Posts etiquetados como ‘jennifer aniston’

“MANAGEMENT”. JENNIFER ANISTON: EL OBJETO DE MI AFECTO

TÍTULO ORIGINAL: MANAGEMENT. PAÍS: EE.UU. AÑO: 2009. GÉNERO: COMEDIA ROMÁNTICA. GUIÓN Y DIRECCIÓN: STEPHEN BELBER. MÚSICA: MYCHAEL DANNA, ROB SIMONSEN. FOTOGRAFÍA: ERIC EDWARDS. PRODUCCIÓN: JENNIFER ANISTON. REPARTO: JENNIFER ANISTON, STEVE ZAHN, WOODY HARRELSON, MARGO MARTINDALE, TZI MA. DURACIÓN: 93 MIN. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 6 (DISCRETA)

Confieso que ante cada nueva película de Jennifer Aniston me planteo el interrogante si va a poder esta vez desembarazarse o no del viejo personaje de Rachel, en la exitosísima serie Friends. Y en varias ocasiones lo ha podido hacer. En los tres films donde le vi componer mejor su personaje fue en “Una buena chica”, “El objeto de mi afecto” (muy recomendable) y “Descarrilados”, el thriller que protagonizó con Clive Owen. En esta ocasión ha vuelto al papel de chica buenuda, simpática, algo alocada por momentos, que supo cultivar en la serie de Warner.

En esta ocasión “Management” (algo así como “La Gerencia”, en español) cuenta la historia de Sue Claussen (Aniston), una vendedora de arte que aterriza en un motel de mala muerte para pasar una noche y donde conoce al hijo de la encargada, Mike Cranshaw (Zhan), que intentará acercarse a ella de todas las formas posibles. Mike quedará alucinado, flechado con Sue y la perseguirá por todos Estados Unidos, pasando por muchas privaciones pues no está en condiciones económicas de hacerlo.

El contexto de ambas vidas también se presenta con fuerza. Mike y la pérdida de su madre le plantea el desafío de romper los lazos maternales e impulsar a su padre de seguir su propia vida con nuevos proyectos. En tanto Sue que se siente protegida por su trabajo vacío y sin contenido, verá temblar todos sus estamentos morales al sentirse atraída por el joven Mike. Sin embargo las cosas se complicarán con la llegada del viejo (y millonario) ex novio de Sue.

En el film, sobresale la labor de Steve Zahn que de a poco se va despegando de los repetitivos roles en los que participaba (Zahara, El empleado del mes, Papá Canguro, Los chicos de mi vida). La performance de Zahn muestra ribetes verosímiles a pesar de la locura de su personaje (linda locura) y su esfuerzo mantiene en pie la película en sus momentos más bajos. Aniston repite fórmulas conocidas gracias a su encanto natural en el género de la comedia romántica y no logra adosarle un estilo distintivo a su composición. En tanto, el talentoso Woody Harrelson (Siete Almas) está a cargo de un pequeño rol (Jango, el novio de Jennifer) al que no logra sacarle el jugo que quizá persiguió.

En definitiva, este film que en Estados Unidos pasó con más pena que gloria, aterriza en nuestro país sin demasiadas estridencias y con la modestia bajo el brazo. Pasar un rato bastante agradable si se la observa imparcialmente, y bastante delicioso si es que pertenece al particular mundo de los fans de Aniston.

  • Comentarios
  • Sin votos

CINE. “MARLEY Y YO“: MI MEJOR AMIGO

TÍTULO ORIGINAL: “MARLEY AND ME”. EN ARGENTINA: “MARLEY Y YO”. AÑO: 2008. GÉNERO: COMEDIA. PAÍS: EE.UU. REPARTO: JENNIFER ANISTON, OWEN WILSON, ALAN ARKIN, KATHLEEN TURNER, ERIC DANE, NATHAN GAMBLE, HALEY BENNETT. DIRECTOR: DAVID FRANKEL. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 7 (ACEPTABLE)

Los recién casados John y Jenny Grogan, inician su nueva etapa de vida mudándose a la soleada West Palm Beach, donde ambos trabajan en los diarios (rivales) de la ciudad. Luego compran su primera casa, y se van abriendo camino hacia sus flamantes proyectos entre los cuales parece que el tener un hijo no está dentro de los planes inmediatos. Jenny no se siente preparada aún para el reto. Entonces John es aconsejado por Sebastián, su mejor amigo, quien le recomienda que compre un cachorro para despertar en su esposa ese sentimiento de protección, cuidado y amor hacia otro miembro de la familia. Es así que John decide comprar un pequeño perrito de raza labrador que en poco tiempo se transformará en un gigantesco animal de 45 kilos que arrasará sus vidas día a día.
El film tiene muchos segmentos trillados, de los cuales vemos lo que creíamos que íbamos a ver. Sin embargo se deja llevar fácilmente, y crea en nosotros ese sentimiento de comodidad e interés. Paralelamente al crecimiento del tremendo Marley (así se llama el perro), se van desarrollando las vidas de los protagonistas, que a su vez tienen sus conflictos no resueltos, sus metas alcanzadas, y sus frustraciones a cuestas. En la trama John va buscando (y lo encuentra) su verdadera vocación, su mujer Jenny elige su vida de casada antes que su profesión (en otra decisión en la que se sentirán identificadas muchas mujeres), y el mejor amigo de John (Sebastián) que representa el éxito en lo laboral y la “decepción” en lo familiar… es decir, un cuadro de situación que busca hacer compatibles los problemas del espectador con los de los protagonistas. A veces lo logra, otras no.
Es difícil imaginarse a un simple columnista de un diario (por más importante que sea este medio), con una mansión espectacular y un auto importado último modelo ( Si conocen a alguien me lo pueden presentar para dejarle mi currículum).
De todas formas la historia va atrapando e imagino que será de mayor interés para quienes han compartido su vida junto a una mascota. Al lado de ella se pasan los momentos más inolvidables de nuestra existencia. Las alegrías, las tristezas, las frustraciones, todos esos instantes en los que inexorablemente estarán presentes esos pequeños seres que nos brindarán su oído o su compañía, sin pedirnos nada a cambio. A él no le interesan nuestros defectos, ni tampoco nuestro aspecto físico. Sólo se ocupa de robarnos nuestra atención y cariño.
Eso con los años se va profundizando aún más, y es entendible que al momento de la pérdida de nuestras mascotas, suframos en un mar de lágrimas por él.
“Marley y yo” busca despertar ese sentimiento en nosotros, hayamos tenido o no un animalito a quien cuidar.
En lo actoral, las actuaciones de Owen Wilson y Jennifer Aniston obviamente están a la altura, pues tampoco se le exige un desenvolvimiento que ponga a prueba las dotes interpretativas de ambos.
Por estos tiempos, pagar la entrada para verla en el cine del barrio valdrá la pena, aunque sin duda, en un par de años, “Marley y yo” podrá ser el plato fuerte de cualquier matiné de domingo a la tarde por su canal de televisión favorito.

  • Comentarios
  • Sin votos

EDITORIAL. EL DIA QUE JENNIFER ANISTON ACTUÓ EN DRAGON BALL

Era Jueves Santo, y como una extensa minoría de la masa laboral de nuestro país, aquella que tiene la bendición de rendirle homenaje todos los días a San Cayetano (incluso los feriados), tuve que trabajar como una jornada normal. Entonces no pude evitar escuchar el despertador a la madrugada (y volver a experimentar esas ganas locas de tirarlo por la ventana. Aunque creo que nunca lo haré por el sencillo hecho que a esa hora la tengo cerrada), levantarme, bañarme como un sonámbulo, desayunar y emprender viaje hacia la oficina. Las diez horas mínimas, y al punto justo donde el cansancio comienza a madurar, fugarme y encontrar la puerta de la libertad… hasta el día siguiente.

Pero claro, teniendo en cuenta que el viernes siguiente era Viernes Santo y lo tenía libre decidí chequear via internet la cartelera de cine. Se estrenaban un par de títulos y sin leer mucho, opté por ver la que trabajaba el amor platónico de mi vida: Jennifer Aniston. Actriz que no se si todos conocen. Para el más desprevenido les puedo nombrar que trabajó en la serie cómica americana quizá más conocida: Friends. Obvio, donde ella actúa, allí estaré babeándome delante de cada pantalla cinematográfica. Pero para terminar de disfrutarlo opté por llamar a un amigo, esperando que éste estuviera libre para poder acompañarme.

Con el ‘sí’ de mi colega (en realidad es uno de mis mejores amigos), nos encontramos en la cadena Showcase de la ciudad de Rosario, eso sí: sobre el horario del film (pautado para las ocho y diez de la noche). Todo se estaba dando de maravillas salvo por un detalle: al llegar había una extensísima cola para sacar los tickets por lo que ya nos habíamos resignado a perdernos el comienzo de “Simplemente no te quiere” la nueva comedia de Aniston que compartia cartel con la también bella Scarlett Johannson y Ben Affleck entre otros destacados artistas.

Tipo ocho y veinte, y con nuestros tickets en mano, corrimos desesperados hacia la sala donde la proyectaban (era la número 12).

Y allí fue el momento cuando me comencé a dar cuenta que esa noche me iba a suceder algo que jamás me había ocurrido. La sala estaba casi repleta, casi con trescientas personas (era el estreno) pero inexplicablemente esa platea parecía una popular en un estadio de fútbol. Silbaban, aplaudían abucheaban, gritaban. Era un descontrol. Mirando la pantalla pude advertir que estaban pasando una especie de adelanto de otro film que yo no conocía aunque enseguida escuché que hablaban en español.

Nos sentamos en dos de los pocos lugares disponibles pero el tema no cambiaba. Y allí nos dimos cuenta de la cruel verdad. El “adelanto” no era tal, era otra película que por ERROR estaba siendo proyectada en nuestra sala. Y se trataba de la pochoclera “Dragon Ball”, por los cuales enloquecen los pequeños y pre adolescentes, gracias a monstruos extraños y personajes increíblemente… “feos”. Indudablemente esa criatura de cabeza ovalada colorada que veíamos en pantalla no era Jennifer Aniston (¡gracias a Dios!). Luego de veinte minutos soportando lo insoportable, detuvieron el film y entonces la gente empezó a desalojar la platea. Allí nos explicaron que nuestra película estaba siendo proyectada en la Sala 2, donde impávidos pequeños miraban extrañados el film de nuestra querida Jennifer. Es así que ante la imposibilidad técnica de cambiar la proyección de sala, las trescientas personas que estábamos en la Sala 12 nos tuvimos que mudar a la 2, y los numerosísimos chicos que ocupaban ésta, tuvieron que trasladarse a la nuestra. Fue entonces cuando debimos lidiar con las bandejas de hamburguesas, pochoclos, pizzas, y vasos de gaseosas que al por mayor traía este ejército juvenil decidido a conquistar su nuevo lugar.

En tanto, nosotros, los… mayores, fuimos ocupando nuestro nuevo auditorio. Una vez instalados recibimos la agradable visita de cuatro, cinco “mozas” sirviéndonos (¡gratis, obviamente!) unos vasos gigantes de Coca Cola, en una especie de compensación por las molestias ocasionadas.

Fue así, que se nos hicieron las nueve y media de la noche cuando comenzó por fin la comedia de nuestra querida Jennifer que, por suerte, a esas alturas había recuperado su hermosa fisonomía habitual.

Indudablemente si mi intención aquella noche era distraerme y pasar un rato diferente, lo logré con creces. Mi enojo, causado por mi estructuramiento (esa manía que todo debe estar organizado y sin fallas), se trocó por la carcajada genuina de quien disfrutaba un momento distinto en donde las cosas se sucedieron de manera… azarosa. Enhorabuena.

  • Comentarios
  • Sin votos

CINE. “SIMPLEMENTE NO TE QUIERE”: ¿TÚ ERES LA REGLA O LA EXCEPCIÓN?

TÍTULO ORIGINAL: HE’S JUST NOT THAY INTO YOU. EN ARGENTINA: SIMPLEMENTE NO TE QUIERE. PAÍS: EE.UU. AÑO: 2009. GÉNERO: COMEDIA ROMÁNTICA. GUIÓN: MARC SILVERSTEIN, ABBY KOHN (LIBRO: GREG BEHRENDT, LIZ TUCCILLO). DIRECTOR: KEN KWAPIS. REPARTO: JENNIFER ANISTON, SCARLETT JOHANSSON, DREW BARRYMORE, JENNIFER CONNELLY, BEN AFFLECK, KRIS KRISTOFFERSON, JUSTING LONG, BRADLEY COOPER, GINNIFER GOODWIN, KEVIN CONNOLLY. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 8 (BUENA)

Cuando se logra reunir a un elenco de tantas estrellas juntas uno teme que la trama sea sólo la excusa y que el único gancho que tenga el film sean justamente esas luminarias, sin importar la historia que cuentan. Y a decir verdad “Simplemente no te quiere” ha logrado aunar un reparto estelarísimo, que usted irá descubriendo en el repaso de los personajes que integran esta especial película.

En si, desde un principio parece un muestreo o más bien, un ensayo acerca del amor y sus innumerables vericuetos. Confieso que por momentos me hizo acordar a “Realmente amor” que protagonizara Hugh Grant, pero de a poco se fue despegando de ese prejuicio.

La historia que nace de un libro de Greg Behrendt y Liz Tuccillo trata sobre las desventuras amorosas de las personas y su visión, que por momentos peca de feminista, es enderezada de a ratos.

Quizás el mayor peso de la historia que por momentos parece un documental (aunque no lo es) es Gigi (Goodwin, de “Big love“ la serie de HBO) quien es una soltera “desesperada” que por culpa de su incontenible ansiedad no logra dar con la persona indicada y busca en todo momento desmenuzar cada palabra dicha por el candidato de turno para tratar de adivinar si en realidad hay alguna posibilidad de concretar una relación.

Gigi es aconsejada por Alex (Justin Long, “Duro de Matar 4“) quien es el clásico “don juan” que se cree saberlas todas en cuestión de conquistas y abandonos. En realidad, su frío y descarnado análisis de la realidad es sólo un caparazón que no lo deja experimentar sus propios sentimientos y enamorarse de la mujer de sus sueños.

Beth (Aniston “Friends“, “Marley y yo“) es una aparentemente feliz ama de casa, que vive hace siete años con Neil (Affleck, “Pearl Harbor“) pero que descubre que en su vida le falta algo: el casamiento. Imprevistamente su pareja entrará en crisis y volverá a sentirse sola como cuando no lograba encontrar una pareja estable.

En tanto, Ben (Bradley Cooper, “Sí, señor”) está casado hace años con Janine (Jennifer Connelly, “Diamante de sangre”), pero no es feliz. En un día cualquiera en un supermercado, Ben se cruza con la hiper sexy Anna (Scarlett Johannson, “Match Point”, “La isla”) que le moverá las estanterías hasta más no poder. A su vez, Anna es pretendida por Connor (Kevin Connolly, de la serie televisiva “Entourage”) quien más que su amante es su amigo. A todo esto, Mary (Barrymore, “Como si fuera la primera vez“) busca infructuosamente a su alma gemela mediante todos los elementos cibernéticos posibles.

En este universo de estrellas, estos nueve personajes componen una historia que se va enlazando y que nos ayuda a ver las reglas y las excepciones que tiene el diccionario del amor. Nadie tiene la fórmula perfecta, nadie es especialista. Entre tantas luminarias, la que sobresale parece ser una de las que supuestamente estaban en un segundo escalón, como es la bella Ginnifer Connolly. Sus desventuras, sus atribuladas reacciones y su ansiedad extrema nos dejan siempre al borde de la carcajada. En tanto Scarlett Johannson, una vez más demuestra que el papel de “femme fatale” le cabe de maravillas, y tendrá al espectador sudando en más de una oportunidad. En un segundo renglón están las actuaciones de Jennifer Aniston (en estas comedias románticas se mueve como pez en el agua y puede hacer creíble cualquier personaje) y Jennifer Connelly. Sin embargo, el más desdibujado es el bueno de Ben Affleck, pues tiene un papel que no lo hace despegar nunca y no muestra demasiados matices. Apenas si nos arranca una lágrima en la escena final con Aniston. Finalmente, tanto Bradley Cooper, Kevin Connolly y la agradable Drew Barrymore aportan lo suyo pero sin lograr destacarse por sobre el resto.

El film de Ken Kwapis ( “Hasta que el cura nos separe”) tiene altos y bajos. Quizá se le pueda criticar un poco su banda de sonido que no luce especialmente y un par de segmentos en que el interés decae. Sin embargo, los enlaces que logran los comentarios aparentemente de gente común y silvestre sobre el tema, son de lo más cómico y desenfadado del film y ayuda a matizar quizá cierta inconsistencia que muestran un par de escenas.

Sin embargo, el resultado del film es altamente positivo. El estelar elenco logra darle calidez y credibilidad al guión, que a pesar de las criticas que les enumeré, posee la cualidad de incluir situaciones en las que cualquiera de nosotros puede sentirse identificado. Quizá seamos parte de las reglas del amor, aunque también nos podremos convertir en esa excepción que nos lleve a la felicidad tan anhelada… o a la decepción más profunda.



  • Comentarios
  • Sin votos

RETRO. “FRIENDS”: I’LL BE THERE FOR YOU…

TÍTULO: FRIENDS (AMIGOS). AÑO: 1994-2004. GÉNERO: COMEDIA TV. REPARTO: JENNIFER ANISTON, DAVID SHWIMMER, COURTENEY COX ARQUETTE, MATTHEW PERRY, LISA KUDROW, MATT LEBLANC. CREADA Y PRODUCIDA: MARTA KAUFFMAN/DAVID CRANE. PUNTAJE EL DIARIO DE HOY: 10 (EXCELENTE).
En esta sección “RETRO” que inauguramos hoy, incluiremos informes especiales sobre películas, series de T.V., recitales, que nos han marcado a través de los años. Hace un tiempo que fueron estrenados, incluso algunos ya no están en el aire, pero permanecerán en nuestras retinas y nuestro corazón. Qué mejor que comenzar con esta serie de la WARNER que marcó un hito en los ‘90 y que fue catalogada por muchos, como la mejor comedia de todos los tiempos. Aún hoy, después de cinco años de su culminación, existen miles y miles de club de fans en todo el mundo que buscan hacer permanecer en nosotros esta serie, y no están haciendo otra cosa que crear un mito impresionante, más grande que la serie o los protagonistas en si.

LA HISTORIA. Creada por Marta Kauffman y David Crane, la serie trata de seis amigos que se encuentran diariamente en el Central Perk Coffee, en New York, y que viven acontecimientos que los marcarán para siempre. Sufrirán, gozarán, vivirán situaciones que los marcarán a fuego y les harán valorar la amistad y todos sus principios éticos y morales. Todo enmarcado en una sit-com con un ritmo único que hizo delirar de risa a millones de fans de todo el mundo.

LOS PROTAGONISTAS.

RACHEL GREEN (Aniston). Es la chica naif, la que abandona a su futuro marido en el altar y huye desesperadamente de una vida vacía. Se encontrará con estos amigos que la ayudarán a ingresar en la vida real. Es, más que nada al principio, inocente, superficial, sólo se fija en la apariencia, aunque también es bella, dulce y puede ser atractivamente irresistible cuando se lo propone. Se enamora perdidamente de Ross (Shwimmer) en lo que será la historia más atrapante de la serie.

ROSS GELLER (Shwimmer). El paleontólogo, el intelectual, ambiguo, el que mete la pata constantemente, y uno de los más graciosos. Muere por Rachel desde la secundaria, pero ella nunca se habia fijado en él hasta… que se mudó a New York a la casa de su hermana.

MONICA GELLER (Cox). La fanática, obsesiva compulsiva de la limpieza. La que tiene ese espíritu combativo y no se perdona a perder en NADA. Puede llegar a ser insoportable, pero a la vez adorable. Prueba sin éxito en muchas relaciones hasta que se involucra con un integrante del grupo en forma inesperada.


PHOEBE BUFFAY (Kudrow). La loca linda del grupo. La descolgada. La que vive metiendo bocadillos totalmente inexplicables. Le cuesta sostener una relación en el tiempo. Mala cantante, intenta tocar la guitarra, aunque se vuelve adorable cada vez que canta “Gato Apestoso”, uno de los leiv motiv de la tira. Nació para ser personaje secundario, pero no tardó en adueñarse de una parte importante del guión.

CHANDLER BING. (Perry). Es una máquina de hacer chistes. De lo más terrorífico saca el mejor chiste, el más inesperado. Su humor sirve de protección a una persona insegura de si misma, hipersensible, que sufre su infancia y odia las celebraciones del Día de Acción de Gracias.

JOEY TRIBBIANI. (Leblanc). Es un mediocre actor que sin embargo consigue meterse en la televisión. Pero es la brutalidad disfrazada de persona. Siempre llega tarde a la hora de entender las cosas. Inocencia cien por ciento. Pero también es el galán del grupo. Su pasión por las mujeres solo podia ser empardada por su locura por las comidas (como todo buen hijo de italianos).

TEMPORADAS. Fueron diez años, cada uno con 23 capítulos de 23 minutos (netos) de duración cada uno. Comenzó en 1994 y culminó diez años después. Los últimos años, la productora logró convencer a los actores de seguir la historia a cambio de un millón de dólares por capítulo para cada uno de los protagonistas.

El capítulo final fue visto por un récord de audiencia que provocó que el programa de la competencia, pusiera a su protagonista frente a un televisor mirando el final de la serie. No había forma de hacerle frente. El país se “paralizó” para ver el final del culebrón entre Rachel y Ross, registrando picos de audiencia incluso superiores a las transmisiones del Super Bowl.

LOS CAPÍTULOS INOLVIDABLES. Son decenas y decenas. El primero, con el arribo de Rachel a Central Perk vestida de novia es una perla. O cuando Chandler y Joey deben cuidar a dos bebés. O la noche del apagón. El día después de la pelea entre Rachel y Ross. El episodio de Las Vegas. El segundo casamiento de Ross. El de los pantalones de cuero. O la declaratoria de Chandler a Monica. O el parto de Rachel. O el casamiento de Phoebe. O alguno de celebración Del día de Gracias. O cuando todos cumplen 30. O aquellos cuando Ross salía con la “hija” de Bruce Willis. O el último capítulo, capaz de hacernos desmayar de la risa… y terminar con los ojos llenos de lágrimas.

CRÍTICA DE LA SERIE. Es un andamiaje perfecto, cada eslabón combina perfectamente uno con el otro. Las personalidades diferentes de los personajes le abren al escritor un abanico de posibilidades que supo explotar al máximo.

Hay dos líneas argumentales. Historias incidentales, donde los personajes viven peripecias muy cómicas que están ensambladas a la perfección. Y luego están los episodios de desarrollo histórico del guión. Allí la historia avanza: casamientos, divorcios, nacimientos, fallecimientos, rupturas, compromisos. En éstos se encuentran las partes más jugosas de la serie, a mi parecer.

Al principio no lo hacen tan a menudo pero cuando comenzaron a hacerlo se volvió mágico. Cuando los personajes están todos juntos en un mismo set se produce algo único, una aureola increíble, un magnetismo que trascendió la pantalla y enamoró a millones de personas en todo el mundo.

Los actores se lucieron cada uno en forma notable. No hay quien haya sobresalido por sobre el otro. Sí, en cuanto a historias, vuelvo a reiterar, el romance de Ross y Rachel atrapó desde el primer minuto y duró hasta el capítulo final, que fue realmente de antología.

En definitiva, una joya de las series de comedia, nunca vista antes en la televisión. Como todo gran ícono, tiene admiradores o detractores. O se la adora, o se la odia. Así sucede con los fenómenos. Y FRIENDS lo es. Ellos ya no están entre nosotros todos los días, pero nunca los olvidaremos. Por suerte nos quedan las grabaciones, los DVD, para palear malos momentos, y de pronto dibujarnos la más genuina de las sonrisas. I’ll be there for you, my friends.

VIDEO. DISFRUTE EN EXCLUSIVA DEL CLIP CON LO MEJOR DE FRIENDS EN ESTOS DIEZ AÑOS. HAGA CLICK AQUÍ:


  • Comentarios
  • Sin votos

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog