Posts etiquetados como ‘kate beckinsale’

CINE. “TAN SÓLO UN INSTANTE”: EN UN MINUTO PUEDE CAMBIAR TU VIDA

TÍTULO ORIGINAL: WINGED CREATURES (FRAGMENTS). EN ARGENTINA: TAN SÓLO UN INSTANTE. PAÍS: EE.UU. DURACIÓN: 95 MIN. AÑO DE PRODUCCIÓN: 2008 (ESTRENO EN 2009). GÉNERO: DRAMA. CALIFICACIÓN: PM/16. GUIÓN: ROY FREIRICH. FOTOGRAFÍA: ERIC ALAN EDWARDS. DIRECTOR: ROWAN WOODS. REPARTO: KATE BECKINSALE, DAKOTA FANNING, GUY PEARCE, FOREST WHITAKER, JEANNE TIPPLEHORN, EMBETH DAVIDTZ, JENNIFER HUDSON, JACKIE EARLE HALEY, JOSH HUTCHERSON, MARSHALL ALLMAN Y ELENCO. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 5.50 (DISCRETA)

La línea argumental del film no es original aunque ha dado buenos dividendos en la industria del cine. Un grupo de personas, ajenas entre sí, establecerán una particular relación al sobrevivir de un tiroteo en un restaurante de Los Ángeles que los encontró al momento de la tragedia.

Si bien el disparador de la película es muy interesante, el novato Rowan Woods no logra imprimirle el ritmo dramático que la cinta necesitaba. Los baches abundan, los mensajes subliminales no fueron bien marcados y las prestaciones interpretativas son desparejas.

En el reparto nos encontramos con un gran trabajo (una vez más) de Dakota Fanning (¡qué obsesión con hacer estos personajes tan sufridos!), que es una adolescente que pierde a su padre y se vuelve fanática de la religión; un adolescente amigo de la chica que exterioriza su trauma con el silencio (una apagada labor de Josh Hutcherson); un médico desbordado psicológicamente que busca desesperadamente salvar a alguien (un correctísimo Guy Pearce); y un jugador compulsivo que entenderá su “suerte” en la tragedia como una nueva excusa para seguir apostando (un inverosímil Forrest Whitaker en una de las performances más flacas que le he visto).

Pero sin dudas, la labor que se muestra más brillante (a pesar de la solidez de Fanning), es la de Kate Beckinsale, que hace de una camarera que se muestra ajena al mundo y que no puede lidiar con su pobre bebé que no la deja dormir debido a su falta de atención. A Beckinsale ya la había apreciado en “Nada más que la verdad” y debo remarcar que sus actuaciones nos vienen regalando ribetes interesantísimos que tarde o temprano la encontrarán con un gran premio entre sus manos.

Es así que, en lo desparejo de sus interpretaciones se puede encontrar una de las causas de por qué “Tan sólo un instante” no termina de seducir al espectador. Pero la principal razón es la endeblez del guión en plantear relaciones incompletas entre los protagonistas (para ver una obra maestra en “telaraña de relaciones” por favor ver la ganadora del Oscar, Vidas Cruzadas). Hay algunas mini historias bien contadas, como la de Fanning y Beckinsale, pero las restantes no terminan de definirse y la pretensión básica de emocionar y hacer razonar al espectador, se queda a mitad de camino.

La película en sí, es oscura, densa, opresiva, y éste clima no cambia en todo el trayecto del film. Todo este cóctel, anteriormente descripto, desemboca en una propuesta despareja que acierta en algunas interpretaciones pero se pierde en una llamativamente fallida dirección.

“NADA MÁS QUE LA VERDAD”: EL SECRETO MEJOR GUARDADO

TÍTULO ORIGINAL: NOTHING BUT THE TRUTH. EN ARGENTINA: NADA MÁS QUE LA VERDAD (ESTRENO EN CINES JUNIO 2009). PAÍS: EE.UU. GÉNERO: THRILLER, SUSPENSO, POLÍTICA. DURACIÓN: 108 MIN. GUIÓN Y DIRECCIÓN: ROD LURIE. REPARTO: KATE BECKINSALE, MATT DILLON, VERA FARMIGA, NOAH WYLE, ALAN ALDA, DAVID SCHWIMMER, ANGELA BASSET. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 8 (BUENA)

.

Los dramas políticos y los juicios en el cine han escrito capítulos interminables y apasionantes. Pero esa ramificación exagerada ha hecho que estos guiones me hayan cansado un poco. Sin embargo “Nada más que la verdad” (de próximo estreno en Argentina) confieso me ha tenido en vilo por casi dos horas.

La trama habla de Rachel Armstrong (Beckinsale) , periodista de un prestigioso periódico, que acepta publicar la “nota de su vida”, a pesar del riesgo de enfrentar la cárcel por negarse a revelar las fuentes de su noticia.

El artículo en cuestión destapa el escandaloso caso de corrupción del gobierno estadounidense, donde se ha emprendido una ofensiva bélica sobre Venezuela, a pesar que Erica Van Doren (Farmiga), una agente secreta de la CIA, ha redactado un informe para la Casa Blanca, donde afirma que Venezuela es absolutamente inocente de un fallido intento de asesinato sobre el presidente de los Estados Unidos (informes que el gobierno ha decidido ignorar).

Para destapar este terrible hecho, Rachel ha debido hacer pública la identidad de Erica y el contenido del escrito donde se demuestra la inocencia del gobierno venezolano en el frustrado asesinato sobre el premier americano. Esto convierte la vida de ambas en un infierno. La CIA, obstinada en descubrir quién ha sido el traidor que filtró la información no dudará en llevar a la cárcel a la periodista, quien protegerá la identidad del informante contra viento y marea.

Sin embargo en algunos Estados, el hecho de encubrir a un informante del gobierno es considerado un atentado contra la seguridad nacional, y el derecho de la reservación de la identidad de éste, no tendrá valor. Por ello, Rachel deberá soportar todo el peso de la ley y hasta de su familia, que no entenderá por qué la protección de la identidad de esta persona, es más importante que su propia familia.

¿Por qué Rachel antepone este secreto a la posibilidad de disfrutar de su hijo y su esposo? ¿Quién es realmente ese informante por el cual Rachel pone en riesgo su vida y la de todos?

Las dosis de suspenso de esta historia fueron minuciosamente cuidadas por el director Rod Lurie, quien manejó el desarrollo de la misma de la manera más inteligente.

La libertad de prensa, la reserva de las fuentes, la balanza entre los principios y las conveniencias familiares, entretejen una historia imperdible y de impecable factura.

Otro de los puntos altos de “Nada más que la verdad” se encuentra en el reparto. Kate Beckinsale demuestra que es mucho más actriz que en Pearl Harbor, componiendo un personaje complejo y sensible. Matt Dillon (Vidas cruzadas) edifica a un villano irrepetible, Vera Farmiga (El embajador del Miedo) en el papel de Erica, debió estar nominada al Oscar como Mejor Actriz de Reparto, pues su labor es sencillamente espectacular, y David Shwimmer (Friends, El Aprendiz) compone al esposo desorientado en forma verosímil y adulta.

En resumen, esta película es una de las grandes sorpresas de este 2009, que merece ser vista y analizada, que nos invitará a la reflexión sobre nuestros principios éticos y que nos mantendrá pegados a la pantalla por casi dos horas. Y como frutilla del postre, la incógnita de saber quién ha sido el informante nos inquietará hasta el final, pues créame que por más que nos imaginemos cien personajes que puedan llegar a ser, jamás adivinaremos su identidad hasta que nos sea revelado.


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog