DEFINICIÓN DE NECESIDAD I

DISCUSIÓN SOBRE LA NOCIÓN DE “NECESIDAD”

La satisfacción de necesidades de y por parte de la persona cuidada es una de las premisas de la Disciplina Enfermera en busca del autocuidado. Pero, ¿qué entendemos por “necesidad”? ¿qué entendemos por “satisfacción”?


AUTOR: Lic. Santiago Jorge Durante
Presidente de la Sociedad Argentina de Enfermería
Profesor Titular de la Carrera Licenciatura en Enfermería
Universidad Maimónides – Buenos Aires – Argentina
e-mail: santiagodurante@hotmail.com
Permitida la reproducción, sin fines comerciales, citando la fuente.

PRESENTACIÓN
Una de las características primordiales de toda disciplina científica es manejar un lenguaje unívoco, es decir que cada término tenga un significado específico. A ello debe sumarse la unificación de criterio: todos los actores de dicha actividad tendrían que manejar claramente el vocabulario técnico.
La Enfermería es una disciplina en construcción, o mejor dicho en constante crecimiento. Ha desarrollado en las últimas décadas numerosas teorías que intentan solidificar su modelo conceptual.
No obstante hay ciertos elementos que han quedado – por decirlo de alguna manera – librados al sentido común: las definición del término “necesidad” es uno de ellos.

Necesidad. (Del lat. necessĭtas, -ātis).[1]
1. f. Impulso irresistible que hace que las causas obren infaliblemente en cierto sentido.
2. f. Aquello a lo cual es imposible sustraerse, faltar o resistir.
3. f. Carencia de las cosas que son menester para la conservación de la vida.
4. f. Falta continuada de alimento que hace desfallecer.
5. f. Especial riesgo o peligro que se padece, y en que se necesita pronto auxilio.
6. f. Evacuación corporal de orina o excrementos. U. m. en pl.


Lo que primeramente deberíamos esclarecer es que, para construir una definición de un término nodal y hasta metaparadigmático, para el modelo conceptual de las ciencias de la Salud en general y de la Enfermería en particular como lo es el de “NECESIDAD”, debemos apartarnos de las percepciones cotidianas o de índole vulgar de “falta”, “ausencia”, “carencia” o “déficit”; incluso del concepto economicista[2], ínimamente relacionado con el deseo de poseer, utilizado sobre todo por los administradores y gerenciadores de salud y especialistas en marketing.
Las intelectuales más reconocidas de la Enfermería (Roy, Henderson, Adam, Peplau, Watson y posteriores) han tomado como fuente primaria de la conceptualización, o al menos de estructura de base de sus teorías, el término NECESIDAD. No obstante ello, ninguna define estrictamente el término necesidad propiamente dicho en función de tal conceptualización. No se realiza, en ningún caso una definición operacional del término.
Podemos referirnos, por ejemplo a Virginia Henderson, que estructura su teoría en las catorce necesidades básicas de los individuos y, sin embargo “no se encuentra una definición específica de necesidad”.[3]
También podríamos citar algún ejemplo de definiciones vagas o poco esclarecedoras como la de Evelyn Adam, para quien “necesidad es un requerimiento, una necesidad” (¿?), “necesidad fundamental es un requerimiento común a todos los seres humanos, sanos o enfermos” y “necesidad individual” es un requerimiento específico, particular o personal que se deriva de una “necesidad fundamental”.[4]
Wiedenbach considera que cada individuo experimenta una serie de necesidades que constituyen una parte normal de su vida. Una necesidad es cualquier cosa que el individuo necesita “para mantenerse o sostenerse de forma confortable o capaz en su situación”.[5] La identificación de la necesidad se hace a través de la ayuda, que es cualquier medida o acción que permite al individuo superar todo lo que interfiere con su capacidad para funcionar correctamente en relación con su situación. Para que sea válida, la ayuda debe ser utilizada por un individuo y debe conseguir aumentar o ampliar su capacidad.
Wiedenbach combina estas dos definiciones en un concepto más crítico para su teoría de la necesidad de ayuda. Según la autora una necesidad de ayuda es cualquier medida o acción requerida y deseada por el individuo y que tiene la capacidad de restablecer o ampliar la capacidad del individuo para hacer frente a las exigencias implícitas de su situación. Según esta teoría la necesidad de ayuda se basa en la percepción del individuo sobre su propia situación.
Este precepto encierra un problema no menor: si no se percibe una necesidad como una necesidad de ayuda, puede que no se tome ninguna iniciativa para aliviarla o resolverla.
Tampoco nos referimos al concepto de “necesidad” tal y como lo presenta Hidelgarde Peplau en su modelo de Enfermería Psicodinámica, en donde la presenta como una de las cuatro experiencias psicobiológicas (junto con las frustraciones, conflictos y ansiedades) como instigadoras de respuestas destructivas o constructivas.[6]
Por otra parte, existe muy poca investigación orientada a la determinación exacta de aquello que interpretamos como “necesidad”. “Como es muy escasa la evidencia científica en que se basan los resultados de las intervenciones médicas, la determinación de necesidad en la práctica está sujeta a la variabilidad de los expertos”. [7]
Asistimos, pues a un largo peregrinar de derivados teóricos de lo que sería el concepto de necesidad para enfermería (necesidad individual, necesidad fundamental, necesidad de ayuda, necesidad básica y quién sabe cuántos etcéteras), sin encontrar en nuestras páginas una clara definición del término NECESIDAD propiamente dicho.
Los términos “problema” y “necesidad” son habitualmente tratados en la bibliografía técnica como sinónimos y otras veces como elementos diferenciados.
Para destacar lo antes expresado, basta con repasar algunas definiciones dadas por diferentes autores al concepto “necesidad de salud”.
Tengamos presente que términos tales como “deficiencia”, “estado de enfermedad” y “perturbación”, parecen corresponder con más propiedad a la noción de “problema de salud” que a la de “necesidad de salud”. De tal manera que podemos adherir a la idea de que “el problema corresponde entonces a un estado de salud considerado deficiente por el individuo, por los profesionales o por la comunidad”.[8], [9]
De lo antedicho podemos interpretar que una necesidad representa lo que se requiere para solucionar el problema identificado, o aquello que debe estar cubierto o SATISFECHO, para que el problema no se desencadene. El GRADO DE INSATISFACCIÓN de una necesidad se mide estimando la desviación en relación con la norma. Cuanto más grande es la desviación con respecto a la norma, más importante es la INSATISFACCIÓN de la necesidad de salud. No obstante ello, las necesidades están siempre presentes en el ser humano. En otras palabras, y resumiendo: “una necesidad (INSATISFECHA) nace cuando se constata una diferencia entre una situación considerada como óptima y la situación observada en la actualidad, diferencia que se desea reducir”.[10]
Es de destacar, en tal sentido, que la existencia de necesidades puede concebirse incluso en una situación en la que no sea detectado problema alguno. “Problema y necesidad son nociones conexas[11], la necesidad es, de algún modo, la traducción del problema en términos más operacionales. Necesidad es lo que hace falta para que la situación problemática (el estado de salud actual) se convierta en la situación deseada (el estado de salud objetivo).” [12]

REVISEMOS CRÍTICAMENTE EL CONCEPTO
Me gustaría, llegado a este tramo exponer una postura poco ortodoxa pero muy acorde al modelo conceptual que se maneja en el actual paradigma de la salud:
Interpretar la NECESIDAD como una carencia, un déficit o algo que falta es un error conceptual, al menos desde el punto de vista sanitario.
Las necesidades son elementos inherentes a todos los individuos, y poseen la facultad de determinar la conducta de éstos, pero no siempre representan algo ausente.

Una NECESIDAD es un elemento o condición del que el sujeto se vale para mantener su equilibrio vital (HOMEÓRESIS).


¿Por qué diferenciamos el término NECESIDAD de los conceptos de falta, carencia o déficit? Simplemente porque una necesidad no desaparece cuando está satisfecha.
Para ilustrar este punto en particular, pensemos, por ejemplo en la necesidad de alimentación. Una necesidad fisiológica, una necesidad básica de primer orden: no puede existir subsistencia sin alimento. Esta necesidad se manifiesta en el sujeto a través de la sensación de apetito, y se satisface a través de la comida, de la ingesta de nutrientes. Una vez satisfecha la necesidad de alimentarse (cuando el individuo ha terminado de cenar, por ejemplo), la NECESIDAD como tal sigue presente, ya que como dijimos es una condición inherente al ser humano (y en este caso en particular a todo ser vivo), sin embargo no existe la falta, la carencia o déficit. Es decir que NECESIDAD no siempre representa algo que no está…
Existen, pues dos estados de necesidad: las satisfechas y las insatisfechas. Y es en este sentido y a partir de esta concepción básica, que podemos comenzar a hablar de todo lo demás.


[1] REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: “Diccionario de la Lengua Española, Vigésimo segunda Edición.
[2] Visión economicista: Las necesidades económicas no pueden satisfacerse nunca totalmente, debido a que los bienes y servicios resultan escasos en relaciones a los ilimitados deseos de los consumidores. Es posible que éstos satisfagan por completo la necesidad de una cierta mercancía o servicio pero, una vez llegado a este punto, aparecerán nuevas necesidades, tal vez más elaboradas y complejas, que generarán una mayor demanda de otros bienes. A esta propensión teóricamente ilimitada hacia el consumo se la denomina, en economía, no saciedad, o principio de no saciedad; ella resulta fundamental para entender la dinámica del crecimiento económico y la expansión constante, en cantidad y calidad, de los mercados.
[3] MARRINER-TOMEY, A.: “Modelos y teorías en Enfermería”, Mosby/Doyma, Madrid, 1995.
[4] MARRINER-TOMEY, A.: “Modelos…” ibíd.
[5] WIEDENBACH, E. (1964); citado por MARRINER-TOMEY, A.: “Modelos…” Ibíd.
[6] BERDAYES MARTÍNEZ, D.: “Desarrollo teórico de Enfermería”. ISCM-H. 2001.
[7] LÁZARO P., FITCH K., LUENGO S., AGUILAR M.D.: “Algunos Problemas Metodológicos en la estimación de la necesidad sanitaria”. En: Necesidad Sanitaria, demanda y utilización. Asociación de Economía de la Salud, Zaragoza, 1999.
[8] PINEAULT, R. y DAVELUY, C.:La planificación sanitaria” Masson. Barcelona, 1995.
[9] MORASKY, R.L. y AMICK, D. (1978), en PINEAULT, R. y DAVELUY, C.: “La planificación…” Ibíd.
[10] ROSANVALLON, P. (1981), citado por PINEAULT, R. y DAVELUY, C., “La planificación…” Ibíd.
[11] Conexo: dícese de lo que está enlazado o relacionado con algo.
[12] PINEAULT, R. y DAVELUY, C.: “La planificación Ibíd.


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario liliana-vilanova dijo

Muy importante este artículo de la necesidad. Particularmente me interesa relacionar el término con la profesión del enfermero.
Recorde inmediatamente al leerlo la experiencia que me tocó vivir cuando tuve mi primer hija, yo totalmente inexperta, en CEMIC (Las Heras), centro reconocido por muchos. Aparte de los riesgos que me hicieron correr, ya que hipertensa me mandaron al cine mientras realizaba la dilatación. . . el equipo que se recontra cansó de revisarme mientras la doctora esperaba el horario para ella adecuado de atención y entre otras desprolijidades, nace mi hija, por SUERTE BIEN!!!
Por motivos personales, tuve que estar internada los dias necesarios pero sin mucha compañia familiar, lo que me llevo a tener que apoyarme mucho en el equipode enfermeras, ya que el equipo médico un desastre como contenedores de una situación crítica como la que habia vivido. Exixtieron muchas situaciones más que avalan lo que digo, pero que no voy a detenerme.
el caso que un día, yo con hambre, traen un zapallito rrelleno incomible, pero ante la situación me lo devoré. El tema es que también traen a mi hija para que la amamante, yo accedí. Con la nena prendida al pecho, yo con cesárea vertical, comiendo como podía, vino una enfermera a inyectarme or lo que debí además estar parada. Todo en forma simultánea. Falto sentido común y profesionalidad. Ante mi pedido de si podía esperar, estaba comiendo y amamantando, va a ese momento ya el zapallito estaba en mi estómago. Además de tratarme con malos modos, no me escuchó, y allí nomás me colocó la inyección parada c Dentro de todo lo que plantea la necesidad sanitaria actuelmente, también están la calidad de los recursos humanos con los que cuenta... No todo es la tecnología...
Un saludo cordial Gracias por este espacio.