Condicionantes de la actividad del olivo

Las condiciones naturales, el clima, el agua y las características del suelo hacen de la provincia de San Juan, un sitio privilegiado para este cultivo.

“San Juan tiene uno de los mejores aceites de oliva del mundo, solo era cuestión de juntar a los productores y pasarles la idea de armar un corredor como la Ruta del Vino, donde los turistas pudiesen disfrutar de las exquisiteces derivadas del olivo”, subrayó el diputado sanjuanino Dante Elizondo.

Clima, agua y suelo

Son los pilares en los que se fundamenta la olivicultura sanjuanina. El clima, con sus más de 300 días de sol por año, fija los aromas y sabores, marcando flavores en los aceites que los hacen especiales.

La calidad del agua del deshielo cordillerano y lo agreste del suelo, hacen que el olivo, en la síntesis de la formación de aceites, logre el equilibrio y la armonía que, únicamente, los grandes aceites tienen. Definido con la sencillez del productor: “En San Juan, el olivo tiene agua en los pies y sol en la cabeza”.



IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog