Archivo para la categoría ‘CINE. LAS MEJORES COMEDIAS ROMÁNTICAS’

CRÍTICA: EL PLAN B: ¿LA MEJOR OPCIÓN?

elplanb000

TÍTULO ORIGINAL: THE BACK-UP PLAN. EN ARGENTINA: EL PLAN B. PAÍS: EE.UU. GÉNERO: COMEDIA ROMÁNTICA. GUIÓN: KATE ANGELO. MÚSICA: STEPHEN TRASK. FOTOGRAFÍA: XAVIER PÉREZ GROBET. DIRECTOR: ALAN POUL. REPARTO: JENNIFER LOPEZ, ALEX O’LOUGHLIN, MICHAELA WATKINS, ERIC CHRISTIAN OLSEN, ANTHONY ANDERSON, NOUREEN DEWULF, MELISSA MCCARTHY, JENNIFER ELISE COX. DURACIÓN: 106 MINUTOS.

 

CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 6.50 (DISCRETA)

 

El cine hollywoodense, y en especial, ese que se dedica al entretenimiento, ofreciéndonos ese género tan especial que son las comedias románticas, está extrañanado a su reina indiscutida. Me refiero a Meg Ryan, que parece que la crisis de los cuarenta la golpeó fuerte, y no se atreve a contar historias de gente de cuarenta enamorándose (no se por qué alguien que transita esos años no puede vivir una gran historia de amor). Así entonces, con Meg en su propio laberinto, parece que la híper famosa Jennifer López, JLo para los amigos, está decidida a apropiarse de ese cetro vacante.

Si bien, la buena de Jennifer no es una gran actriz (tampoco una cantante de relevancia, es decir hace bien las cosas, pero dudo que pase a la historia por descollar en alguno de esos géneros), se las arregla para componer personajes cálidos, queribles, que enganchan a la platea, más allá de sus innegables y llamativos atributos físicos. En esa instancia se estaciona permanentemente en el mismo papel de chica-buena-soñadora (The Wedding planner, Sucedió en Manhattan, etc) que parece otorgarle grandes réditos.

elplanb4

En esta historia compone a Zoe, una divertida mujer que posee una tienda de mascotas, que viendo cómo su vida ha llegado a un momento cúlmine y no ha podido encontrar a su “príncipe azul”, decide inseminarse artificialmente para cumplir su sueño de tener un hijo. Pero claro, el “plan” en parte, “se arruina”, cuando conoce imprevistamente a Stan (Alex O’Loughlin, actor australiano, estrella televisiva estadounidense), un atractivo vendedor de… quesos, que rápidamente se enamora de ella y le plantea una situación que no estaba para nada en las intenciones iniciales de Zoe.

El guión, a primera vista, parece ser atractivo, pero el film se pierde en resoluciones demasiado previsibles y escenas un poco inverosímiles, que a veces se salvan del naufragio, debido al carisma exhibido por los dos protagonistas de la historia. Es una pena que el director Alan Poul (de las galardonadas series de HBO “Roma” y “Six Feet Under”) no haya podido imprimirle un poco de vértigo y mayor consistencia al relato, que por momentos aburre y cae en algunos pozos irrecuperables.

De todas formas,  para los amantes del género, creo que “El Plan B” será una opción por demás de entretenida, ya que cuenta con los estereotipos clásicos de las comedias románticas. Amor, personajes secundarios simpáticos, una mascota querible, buena música, excelente fotografía y una atractiva pareja protagónica con química. Advierta usted, querido lector, que entre los puntos importantes que enumeré no se encuentra el guión. Y es que no estoy exigiendo gran cosa.

Basta repasar algunos títulos recientes, como “Tu última oportunidad” (con Dustin Hoffman y Emma Thompson), para ver qué es lo que yo pido de una buena comedia romántica, sin caer en lo clichés habituales, de los cuales abusan los directores.

Sin embargo, “El plan B” no lo dejará varado en medio de la tormenta. No será un refugio cálido y con servicio de catering, pero al menos, le alcanzará un paraguas para protegerse de la lluvia.

elplanb2

elplanb3

CINE. “TE AMARÉ POR SIEMPRE”: LA ETERNIDAD NO ES LA PANACEA

teamaré00

FICHA TÉCNICA: TÍTULO ORIGINAL: THE TIME TRAVELER’S WIFE. EN ARGENTINA: TE AMARÉ POR SIEMPRE. GÉNERO: DRAMA, CIENCIA FICCIÓN, ROMANCE. AÑO: 2009. PAÍS: EE.UU. GUIÓN: BRUCE JOEL RUBIN, JEREMY LEVEN (NOVELA: AUDREY NIFFENEGGER). MÚSICA: MYCHAEL DANNA. FOTOGRAFÍA: FLORIAN BALLHAUS. DIRECTOR: ROBERT SCHWENTKE. REPARTO: ERIC BANA, RACHEL McADAMS, RON LIVINGSTON, BROOKLYNN PROULX, ALEX FERRIS Y ELENCO. DURACIÓN: 107 MIN.

CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 8 (BUENA)

 

Hay veces que el trabajo de un crítico se vuelve complicado al intentar explicar cómo una cinta de ciencia ficción, que tiene reglas quizá desde lo supuestamente genético, demasiado frías, puede llegar a conmover, o invitar a la reflexión sin más. También depende de la persona que observe la película, cada una tendrá su propia sensibilidad y sus propios reparos. Esto es lo hermoso del cine, que lo que a uno lo emociona, a otro puede resultarle circunstancial o inverosímil.

Claro que si hablamos de inverosimilitud crearemos una polémica en torno a esta cinta. Pero de esta forma, deberíamos adentrarnos sobre nuestros propios limites cognitivos, aquello sobre lo que nunca hemos estudiado. Mucho se ha dicho y a poco se ha arribado en cuanto a la existencia de otra dimensión, circular en este caso, del tiempo. Muchos científicos aseguran que existe, pero no se puede tener acceso, hasta el momento. En “Te amaré por siempre”, su protagonista: Eric Bana (El increíble Hulk, Las Bolena) sufre un problema genético que lo lleva a viajar involuntariamente a través del tiempo: hacia el pasado y también hacia el futuro. Y aunque parezca una posibilidad extraordinaria, puede significar tortuosa también. Bana se enamora de una mujer conociéndola de chiquilla (Rachel McAdams, la misma de Diario de una pasión, Sherlock Holmes, La Joya de la Familia), esperándola para compartir su amor. McAdams se luce en su papel de novia y esposa que acepta el problema de su amado e impone su amor por sobre los inconvenientes de las circunstancias planteadas. Y lo hace con calidez y sobriedad. Bana, en tanto, le aporta solidez a su difícil interpretación, aunque menos matices que su co protagonista.

TEAMARÉ02Más allá de la aceptación por parte del espectador de la trama (y de las licencias que se tomó su director Robert Schwentke –el mismo de Plan de vuelo o la próxima a estrenarse “Rojo”, con Bruce Willis y Morgan Freeman- con respecto al libro original), el tema que se nos plantea es el que nos mueve a la emoción. La posibilidad de la eternidad, que tanto desespera al hombre, aquí se nos muestra abiertamente, pero esto no significa la solución de la muerte. Son desgarradoras las escenas donde el personaje de Eric Bana conoce a su madre, que perdió de chico, y sin la posibilidad de modificar el pasado, debe resignarse al disfrute de esos instantes junto a ella. Incluso  McAdams se lo dice en un diálogo: “Unos segundos junto a ti equivalen a una vida entera”. Las escenas culminantes del film también invitan a la emoción y a la reflexión, pero claro, no podré describírselas por obvias razones.

En definitiva “Te amaré por siempre” es una película romántica, que en esta ocasión tiene el aporte de la ciencia ficción que la hace algo diferente, pero que a la postre busca en nosotros lo mismo que cualquier film de su género: emocionarnos. Y por momentos lo logra.

The Time Traveler's Wife

TEAMARÉ03

The Time Traveler's Wife

The Time Traveler's Wife

The Time Traveler's Wife

The Time Traveler's Wife

CINE. 500 DÍAS CON ELLA: ¿TÚ CREES EN EL DESTINO?

500días000 

TÍTULO ORIGINAL: (500) DAYS OF SUMMER. EN ARGENTINA: 500 DÍAS CON ELLA. AÑO: 2009. GÉNERO: COMEDIA ROMÁNTICA. DURACIÓN: 95 MINUTOS. GUIÓN: SCOTT NEUSTADTER, MICHAEL H. WEBER. MÚSICA: MYCHAEL DANNA, ROB SIMONSEN. FOTOGRAFÍA: ERIC STEELBERG. DIRECTOR: MARC WEBB. REPARTO: JOSEPH GORDON LEVITT, ZOOEY DESCHANEL, GEOFFREY AREND, CHLOE GRACE MORETZ, MATTHEW GRAY GUBLER, CLARK GREGG, PATRICIA BELCHER, RACHEL BOSTON, MINKA KELLY, CHARLES WALKER Y ELENCO.

CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 7 (ACEPTABLE)

Una nueva comedia romántica que nos ocupa y con críticas previas favorables, por lo que me dispuse a disfrutar de algo diferente. Y, en cierta manera, debo reconocer que “500 días con ella” no es una comedia romántica clásica. Es un ensayo de las relaciones de pareja y de los avatares que ésta puede sufrir, de los vaivenes, de los altos y bajos y del papel protagónico que el destino puede ejercer en ellas. Cuántas veces hemos escuchado en parejas o matrimonios cómo se han conocido y nos encontramos con la anécdota donde nos confiesan que una serie de hechos fortuitos han contribuido para que el encuentro trascendental se produzca.

Esta comedia ofrece el análisis de estos ribetes si se quieren casuales y su influencia en el desarrollo de una relación amorosa. Y va por más, pues analiza los prejuicios de los protagonistas, los caprichos, los preconceptos y la forma en que éstos se mueven procurando descubrir si ese noviazgo tendrá futuro o será sólo una anécdota en sus vidas.

Dentro de este panorama, se destaca la buena actuación de Joseph Gordon Levitt (Tom, 3er Rock of the Sun), demostrando no sólo buenas dotes de actor sino también de bailarín. Para destacar la brillante secuencia musical con el tema “You make My Dreams” de Hall & Oates, donde Joseph sorprende con su soltura en ese paso de “comedia musical”. A la bellísima Zooey Deschanel (Summer), ya la habíamos descubierto en Sí, Señor!  con Jim Carrey, aunque ya venía de un largo camino cinematográfico que comenzó con su debut junto a Jennifer Aniston en Una buena chica. Deschanel se mueve cómoda en este tipo de géneros, pero para crecer deberá elegir otro tipo de papeles que le planteen el desafío de crear interpretaciones más complejas. Por ahora, con su belleza, su gracia y su frescura, le alcanza para cautivar a los telespectadores.

500días2 En sí, la comedia romántica lo llevará a entretenerse por una hora y media sin demasiadas ambiciones, aunque su factura y su forma de contar los acontecimientos la señalen como una cinta diferente en su estilo. Entre las críticas podría señalar que le falta un poco de ritmo en algunos momentos específicos y picos de emoción que toda película debe tener. Los personajes secundarios no alcanzan relieve y le quitan volumen a la historia y los momentos cómicos no son tales, sino apenas pueden leerse como simpáticos. Sin embargo, a pesar de estos reparos, el film se deja ver, se saborea, y nos queda alguna que otra enseñanza positiva. Algo que por estos tiempos cinematográficos flacos, no se edifica como algo meramente insignificante.

 

500días3

500días8

500días6

CINE. “LA PROPUESTA”: MATRIMONIO POR ELECCIÓN

TÍTULO ORIGINAL: “THE PROPOSAL”. EN ARGENTINA: LA PROPUESTA. PAÍS: EE.UU. GÉNERO: COMEDIA ROMÁNTICA. AÑO: 2009. GUIÓN: PETER CHIARELLI. FOTOGRAFÍA: OLIVER STAPLETON. MÚSICA: AARON ZIGMAN. DIRECTOR: ANNE FLETCHER. REPARTO: SANDRA BULLOCK, RYAN REYNOLDS, MALIN AKERMAN. DURACÍON: 107 MIN. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 7.50 (BUENA)

.

Y sí, señores, otra vez hemos caído en la tentación de ver otra de esas comedias románticas que tanto criticamos porque son de alguna forma predecibles, remanidas y repetitivas. Pero esta vez la fórmula tiene algunos aditamentos especiales.

Pero no en el guión, donde a Margaret (Sandra Bullock, Crash, Amor a segunda vista, La casa del lago, Miss Simpatía, 28 días), una déspota editora literaria, le denegan el visado en Estados Unidos y va a ser deportada a su país, Canadá. Para evitarlo, asegura estar prometida con su asistente, Andrew (Ryan Reynolds, X-Men Orígenes, Hasta que la muerte nos separe, Blade Cazador de vampiros), al que ha tiranizado durante años, cercenándole su posibilidad de crecer dentro de la editora. Bajo el chantaje de ser despedido, Andrew acepta el engaño mientras ella lo acompañe a su casa de Alaska, al nonagésimo cumpleaños de su querida y particular abuela (Betty White). Hasta aquí la trama de este film que no es especial, ni original, ni destila imaginación por ningún costado.

Pero el acierto primordial del casting fue acercarle a Sandra Bullock un partenaire a su altura, ya alejado de los estereotipos aburridos a los que solía acudir Sandra (por ejemplo el inexpresivo Hugh Grant, en Amor a Segunda vista, una de las comedias románticas más aburridas que he visto). Aquí, el tándem Bullock-Reynolds es el basamento primordial de la solidez que exhibe esta cinta. Ambos desarrollan una creíble relación que pasa del odio, a la conveniencia y luego al amor, emociones sobre las que camina el espectador a lo largo de la historia.

Si hablamos de lugares comunes y situaciones forzadas, por supuesto que las habrá. Bastará con ver la escena de Margaret con el pequeño perrito, o la salida de las duchas y su encuentro con Andrew, que parece muy tirada de los pelos. Pero acaso para filmar un film de estas características haya que llenar algunos casilleros ineludibles para poder exhibirla. Sino, no se justifica la inclusión de algunas escenas que están completamente demás.

Por el resto, y a pesar de cierta previsibilidad, es interesante el perfil que la directora Anne Fletcher (la misma de “27 vestidos”) logra adosarle al personaje de Bullock. Margaret se va dando cuenta de lo vacía que es su vida y de las cosas que va perdiendo en su camino por culpa de su intransigencia, quizá forjada por el sufrimiento padecido de niña. Andrew logra sumergirla en su pequeño mundo familiar y le muestra que la vida puede tener otros colores, otras emociones. Este condimento es lo que va cambiando el carácter de Margaret y de esta comedia que por momentos se separa de la comedia tradicional, a pesar de su final.

Si quiere pasar un rato agradabilísimo junto a esta pareja de gran química y magnetismo, acepte “la propuesta” y disfrute de este film sin grandes pretensiones, más que hacer ilusionarnos con que en alguna esquina desconocida de nuestros destinos, nos espera un amor que cambie nuestras rutinas y rebeldías diarias.

ESTRENO. “LA CRUDA VERDAD”: LO QUE MÁS ODIO DE TI ES QUE TE AMO

TÍTULO ORIGINAL: THE UGLY TRUTH. EN ARGENTINA: LA CRUDA VERDAD. PAÍS: EE.UU. AÑO: 2009. GÉNERO: COMEDIA ROMÁNTICA. DURACIÓN: 97 MIN. GUIÓN: NICOLE EASTMAN, KAREN MCCULLAH LUTZ, KIRSTEN SMITH (HISTORIA NICOLE EASTMAN). MÚSICA: AARON ZIGMAN. FOTOGRAFÍA: RUSSELL CARPENTER. REPARTO: GERARD BUTLER, KATHERINE HEIGL, CHERYL HINES, BONNIE SOMERVILLE, BREE TURNER, VICKI LEWIS, ERIC WINTER, HOLLY WEBER, NICK SEARCY, JESSE D. GOINS, JOHN MICHAEL HIGGINS. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 8 (BUENA)

Ha llegado hasta nosotros otra comedia romántica con la temática de “Guerra de los sexos” que hace poco habíamos disfrutado en “Simplemente no te quiere”. En esta ocasión, la historia cuenta de Abby Richter (Katherine Heigl, Grey’s Anatomy, 27 vestidos), que es una productora de un programa matutino, que anda desesperanzada en su vida, pues no puede encontrar a su “hombre perfecto”. Para colmo, su edición televisiva cuenta con un rating en picada y sus jefes la obligan a hacer equipo con Mike Chadway (Gerard Butler, Pos Data Te amo, 300, Gamer), realmente un “personaje” que conduce el programa “La cruda verdad” en un cable de mala muerte en Sacramento. Él se encarga de contar en su tira diaria de la realidad que se mueve en las relaciones entre hombres y mujeres. Claro que para ello, utiliza los métodos más bajos, provocativos y divertidos.

Como es de preveer, ambos protagonistas se llevan muy mal, alimentando la clásica relación “amor-odio” que ya todos sabemos cómo termina. La historia tiene un comienzo lento, camina por una sinuosa cornisa y cuando parece que va a naufragar, se produce un cambio radical que capta nuestra atención y nos divierte y entretiene hasta su remanido final.

Si bien su director, Robert Luketic (Blackjack, Legalmente rubia) cae en varios lugares comunes y en cierta previsibilidad que propone el guión de Nicole Eastman, logra insertarle condimentos extras que de a poco van seduciendo al espectador.

Una de las principales causas de ese cambio es la química que estableció su pareja protagónica. Katherine Heigl se muestra radiante y decidida, brindándole a su personaje un perfil definido. Su personalidad controladora, neuróticamente detallista y hasta diría idealista, choca contra la desfachatez de los discursos de Gerard Butler, quien también se mueve como pez en el agua y nos ofrece un personaje querible y divertido. De esta manera, Butler demuestra su ductilidad interpretativa que lo muestra sólido y verosímil tanto en cintas de acción (300, Rock’nrolla), como en comedias románticas (Pos Data Te amo) o de aventuras (La isla de Nim).

En el film, hay varias escenas divertidas pero la más comentada y la que más lauros se lleva es en la que Heigl debe actuar un orgasmo delante de una mesa de comensales. Es una escena de difícil resolución en donde su éxito dependía claramente de la habilidad de la actriz para hacerla creíble. Además estaba el vívido recuerdo de la inolvidable escena de Meg Ryan en Cuando Harry conoció a Sally, aunque en realidad en aquella oportunidad el personaje de Ryan fingía un orgasmo y aquí la protagonista tiene que actuar que en realidad lo está teniendo. Sin embargo Katherine Heigl lo resolvió con soltura y terminó siendo la escena más divertida de la película, que fue celebrada con incontenibles carcajadas por todos los espectadores presentes en la sala.

En definitiva, debo reconocer la habilidad de Luketic en transformar una comedia romántica con algunos defectos (que ya fueron enumerados), en una cinta entretenida y divertida, que nos habla de las leyes escritas y no escritas del amor. Claro que en este éxito final tienen mucho que ver los protagonistas que gracias a sus sólidas performances terminan moldeando una de las comedias más recomendables de esta temporada.

DISFRUTE EL ÁLBUM DE FOTOS DE “LA CRUDA VERDAD” Y EL TRAILER SUBTITULADO EN ALTA DEFINICIÓN

CINE. “UN AMOR A DISTANCIA”: DE BOMBAI A SAN FRANCISCO SIN ESCALAS

TÍTULO ORIGINAL: THE OTHER END OF THE LINE. EN ARGENTINA: UN AMOR A DISTANCIA. AÑO: 2008. GÉNERO: COMEDIA ROMÁNTICA. PAÍS: EE.UU. DURACIÓN: 106 MIN. MÚSICA: BC SMITH. FOTOGRAFIA: HARLAN BOSMAJIAN. GUIÓN: TRACEY JACKSON. DIRECTOR: JAMES DODSON. REPARTO: JESSE METCALFE, SHRIYA SARAN, AUSTIN BASIS, LARRY MILLER, MICHAEL CHEN, NOUVA MONIKA WAHLGREN, SARA FOSTER, ANUPAM KHER. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 7 (ACEPTABLE)

.

“Un amor a distancia” es una comedia romántica dulce y llevadera que nos llega como un aire fresco en los trillados terrenos del género. Ahora, si nos preguntamos si este film es original, la respuesta será tan lacónica como definitiva: “¡No!”

The other end of the line, tal su título original, cuenta la historia de Priya Sethi (Shriya Saran), una bella operadora telefónica de un servicio de tarjetas de crédito que vive en la India (Bombai) pero aparenta ser estadounidense con quienes la llaman. Pero Priya se sentirá atraída con un cliente de New York llamado Granger Woodruff (Jesse Metcalfe, de “Todas contra John”) y así decidirá viajar a San Francisco a encontrarse con él. Pero llegada a Estados Unidos decide no revelarle su verdadera identidad a su príncipe azul, quien le moverá las estanterías y le hará replantear su compromiso con Vickra, el ideal pretendiente que sus padres le encontraron.

Línea más, línea menos, ésa es la trama de esta nueva comedia rosa que sin embargo se deja ver con afabilidad y entretención, a causa de puntos bien definidos. Si bien, cae en varios lugares comunes (“… la cenicienta del país lejano que va a conocer a su “príncipe” que está del otro lado del océano…”) y que vimos millones de veces en cintas de este género, sin embargo se diferencia de la media gracias a una dinámica impuesta por su director (el sorprendente James Dodson de “Detrás de la línea enemiga”) que le brinda un ritmo interesantísimo y que ayuda al espectador a sentirse atraído visualmente en todo momento.

Para que ello suceda, es vital también el aporte de una fotografía tan sorprendente como impecable dibujada de la mano de Harlan Bosmajian que sumado a la interesante banda de sonido hace de “Un amor a distancia” un producto de una manufactura diferente. Resulta estéticamente irresistible ver el retrato de la exótica Bombai, de New York y de San Francisco de la mano de un desconocido pero talentoso Bosmajian.

Es cierto, la historia, es predecible y uno se da cuenta para dónde van a ir los protagonistas desde el mismo principio, pero Dodson se las ingenió para transformar estos 106 minutos en un rato agradabilísimo de una comedia romántica sin elevadas pretensiones.

En el cast se destacan Jesse Meltcafe como el galán indispensable, que sale airoso de los pasos de comedia física que debe enfrentar y se desenvuelve con soltura en el marco de las aventuras románticas. Pero la verdadera sorpresa del reparto es la hermosa Shriya Saran, una aparentemente novata actriz india (en realidad sus antecedentes son en el cine indio) que con su belleza y simpatía se compra el corazón de Granger y de todos los espectadores.

En definitiva, si está buscando una comedia romántica con todos los ingredientes y algo más no pierda esta oportunidad. “Un amor a distancia” le demostrará que no existen los impedimentos geográficos para el amor, cuando éste está dispuesto a todo.

“LOCA POR LAS COMPRAS”: “¿VISA, MASTER O AMERICAN EXPRESS?”

TÍTULO ORIGINAL: CONFESSIONS OF A SHOPAHOLIC. EN ARGENTINA: LOCA POR LAS COMPRAS. PAÍS: EE.UU. AÑO: 2009. GÉNERO: COMEDIA ROMÁNTICA. DURACIÓN: 104 MIN. MÚSICA: JAMES NEWTON HOWARD. GUIÓN: SOBRE UN LIBRO DE SOPHIE KINSELLA, TIM FIRTH Y TRACEY JACKSON. DIRECTOR: P.J. HOGAN. REPARTO: ISLA FISHER, HUGH DANCY, KRYSTEN RITTER, JOAN CUSACK, JOHN GOODMAN, JOHN LITHGOW, KRISTIN SCOTT TOMAS, JULIE HAGERTY, LYNN REDGRAVE. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 6 (DISCRETA)

En este recorrido que me ha tocado en suerte, por el amplio abanico de propuestas cinematográficas para criticar, uno ya se da cuenta con asombrosa rapidez la clase de película que va a ver a los cinco minutos de transcurrida. “Loca por las compras” es el vivo ejemplo de esta sensación que me toca atravesar de vez en cuando.

Si bien es una típica comedia romántica, donde está nuestra heroína (Rebecca Bloomwood, Isla Fisher) y el príncipe azul (Luke, Hugh Dancy) y una historia de amor maquillada con un problema contemporáneo, al fin de cuentas es la misma historia de siempre. El director P.J. Hogan vuelve a caer en la misma tentación, luego de los viejos éxitos de “La boda de Muriel” y “La boda de mi mejor amigo”, y la fórmula aunque desgastada, alcanza para pasar un rato entretenido.

Resulta ser que Rebecca tiene un gran problema. Es “adicta” al shopping (compradora compulsiva) y las tarjetas de crédito están en llamas constantemente. Así, no hay presupuesto que aguante y las deudas alcanzan un nivel inmanejable que hace que un cobrador a domicilio del fisco la busque desesperadamente para cobrar lo que Rebecca no ha podido pagar. En búsqueda de un trabajo que la ayude económicamente, conoce al apuesto Luke, director de una famosa revista, que la ayudará ofreciéndole una columna en su publicación… financiera. Allí, Rebecca será “La Dama del pañuelo verde” que tendrá como meta aconsejar a sus lectoras acerca de las trampas fiscales que sufren los consumidores al usar sus tarjetas de crédito. Tan contradictorio como poco creíble, este recurso surte efecto y nos lleva a sobrellevar 104 minutos agradables.

Es claro que los clichés son conocidos y remanidos y la banda de sonido y los clips ayudan a ser más amena una historia archiconocida con “happy end” que a pesar de buscar una moraleja no consigue su cometido. Finalizado el film dan ganas de ir de shopping y comprarse todo, haciéndole caso a los “maniquíes parlanchines” que quizá, sea lo único original que nos pueda ofrecer “Loca por las compras”

CINE. “MÚSICA EN ESPERA”: AGUARDANDO LA EXPLOSIÓN

TÍTULO ORIGINAL: MÚSICA EN ESPERA. PAÍS: ARGENTINA. AÑO: 2009. GÉNERO: COMEDIA. DURACIÓN: 106 MIN. GUIÓN: JULIETA STEINBERG, PATRICIO VEGA. MÚSICA: GUILLERMO GUARESCHI. REPARTO: DIEGO PERETTI, NATALIA OREIRO, NORMA ALEANDRO, CARLOS BERMEJO, RAFAEL SPREGELBURD, PILAR GAMBOA, ATILIO POZZOBÓN, MARÍA UCEDO, ELVIRA VILLARIÑO, RAFAEL FERRO. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 6.50 (DISCRETA)

Ezequiel (Diego Peretti) se dedica a componer música para películas, pero para su nuevo emprendimiento, la inspiración está ausente. El tiempo apremia, pues debe pagar las cuotas atrasadas de un crédito al Banco.

Decidido a solucionar el problema llama a la entidad bancaria, donde lo pasan de interno en interno y allí es donde le ponen un tema musical en espera que le vendría bárbaro para el nuevo film. Pero cuando va a comenzar a anotar las notas musicales, lo cambian de interno y atiende Paula (Natalia Oreiro), la subgerenta de Créditos del Banco, que está embarazada y sin novio ni marido. Ella tiene premura pues su madre irá a visitarla desde España para conocer a su nuevo yerno, y es allí donde a Paula se le ocurre hacer pasar a Ezequiel como su novio.

Esta nueva comedia argentina, por momentos se inclina a lo romántico, en otros a la comicidad, y por instantes se vuelca a la ternura, es difícil de catalogar.

Sugiere ser una historia cotidiana, extraída de la vida real, pero no tiene ribetes demasiado sobresalientes donde el espectador quede atrapado como si fuese una telaraña. Todo es contado con una afabilidad agradabilísima, pero uno se queda esperando cuando el guión explote con alguna escena superlativa poniendo al espectador al borde de la butaca, ya sea a causa de una carcajada o del llanto. Pero se queda a mitad de camino.

Sin embargo, la trilogía actoral es de primer nivel. Diego Peretti (Tiempo de Valientes) ofrece su credibilidad y solvencia acostumbradas, llevando adelante la interpretación de este “artista” de destino incierto, divorciado y sin un peso. Natalia Oreiro (Cleopatra) compone a la madre soltera, poniendo a disposición del espectador su innegable carisma y una interpretación sólida, aunque sin vértices demasiado brillantes. Su personaje está a punto de dar a luz y sin el apoyo de su novio o marido. Es vice gerenta de un Banco aunque no está contenta con su trabajo, mientras es sorprendida con la llegada repentina de su madre, encarnada por Norma Aleandro (El hijo de la novia).

¿Qué decir de Aleandro que no se haya dicho antes? Nadie duda de sus dotes de actriz, demostrada en las más de treinta y siete películas que filmó. Pero el papel en “Música…” no está hecho para su particular lucimiento. Es un personaje que no fue estereotipado y por lo tanto, se pierde en la abulia de la cotidianeidad. De todas formas su actuación es verosímil y sin fisuras.

“Música en espera” es esa clase de comedias que nos ayuda a vernos reflejados a través de un episodio de la vida de todos los días. Que no encierra un acontecimiento histórico o situación límite, pero que nos invita a verla y nos entretiene sin prejuicios ni segundas intenciones, en una marca que parece ser registrada del cine argentino de los últimos años.

“TU ÚLTIMA OPORTUNIDAD”: NUNCA ES TARDE PARA ENAMORARSE

TÍTULO ORIGINAL: LAST CHANCE HARVEY. EN ARGENTINA: TU ÚLTIMA OPORTUNIDAD. PAÍS: EE.UU. GÉNERO: DRAMA ROMÁNTICO. DURACIÓN: 92 MINUTOS. ESTRENO EN ARGENTINA: JUNIO 2009. REPARTO: DUSTIN HOFFMAN, EMMA THOMPSON, EILEEN ATKINS, KATHY BAKER, RICHARD SCHIFF, JAMES BROLIN, LIANE BALABAN. MÚSICA: DICKON HINCHLIFFE. FOTOGRAFÍA: JOHN DE BORMAN. GUIÓN: JOEL HOPKINS. DIRECTOR: JOEL HOPKINGS. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 7.50 (BUENA)

.

El arte de lo simple, puede transformar un modesto cuento en un best-seller a nivel mundial. Quizá esa sea la mejor característica de “Tu última oportunidad”, el film que se acaba de estrenar en Buenos Aires esta semana.

La historia que aparentemente es lineal, sin grandes estridencias, nos cuenta las desventuras de Harvey Shine (Hoffman), un compositor de jingles de Nueva York que pasa un muy mal momento en su etapa personal y profesional. Pero todo parece cambiar de repente cuando, al viajar a Londres para presenciar la boda de su hija, conoce a la particular Kate (Emma Thompson), una solterona cincuentona cuya vida social se limita a humillantes citas a ciegas e interminables conversaciones telefónicas con su madre que vive aterrorizada por el extraño comportamiento de su nuevo vecino.

Harvey es humillado en la boda por su ex mujer, quien tiene por deporte menospreciarlo y hacérselo sentir, en un ejercicio que repetía una y otra vez durante su ex vida de casada. Apenado por la decisión de su primogénita de elegir al padrastro como padrino de la boda, huye de la celebración y el destino lo lleva al encuentro con la carismática Kate.

Ella está sola y su vida social se reduce a alguna que otra cita a ciegas que no disfruta y a la presencia omnipresente de su madre que no la deja descubrirse a si misma.

Son dos personas que viven rodeadas de gente pero padecen una soledad atroz. Ambos vienen de desilusión en desilusión y la confianza en sí mismos es prácticamente nula.

Resulta sencillo identificarse con las actitudes de estos dos personajes y su desconsuelo, y el carisma indiscutible de ambos hace que los aceptemos rápidamente y suframos a la par de ellos.

Tanto Dustin como Emma estaban casi retirados de los primeros planos y con las pruebas en la mano podemos aseverar que se los extrañaba bastante. Resulta difícil hallar actores de este calibre, capaz de emocionarnos con un gesto, con una palabra dicha en el tono justo. La conexión incluso es extraordinaria y logran transmitir al espectador las necesidades interiores de los protagonistas, ávidos de alguien que los quiera y contenga.

La segunda línea actoral aparece totalmente como acompañamiento y casi nunca excede el contexto que Joel Hopkings se preocupó por crear.

“Tu última oportunidad” nos da la posibilidad de creer que existen segundas chances en nuestra vida y que los errores pueden redimirse. Que para ello la edad es lo de menos, sólo basta con darnos cuenta cuándo es el momento y tener la valentía para asumir los riesgos y jugarnos el resto. En definitiva, un film muy recomendable.


CINE. “EL CURIOSO CASO DE BENJAMIN BUTTON”: UN EXTRAÑO ENSAYO SOBRE NUESTRA EXISTENCIA

TÍTULO ORIGINAL: “THE CURIOUS CASE OF BENJAMIN BUTTON”. EN ARGENTINA: “EL CURIOSO CASO DE BENJAMIN BUTTON”. AÑO: 2008. PAÍS: EE.UU. GÈNERO: DRAMA. FANTÁSTICO. DIRECTOR: DAVID FINCHER. GUIÒN: ERIC ROTH (HISTORIA: F. SCOTT FITZGERALD). FOTOGRAFÍA: CLAUDIO MIRANDA. MÚSICA: ALEXANDRE DESPLAT. REPARTO: BRAD PITT, CATE BLANCHETT, TARAJI P. HENSON, TILDA SWITON, JASON FLEMYNG, JULIA ORMOND, ERIC WEST, ELIAS KOTEAS, ELLE FANNING Y ELENCO. DURACIÓN: 167 MIN. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 9 (MUY BUENA)

Es difícil determinar para una persona cuándo una película es buena, cuándo es mala y cuándo estamos en presencia de una obra maestra. En verdad, y en mi caso, me baso en las sensaciones que la cinta provoca en mi interior. Nunca me dejo llevar por lo que dicen los críticos, ni tampoco las masas, que levantan o bajan el pulgar a veces en forma exitista y sin mayor análisis. En el ejemplo de “El curioso caso de Benjamin Button” debo admitir que su mensaje me desbordó, se conectó con mi lado más sensible y logró hacerme replantear muchos temas relacionados con las fibras más íntimas. Ése sentimiento logra hacer disimular una serie de incidencias que hacen que cuestione ciertas características del film, que quedan, en mi criterio, merecidamente en un segundo plano.

David Fincher (Forrest Gump) nos vuelve a meter en una historia de vida increíble, donde en 167 minutos (que se nos pasan volando) cuenta, narra, esculpe, cristaliza un genial guión original que nació de un corto de Scott Fitzgerald que fue adaptado por Eric Roth. Y lo hace en forma espléndida.

Benjamin Button (Pitt) es el protagonista de esta historia, pues nace “en circunstancias extraordinarias” como él mismo se encargó de definir. Es que llega a este mundo con ochenta años de edad y de allí en adelante irá cumpliendo años como cualquiera de nosotros, pero su reloj biológico estará invertido al nuestro. A medida que avance el tiempo, él será más joven y llegará a sus últimos días siendo un bebé.

A lo largo de su increíble vida conocerá a su amada Daisy (Cate Blanchett) de pequeña (cuando él aún tenía el físico de un anciano, aunque de edad era también un jovencito) y su corazón ya no tendrá otra dueña. Pero claro, hasta llegar a concretar su amor con Daisy deberá atraversar toda clase de peripecias, que comienzan con la segunda guerra mundial y la pérdida de sus primeros amigos. En realidad, Benjamin ya se había acostumbrado a ver desaparecer a sus afectos pues, abandonado por su padre (espantado por ver un bebé “viejo”), fue rescatado por la dueña de un orfanato que lo hizo suyo y lo crió. En ese ambiente, fue recibido hasta “naturalmente” por los otros ancianos quienes compartieron su infancia ante un colega (al menos en lo físico).

La película tiene varias subtramas que sirven para ir delineando el guión principal, por ejemplo la historia con su familia, o más precisamente, con su padre.

Las performances a nivel actoral son un punto importante, aunque la pareja principal no logre lucirse especialmente. Cate Blanchett recién logra darle cuerpo a su personaje en los tramos finales de su existencia y Brad Pitt encuentra en el maquillaje el aliado perfecto para ir delineando sus diferentes edades, aunque su elaboración quede a mitad de camino, pues su mirada, siempre de contemplación, edifica una personalidad demasiado indefinida para tamaño personaje. Sin embargo, la llamada “segunda línea” actoral sí logra lucirse en forma marcada, como lo son el caso de Tilda Switon y de Taraji P. Henson, quien logra por momentos incluso robarle protagonismo a la mismísima Blanchett.

Esos reparos más ciertas escenas que buscan remarcar el marco aleccionador de la cinta en forma exagerada, llevan a restarle algún que otro mérito a una película que apunta directamente a nuestra sensibilidad.

¿Cómo logra Fincher llegar a nuestro corazón? Esgrimiendo una especie de ensayo por el paso del tiempo. Haciéndonos ver que el mismo es ineludible e inmodificable y que el problema no está en volvernos físicamente viejos, sino en poder hacer todo lo que soñamos en los años que nos fueron otorgados para vivir. También lo hace con metáforas permanentes que aluden a la muerte (la reiterada aparición del colibrí, por caso), y las lecciones que el mencionado transcurrir del tiempo nos ofrece: como cuando Benjamin intenta explicarse el por qué del accidente de Daisy (toda una perla y algo que muchos pensamos siempre).

En definitiva, el mayor logro para quien suscribe es el hecho de contar una historia distinta, diría original, de una forma tan cuidada y metafóricamente tan perfecta, capaz de hacernos replantear principios básicos de nuestra vida. Y lo hace de la forma más emocionante que nos podamos imaginar. Por caso, la escena final del film (de la cual no puedo, obviamente, adelantar mucho, sólo puedo decir que es la última vez que se los ve juntos a Daisy y Benjamin) es una perla increíble de la cinta, una síntesis perfecta de este ensayo sobre el paso del tiempo, sobre el sentido mismo de nuestra existencia.