Posts etiquetados como ‘dios’

¿aun existe el amor? II

san_pedro

continua de ¿aun existe el amor?

El dolor en su pecho crecía, la sensación de tristeza y melancolía invadieron su mente,

¿Cómo puede amar de esta manera una mujer?, -se preguntó-

Como puede transformar su vida, sus sueños, sus pensamientos por amor, sintió asco de su género, repugnancia por ser tan distintos, le avergonzaba pensar que su amor no era del mismo nivel que el de ella, que el desprendimiento del cual eran capaces estaba muy por encima de todo lo que los hombres podían hacer o sentir, y lo proclives que eran para olvidar las cosas y no saber retener el amor, cuidarlo, alimentarlo,… mientras meditaba la canción seguía golpeando su corazón…

Y ahora que por fin te he logrado olvidar,
hoy me vienes a buscar…

… pero es muy tarde ya,
me he enamorado de alguien más.

Yo no sabía que con sus besos
iba a reemplazar los tuyos lo aprendí de ti…

Ni que existieran otras manos que al tocarme
superaran lo que antes sentí…

Tampoco sabía que podía amarlo tanto
después de tu engaño que me hizo tanto daño,
descubrir que si…

… y todo lo aprendí de ti.

No era casualidad que él oyera esa canción aquella tarde, sus conflictos internos lo atormentaban con mayor regularidad que antes, la vida plena después de su matrimonio con planes de tener hijos y vivir placenteramente en una villa en el campo se dilataba frente a sus ojos, su corazón o su pensamiento habían caído en una espesa niebla que venia del pasado, de un amor de antaño que hoy florecía en su memoria como primavera.

Pronto su memoria lo llevo a la vieja iglesia, aquella iglesia donde años atrás había elevado su petición al universo, y que luego volvería para sellar su unión con el amor que le había llegado, recordó aquella tarde a su padre, parado en frente del pórtico con su único terno como él, (amantes de los momentos, antes que de las apariencias), solo ese día se percató que su héroe de niño había envejecido, ya sus rizados cabellos rojos habían caído y los pocos que aun tenia pintaban de blanco su cabeza, las líneas de su rostro se acentuaban con el paso del tiempo, él en los 30 y su viejo llegando a los 70, esperándolo como cuando lo recogía del colegio, parado en la puerta.

Mientras se acercaba subiendo las gradas que dan a la puerta, pensó, como un tipo tan frio como su padre había logrado infundir en su familia el amor como pilar de vida, un tipo duro pero de un alma dulce, ese era su padre. La mirada derretida cuando veía a mamá mientras lavaba la ropa en el viejo lavador que nunca funcionaba, gastándose la tarde entera frente al vetusto aparato Electrolux, pero era feliz cuando terminaba y le contaba la gran noticia a su amada, mamá solo lo miraba con dulzura para que él recibiese su premio, el amor de la luna a las estrellas y mil vueltas más hasta el infinito.

Cuando llego frente a él, lo beso en la mejilla, y sujetándolo del rostro con sus dos manos como cuando era niño, le dijo- Transforma tu vida en algo grandioso, irrádiala con todo tu amor –

El contesto aquella mañana, – nunca mi amor, tu eres mi única princesa, ella sonrió y lo miro amándolo más con aquella mirada.

Aquel viejo de cabellos rizados hoy le había dado una gran lección de amor y fidelidad, recordó que debía alimentar su matrimonio con las pequeñas cosas de cada día, como cuando su viejo lavaba la ropa en su vieja electrolux.

Pdta.- El amor es la oportunidad de tocar una vida, de hacerse parte de ella y hacerlo grandioso, no seamos mezquinos pretendiendo obtenerlo todo sin pensar en el daño que causamos. La canción lo dice todo no esperemos que nos toque.

Esperando tu llegada

Han pasado 7 días, y tu presencia esta aquí en casa hoy mas que nunca.

.

Aun esperamos tu llegada como todas las noches. Pero quizá hoy no regreses, quizá hoy tengas a alguien mas especial que cuidar allá en el cielo.

.

Tu paciente mas especial mando a llamar a la mejor enfermera que pudo haber, no temas Tita por nosotros ve, acá todos estamos mejor, extrañándote pero mejor, solo es un día mas en que estas en el trabajo nos decimos, solo un día mas de trabajo…repetimos.

.

¿Las lagrimas? Las lagrimas, son de orgullo que él (Dios) te haya elegido para cuidarlo, sabemos que lo harás con la misma entrega y amor que lo hacías con tus pacientes.

.

No voltees a mirar, que si ves caritas tristes, estamos contentos en el fondo, por que sabemos que allá arriba estarás mejor y eso reconforta nuestro espíritu. Recuérdanos sonrientes y felices como nosotros lo haremos contigo y en cada sonrisa, un golpecito en nuestro corazón nos hará sentir tu presencia.

.

Tita, seguiremos esperando tu llegada a casa… cuídate mucho y cuídanos mucho también…

.

Para ti…

(*) hoy,
trato de enlazar las palabras que con lágrimas salen de mi alma,
palabras que en este momento no quisiera decir
palabras que acompañaran ésta tristeza por una ausencia que no esperaba

hoy,
la nostalgía me visita otra vez
trayendo a la memoria recuerdos de esa gran mujer
una mujer maravillosa, llena de fuerza, llena de vitalidad, llena de vida

hoy,
parece que las palabras también se despiden de mí
tengo tanto que decir pero su ausencia enmudece mi voz
cautiva mi pensamiento y sencillamente no puedo.

Esto te quiero decir,
y sé que me escucharás porque no te has ido y nunca te irás
porque estás en cada latido
en cada lágrima
en cada suspiro

Ahora mismo estás,
estás viva, pues tu esencia sigue
tu recuerdo, tu ejemplo
tu valor y tu esfuerzo
han quedado plazmados en nuestra memoria
y escritos con letras doradas en el corazón.

Abuela amada,
tus palabras vivirán en mi alma
las recordaré cada mañana,
ahora mismo la tristeza me quita la calma
pero hago muy mío tu recuerdo, tus besos, tus abrazos
son un tesoro interminable.

Mujer admirable,
no has muerto, y nunca lo harás
porque no se muere cuando el corazón deja de latir
se muere cuando en los recuerdos se deja de existir
y tu estas presente
estas aquí,
estas viva,
para todos
para mí.

cuando llegue a tu lado
enséñame a volar

*(Henry Ricardo)

¿Metodo incorrecto? 1

25/05

De niño Mama vigilaba desde la ranura de la puerta si rezaba al acostarme (la dejaba entre abierta para velar los sueños de su bebe – decía ella), esa costumbre de rezar me la inculco desde niño y afirmaba que Dios siempre estaba a mi lado cuidándome (y Yo lo sentía).

¿Por qué deje que pase esto? ¿Por qué tiene que ser así?, me pregunte; aquella noche de domingo mientras el taxi que me llevaba zigzagueaba las calles del centro de la cuidad.

La nostalgia embargaba mi corazón por todo lo que me estaba sucediendo y mi sentimiento de culpa era aun mas grande, sentía que mi orgullo perverso me alejaba de las cosas que me gustaban hacer (pasear frente al mar, charlar sobre novelas, ir al cine, etc., etc.) y de los seres que quería. (Cali)

No es que si somos personas adultas debemos ser conscientes que si decidimos terminar algo de mutuo acuerdo (sin peleas), podemos seguir realizando todo lo que siempre hicimos (lo que se puede hacer como amigos eh) ¿no sería mejor? porque ser tan mezquinos y dejar que nuestras decisiones afecten también a otras personas de nuestro entorno que tal vez compartían momentos gratos con los dos (sé que es difícil pero ¿no es solo orgullo?).

Recordé a Mamá esa noche mientras pasaba por el centro de la ciudad y pensé en mi compromiso con El (Dios), estaba consciente que las ultimas semanas furioso por su falta de “ayuda” incluso dude de su existencia (mi vínculo con El (Dios) a partir de los 20 era inconstante), en ese instante decidí hacer una parada intempestiva en aquella iglesia muy famosa por su santo milagroso.

Al ingresar, su figura serena y contemplativa en el centro del atrio de la iglesia me indicaba que me estaba esperando (Yo sabía el por que y por eso estaba ahí frente a El)

Baje la mirada y le dije:

“Aquí me tienes como en el inicio, se que incumplí mi promesa, perdona!!!

(Mi promesa era de ir 1 dia de cada mes a verlo, en agradecimiento por guiarme a encontrar el amor “verdadero” con aquella linda chica…)

Sé que no merezco tu perdón, pero se que lo harás… me diste lo que te pedí y desbordado por la felicidad te olvide, hoy que todo acabo regreso a ti y no a pedirte lo mismo, sino a que des paz a mi alma y hagas que pueda dejar de lado este orgullo perverso y hacer que todo sea como antes; porque no me gusta ver estropeado todo por una idea que tal vez solo ocasione mayor sufrimiento (tal vez el método sea incorrecto en esta ocasión)…

Sigue protegiéndola y hazla muy feliz y borra de mi corazón este sentimiento de melancolía por ocasionar esto…”

No puedo decir que sucedió después, tal vez porque escribí esto minutos después de este episodio, tal vez porque lo que respondió solo lo debo saber Yo; solo se que desde ayer mi relación con El (Dios) sigue siendo como cuando niño Mama vigilaba mis rezos… (Continuara)