El amor es libertad

205561Libertad

Siempre que lo recuerdo (y es muy a menudo) cuento con mis dedos el tiempo  que trascurre desde que inicio nuestra relación con mi querida C; seguramente mamá ríe ahora si lee esto, pero aun hoy lo recuerdo:

- El meñique, el mas chiquititito es el uno, el anular es el dos, el indice el mas grandoteeee es el tres – decia mientras Yo procuraba memorizar los números, con mis pequeños dedos.

Luego de nuestras leeciones de “matemática domestica” abrazaba a mamá, queriendole mostrar mi amor y mi agradecimiento.

- grachias mamita - decía (debo decir que me costo algo aprender a decir bien las palabras, la R fue la que me costo mas)

Ella me abrazaba y besaba la cabeza – no chiquitin, no tienes porque agradecerme - decía

.

El recuerdo del amor que fui cultivando fue ese, el de estar siempre al lado de la persona que amamos, lo que quizá luego me costo entender es que el amor es libertad, no aprisiona, sino libera; y mi madre lo demostraría cuando le toco despedirse de mi cuando emprendí mi viaje a los 17 años, nunca permitió que la vea llorar, siempre lo hizo escondida.

.

Recostado sobre la cama esta noche de viernes recuerdo todo ello, miro a mi lado a C, y con una sonrisa en mi rostro, le digo:

- Creo que esta bien mi amor ve, que yo te esperare cuando regreses.

.

.

* – Vine a decirte una cosa muy sencilla – dijo el chico – Quiero que seas mi mujer, te amo.

-  Desde pequeña soñaba que el desierto me traería el mayor regalo de mi vida.  Este regalo llego, por fin, y eres tú. Tu me hablaste de tus sueños, del viejo rey y del tesoro. Me hablaste de las señales. Ya no tengo miedo, por que fueron estas señales las  que te trajeron a mi. Y yo soy parte de tu sueño (…) Por eso quiero que sigas en dirección de lo que viniste a buscar (…) si soy parte de tu leyenda tu volverás un dia.

El muchacho se quedo triste tras el encuentro con Fatima. El amor exigía estar junto a la persona amada.

Camino sin rumbo por algun tiempo (…) no conseguia entender el amor sin el sentimiento de posesion.

.

- Voy a guiarte por el desierto – dijo el Alquimista

- Quiero quedarme en el oasis – repuso el muchacho – Ya encontré a Fatima. Y ella para mi vale mas que el tesoro.

- Fatima es una mujer del desierto – dijo el alquimista – Sabe que los hombres deben partir para volver. Ella ya encontró su tesoro Tu; Ahora espera que tú encuentres lo que buscas.

- ¿Y si decido quedarme?

- Seras el consejero del oasis. Te casaras con Fatima y vivireis felices el primer año (…)

>> El segundo año te empezaras a acordar de que existe un tesoro. Las señales empezaran a hablarte insistentemente sobre ello, y tú intentaras ignorarlas.

>> Al tercer año las señales continuaran hablando de tu tesoro, y tu pasaras noches enteras andando por el oasis y Fatima sera una mujer triste, por que ella fue la que interrumpio tu camino.

>> El cuarto año, las señales te abandonaran, porque tú no quisiste oírlas. Entonces seras un rico comerciante con muchos camellos y muchas mercancías. Pero pasaras el resto de tus dias vagando entre las palmeras y el desierto, sabiendo que no cumpliste con tu leyenda personal, pero ya sera demasiado tarde para ello.

“sin comprender jamas que el AMOR nunca impide a un hombre seguir su leyenda personal. Cuando esto sucede, es por que no era el verdadero amor”

* El Alquimista – Pablo Cohelo