Archivo para la categoría ‘CINE. LAS MEJORES DE SUSPENSO’

“CUENTA REGRESIVA”. LA PROFECÍA SE CUMPLE

TÍTULO ORIGINAL: “KNOWING”. EN ARGENTINA: “CUENTA REGRESIVA”. AÑO: 2009. PAÍS: EE.UU. GÉNERO: CIENCIA FICCIÓN, ACCIÓN, SUSPENSO. REPARTO: NICHOLAS CAGE, ROSE BYRNE, CHANDLER CANTERBURY, BEN MENDELSHON, ADRIENNE PICKERING, BRETT ROBSON Y ELENCO. GUIÓN: RYNE DOUGLAS PEARSON, JULIET SNOWDEN, STILES WHITE, STUART HAZELDINE. DIRECTOR: ALEX PROYAS. DURACIÓN: 130 MIN. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 7.50 (BUENA).
.

La historia comienza en 1959, cuando se inaugura un colegio, y los estudiantes en un trabajo práctico, deben dibujar cómo imaginan el mundo dentro cincuenta años. Todos se preocuparon por graficar grandes cohetes, modernos robots, pero una perturbada niña llamada Lucinda escribe en una hoja una lista interminable de números con desconocido significado. Todos esos trabajos son guardados en una cápsula especial que entierran en la entrada del colegio y que será descubierta en 2009.

Llegada la fecha, la famosa cápsula es desenterrada y Caleb (Chandler Canterbury), el hijo de John Koestler (Nicholas Cage, profesor de astronomía que quedó viudo hace poco tiempo), recibe la misteriosa carta de Lucinda.

John rápidamente va a descubrir que esa extraña lista de números esconde una sucesión de catástrofes escalofriantes, en su gran mayoría ya ocurrida, en los últimos cincuenta años.

Sin embargo, luego se dará cuenta que aún quedan tres grandes tragedias por ocurrir y que en éstas su familia estará involucrada especialmente.

En líneas generales el guión del film es este y no puedo revelar más, pero imagino que ya el lector se dará cuenta hacia adónde apunta la cinta.

La historia contada por el siempre inquietante Alex Proyas (Yo, Robot), tiene algunos momentos realmente épicos, donde están involucrados un avión y una estación de subtes, que fue filmada en forma espectacularmente vívida. Es cierto que la mano de la computarización es evidente pero créanme que han sido disimuladas a un nivel increíble.

El suspenso es manejado en dosis adecuadas y va in crescendo en forma trepidante, aunque sorpresivamente, por momentos la actuación de Cage no esté a la altura. Y digo “sorpresivamente” pues Cage es un actor respetado internacionalmente, pero es evidente que en “Cuenta Regresiva” algo falló, pues hay dos o tres escenas donde los diálogos que debe defender Nicholas no terminan de cerrar.

El guión es interesante, teniendo en cuenta lo trillado del tema, aunque el final dividirá las opiniones entre los espectadores. La resolución de la historia no es para mentes que carecen de una importante apertura y de una visión muy particular del holocausto final.

Sin embargo, viendo el film, uno advierte que se llega a un cuello de botella demasiado angosto y no son especialmente numerosas las alternativas que han tenido a disposición los escritores.

En este tramo creo que los que más disfrutarán el final son los fanáticos de la serie “X files” (Los expedientes secretos X), aunque para los otros quizá también pueda resultarles interesante.

La película cumple con el rol primordial del entretenimiento pero se queda a mitad de camino en su intención de “ir más allá” de una simple trama.

De todas formas, “Cuenta Regresiva” los mantendrá en vilo en varios tramos de la historia a través de un gran suspenso y un par de escenas catástrofe brillantemente manufacturadas, que nos harán soslayar un final capaz de abrir demasiadas preguntas sin respuestas.

“NADA MÁS QUE LA VERDAD”: EL SECRETO MEJOR GUARDADO

TÍTULO ORIGINAL: NOTHING BUT THE TRUTH. EN ARGENTINA: NADA MÁS QUE LA VERDAD (ESTRENO EN CINES JUNIO 2009). PAÍS: EE.UU. GÉNERO: THRILLER, SUSPENSO, POLÍTICA. DURACIÓN: 108 MIN. GUIÓN Y DIRECCIÓN: ROD LURIE. REPARTO: KATE BECKINSALE, MATT DILLON, VERA FARMIGA, NOAH WYLE, ALAN ALDA, DAVID SCHWIMMER, ANGELA BASSET. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 8 (BUENA)

.

Los dramas políticos y los juicios en el cine han escrito capítulos interminables y apasionantes. Pero esa ramificación exagerada ha hecho que estos guiones me hayan cansado un poco. Sin embargo “Nada más que la verdad” (de próximo estreno en Argentina) confieso me ha tenido en vilo por casi dos horas.

La trama habla de Rachel Armstrong (Beckinsale) , periodista de un prestigioso periódico, que acepta publicar la “nota de su vida”, a pesar del riesgo de enfrentar la cárcel por negarse a revelar las fuentes de su noticia.

El artículo en cuestión destapa el escandaloso caso de corrupción del gobierno estadounidense, donde se ha emprendido una ofensiva bélica sobre Venezuela, a pesar que Erica Van Doren (Farmiga), una agente secreta de la CIA, ha redactado un informe para la Casa Blanca, donde afirma que Venezuela es absolutamente inocente de un fallido intento de asesinato sobre el presidente de los Estados Unidos (informes que el gobierno ha decidido ignorar).

Para destapar este terrible hecho, Rachel ha debido hacer pública la identidad de Erica y el contenido del escrito donde se demuestra la inocencia del gobierno venezolano en el frustrado asesinato sobre el premier americano. Esto convierte la vida de ambas en un infierno. La CIA, obstinada en descubrir quién ha sido el traidor que filtró la información no dudará en llevar a la cárcel a la periodista, quien protegerá la identidad del informante contra viento y marea.

Sin embargo en algunos Estados, el hecho de encubrir a un informante del gobierno es considerado un atentado contra la seguridad nacional, y el derecho de la reservación de la identidad de éste, no tendrá valor. Por ello, Rachel deberá soportar todo el peso de la ley y hasta de su familia, que no entenderá por qué la protección de la identidad de esta persona, es más importante que su propia familia.

¿Por qué Rachel antepone este secreto a la posibilidad de disfrutar de su hijo y su esposo? ¿Quién es realmente ese informante por el cual Rachel pone en riesgo su vida y la de todos?

Las dosis de suspenso de esta historia fueron minuciosamente cuidadas por el director Rod Lurie, quien manejó el desarrollo de la misma de la manera más inteligente.

La libertad de prensa, la reserva de las fuentes, la balanza entre los principios y las conveniencias familiares, entretejen una historia imperdible y de impecable factura.

Otro de los puntos altos de “Nada más que la verdad” se encuentra en el reparto. Kate Beckinsale demuestra que es mucho más actriz que en Pearl Harbor, componiendo un personaje complejo y sensible. Matt Dillon (Vidas cruzadas) edifica a un villano irrepetible, Vera Farmiga (El embajador del Miedo) en el papel de Erica, debió estar nominada al Oscar como Mejor Actriz de Reparto, pues su labor es sencillamente espectacular, y David Shwimmer (Friends, El Aprendiz) compone al esposo desorientado en forma verosímil y adulta.

En resumen, esta película es una de las grandes sorpresas de este 2009, que merece ser vista y analizada, que nos invitará a la reflexión sobre nuestros principios éticos y que nos mantendrá pegados a la pantalla por casi dos horas. Y como frutilla del postre, la incógnita de saber quién ha sido el informante nos inquietará hasta el final, pues créame que por más que nos imaginemos cien personajes que puedan llegar a ser, jamás adivinaremos su identidad hasta que nos sea revelado.


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog