modo que si uno es capaz de ver esa vida extraordinaria desde principio a fin, si ha profundizado, si lo ha sentido, si ha bebido de su fuente, entonces puede vivir la vida diaria perfectamente con lo nuevo, puede realmente vivir. El hombre respetable no vive, está muerto; y la muerte no puede invitar esa cosa que es la vida, la vida es para vivirla y olvidar…, porque no hay un ‘yo’ que recuerde lo que se vive durante la vida. Únicamente cuando la mente está en ese estado de completa humildad, cuando no tiene ninguna meta para su pequeña existencia, cuando no se mueve de un punto a otro, de experiencia en experiencia, de conocimiento en conocimiento…, sólo esa mente que realmente, completamente, de verdad no busca, conoce el infinito principio y final de la existencia.

Bombay, Segunda charla, 30 de noviembre de 1958

Obras completas, Tomo XI


  • Comentarios
  • 2 votos

Uno mismo. Por J. Krishnamurti.




Krishnamurti un inagotable manantial de sabiduría nos desnuda hoy,ante a nuestra propia mirada, leamoslo:

Necesitamos una tremenda cantidad de energía para comprender la confusión en que vivimos, y el estar convencido de que “tengo que comprender”, produce la vitalidad para investigar. Pero la búsqueda, la investigación implica tiempo, y como hemos visto, el descondicionamiento gradual de la mente no es el camino. El tiempo no es el medio.

Ya seamos viejos o jóvenes, es AHORA cuando el proceso total de la vida puede llevarse a una dimensión diferente.

Buscar lo opuesto de lo que somos tampoco es el medio, ni lo es la disciplina artificial impuesta por un sistema, un maestro, un filósofo, o un sacerdote. Todo eso es muy infantil. Cuando nos damos cuenta de esto, nos preguntamos si será posible abrirse paso inmediatamente a través de este pesado condicionamiento de siglos sin entrar en otro condicionamiento, ser libres para que la mente pueda ser del todo nueva, sensible, viva, alerta, apasionada, capaz. Ese es nuestro problema. No hay otro, porque cuando la mente llega a ser nueva puede afrontar cualquier problema. Esa es la única pregunta que tenemos que formularnos.

Pero no preguntamos. Deseamos información. Una de las cosas más curiosas de la estructura de nuestra psique es que todos queremos que se nos dé información porque somos el resultado de diez mil años de propaganda. Queremos que otra persona confirme y corrobore lo que pensamos; sin embargo, la pregunta sólo es auténtica cuando uno se la hace a sí mismo.

Lo que yo digo tiene muy poco valor; usted lo olvidará una vez cierre este libro, o recordará y repetirá ciertas frases, o comparará con lo que ha leído en otros libros, pero no se enfrentará a su propia vida.

Y esto es lo único que importa: su vida, usted mismo, su pequeñez, su superficialidad, su brutalidad, su violencia, su codicia, su ambición, su sufrimiento diario y su dolor interminable. Esto es lo que tiene que comprender, y nadie en la tierra o en el cielo lo va a hacer por usted, sino usted mismo.

© KFTLibérese del pasado.

POSTEADO CON PERMISO DE KFT LATINOAMERICA

Etiquetas para Bitácoras: , , , , , ,

  • Comentarios
  • Sin votos

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog