Posts etiquetados como ‘el principito y la flor’

“Solo ama como a una flor”

Viernes 14 de Agosto 8:30 p.m.

.

¿Cómo puedes querer así? me preguntaron (juzgándome por los escritos en mi blog).

.

Solo ama como nunca lo has hecho, solo ama como a una flor… (y conté)

.

(1) Había germinado un día de una semilla llegada de no se donde (…) el Principito había vigilado cuidadosamente desde el primer día aquella ramita tan diferente de las que el conocía (…) la flor no acababa de preparar su belleza al abrigo de su envoltura verde. Elegía con cuidado sus colores, se vestía y acomodaba uno a uno sus pétalos.

.

Hasta que una mañana, precisamente al salir el sol se mostró esplendida…

.

Que hermosa eres – le dijo el principito

.

Y le entrego su tiempo, su cuidado, su amor (la regó, la abrigo, la oyó quejarse, alabarse y algunas veces hasta callarse).

.

Simplemente era su flor !!!, pero tuvo que dejarla para viajar a la tierra.

.

Cada vez que observaba al cielo, al mirar las estrellas (su planeta era una estrella), decía; “las estrellas son hermosas por que una flor no se ve…”

.

Hay muchas flores en el mundo y todas merecen ser amadas. Busca tu flor con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos…

.

Una composición muy bella que me llego de una flor, dice: (dedicada a todas las flores (mujeres) del mundo y a las dos flores que ame y a la que aun busco…)

.

Talvez aparezcan los que le dedicaran un par de miradas atraídos por sus colores y seguirán su camino. Pero en algún momento aparecerá quien NO la considere una flor mas, tenga todo el tiempo necesario para deleitarse observándola en cada milímetro, descubra nuevas sensaciones de acariciar suavemente los pétalos, y no siga de largo si no que decida que es una flor demasiado hermosa para no conservarla.

.

Así con profundo cuidado y amor, cavara en torno de su raíz, y poniendo todo su cariño y atención la llevara a su propio jardín donde en cada momento pueda tenerla cerca para quererla, apreciarla, dejarse cautivar por ella…para amarla.

.

Así también tu vida puede ser como esa flor. Talvez pasen cientos o miles a tu lado sin percatarse de tus valores, de tus sentimientos, de tu propia existencia. Hasta que alguien con la capacidad interior necesaria te descubrirá en medio del mundo. Y posara en ti sus ojos. Y te hará parte de su mundo. Sin que para ello debas cambiar o mostrarte en forma distinta.

.

Alégrate de haber nacido flor y espera la llegada de ese gran día. —

.

.

“Si alguien ama una flor, basta que la mire para ser dichoso. Puede decir satisfecho: Mi flor esta allí en alguna parte…”

.

* Colaboración de Paola Astudillo

(1) El Principito – Antoine de Saint-Exupery