A tu libertad

Deseo encenderte, verte arder

Jugoso en las entrañas de tu boca

Surgir del polvo, vencer el aire

Demorarte en los respiros de mis versos.

Deseo que nada detenga tu todo

Que vivas, que mueras, que vivas

Pleno, afiebrado de esperanza, ciego

Te quiero loco, loco, loco…. Libre.

LAC

Poesía es tu alma de diamante

A vos, que una vez dijiste:

“Y a mí, que me siento un pequeño músico, frente a músicas que son el cielo, me encanta poder difundir algunas ideas que creo que son válidas. Me encanta poder hablar de lo sagrado que tiene el sonido, De esa arcilla con la que, si se tiene la visión del cielo, se puede elaborar el cielo”.

Decimos adiós a tu cuerpo, pero estas vivo en cada una de tus notas, en cada uno de tus versos maravillosos, en cada una de las letras que pronunciaste, en cada alma que te lleva con inmenso amor por lo que representas, no sólo como músico, sino como persona.

GRACIAS, Flaquito querido!.

Que los cielos te abracen en su inmensidad.

spinetta2

Mi lugar en este mundo

“Caminante, no hay camino

se hace camino al andar”

Víctima de un sacrificio impostergable

Apéndice de historias sin contar

Desnuda, detrás de la espalda de la tierra

A la espera de un nacimiento natural.

Desangro mis pecados en el polvo

Crucificada en los maderos del tiempo

Mi mente juega pulseadas con mi consciencia

Me volví rehén de una ilusión heredada.

Soy caminante empedernido sin papeles

Un caballero con amnesia de propósito.

Voy, sin saber dónde, sola y acompañada

Soy la línea entre el fusil y la liberación.

LAC

caminante_od

Te deseo primero que ames (Víctor Hugo)

Te deseo primero que ames y que,
Amando, también seas amado.

Y que, de no ser así, seas breve en olvidar
Y que después de olvidar no guardes rencores.
Deseo, pues, que no sea así, pero que si es,
Sepas ser sin desesperar.

Te deseo también que tengas amigos y que,
Incluso malos e inconsecuentes, sean valientes y fieles,
Y que por lo menos haya uno en quien puedas confiar sin dudar.

Y porque la vida es así, te deseo también que tengas
Enemigos. Ni muchos ni pocos, en la medida exacta para que,
Algunas veces, te cuestiones tus propias certezas.

Y que entre ellos, haya por lo menos uno que sea justo,
Para que no te sientas demasiado seguro.

Te deseo además que seas útil, mas no insustituible.
Y que en los momentos malos, cuando no quede nada más,
Esa utilidad sea suficiente para mantenerte en pie.

Igualmente te deseo que seas tolerante;
No con los que se equivocan poco, porque eso es fácil,
Sino con los que se equivocan mucho e irremediablemente,
Y que haciendo buen uso de esa tolerancia,
Sirvas de ejemplo a otros.

Te deseo que siendo joven no madures demasiado deprisa,
Y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer,
Y que siendo viejo no te dediques al desespero.
Porque cada edad tiene su placer y su dolor
Y es necesario dejar que fluyan entre nosotros.

Te deseo de paso que seas triste,
No todo el año sino apenas un día.
Pero que en ese día descubras que la risa diaria es buena,
Que la risa habitual es sosa y la risa constante es malsana.

Te deseo que descubras, con urgencia máxima,
Por encima y a pesar de todo, que existen
Y que te rodean seres oprimidos
Tratados con injusticia, y personas infelices.

Te deseo que acaricies un gato, alimentes un pájaro
Y oigas a un jilguero erguir triunfante su canto matinal,
Porque de esta manera te sentirás bien por nada.

Deseo también que plantes una semilla,
Por más minúscula que sea, y la acompañes en su crecimiento,
Para que descubras de cuántas vidas está hecho un árbol.

Te deseo, además, que tengas dinero,
Porque es necesario ser práctico.
Y que por lo menos una vez por año pongas algo
De ese dinero enfrente de ti y digas: “Esto es mío”,
Sólo para que quede claro quién es el dueño de quién.

Te deseo también que ninguno de tus afectos muera
Pero que, si muere alguno, puedas llorar sin lamentarte
Y sufrir sin sentirte culpable.

Te deseo por fin que, siendo hombre, tengas una buena mujer,
Y que, siendo mujer, tengas un buen hombre
Mañana y al día siguiente, y que cuando estéis exhaustos
Y sonrientes, aún sobre amor para empezar de nuevo.

Si todas estas cosas llegaran a pasar,
No tengo nada más que desearte.

y1pk0sTrftnPO5HqRyDbfovb-M9joRqB7px_O9SrK5DefscPzlutQRXrsH9U3tAZstU

Confesión

Te encontré con el corazón roto y el alma convertida en cenizas. Me observaste (no se por qué) desde tu cómoda distancia, y por las causalidades indescifrables del destino, te urgió seguirme los pasos.

Merodeas las sombras, un parasito de la noche. Recorres sigiloso los callejones de la vida, esos pasadizos hipnóticos en que pocos osan aventurarse.

Desde lejos, tu mirada me atraviesa. Me observas, me estudias. Eres cauteloso, expectante, calculador. Un fantasma inalcanzable, una silueta borrosa, que sin vislumbrarla me desnuda con sus pupilas penetrantes, volviendo transparente toda mi carne.

Admito, sí, que esa presencia me seduce. Tu espectral existencia me atrae, me hierve los huesos, oxida mi sangre. Es irónico que el deseo se presente frente a lo que debería ser imposible.

Hoy convivo con tu sombra, con la mente encarcelada. El virus de tu espectro ha fundido mis partículas, se ha apoderado de mi esencia. Perdí mi voluntad con solo una palabra tuya. Mi razón se ha vuelto obsoleta, cedió ante tus caprichos. Absorbiste mi ser por completo, mi voluntad ya no cuenta para nada.

Perdí la guerra, caigo a tus tobillos. Todo, por este síntoma inquebrantable que me grita, me aprieta desde las entrañas. Todo por esta perdida completa de autocontrol que solo demuestra mi inesperada situación de verme irremediablemente, completamente, inevitablemente, enamorada.

LAC

20090306180545_sombras2 - copia

Vivir sin tu presencia

Vivir sin tu presencia

Apesta a soledades sombrías.

Pesa como plomo en las venas

Ahoga en mis pulmones inundados.

Es un conformismo de mi memoria

Una patética ilusión, una utopía

De creer que el alma vuela

Cuando se pudre, moribunda.

Vivir sin tu presencia

Es petrificarme en la geografía

Apuñalar de dolor este deseo

Otorgarle rienda suelta a la locura.

Cómo puede llamarse esto vida

Cuando vos, el sentido de la misma

Arde lejos, expectante, desesperado

Esperando, como yo, un atisbo de materialidad.

LAC

tu-ausencia1

Fantasmas en el espejo

Detrás del espejo te observo

Soy espectador de tu teatro

Flotás, vivís, amás, odiás

Soy rehén de tu tragedia.

Clavado, ansioso, expectante,

De esos minutos únicos, irrepetibles

Donde sin mirar, me traspasas

Ignorando mi existencia subyugada.

Y seguís naturalmente tu camino

Mientras yo, petrificado, me consumo

De rodillas, en las sombras, suplicando

Que decidas nuevamente contemplarte.

LAC

copia-1-redimen-de-persona2-nene-frente-al-vidrio

Trascender

Me encerré detrás del cortinado

Acustizando mi habitación del mundo.

Amueblé con dos sillas el espacio

Y senté delante mío tu presencia.

Intentaste, como siempre, tus maniobras

Pero tu juego, a esta altura, es predecible.

Descontrolaste, como siempre, por mi silencio

Pues te niegas rotundamente a que te exilie.

Tu mirada penetrante se disuelve

Segundos después de abandonar tus ojos.

A mí mirada solo llega un aire vacío

El eco de tu sable inexistente.

En un último intento desesperado

Te abalanzaste sobre mi cuerpo impenetrable

Pero mi carne es ahora transparente, invisible

Una ilusión óptica proyectada en el espacio.

Te acurrucaste en un rincón de mi memoria

Suplicando una existencia prolongada

Pero tu exterminio es necesario, irrefutable

Pues ya no vivo, si aun vives dentro mío.

No te odio, ni justifico, ni compadezco

Te comprendo y me desprendo en este acto

Pues viví dormida, aletargada tanto tiempo

Y hoy, en mi lucidez, ya no hay espacio para el pasado.

LAC

hombre_vitruvio_luz

El verde es más verde después de la lluvia

Y huele a perfume la tierra mojada

Y las cosas toman un color distinto

Tal vez el color que yo misma ansío en mis propias cosas

Un color no visto

El de nuevas rosas…

(tus rosas, Señor, tus rosas….)

Liliana Gurí

rosas-dsc01854-a1


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog