Últimos posteos

  • mil455
    por mil455 desde el blog EL CLUB DE LA MARMOTA

    ¿No te digo?

    —¿No te digo, Ernesto? ¿No te digo? Esta chica anda en algo… Ernesto suspira, baja levemente el diario y observa a Susana que espía a través de la puntilla de la cortina. Acto seguido, extiende el diario de una sacudida y sigue leyendo. —Siempre igual ¿viste, Ernesto?… ¿Adónde irá con ese bolso? ¡Todas las tardes la misma [...]
  • mil455
    por mil455 desde el blog EL CLUB DE LA MARMOTA

    Revancha

    Paula, con la mirada puesta en la tapa de la revista. Miguel, con la mirada puesta en Paula. Esta escena se repite cada jueves cuando  Miguel recibe en su kiosco el suplemento cultural del diario. Paula lo reserva cada semana, innecesariamente. Miguel se lo guardaría hasta el final de los tiempos.  Día a día, con [...]
  • mil455
    por mil455 desde el blog EL CLUB DE LA MARMOTA

    Aquella Navidad: Capítulo 11 por Mil544

    Quique desistió. Había preguntado, casa por casa, a todos los familiares y amigos de Ana si sabían algo de ella. Había llamado a todos sus contactos, a los que la conocían y a los que escasamente la habían visto alguna vez. Nadie sabía nada. Los allegados meneaban la cabeza y no dejaban de mirarlo como [...]
  • mil455
    por mil455 desde el blog Puro cuento y arrebato

    A mares

    Sintió como el pecho se le ponía de piedra. La garganta contraída, los puños apretados. Un bramido afloró de sus entrañas y pobló el cielo de palomas espantadas. Orlando Florentino Morales lloraba. A mares. A moco tendido. Desbaratado en un banco de la coqueta plaza San Martín, en pleno corazón de la Docta. Y si [...]
  • mil455
    por mil455 desde el blog EL CLUB DE LA MARMOTA

    Alma ajena

    Corría el tiempo en el que muchos, al igual que yo, nos creíamos capaces y merecedores de todo. Tenía veinte años y mi vida transcurría entre clases, exámenes y un millón de amigos. Creía conocerlo todo hasta aquella tarde templada de noviembre en la que pude sentir… pero en alma ajena. Más de sesenta personas apiñadas [...]
  • mil455
    por mil455 desde el blog EL CLUB DE LA MARMOTA

    A mares

    Sintió como el pecho se le ponía de piedra. La garganta contraída, los puños apretados. Un bramido afloró de sus entrañas y pobló el cielo de palomas espantadas. Orlando Florentino Morales lloraba. A mares. A moco tendido. Desbaratado en un banco de la coqueta plaza San Martín, en pleno corazón de la Docta. Y si [...]
  • mil455
    por mil455 desde el blog Puro cuento y arrebato

    Las burbujas del silencio – 8va Convocatoria Literaria

    Redondas bailarinas espejadas Flotan en los ensueños del alma. Se desprenden, insolentes, y divagan Acarreando mil deseos en su danza. La inconsciencia las acuna, las arrulla, Con susurros de palabras sin recuerdos. Merodean en las sombras de los miedos Y se mesen desafiantes entre anhelos. Ilusiones postergadas se adivinan En el brillo de sus formas ideales. Reservorios de secretos y de sueños Portadoras de misterios abismales.  [...]
  • mil455
    por mil455 desde el blog Puro cuento y arrebato

    Un blog-cumpleaños sin velitas pero con cuento!

     Querida gente: Este blog cumplió un año el mes pasado y no me di cuenta!!! Pero como no quiero dejar pasar este primer aniversario sin tanta pena ni gloria, comparto con ustedes uno de los cuentitos que más disfruté escribir el año pasado. Las Historia de la China – El Mandinga “¡Qué suerte pa’ la desgracia!” secreteaba la [...]
  • mil455
    por mil455 desde el blog Puro cuento y arrebato

    Nueva Era

    La compuerta de recepción se cerró. Zeus76 tomó el pack de la bandeja e inspeccionó el contenido. El snack era exactamente el que había ordenado pero el delivery se había demorado 8 segundos. Se sentó en su ergonómica y fijó la vista en la pantalla. Sin dudarlo reclamó el delay y recibió un bonus de [...]
  • mil455
    por mil455 desde el blog Puro cuento y arrebato

    ¡Se vienen las vacaciones!

    En unos días partimos al sur a disfrutar de nuestras ansiadas vacaciones. Mi familia parte, yo regreso. Y si bien no vuelvo a casa, porque mi casa ya no está, vuelvo a la casita del lago, que está muy cerca y que es casi lo mismo. A “Villa Pehuenia”, como se llama ahora. Aunque para [...]

Certifica.com Certifica.com Sugerencias