Una historia diferente

padre hijo

La conocí una tarde (así comenzó todo) de otoño, mientras miraba caer las hojas de los árboles de la avenida que daba a la ventana de mi oficina, Un día que recuerdo era el mas frió de Lima, según los reportes en el periódico hacia 50 años que no se registraban tan bajos indicadores. Las calles húmedas por la llovizna de la madrugada y el piso resbaladizo de las veredas recordaban a la gente la precaución que habrían de tener al caminar si querían conservar sus huesos intactos; los niños muy temprano salían al colegio, todos arropados con muchas casacas y bufandas abrigadoras seguramente tejidas por las abuelas; siempre me los cruzaba mientras caminaba hacia la cochera para sacar el auto.

.

En esas duras épocas, mi soltería tan alabada por los amigos casados, me jugaba una mala pasada; aunque nunca lo admitía delante de ellos pero era cierto, anhelaba tener alguien que duerma a mi lado, alguna amiga siempre dispuesta a servirme de abrigo durante las madrugadas gélidas de esta ciudad. Lo cierto que mi búsqueda del amor verdadero me impedía ciertas aventuras con chicas siempre dispuestas a abrigarme.

Por tanto, tendría que conformarme con el pequeño delfín de felpa que abrazaba fuerte para sentir su abrigo, y ponerme las 3 medias, 2 buzos, 3 camisetas y un guante; que me dejaban muy idéntico a un espantapájaros, aunque en esas noches heladas yo me hubiese llamado espanta fríos.

Las duras temperaturas también hacían mucha mella en mi estado físico, al despertar e ir al baño me daba con la ingrata sorpresa que mi órgano sexual se había reducido drásticamente, aunque era momentáneo en muchas ocasiones temí se quedara así cosa que hubiese sido catastrófico para mi ego masculino – felizmente nunca paso -. Luego de una ducha con agua fría para variar, – ya que la casera aducía todos los meses que el recibo de la luz se iba por la nubes y Yo rogaba que si era así, algún día Diosito la coja a ella y al recibo mientras hacían su periplo por las nubes y se quede con ellos – en cuanto a mi ducha fria, me tenia que mentalizar que el agua fría hacia bien a la salud.

Ciertos días me bañaba por las noches, aunque cada vez que lo hacia recordaba los chillidos de mamá:

“!!No te bañes de noche que luego duermes con los pelos mojados, y luego quien te va curar!!”

Mamá era una buena y amorosa mujer pero en ciertas ocasiones no compartía sus creencias. No conversábamos mucho aunque a veces me llamaba por teléfono para recordarme, “lo mal hijo que era por no llamarla”, y en otros momentos lo hacia de madrugada por que soñaba conmigo y decía:

-         Hijito ¿como estas, bebe? (seguía siendo su bebe a pesar de mis 3 décadas de nacido)

-         Bien mamá, ¿no me digas que me soñaste nuevamente? – Contestaba con cierto mal humor-

-         Si hijo, estabas sobre mi rodilla calato, eras un bebe y yo te estaba dando nalgadas

-         Ay mamá ya te dije que tu y tus sueños me están salando (echando mala vibra), ¿como crees que si tu sueñas algo así, yo voy a estar mal?

-         Es que hijito mis sueños me avisan algunas veces, te acuerdas la vez…

Mamá siempre contaba la vez que soñó que mi padre la engañaba y ella lo abofeteaba tanto que dejaba al pobre de mi padre con la cara verde. Lo cierto fue que a mi padre días después se le voltearía la cara en la vida real, por un problema de cambio drástico de temperatura, estuvo con los ojos y la boca chueca durante un mes, días en los cuales se gano muchos apodos por parte de nosotros, “gargamel”, “don chueco”, “el increíble hulk”, entre otros, que soporto estoicamente el buen viejo.

A parte de esa ocasión nunca mas un sueño de mamá resulto premonitorio, aunque ella siempre creía que si. Luego de esas ocasionales madrugadas siempre Yo la llamaba fastidiándola “¿porque no me llamas, ya te olvidaste que soy tu hijo?”.

Al llegar a la oficina siempre tenia un café caliente, cosa que agradecía mucho a mi secretaria, una risueña y angelical jovencita, con la que trabajaba hace ya 3 años.

Era muy alegre, con un animo espectacular, y me recordaba siempre las cosas, que por mi mal habito de nunca querer llevar una agenda terminaba olvidando las reuniones o trabajos pendientes. Tan volado (perdido, en otro lugar) andaba algunas veces que creo que contagiaba al resto de las personas que trabajaban en mi área.

En cierta ocasión “escuche” muy ligeramente que se festejaba algo como un día del amigo, o algo así por la radio mientras conducía al trabajo, al llegar se lo comente a mi secretaria que muy presta y siempre dándome la razón me dijo que también había escuchado algo parecido, el hecho fue que esa mañana nos pasamos abrazándonos con todo el que llegaba a la oficina “festejando, un no se que” que nadie estaba enterado, había abrazado ya como a 10 personas, cuando a alguien se le ocurrió googlear (buscar en google) que se festejaba y no encontró noticia alguna en la bendita fecha.

Muy gracioso fue vernos todos las caras callados sintiéndonos los mas tontos del mundo, hasta que alguien se le ocurrió decir: devuelvanme mis besos y abrazos.

Así eran mis días de otoño de ese año, toda una rutina constante, tenia una oficina muy bien amoblada en el piso 2 de la fábrica y trabajaba sin mayores presiones – ya que yo era el que presionaba al personal – soñando ser un escritor de novelas, aunque no había escrito nada aun.

Ella (la chica de la que hable al inicio) era una dulce muchacha de un país al sur del Perú, bañado por el mar atlántico, nos habíamos conocido de una manera extraña y hecho amigos,  nunca supuse que algo que había comenzado casualmente pondría poner en juego mi cabeza y mi rimbombante ”Don ….” paso a ser para ella “Lobito” . ..


Paso el primer autobús (de la Linea 3) y no me anime a subir, era una conversación o debo decir un monologo muy divertido e interesante … seguí callado escuchándolo narrar su historia … (continuara)

.

Video Calaveras y diablitos Universo de tierra y agua me alejan de vos…La vida es para gozarla, la vida es para vivirla mejor..

  • Comentarios
  • 1 voto

Escribí tu comentario

, , damisela dijo

¡Me atrapaste con la historia, me gusta mucho cómo está relatada!
Volveré por más…
Besos de caramelos (sugus, siempre me gustaron los caramelos sugus ja!)

, , aldo-jhimmy dijo

Damisela !!!!

Y ud para desapareciendo y apareciendo?, ….

hoy triste por que me entere que se marcha, de este rinconcito, a veces es mejor hacerlo no? …. bue espero que todo marche magnifico para ti y pronto estes de vuelta….

Un beso muy grande mi amiga de caramelo sugus jajaja … Gracias por estar ahi siempre..