Archivo para la categoría ‘Reduccion mamaria’

Mastoplastia Reductiva

La mamoplastia de reducción es una técnica quirúrgica eficaz para aquellas mujeres que tienen pechos demasiado grandes y desean reducirlos. Quienes tienen un busto muy voluminoso pueden sentirse inseguras de su imagen –en especial las adolescentes– y padecer diversos problemas físicos derivados del peso excesivo de sus mamas: dolores de espalda y de cuello, irritaciones de la piel, deformidades de la columna y dificultades respiratorias. Pueden ver entorpecidos sus movimientos y sufrir diversas incomodidades, como los surcos que dejan los breteles del corpiño. La reducción mamaria soluciona estos inconvenientes, mejora la forma de sus pechos y los armoniza con respecto a su figura.

¿Quiénes pueden hacerse una mamoplastia de reducción?

Puede realizarse en mujeres de cualquier edad, habitualmente, se acostumbra a esperar que el desarrollo mamario se haya completado, pero si los síntomas son graves, es posible anticipar la operación.

Esta intervención se realiza con frecuencia para resolver problemas de salud, no obstante, es también la solución adecuada para las quienes que desean tener un busto más pequeño y firme, o aquellas que tienen pechos de dimensiones diferentes y desean equilibrar su tamaño.

El embarazo puede modificar de manera impredecible la dimensión y la apariencia de sus pechos, sin embargo, algunas mujeres eligen hacerse una mamoplastia de reducción antes de gestar. Si desea amamantar a sus hijos es preciso que discuta esta situación con su cirujano plástico, ya que la intervención puede afectar la lactancia.

Es importante que la pacienta posea madurez emocional para que su expectativa sea realista en cuanto a los resultados y entienda que la operación le servirá para sentirse mejor consigo misma.

¿Los resultados son permanentes?

La operación mejorará la apariencia de su busto, lo hará más firme y pequeño y mitigará las dificultades y dolores provenientes de su peso excesivo. Luego de la cirugía el tamaño se mantendrá relativamente estable, aunque puede variar por el embarazo, modificaciones en el peso o la edad. Eventualmente, si luego de varios años el aspecto de sus pechos no la satisface se puede realizar una intervención de elevación mamaria.

¿Cómo debo prepararme?

En una consulta previa su cirujano evaluará los pasos a seguir de acuerdo a sus expectativas, necesidades, historial médico y estado de salud actual. La aspirina y otras drogas anticoagulantes deben dejarse de tomar en un lapso de tiempo anterior a la operación.

Su médico necesitará información acerca de sus cirugías previas, embarazos, los resultados de sus mamogramas y los medicamentos que toma, inclusive suplementos dietarios y compuestos de hierbas. Puede ser preciso realizar una nueva mamografía. El profesional necesitará conocer sus hábitos y problemas de salud, ya que algunos de ellos, como el tabaquismo y la hipertensión pueden influir en su evolución posterior. Si planifica adelgazar, dígaselo, ya que puede ser conveniente estabilizar su peso antes de la intervención. Es imprescindible que le comunique a su médico si piensa quedar embarazada o amamantar.

Su cirujano le dará indicaciones previas adicionales y le informará acerca de los riesgos y las posibilidades de complicaciones.

Es indispensable planificar que alguien la acompañe para volver a su casa y durante los primeros días posteriores a la cirugía.

¿Es necesaria anestesia general?

Casi siempre se aplica anestesia general, por lo que el paciente duerme durante la operación.

¿Cómo es la operación?

La cirugía puede hacerse en un sanatorio o en un centro quirúrgico ambulatorio y dura entre dos y cuatro horas. La técnica que se emplea se adapta a las características particulares de cada paciente. Frecuentemente se hacen tres incisiones: una alrededor de la areola, otra que desciende de manera vertical desde el borde de la areola hasta el pliegue inferior de la mama, y una tercera en dicho pliegue. El cirujano elimina el exceso de grasa, tejido mamario y piel, ubica el pezón en su nueva posición y, si es necesario reduce el tamaño de la areola. Si es conveniente se lleva a cabo una liposucción para eliminar el exceso de tejido adiposo en algunas regiones. Generalmente la areola queda unida a sus vasos y nervios, sin embargo en los casos de reducciones muy grandes puede ser indispensable separarla por completo para injertarla en un nuevo sitio, de manera que perderá sensibilidad y la capacidad de amamantar. Posteriormente se sutura dándole su nueva forma al pecho. Luego se colocan tubos de drenajes y un vendaje.

Cómo es la recuperación?

Puede volver a su casa unas horas después de la operación o, si es necesario, quedará internada hasta el día siguiente. La mayoría de las molestias que sentirá pueden ser aliviadas con medicación, aunque puede haber dolor en las mamas y ardor en los pezones durante un par de semanas. Uno o dos días después de la cirugía podrá levantarse de la cama y caminar. La hinchazón disminuye gradualmente y desaparece al cabo de tres a seis semanas. El drenaje se retira a las 24 o 48 horas, y el vendaje, a los cinco o siete días, es sustituido por un corpiño especial. Las suturas se retiran de manera gradual durante un período de dos o tres semanas. La primera menstruación después de la operación puede provocar que sus pechos se hinchen y le duelan. En alrededor de 15 días podrá retomar sus actividades habituales, debiendo tener cuidado al elevar sus brazos y en el tratamiento de su busto. Para retomar el ejercicio físico y el pleno movimiento de sus brazos deberá esperar varias semanas. Durante los primeros meses puede disminuir la sensibilidad del pezón, en general se trata de un problema temporal, pero en algunos casos puede ser definitivo. La mamoplastia de aumento suele dejar cicatrices permanentes, que el cirujano intenta minimizar. Por su ubicación se pueden ocultar bajo la ropa interior o la bikini. Su visibilidad disminuirá con el tiempo. El resultado definitivo se podrá apreciar cuando desaparezca la hinchazón. El éxito de la intervención dependerá de que usted siga de manera estricta las indicaciones de su cirujano plástico. Esta operación es segura si es realizada por un profesional competente. Todos los años muchas mujeres se someten a esta cirugía con éxito, sin embargo, ningún procedimiento médico está exento de riesgos y complicaciones.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog