Archivo para la categoría ‘CINE. LAS MEJORES DE ACCIÓN’

CINE. “12 DESAFÍOS”: SÉ QUE ME GANARÉ ENEMIGOS…

desafios000

FICHA TÉCNICA: TÍTULO ORIGINAL: 12 ROUNDS. EN ARGENTINA: 12 DESAFÍOS. PAÍS: EE.UU. GÉNERO: ACCIÓN. AÑO: 2009. GUIÓN: DANIEL KUNKA. MÚSICA: TREVOR RABIN. FOTOGRAFÍA: DAVID BOYD. DIRECTOR: RENNY HARLIN. REPARTO: JOHN CENA, ASHLEY SCOTT, BRIAN J. WHITE, TAYLOR COLE, AIDAN GILLEN, STEVE HARRIS, BRANDY MOON, LOUIS HERTHUM, BILLY SLAUGHTER, GONZALO MENÉNDEZ Y ELENCO. DURACIÓN: 108 MIN.

CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY” 7.50 (BUENA)

Antes que cualquier aseveración quiero contarles que me propuse ver esta película sin saber de qué trataba (aunque pudiese sospecharlo). Y para mi sorpresa, me encontré con un “revival” de las cintas de acción de los ochenta y noventa. Por momentos parecía estar viendo Duro de matar, o Máxima velocidad. Y me dio gusto. John Cena, eximio y súper conocida estrella de la lucha libre, se las arregla para componer un personaje de acuerdo a su duro perfil.

Sí, se que los detractores dirán que es poco expresivo, que no sirve para componer Hamlet, y otras yerbas. Pero aquí Cena fue convocado para un rol que le caería de perillas a Mel Gibson, Bruce Willis o al ahora súper cotizado Gerard Butler. Pero qué placer volver a encontrar esos héroes de los noventa en donde eran acuchillados, electrocutados o aplastados por una pared y sin embargo, salían caminando indemnes con una sonrisa cómplice.

desafios02

Sé que con esta crítica me ganaré algunos enemigos del género de grandes películas, pero créanme que para lo que fue creada, 12 Desafíos cumple su cometido.

La trama es por demás sencilla de comprender. El detective Danny Baxter (John Cena) comienza su calvario cuando detiene al criminal y terrorista Miles Jackson (Aiden Guillen, el mismo de la serie de HBO The Wire), que se ha escapado de prisión, y debido a un accidente en el momento de la detención muere la novia de éste. Entonces Miles secuestra a la pareja de Danny y lo reta a 12 pruebas extremas, que se desarrollan por las calles de Nueva Orleans. Si Danny logra pasar esos 12 retos, Miles asegura que le devolverá a su novia con vida.

Las pruebas no son de las más científicas o rebuscadas. Al contrario, son de simple planteamiento, pero de espectacular resolución. Sí, ya se que cuando usted vea la electrizante escena del tranvía estará pensando en Máxima velocidad, o cuando esté sufriendo observando a Cena colgando de un edificio le vendrá a su memoria Duro de Matar. Pero yo lo tomé como un homenaje al género. Un género perdido y bastardeado, pero que mal que le pese a algunos, ocupa un lugar preponderante.

Al margen, el film está muy bien filmado y dirigido por Renny Harlin (El exorcista, Duro de Matar 2), quien se ha encargado de enlazar los doce desafíos que lo tendrán sentado al borde de su butaca.

A la memoria de John McClaine…

desafios01

desafios03desafios07

desaf2

CINE. ESTRENO. “DIAS DE IRA”: NI EL CIELO, NI EL INFIERNO

CIUDADANO0000

FICHA TÉCNICA: TÍTULO ORIGINAL: LAW ABIDING CITIZEN. EN ARGENTINA: DÍAS DE IRA. AÑO: 2009 (ESTRENO FEBRERO 2010). PAÍS: EE.UU. GÉNERO: SUSPENSO, INTRIGA, THRILLER. GUIÓN: KURT WIMMER. MÚSICA: BRIAN TYLER. FOTOGRAFÍA: JONATHAN SELA. DIRECTOR: F. GARY GRAY. REPARTO: GERARD BUTLER, JAMIE FOXX, COLM MEANEY, MICHAEL GAMBON, LESLIE BIBB, JOSH STEWART, VIOLA DAVIS, BRUCE McGILL, REGINA HALL, ANNIE CORLEY. DURACIÓN: 108 MIN.

CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 7 (ACEPTABLE)

Este film que parece hacerle honor al programa de Alejandro Dolina “La venganza será terrible” tiene una sinopsis clara y un planteamiento de lo más simplón. Un ciudadano aparentemente común y silvestre, llamado Clyde Shelton (Gerard Butler: 300, Rockonrolla, La cruda verdad, P.D. Te Amo) es asaltado en la tranquilidad de su hogar. Allí es atado y acuchillado, al mismo tiempo que ve cómo ultrajan y matan a su esposa y asesinan a su pequeña hija. Clarence Darby (Christian Stolte: Enemigo Público) es un criminal desquiciado y sin límites que comete todas estas aberraciones, y es acompañado por su co-equiper, que lo único que hace es asistir atónito y asustado a los increíbles desajustes mentales de su socio.

La causa penal recae en el Fiscal de Distrito Nick Rice (Jamie Foxx: Ray, El solista, Colateral) quien amparándose en un artilugio legal, le cae con todo el peso de la ley al criminal que en realidad sólo fue el testigo y deja libre al verdadero autor del despropósito.

Ante tamaña injusticia Clyde decide tomar la venganza con sus manos y se transforma en la mente criminal nunca antes enfrentada por los policías, abogados y jueces involucrados en la causa.

La forma en que Clyde se va encargando de hacerle pagar las deudas a cada uno es de lo más interesante del film y es aquello que mantiene el interés del espectador en gran parte de la cinta. Claro, que en ese proceso, hay un “in crescendo” que llega a límites inverosímiles (como por ejemplo la escena del cementerio o la del final), que hace que a uno le den ganas de levantarse de su butaca y huir despavorido.

Sin embargo, gracias a la atrayente primera parte de la película, la cinta logra atrapar y entretener, con una gran dosis de intriga y con un par de labores sólidas a cargo del multifacético Gerard Butler y del premiado Jamie Foxx. Lo de Butler es camaleónico pues es capaz de encarnar a Leónidas en 300, pasar a ser el marido perfecto en Pos Data Te amo, o convertise en un seductor empedernido en La cruda verdad, o de pronto un criminal de poca monta en Rockonrolla. Y el escocés todo lo hace con eficiencia. Y de Foxx qué se puede decir, hace poco lo disfrutamos en El Solista (junto a Robert Downey Jr.) y evidenciamos su calidad interpretativa una vez más.

LAW ABIDING CITIZEN

Párrafo aparte para Viola Davis que encarna a una jueza que intentará no terminar de la peor manera. Davis siempre se encarga de papeles secundarios, quizá pequeños (ya lo había hecho en La Duda, con Meryl Streep), pero su fuerza actoral es tan potente, que le bastan pocos minutos en pantalla para dejar su huella.

Resumiendo, “Días de ira” le hará pasar un rato entretenido, a veces gracias a un humor negro admirable por parte de Butler y otras de la mano de litros de sangre desparramados en la pantalla. Lo que sucede es que el film se queda a mitad de camino si es que su intención fue hacernos razonar o invitarnos a un planteamiento moral acerca de los huecos del sistema judicial o si la venganza por mano propia es correcta. Se pierde entre esa intención y el guión de suspenso barato que por minutos transita. Sin embargo, igualmente le alcanza para distraernos poco más de una hora y media, sin grandes pretensiones. En definitiva, para “Días de ira” ni el cielo, ni el infierno.

CIUDADANO7

CIUDADANO02

CIUDADANO3

CIUDADANO6

ESTRENO: “2012”. EL JUICIO FINAL DE EMMERICH

TÍTULO ORIGINAL: 2012. EN ARGENTINA: 2012. GÉNERO: AVENTURAS. CIENCIA FICCIÓN. CATÁSTROFE. AÑO: 2009. REPARTO: JOHN CUSACK, CHIWETEL EJIOFOR, AMANDA PEET, OLIVER PLATT, THANDIE NEWTON, DANNY GLOVER, WOODY HARRELSON, THOMAS McCARTHY, LIAM JAMES, MORGAN LILY, ZLATKO BURIC, BEATRICE ROSEN Y ELENCO. FOTOGRAFÍA: DEAN SEMLER. MÚSICA: HARALD KLOSER, THOMAS WANKER. GUIÓN: ROLAND EMMERICH, HARALD KLOSER. DIRECTOR: ROLAND EMMERICH. DURACIÓN: 158 MINUTOS.

CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”

5 PUNTOS

La verdad, hacía un tiempito que me había tomado unas vacaciones en cuanto a esto de criticar películas, y me río un poco de mi mismo, por el film que cayó en suerte para hacer el reestreno de esta sección. “2012” es el clásico tanque hollywoodense que nos impone el marketing y que en forma de imán nos va atrayendo al cine pues es tanta la parafernaria publicitaria, que tarde o temprano, terminamos cayendo.

Esta película que costó la friolera de doscientos millones de dólares, demuestra que el dinero no puede comprar todo. Pues en este ejemplo, todo ese poder económico se destinó a armar el más espectacular despliegue de efectos especiales jamás visto en la historia del cine (si hasta la “Guerra de los mundos” del mismísimo Steven Spielberg, quedó reducida a un juego de niños), pero obvió en forma lisa, llana y descarada, la preocupación por armar un guión mínimamente digno.

A decir verdad, cuando hablamos de historia, de línea argumental debería hacer silencio, un largo silencio pues sería la calificación perfecta para esa categoría. Si tengo que describirles de qué trata la cinta podría anticiparles que en el año 2012 se produce el alineamiento de los planetas que aumentará en forma extraordinaria la actividad solar, como dicen han asegurado los mayas (el mundo dejaría de ser tal el 21 de diciembre de 2012). Un científico de la Casa Blanca (el correcto Chiwetel Ejioflor) descubre que el sol está calentando el núcleo terreste a una velocidad inesperada. Este científico, gracias a su jefe (interpretado por un antipático Oliver Platt), llega al presidente de los Estados Unidos (que se mueve obviamente como si fuese el presidente de todos nosotros), interpretado por el reaparecido Danny Glover. Mientras preparan un plan de salvación se preocupan que nadie sepa la verdad y todo aquel que ose divulgarla, morirá.

En medio de este berenjenal aparece nuestro héroe, John Cusack (desaprovechadísimo), que intentando hacerle honor al Tom Cruise de la Guerra de los Mundos, edifica un personaje tan repetitivo como cansador. El padre de familia divorciado, que no sirve para nada. Tiene dos hijos que viven con la madre y el novio de ella, al cual sus niños adoran. Sin embargo el bueno de Cusack se pondrá a toda la civilización a sus espaldas y tratará de salvarnos. Mientras John nos brinda gratis irrepetibles lecciones de humanidad, ética y moralidad, será protagonista de una serie de escapes totalmente inverosímiles, donde siento que el director toma por descerebrados a los espectadores. Y si no me creen, experimenten la sensación de ver cómo una limusina escapa del cataclismo mundial volando por los aires, o el avión manejado por un cirujano plástico hace piruetas dignas de un experto acróbata aéreo. Ronald Emmerich (Día de la Independencia, El día después de mañana, El Patriota) ha llegado al límite de lo tolerable al armar una película en base a efectos especiales, dejando en tercer o cuarto escalón a la línea argumental (que en este caso brilla por su ausencia).

Resulta increíble cómo actrices de la talla de Thandie Newton (En Busca de la felicidad, Destinos cruzados), y Amanda Peet (La fuerza de vivir, Syriana, X Files Quiero creer), o un actor de la valía de Woody Harrelson (Siete almas, El mensajero), acepten participar de esta clase de films donde no es posible mostrar su talento interpretativo. Lo que sucede es que el argumento está reducido a su máxima expresión y los personajes no tienen la posibilidad de crecer, y mostrarse. Los papelitos a los que fueron expuestos estos actores no merecen el más mínimo tiempo de análisis.

Obviamente esta clase de películas se transforma en éxito casi siempre, pues el arsenal publicitario al servicio de su difusión es tan grande que la mayoría cae en la tentación de verla. Pero claro, eso no significa que deba gustarnos.

Se que la crítica es demasiado dura y usted, apreciado lector, se estará preguntando por qué, si el film me pareció tan deficiente la califiqué con cinco puntos (lo que se podría traducir en “mediocre”). Es que debo reconocer que los efectos especiales son tan ampulosamente espectaculares, tan aterradoramente escalofriantes, que a uno, como espectador lo sorprende y lo impacta. Bastaría con repasar el hundimiento de Pasadena, o el maremoto que destruye Río de Janeiro, o tantas otras escenas increíbles que erizan la piel e invitan al asombro.

Si usted está dispuesto a transcurrir ciento cincuenta y ocho minutos en medio de explosiones, hundimientos, inundaciones, terremotos, cataclismos y tsunamis, sin interesarle de qué trata la historia, vaya entusiasmado pues no va a salir defraudado. Para los románticos, aquellos que aún creemos que un film de dos pesos nos puede emocionar mucho más que otro de doscientos millones de dólares, para esos ilusos, yo les recomendaría leer bien la cartelera y arriesgarse con otra propuesta.

CINE. “EL AVE NEGRA”: TE VI, ERAS MICKEY ROURKE

TÍTULO ORIGINAL: KILLSHOT. EN ARGENTINA: EL AVE NEGRA. PAÍS: EE.UU. AÑO: 2009. GÉNERO: THRILLER. ACCIÓN. DRAMA. DURACIÓN: 93 MIN. GUIÓN: STEVE BARANCIK, HOSSEIN AMINI (HISTORIA DE ELMORE LEONARD). MÚSICA: STEPHEN WARBECK. DIRECTOR: JOHN MADDEN. REPARTO: DIANE LANE, MICKEY ROURKE, THOMAS JANE, ROSARIO DAWSON, JOSEPH GORDON-LEVITT, LOIS SMITH, DON MCMANUS. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 7 (ACEPTABLE)

La historia es una adaptación de la magnífica novela de Elmore Leonard, cuyo título en castellano es “Persecución mortal”, y básicamente trata del enfrentamiento entre dos matones (“Blackbird”, Mickey Rourke -9 semanas y media, Luchador-) y “Richie Nix” (Joseph Gordon-Levitt, G.I. Joe, 500 días juntos), con un pacífico pero resquebrajado matrimonio: Carmen y Wayne Colson (Diane Lane –Noches de Tormenta-, y Thomas Jane –El castigador 1-). El problema comienza cuando estos matones deciden ir a cobrar una extorsión en una inmobiliaria donde trabaja Carmen, y confunden al Sr. Colson que se encontraba allí accidentalmente con el sujeto a extorsionar. Es allí donde Blackbird y su compañero reciben una paliza de Wayne, quien se defendió con un bate de beisbol, cuando la inesperada aparición de su mujer, los puso en peligro.

Allí es donde el manual de los asesinos asegura que si su rostro es descubierto entonces hay que terminar con la vida del testigo.

Blackbird se hace “amigo” de Richie y su extraña pareja (una desaprovechada Rosario Dawson), y van en busca de este matrimonio para acabar con ellos. Carmen y Wayne reciben la ayuda del FBI, que bajo el programa de “Testigos protegidos” los saca de la ciudad cambiando sus identidades.

Da la impresión que si bien, este film es una buena película, los grandes defectos que no le permiten recibir una calificación mayor, pasan por los baches en su guión. Si bien están planteadas las disímiles relaciones, como el matrimonio en vías de separación, no logra desarrollarse, y ni Diane Lane con todo su oficio en dramas y comedias románticas (Bajo el sol de Toscana, la mencionada Noches de Tormenta), no llega a darle volumen a su problemática. Thomas Jane (The punisher), llamado a ser el “gran justiciero”, se queda a mitad de camino.

Lo mismo sucede en la buena dupla que hacen Rourke con Gordon Levitt. Ambos se llevan los mayores lauros interpretativos de la película, pues al bueno de Mickey el papel de asesino-sin-alma-muy-inexpresivo, le va de maravillas, y el notable Joseph Gordon Levitt hace de un desquiciado delincuente, que al espectador le dan ganas de matarlo a los cinco minutos de su aparición en la pantalla. En medio de ellos la novia de éste, Rosario Dawson, dispone de un papel que nunca adquiere relieve y queda inmerso en demasiados interrogantes. Hubiera sido excelente desarrollar las historias colaterales de todas estas relaciones. No comprendo los por qué de lo acotado de la cinta (sólo 93 minutos), cuando con tan sólo media hora más, el desarrollo del guión le hubiera otorgado un vuelo del que la manufactura final carece.

Igualmente, esa hora y media pasa rápida, y el pretendido thriller que apenas llega a ser una historia de persecución de “malos contra buenos” se convierte en un film fácil de deglutir y sin desmedidas pretensiones, a pesar de disponer de un casting envidiable.

CINE. “THE BANK JOB”: LA GRAN SORPRESA

TÍTULO ORIGINAL: THE BANK JOB. EN ARGENTINA: EL GRAN GOLPE. AÑO: 2008. GÉNERO: ACCIÓN, SUSPENSO, THRILLER. DIRECTOR: ROGER DONALDSON. DURACIÓN: 110 MIN. REPARTO: JASON STATHAM, SAFFRON BURROWS, STEPHEN CAMPBELL MOORE, DANIEL MAYS, JAMES FAULKNER, ALKI DAVID, MICHAEL JIBSON, RICHARD LINTERN, DON GALLAGHER Y ELENCO. CALIFICACIÓN EL DIARIO DE HOY: 7.50 (BUENA)

Ante todo debo confesar que las películas que refieren a robos de bancos me tienen un poco harto, pues los clichés son demasiados, los lugares trillados incontables, y las emociones escasísimas. Con todos estos prejuicios me senté a ver este film, sin esperar demasiado, y como sucede la mayoría de las veces en que vamos a ver una historia de la que no esperamos mucho, nos sorprende.

En este guión que trata, aparentemente de un hecho real, la acción está situada en la Inglaterra de 1971. Un grupo de ex delincuentes de poca monta acepta dar un golpe maestro al Loyds Bank, en el robo a una entidad bancaria más grande de toda la historia. Pero detrás de ello, se escondía un inmenso escándalo de corrupción y prostitución, que no sólo involucraba a los más altos funcionarios del gobierno británico y de la policía londinense, sino a una integrante de la familia real.

La historia se fue encadenando eslabón por eslabón, creando una idea concreta y bastante verosímil, aunque por momentos cueste creer que todo lo que nos cuentan sucedió en verdad. Y en la estructura del film nos da mucho trabajo despegarnos de la idea que la película fue creada bajo el estilo inconfundible de Guy Ritchie (Rock’n rolla, Snatch), a pesar que Donaldson posee su propio estilo. Pero resulta insoslayable la comparación.

El guión es una de las bases más sólidas que sustenta el film, y responsable de captar nuestra atención casi siempre a lo largo de los ciento diez minutos que dura la cinta.

En cuanto al reparto, se destacan muy por sobre el resto, las actuaciones de Statham y Saffron Burrows. Pero sobresalen no por sus cualidades actorales sino porque son los que llevan en gran medida el peso de la historia. En cuanto a las performances, Jason Statham queda por momentos “pagando” pues en este film debería mostrar un personaje con matices. Aquí no sólo debe correr, pelear, saltar como lo hace eficientemente en la saga de El Transportador, sino debe mostrar una faceta más sensible. Sus escenas “novelescas” en esas discusiones con su mujer, deberían mostrar más emociones y Jason queda totalmente en evidencia. Sin embargo quien suscribe, aplaude la intención de variar un poco por parte de Statham al no querer estancarse en un personaje definido. Seguramente en las próximas cintas lo veremos un poco más suelto.

En cuanto a la Burrows, es indudable que es una mujer atractiva, pero eso no termina de plasmarlo en el film, no se transforma lisa y llanamente en la “femme fatale”. Aquí no se si el error es solamente de ella o, quizás, el que no supo aprovecharla es el mismísimo Roger Donaldson.

En definitiva, creo que el film nos atrapa y no nos suelta hasta el final, teníéndonos en vilo en más de un momento.

Es por ello que no resulta difícil recomendar esta cinta, más si le sucede como al que suscribe, es decir, si decide ir al cine, o alquilar un dvd, sin más pretensiones que pasar un rato entretenido con una película pochoclera. “El gran golpe” es mucho más que un film pasatista. Es un producto con una muy buena factura, con un guión casi sin fisuras que logrará disimular una prestación actoral despareja que en varios pasajes no estará a la altura. Si lo hubiera hecho, en estos momentos estaríamos comentando uno de los filmes más taquilleros del año.



CINE. AUSTRALIA: “PERO AHORA ESTÁ LLOVIENDO”

TÍTULO: AUSTRALIA. AÑO: 2008. PAÍS: AUSTRALIA. GÉNERO: ÉPICO, DRAMA, BÉLICO, WESTERN. DIRECTOR: BAZ LUHRMANN. REPARTO: NICOLE KIDMAN, HUGH JACKMAN, DAVID WENHAM, BRYAN BROWN, JACK THOMPSON, BRANDON WALTERS Y ELENCO. DURACIÓN: 165 MINUTOS. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 8.50 (MUY BUENA)

Cuando me puse a pensar en los sentimientos que había despertado en mi este film, llegué a la conclusión que el gusto de la gente, amante del cine, ha cambiado. Este mismo film, quince años atrás habria atestado las boleterías, se habría transformado en un clásico lisa y llanamente. Hoy las historias épicas, que tienen pizcas un poco de todo (drama, western, romance, acción, belicosidad) son apreciadas, en el mejor de los casos, como buenas historias, pero no despiertan en las masas el grado de admiración de entonces.

Sin embargo, YO ESPECTADOR, delante de la pantalla del cine, me sentí embelezado por tamaña demostración de producción, despliegue, fotografía, y actuaciones. Cabe remarcar que Australia dura la friolera de 165 minutos pero pasan volando y dejan un sabor dulce en el paladar.

Es más, muchas veces se dice que para ver una película de estas características es necesario un día lluvioso, propicio para que nos olvidemos de todo por un rato, y abocarnos de lleno a las emociones que nos llegan a través de las imágenes.

La historia transcurre durante la segunda guerra mundial, y trata sobre una aristócrata inglesa (Sarah Ashley -Kidman-) que cansada de tener a su marido lejos de su hogar, decide ir a encontrarlo a la lejana Australia. Llegada a Darwin, una pequeña localidad de la isla, es guiada por el hostil arriero Drover -Jackman- a través de la enorme geografía australiana. Su profunda antipatía se troca cuando Sarah sufre una tragedia y el pequeño mestizo Nullah (Walters) queda a su cargo. Nullah es víctima de una sociedad segregada que lo trata como un paria y lo discrimina. De allí en adelante su “Señorita Jefa” y “El arriero” serán su contención.

La historia poco a poco irá creciendo y subyugando al espectador. Y si bien en algunos tramos cae en ciertos lugares comunes de las grandes producciones, el resultado final es altamente satisfactorio. La fotografía nos hace recordar a “África mía”, las escenas bélicas en menor medida a “Pearl Harbor”, y los segmentos románticos a alguna cinta que nos haya hecho emocionar en gran escala.

Por momentos he sentido estar viendo dos películas en una. La primera parte que transcurrió en el desafío de trasladar el ganado al puerto, y la segunda, cuando todos en el cine creían que la historia terminaba, con las escenas del ataque japonés.

El film tiene varios momentos sumamente rescatables, como la escena en la que Nullah ve fragmentos de “El mago de Oz”, a la que minutos antes, le había rendido homenaje la propia Nicole Kidman cantando -en otra escena memorable- “Over the rainbow”. La secuencia de la estampida, cuando el pequeño se ve cercado por el ganado con el precipicio detrás también ha sabido contener la respiración de toda la teleplatea. Y la escena cerca del final, cuando los protagonistas descubren qué ha sido de sus vidas (lo cuento de esta manera para no revelar el final abiertamente) es francamente emocionante.

Es indudable que “Australia” será apreciada y odiada por partes iguales. Las grandes superproducciones sufren esa bipolaridad. Para algunos será una muy buena película pero yo apuesto que con el tiempo irá transformándose en un clásico.

Para el final, quisiera rescatar la química que establecen los actores. Tanto Nicole Kidman (que alguien me explique cómo hicieron para mostrarla bronceada después de la travesía con el ganado hacia el puerto de Darwin) como Hugh Jackman (quien reemplazó al que habían elegido primariamente, Russell Crowe) logran trascender la pantalla. Primero con su antipatía, luego con esa clara tensión sexual que se crea entre ellos, y más tarde con la relación sentimental que establecen y por la cual el espectador se desvela.

Resumiendo, para los que le gustan las grandes historias, con un extenso desarrollo, y un despliegue visual y auditivo inusual, no dejen pasar esta oportunidad de disfrutar una historia de amor en estado puro, porque cualquier momento será el momento apropiado… o ahora acaso, no está lloviendo?

DISFRUTE DEL TRAILER EN ALTA DEFINICIÓN DE “AUSTRALIA” HACIENDO CLICK AQUÍ:
http://www.youtube.com/watch?v=8FMrlyOkZUs

ROCKNROLLA: “CERDOS, DIAMANTES Y DOS PISTOLAS HUMEANTES”

TÍTULO: ROCKNROLLA. AÑO: 2008. GÉNERO: ACCIÓN. PAÍS: GRAN BRETAÑA. DIRECTOR: GUY RITCHIE. DURACIÓN: 114 MIN. REPARTO: GERARD BUTLER, THANDIE NEWTON, TOM WILKINSON, JAMIE CAMPBELL BOWER, GEMMA ARTERTON, JEREMUY PIVEN, MARK STRONG, IDRIS ELBA, TOBY KEBBELL. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 8.50 (MUY BUENA)

Bienvenido de vuelta, Sr. Guy Ritchie. Debemos felicitar a este director británico, a quien parece que su divorcio de Madonna, le vino de para bienes. Luego de dos filmes con marca registrada como fueron “Juegos, trampas y dos pistolas humeantes”, y luego “Snatch, cerdos y diamantes”, nos llega esta inolvidable “Rocknrolla”, que quizá no llega al nivel de sus predecesoras, pero nos hace pasar un rato genialmente divertido.

Es que la receta que utiliza Ritchie es tan similar a las anteriores que hasta podríamos hablar de un autoplagio. ¿Qué contiene la receta? Un grupo de mafiosos empecinados en ganar dinero a través de sucios acuerdos, con el sexo, el alcohol y las drogas de por medio. Todo ello mezclado con una sucesión psicodélica de buena música, tomas en alto voltaje de acción y fuertes dosis de humor negro. Ingredientes que se van degustando a lo largo de toda la película, desembocando en un desenlace apoteótico, que nos deja con ganas de más.

En esta nueva versión, un mafioso ruso (demasiado parecido al Roman Abrahmovich de la realidad, dueño del Chelsea) propietario de un club de fútbol, organiza una compraventa ilegal de terrenos donde hay millones de euros en juego, y todo el mundo perteneciente a la delincuencia londinense quiere participar. Desde un peligroso “señor” del crimen, su hijo perdido por las drogas, hasta la sexy contadora del empresario ruso, un político corrupto, y algunos ladrones de poca monta que esperan superar su mala racha y hacerse de unos millones en forma fácil.

Las actuaciones son sólidas y algunas sorprendentes. Debo remarcar a Tom Wilkinson en un papel consagratorio y hecho a su medida, Toby Kebbell como el drogadicto dictador de moralinas obvias pero ciertas, Mark Strong en un malvado más malvado que nunca, y al sorprendente Gerard Butler (el Leónidas de “300”) en cuadros de comedia que sorprenderán a más de uno.

La factura del film es impecable y en la línea de la reconocida “Snatch” y la conjunción de sus tomas con la música es francamente deliciosa.

En cuanto a momentos hilarantes e inolvidables, suplico presten atención al segundo robo perpetrado por “Uno dos” (Butler) y “Murmullo” (es para la posteridad) o el sufrimiento del mismo Butler en su papel de mafioso-duro-supermacho queriendo disimular actitudes homosexuales para con su compañero Bob.

En definitiva, si desea pasar un rato entretenido con una propuesta de acción, aventuras y humor, no dude en sumergirse en este trago que lo tiene todo.

Como dice un personaje durante el film: “A algunos les van las armas, a otros el dinero, las drogas o el sexo… Al Rocknrolla … le va el pack completo”

DISFRUTE EL TRAILER DE “ROCKNROLLA” HACIENDO CLICK AQUÍ:
http://www.youtube.com/watch?v=xMMGlC3KKmI

CINE. EL TRANSPORTADOR 3. LA PERFECCIÓN DE LO INVEROSÍMIL

TITULO ORIGINAL: LE TRANSPORTEUR 3. EN ARGENTINA: EL TRANSPORTADOR 3. GENERO: ACCIÓN. AÑO: 2008 (ESTRENO EN 2009). DURACIÓN: 100 MIN. PAÍS: EEUU/FRANCIA. DIRECCIÓN: OLIVIER MEGATON. GUION: LUC BESSON Y ROBERT MARK KAMEN. REPARTO: JASON STATHAM, FRANCOIS BERLÉAND, NATALYA RUDAKOVA, ROBERT KNEPPER, JEROEN KRABBE, ALEX KOBOLD, DAVID ATRAKCHI, YANN SUNDBERG Y ELENCO. CALIFICACIÓN “EL DIARIO DE HOY”: 8 (BUENA).

La historia no dista de las dos predecesoras. Para el desprevenido, podemos contar que Frank Martin (Statham) es un especialista en entregas de alto riesgo. Ésta vez se verá obligado a trasladar con su auto a dos bolsas y una hermosa ucraniana (Rudakova) desde Marsella hasta Odessa. Para ello le han colocado dos pulseras electromagnéticas que se transformarán en mortales explosivos si se aleja por más de veintitres metros de su auto. Pero las preguntas son: ¿Qué hay en las bolsas? ¿Quién es esa chica?. Suficientes excusas para disparar una trama que lo tendrá atrapado por cien minutos delante de la pantalla.

Al ver esta historia uno no puede obviar su extremo parecido a la saga de Bourne. Es claro que El Transportador es para Statham lo que es Bourne para Matt Damon. Y no encuentro explicación en por qué la saga de Jason Bourne ha tenido mejores críticas que la que nos ocupa en esta oportunidad pues su similitud es llamativa y su manufactura también.

Digo parecida pero no igual pues en El Transportador la sucesión de persecusiones y peleas cuerpo a cuerpo a las que se ve forzado nuestro héroe Martin, se lleva a límites casi imposibles, rayano a lo fantástico. Sin embargo la pieza no pierde interés en ningún momento y todos los condimentos de una película de acción están contenidos en la historia. Hasta la historia de amor que se crea entre el conductor y el “paquete”. Este paquete es la infartante ucraniana Natalya Rudakova que logrará que el pobre de Jason tire por la borda su listado de leyes de conducta básica y se deje atrapar por las garras de esta mujer que tiene la habilidad de crear el clima exacto en cada escena.

Si usted es un espectador de los westerns clásicos, de las películas de acción tradicionales de Clint Eastwood, no vea esta saga.

Pues claro, las acciones son de una inverosimilitud tales que a veces dan ganas de levantarse de la butaca e irse del cine refunfuñando. Ejemplos en esta tercera parte hay varios, por ejemplo las escenas del protagonista frente a decenas de peleadores, la persecución detrás de los dos camiones y la forma que sale a flote, la escena final del auto y el tren, y tantas otras que le dan un marco quizá hasta fantástico a un guión por demás de sencillo.

Lo que sucede es que cuando la historia está montada de forma tan espectacular, tan perfecta. Cuando su manufactura es marca registrada y nos logra atrapar de principio a fin, no nos queda otra que celebrar la perfección de lo inverosímil y tirar todos nuestros prejuicios cinéfilos a la basura.

¿Mi consejo? Despójese de los preconceptos, hágase cómplice de la historia y disfrute de una hora y media por demás de entretenida. ¿O usted buscaba algo más?

DISFRUTE EL TRAILER EN ALTA DEFINICIÓN DE “EL TRANSPORTADOR 3″. HAGA CLICK EN EL SIGUIENTE LINK:

http://www.youtube.com/watch?v=fizZ_KD1Tsw


CINE: BATMAN: “WHY SO SERIOUS, HEATH?”

“POR QUÉ TAN SERIO, HEATH?”

BATMAN, EL CABALLERO DE LA NOCHE

TITULO: BATMAN, THE DARK KNIGHT (BATMAN BEGINS 2)

AÑO:2008

GÉNERO: ACCIÓN, SUSPENSO, FANTÁSTICO

REPARTO: CHRISTIAN BALE, HEATH LEDGER, MORGAN FREEMAN, MICHAEL CAINE, GARY OLDMAN, MAGGIE GYLLENHAAL, AARON ECKHART, ERIC ROBERTS Y ELENCO.

DIRECTOR: CHRISTOPHER NOLAN

DURACIÓN: 158 MINUTOS

CALIFICACIÓN: 10 PUNTOS (IMPERDIBLE)

Después de ver la espectacular Batman Begins, creímos que Nolan había bordado una obra maestra difícil de superar, y que largamente era la mejor de la saga gracias a una historia compacta, verosímil y frenéticamente oscura. Sin embargo el bueno de Christopher se ha empecinado en sorprendernos y dejarnos boquiabiertos en nuestra platea cinematográfica. Lo que sucede es que El Caballero de la noche ofrece aristas brillantes por todos los costados posibles. El guión en forma sencilla y lineal se podría informar de esta manera: Batman (Bale), junto al teniente Jim Gordon (Oldman), y al fiscal de distrito Harvey Dent (Eckhart) siguen en su lucha contra la delincuencia en Gothan. Sin embargo el triunvirato cae preso del caos desencadenado por la nueva mente criminal que azotará la ciudad, Joker (el Guasón, Ledger).

Contada así, parece una simple historieta de esos cómic que nos solía comprar nuestro tío cuando éramos chicos. Sin embargo la cinta de Nolan va bordando en forma tan espectacular, eslabón por eslabón, cuadro por cuadro, una sórdida historia que trasciende la habitual etiqueta de “acción” en la que solemos caer. Este camino que dura 158 minutos (que parecen 90) nos lleva a abismos insospechados del suspenso psicológico, planteándonos interrogantes morales y éticos que bien podrían estar presentes en la sociedad contemporánea. Es por eso que el mayor acierto de Nolan es hacer de una película fantástica, la más verosímil de las historias jamás contadas sobre el héroe encapotado.

Si bien Bale continúa sólido en su personaje y en él descansan las importantes dosis de desenfreno del film, es Heath Ledger el que eleva la cinta a niveles de excelencia totalmente inesperados. En el pasado Jack Nicholson “INTERPRETÓ” el papel de Joker en forma magistral. En esta nueva puesta, Ledger “ES” Joker. Su locura exasperante, su mente criminal, su oscuro perfil psicológico es llevado a un punto extremo de estereotipación. Su labor se roba la película y merece mucho más que un Oscar póstumo. Merece el reconocimiento eterno hacia un actor que demostraba un talento impresionante y cuya pérdida no hace más que dejar un vacío irremplazable.

El papel de Harvey Dent, transformándose a la postre en “Dos caras” también es notable y la bella Maggie hace olvidar rápidamente a la inexpresiva Katie Holmes. Gary Oldman, el gran Morgan Freeman y el inagotable Michael Caine, forman un trío que edifica otro estandarte inexpugnable en la línea interpretativa del filme.

Y la frutilla del guión es su quasi final, donde están enfrentados los dos barcos, llevándonos a la situación límite de elegir y cuestionar nuestros valores morales más básicos. La resolución es brillante, y la culpabilidad que asume Batman es el broche simbólico perfecto para una verdadera joya del cine contemporáneo.


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog