Posts etiquetados como ‘woody harrelson’

ESTRENO: “2012”. EL JUICIO FINAL DE EMMERICH

TÍTULO ORIGINAL: 2012. EN ARGENTINA: 2012. GÉNERO: AVENTURAS. CIENCIA FICCIÓN. CATÁSTROFE. AÑO: 2009. REPARTO: JOHN CUSACK, CHIWETEL EJIOFOR, AMANDA PEET, OLIVER PLATT, THANDIE NEWTON, DANNY GLOVER, WOODY HARRELSON, THOMAS McCARTHY, LIAM JAMES, MORGAN LILY, ZLATKO BURIC, BEATRICE ROSEN Y ELENCO. FOTOGRAFÍA: DEAN SEMLER. MÚSICA: HARALD KLOSER, THOMAS WANKER. GUIÓN: ROLAND EMMERICH, HARALD KLOSER. DIRECTOR: ROLAND EMMERICH. DURACIÓN: 158 MINUTOS.

CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”

5 PUNTOS

La verdad, hacía un tiempito que me había tomado unas vacaciones en cuanto a esto de criticar películas, y me río un poco de mi mismo, por el film que cayó en suerte para hacer el reestreno de esta sección. “2012” es el clásico tanque hollywoodense que nos impone el marketing y que en forma de imán nos va atrayendo al cine pues es tanta la parafernaria publicitaria, que tarde o temprano, terminamos cayendo.

Esta película que costó la friolera de doscientos millones de dólares, demuestra que el dinero no puede comprar todo. Pues en este ejemplo, todo ese poder económico se destinó a armar el más espectacular despliegue de efectos especiales jamás visto en la historia del cine (si hasta la “Guerra de los mundos” del mismísimo Steven Spielberg, quedó reducida a un juego de niños), pero obvió en forma lisa, llana y descarada, la preocupación por armar un guión mínimamente digno.

A decir verdad, cuando hablamos de historia, de línea argumental debería hacer silencio, un largo silencio pues sería la calificación perfecta para esa categoría. Si tengo que describirles de qué trata la cinta podría anticiparles que en el año 2012 se produce el alineamiento de los planetas que aumentará en forma extraordinaria la actividad solar, como dicen han asegurado los mayas (el mundo dejaría de ser tal el 21 de diciembre de 2012). Un científico de la Casa Blanca (el correcto Chiwetel Ejioflor) descubre que el sol está calentando el núcleo terreste a una velocidad inesperada. Este científico, gracias a su jefe (interpretado por un antipático Oliver Platt), llega al presidente de los Estados Unidos (que se mueve obviamente como si fuese el presidente de todos nosotros), interpretado por el reaparecido Danny Glover. Mientras preparan un plan de salvación se preocupan que nadie sepa la verdad y todo aquel que ose divulgarla, morirá.

En medio de este berenjenal aparece nuestro héroe, John Cusack (desaprovechadísimo), que intentando hacerle honor al Tom Cruise de la Guerra de los Mundos, edifica un personaje tan repetitivo como cansador. El padre de familia divorciado, que no sirve para nada. Tiene dos hijos que viven con la madre y el novio de ella, al cual sus niños adoran. Sin embargo el bueno de Cusack se pondrá a toda la civilización a sus espaldas y tratará de salvarnos. Mientras John nos brinda gratis irrepetibles lecciones de humanidad, ética y moralidad, será protagonista de una serie de escapes totalmente inverosímiles, donde siento que el director toma por descerebrados a los espectadores. Y si no me creen, experimenten la sensación de ver cómo una limusina escapa del cataclismo mundial volando por los aires, o el avión manejado por un cirujano plástico hace piruetas dignas de un experto acróbata aéreo. Ronald Emmerich (Día de la Independencia, El día después de mañana, El Patriota) ha llegado al límite de lo tolerable al armar una película en base a efectos especiales, dejando en tercer o cuarto escalón a la línea argumental (que en este caso brilla por su ausencia).

Resulta increíble cómo actrices de la talla de Thandie Newton (En Busca de la felicidad, Destinos cruzados), y Amanda Peet (La fuerza de vivir, Syriana, X Files Quiero creer), o un actor de la valía de Woody Harrelson (Siete almas, El mensajero), acepten participar de esta clase de films donde no es posible mostrar su talento interpretativo. Lo que sucede es que el argumento está reducido a su máxima expresión y los personajes no tienen la posibilidad de crecer, y mostrarse. Los papelitos a los que fueron expuestos estos actores no merecen el más mínimo tiempo de análisis.

Obviamente esta clase de películas se transforma en éxito casi siempre, pues el arsenal publicitario al servicio de su difusión es tan grande que la mayoría cae en la tentación de verla. Pero claro, eso no significa que deba gustarnos.

Se que la crítica es demasiado dura y usted, apreciado lector, se estará preguntando por qué, si el film me pareció tan deficiente la califiqué con cinco puntos (lo que se podría traducir en “mediocre”). Es que debo reconocer que los efectos especiales son tan ampulosamente espectaculares, tan aterradoramente escalofriantes, que a uno, como espectador lo sorprende y lo impacta. Bastaría con repasar el hundimiento de Pasadena, o el maremoto que destruye Río de Janeiro, o tantas otras escenas increíbles que erizan la piel e invitan al asombro.

Si usted está dispuesto a transcurrir ciento cincuenta y ocho minutos en medio de explosiones, hundimientos, inundaciones, terremotos, cataclismos y tsunamis, sin interesarle de qué trata la historia, vaya entusiasmado pues no va a salir defraudado. Para los románticos, aquellos que aún creemos que un film de dos pesos nos puede emocionar mucho más que otro de doscientos millones de dólares, para esos ilusos, yo les recomendaría leer bien la cartelera y arriesgarse con otra propuesta.

“MANAGEMENT”. JENNIFER ANISTON: EL OBJETO DE MI AFECTO

TÍTULO ORIGINAL: MANAGEMENT. PAÍS: EE.UU. AÑO: 2009. GÉNERO: COMEDIA ROMÁNTICA. GUIÓN Y DIRECCIÓN: STEPHEN BELBER. MÚSICA: MYCHAEL DANNA, ROB SIMONSEN. FOTOGRAFÍA: ERIC EDWARDS. PRODUCCIÓN: JENNIFER ANISTON. REPARTO: JENNIFER ANISTON, STEVE ZAHN, WOODY HARRELSON, MARGO MARTINDALE, TZI MA. DURACIÓN: 93 MIN. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 6 (DISCRETA)

Confieso que ante cada nueva película de Jennifer Aniston me planteo el interrogante si va a poder esta vez desembarazarse o no del viejo personaje de Rachel, en la exitosísima serie Friends. Y en varias ocasiones lo ha podido hacer. En los tres films donde le vi componer mejor su personaje fue en “Una buena chica”, “El objeto de mi afecto” (muy recomendable) y “Descarrilados”, el thriller que protagonizó con Clive Owen. En esta ocasión ha vuelto al papel de chica buenuda, simpática, algo alocada por momentos, que supo cultivar en la serie de Warner.

En esta ocasión “Management” (algo así como “La Gerencia”, en español) cuenta la historia de Sue Claussen (Aniston), una vendedora de arte que aterriza en un motel de mala muerte para pasar una noche y donde conoce al hijo de la encargada, Mike Cranshaw (Zhan), que intentará acercarse a ella de todas las formas posibles. Mike quedará alucinado, flechado con Sue y la perseguirá por todos Estados Unidos, pasando por muchas privaciones pues no está en condiciones económicas de hacerlo.

El contexto de ambas vidas también se presenta con fuerza. Mike y la pérdida de su madre le plantea el desafío de romper los lazos maternales e impulsar a su padre de seguir su propia vida con nuevos proyectos. En tanto Sue que se siente protegida por su trabajo vacío y sin contenido, verá temblar todos sus estamentos morales al sentirse atraída por el joven Mike. Sin embargo las cosas se complicarán con la llegada del viejo (y millonario) ex novio de Sue.

En el film, sobresale la labor de Steve Zahn que de a poco se va despegando de los repetitivos roles en los que participaba (Zahara, El empleado del mes, Papá Canguro, Los chicos de mi vida). La performance de Zahn muestra ribetes verosímiles a pesar de la locura de su personaje (linda locura) y su esfuerzo mantiene en pie la película en sus momentos más bajos. Aniston repite fórmulas conocidas gracias a su encanto natural en el género de la comedia romántica y no logra adosarle un estilo distintivo a su composición. En tanto, el talentoso Woody Harrelson (Siete Almas) está a cargo de un pequeño rol (Jango, el novio de Jennifer) al que no logra sacarle el jugo que quizá persiguió.

En definitiva, este film que en Estados Unidos pasó con más pena que gloria, aterriza en nuestro país sin demasiadas estridencias y con la modestia bajo el brazo. Pasar un rato bastante agradable si se la observa imparcialmente, y bastante delicioso si es que pertenece al particular mundo de los fans de Aniston.


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog