Producción de olivo en la República Argentina

Los primeros factores que se deben tener en cuenta y que afectan a la producción del olivar son la luz y el agua, imprescindibles para poder diseñar una plantación con un corto período sin producción y aprovechando al máximo el medio, para poder mecanizar las operaciones de cultivo del olivo. Las plantaciones pueden realizarse en: curvas de nivel, terrazas o bancales (con la mínima erosión y pérdida de agua posible), o en caballones, donde los suelos tienen un perfil superficial muy bueno para el cultivo, pero con dificultades de drenaje.

A la hora de plantar los olivos, lo primero que debemos hacer es realizar un diseño (de qué forma y colocación se van a plantar). Posteriormente, se marca el terreno con una estaca u otro medio para realizar hoyos para poner la planta (el tamaño de estos hoyos tiene que ser proporcional al del cepellón del olivo). Estos orificios se pueden realizar también con excavadoras o a mano, según el terreno y la época en la que se realicen. El olivo debe quedar enterrado en el hoyo como máximo unos 5cm. Luego, al tapar el agujero, debe aprisionarse la tierra para que no queden bolsas de aire. Estos olivos tendrán que ser regados con unos 50 litros de agua como mínimo por pie.

Después, se pasa al acondicionamiento del terreno. Antes de plantar los olivos deben quitarse las raíces de posibles árboles o arbustos, construir terrazas, nivelar la tierra, etc. Una vez acondicionada es aconsejable sembrar, durante uno o dos años, cereales en ese terreno o legumbres, para eliminar completamente las raíces, con el fin de que éstas no ocasionen problemas al olivo. Para una correcta destrucción de las malas hierbas puede ser necesario el uso de un arado en profundidad. Luego, se debería realizar una nueva pasada de arado para asegurar el buen crecimiento de los olivos que vayamos a plantar. En esta última, es necesario incorporar fertilizantes a base de fósforo y potasio, que serán utilizados en los primeros años de crecimiento del árbol. Es recomendable, antes de usar fertilizantes, hacer un análisis de cómo es el suelo.

La cantidad de olivos por hectárea ha depende de la zona, del tipo de cultivo (secano o regadío) y del tipo de olivo a ser plantado (si tiene un pie o dos pies). Cuando se hayan plantado, debe tenerse en cuenta las circunstancias que lo rodean: el tipo de suelo (si es fértil o pobre, profundo o superficial, etc.), el ritmo de lluvias (cuanto mayor sea, mayor será la cantidad de olivos que podrán plantarse) y el adecuado orden de las plantas (con separaciones de 7m. entre cada hilera, para permitir un manejo mecanizado de la plantación). Otro punto a tener en cuenta es la orientación de las hileras que, en caso de ser rectangular, ha de ser en dirección norte-sur, para una mejor iluminación. La época más propicia para el cultivo es en otoño o primavera, cuando no hay riesgo de heladas.


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario juan carlos dijo

este articuloes copiado de una pagina española. Seria bueno ver algo de argentinos