Posts etiquetados como ‘metodo’

¿Metodo incorrecto? 1

25/05

De niño Mama vigilaba desde la ranura de la puerta si rezaba al acostarme (la dejaba entre abierta para velar los sueños de su bebe – decía ella), esa costumbre de rezar me la inculco desde niño y afirmaba que Dios siempre estaba a mi lado cuidándome (y Yo lo sentía).

¿Por qué deje que pase esto? ¿Por qué tiene que ser así?, me pregunte; aquella noche de domingo mientras el taxi que me llevaba zigzagueaba las calles del centro de la cuidad.

La nostalgia embargaba mi corazón por todo lo que me estaba sucediendo y mi sentimiento de culpa era aun mas grande, sentía que mi orgullo perverso me alejaba de las cosas que me gustaban hacer (pasear frente al mar, charlar sobre novelas, ir al cine, etc., etc.) y de los seres que quería. (Cali)

No es que si somos personas adultas debemos ser conscientes que si decidimos terminar algo de mutuo acuerdo (sin peleas), podemos seguir realizando todo lo que siempre hicimos (lo que se puede hacer como amigos eh) ¿no sería mejor? porque ser tan mezquinos y dejar que nuestras decisiones afecten también a otras personas de nuestro entorno que tal vez compartían momentos gratos con los dos (sé que es difícil pero ¿no es solo orgullo?).

Recordé a Mamá esa noche mientras pasaba por el centro de la ciudad y pensé en mi compromiso con El (Dios), estaba consciente que las ultimas semanas furioso por su falta de “ayuda” incluso dude de su existencia (mi vínculo con El (Dios) a partir de los 20 era inconstante), en ese instante decidí hacer una parada intempestiva en aquella iglesia muy famosa por su santo milagroso.

Al ingresar, su figura serena y contemplativa en el centro del atrio de la iglesia me indicaba que me estaba esperando (Yo sabía el por que y por eso estaba ahí frente a El)

Baje la mirada y le dije:

“Aquí me tienes como en el inicio, se que incumplí mi promesa, perdona!!!

(Mi promesa era de ir 1 dia de cada mes a verlo, en agradecimiento por guiarme a encontrar el amor “verdadero” con aquella linda chica…)

Sé que no merezco tu perdón, pero se que lo harás… me diste lo que te pedí y desbordado por la felicidad te olvide, hoy que todo acabo regreso a ti y no a pedirte lo mismo, sino a que des paz a mi alma y hagas que pueda dejar de lado este orgullo perverso y hacer que todo sea como antes; porque no me gusta ver estropeado todo por una idea que tal vez solo ocasione mayor sufrimiento (tal vez el método sea incorrecto en esta ocasión)…

Sigue protegiéndola y hazla muy feliz y borra de mi corazón este sentimiento de melancolía por ocasionar esto…”

No puedo decir que sucedió después, tal vez porque escribí esto minutos después de este episodio, tal vez porque lo que respondió solo lo debo saber Yo; solo se que desde ayer mi relación con El (Dios) sigue siendo como cuando niño Mama vigilaba mis rezos… (Continuara)

“Metodo para olvidar”

¿Cómo olvidar? Pregunto-

¿Olvidar? Repetí – había tenido que olvidar en 2 oportunidades y siempre me representaba un desafió, aunque tenia ya un método probado para hacerlo; método que para mucho de mis amigos era reprochable y en muchas ocasiones largábamos discusiones acerca del tema.

En si no sabia por que me lo preguntaba a mi, no era ningún “guru del amor”, aun peor cuando me enamoraba hacia tantas cosas para enamorar que ahora que lo pienso “entregaba” mis sentimientos haciéndome más vulnerable.

Miraba el rostro de mi amigo, ávido por oír algún consejo, mientras por mi cabeza pasaban las historias de mis “olvidos”.

El primer olvido: fue una relación muy larga y bonita, con una persona que quise mucho, pero de algún modo siempre limitaba mi capacidad romántica (ya saben: no me regales cosas por que no se donde guardarlo, solo te quiero a mi lado y no me importa lo demás, etc.), cuando acabo todo aquella noche de viernes en el restaurante, solo dejamos lagrimas y dos corazones rotos sobre la mesa (además de la comida que no comimos), habíamos decidido terminar bajo esa bendita frase que espero algún día no la escuchen “nuestra relación no da para mas” en fin aquella noche lo entendí y tuve que pasar por la dolorosa etapa post-rompimiento.

En este ínterin como creo que sucede siempre nos mandamos algunas emails (4 para ser exactos) en los que tratábamos de explicarnos el por que se termino, además recuerdos de lo que alguna vez fue: la canción que nos dedicamos, las fotos, palabras de aliento, etc., etc.; todo hasta que decidí aplicar mi método, “morir en vida para ella” (mis amigos lo llaman huir), así pues decidí marcharme de casa y vivir solo (talvez para borrar los recuerdos de su presencia en algunos lugares), borre los emails que me envió, la borre como contacto y borre su número de mi celular (aunque nunca pude borrarlo de mi mente hasta ahora puedo recordarlo), etc., etc.

Con el tiempo descubrí lo efectivo de mi método (hablo de tiempo en años) no les digo que no sufrí, lo hice y mucho, dentro de mi se desataban batallas terribles entre mi razón (olvídala, no te merecía, ya encontraras otra persona) y mi corazón (que estará haciendo, me recordara, como quisiera que ahora me llame o venga a verme).

Como colofón de esta historia recuerdo que su nombre y la canción que me había dedicado me perseguían; en todas partes me topaba con su nombre (en el parabrisa de un auto, el nombre de un restaurante, o lo mas curioso el nombre y apellido de una mesera en una pizzería), su canción era otro bendito recordaris de su presencia (me dedico una canción muy de moda que hasta ahora la escucho en la radio). En resumidas cuentas logre olvidarla y cuando la volví a ver luego de mucho tiempo (2 años) solo la pude mirar con los ojos de un amigo y descubrí que no sentía alguna atracción hacia ella, mi método había funcionado de maravilla.

El segundo olvido: Esta fue una relación muy corta pero llena de magia y romanticismo; con ella desborde mi imaginación romántica en todo su esplendor, he hice cosas que nunca las pude imaginar todo guiado por el amor infinito que sentía por ella, fuimos felices en el corto tiempo que duro; pero mención aparte puedo decir que aprendí mucho de ello.

Esa noche de lunes en que decidimos terminar la relación, dejamos de vernos y comunicarnos (¿o lo deje yo?) a partir de ese día decidí aplicar mi método “morir en vida para ella”, pero les debo confesar que en este caso es un tanto más difícil ya que me duele mucho dejar el lazo (o debe ser “la” porque es hembra) que nos une y que yo amo y extraño, pero tengo que hacerlo y se que lo lograre.

Descubrí hace algunos días que su nombre me persigue a todos lados (en la radio la comentarista del trafico, en la tv el nombre de una línea de perfume y ropa, en el periódico el nombre de una artista, etc., etc.).

En pocos días me mudare y nuevamente comenzare una nueva vida, no les digo que siempre andaré con las maletas sobre el hombro, se que algún día conoceré a mi destino y sabré que abre llegado a mi hogar y simplemente dejare caer las maletas para jamás volver a partir.

Amigo mío no tengo la respuesta, la manera de olvidar no esta escrita ni aprendida, solo tu sabes como hacerlo, deja que tu corazón y tu razón hagan las cosas y veras que en algún tiempo estaremos conversando de esto como una anécdota. Respondí.

¿Hay un método para olvidar?

Una bonita canción que encontré en la web, dedicado a los que no pueden olvidar…