¿aun existe el amor? II

san_pedro

continua de ¿aun existe el amor?

El dolor en su pecho crecía, la sensación de tristeza y melancolía invadieron su mente,

¿Cómo puede amar de esta manera una mujer?, -se preguntó-

Como puede transformar su vida, sus sueños, sus pensamientos por amor, sintió asco de su género, repugnancia por ser tan distintos, le avergonzaba pensar que su amor no era del mismo nivel que el de ella, que el desprendimiento del cual eran capaces estaba muy por encima de todo lo que los hombres podían hacer o sentir, y lo proclives que eran para olvidar las cosas y no saber retener el amor, cuidarlo, alimentarlo,… mientras meditaba la canción seguía golpeando su corazón…

Y ahora que por fin te he logrado olvidar,
hoy me vienes a buscar…

… pero es muy tarde ya,
me he enamorado de alguien más.

Yo no sabía que con sus besos
iba a reemplazar los tuyos lo aprendí de ti…

Ni que existieran otras manos que al tocarme
superaran lo que antes sentí…

Tampoco sabía que podía amarlo tanto
después de tu engaño que me hizo tanto daño,
descubrir que si…

… y todo lo aprendí de ti.

No era casualidad que él oyera esa canción aquella tarde, sus conflictos internos lo atormentaban con mayor regularidad que antes, la vida plena después de su matrimonio con planes de tener hijos y vivir placenteramente en una villa en el campo se dilataba frente a sus ojos, su corazón o su pensamiento habían caído en una espesa niebla que venia del pasado, de un amor de antaño que hoy florecía en su memoria como primavera.

Pronto su memoria lo llevo a la vieja iglesia, aquella iglesia donde años atrás había elevado su petición al universo, y que luego volvería para sellar su unión con el amor que le había llegado, recordó aquella tarde a su padre, parado en frente del pórtico con su único terno como él, (amantes de los momentos, antes que de las apariencias), solo ese día se percató que su héroe de niño había envejecido, ya sus rizados cabellos rojos habían caído y los pocos que aun tenia pintaban de blanco su cabeza, las líneas de su rostro se acentuaban con el paso del tiempo, él en los 30 y su viejo llegando a los 70, esperándolo como cuando lo recogía del colegio, parado en la puerta.

Mientras se acercaba subiendo las gradas que dan a la puerta, pensó, como un tipo tan frio como su padre había logrado infundir en su familia el amor como pilar de vida, un tipo duro pero de un alma dulce, ese era su padre. La mirada derretida cuando veía a mamá mientras lavaba la ropa en el viejo lavador que nunca funcionaba, gastándose la tarde entera frente al vetusto aparato Electrolux, pero era feliz cuando terminaba y le contaba la gran noticia a su amada, mamá solo lo miraba con dulzura para que él recibiese su premio, el amor de la luna a las estrellas y mil vueltas más hasta el infinito.

Cuando llego frente a él, lo beso en la mejilla, y sujetándolo del rostro con sus dos manos como cuando era niño, le dijo- Transforma tu vida en algo grandioso, irrádiala con todo tu amor –

El contesto aquella mañana, – nunca mi amor, tu eres mi única princesa, ella sonrió y lo miro amándolo más con aquella mirada.

Aquel viejo de cabellos rizados hoy le había dado una gran lección de amor y fidelidad, recordó que debía alimentar su matrimonio con las pequeñas cosas de cada día, como cuando su viejo lavaba la ropa en su vieja electrolux.

Pdta.- El amor es la oportunidad de tocar una vida, de hacerse parte de ella y hacerlo grandioso, no seamos mezquinos pretendiendo obtenerlo todo sin pensar en el daño que causamos. La canción lo dice todo no esperemos que nos toque.

  • Comentarios
  • Sin votos

Escribí tu comentario

, , Cielo dijo

Me gusto lo que escribís =)