Archivo para la categoría ‘Calidad de Vida ’

El aceite de oliva reduce el riesgo de asma en los lactantes

Chile: Según un estudio realizado por académicos chilenos y españoles, el consumo de aceite de oliva durante la gestación sería un cheque a fecha contra las enfermedades respiratorias de los menores de un año.

La protección aumentaría en 44%, según un estudio que publica la revista científica Pediatric Pulmonology, considerada una de las más importantes de la especialidad.

En contraste, hubo 60% más casos de bronquitis obstructivas en los hijos de aquellas mujeres que prefirieron el aceite corriente o la margarina, dice la investigación. Su autor principal es el doctor José Castro-Rodríguez, del Departamento de Pediatría y Medicina Familiar de la Universidad Católica.

La clave está en las propiedades antiinflamatorias de los antioxidantes presentes en el aceite de oliva.

A futuro, dice Castro-Rodríguez, pediatra broncopulmonar, este tipo de aceite podría transformarse en un ingrediente habitual en la dieta de una mujer embarazada.

Su uso es hoy más reducido, especialmente en el sector socioeconómico medio y bajo, debido a su alto costo: “Esperamos que con este tipo de estudios consigamos que la industria nos apoye. Ante un aumento de la demanda, los precios podrían bajar”.

Dieta mediterránea

El médico -de nacionalidad peruana, pero residente en Chile hace más de 10 años- realizó el estudio con el apoyo de investigadores de la U. de Murcia, España. Allá, en la ciudad de Cartagena, hicieron un seguimiento de 1.409 niños de entre 15 y 18 meses y luego preguntaron a sus madres su dieta durante el embarazo.

A estos resultados preliminares se sumará un sondeo más dirigido, en el que habrá un grupo al que se le dará el aceite y a otro no. Eso les permitirá saber cuál es la cantidad necesaria que deben ingerir para que se produzcan los resultados buscados.

Y también permitirá determinar si da lo mismo que la ingesta ocurra en el segundo o tercer trimestre del embarazo. Por la complejidad del estudio, no se esperan nuevos resultados antes de tres años.

No es el primer trabajo de este tipo realizado por el médico. “Antes habíamos demostrado, con la misma gente, que los niños de 3 o 4 años que consumían dieta mediterránea presentaban menos riesgo de asma”. Y en ésta, el ingrediente con mayor aporte de antioxidantes es justamente el aceite de oliva.

Fuente: Diario.elmercurio

www.olivasnaturales.com.ar

Así protege el aceite de oliva del cáncer de mama

  BARCELONA                

Aceite-en-botella-61045Investigadores de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) han descubierto un mecanismo a través del que el aceite de oliva virgen protege contra el cáncer de mama, y que difiere de los efectos que tienen otros aceites vegetales. El modelo ha sido investigado en modelos animales y ahora se ha iniciado una línea de estudio en humanos.
El Departamento de Biología Celular, Fisiología e Inmunología de la UAB descifraron una “cascada completa de señales” que desencadena el aceite de oliva virgen en la célula tumoral mamaria, y que se suma al resto de evidencias ya descubiertas que apuntan a que este alimento está asociado a una baja incidencia de ciertos tumores y tiene un papel protector contra las enfermedades del corazón y otras patologías. Entre los efectos beneficiosos se encuentran la disminución de la actividad del oncogen P21ras, la protección del ADN del núcleo celular, la estimulación de la muerte de las células tumorales y la protección contra el daño del material genético, informó un comunicado.
El aceite de oliva virgen, rico en ácido oleico –ácido graso monoinsaturado– y compuestos bioactivos antioxidantes, difiere de los efectos que desencadena el aceite de maíz, rico en ácidos grasos poliinsaturados, que por contra aumenta la agresividad de los tumores.
El oncogen P21ras favorece la proliferación sin control y estimula el crecimiento del tumor mamario, algo que queda limitado con el aceite. Además, reduce la actividad de otras proteínas implicadas en la supervivencia de las células, que no mueren cuando deberían.

Fuente : Europress.es

Aceite de Oliva, legumbres y calcio para cuidar el corazón

Artículo de Universia | Nutrición

La doctora Maria José Rosselló, de la Universitat Ramon Llull, expuso durante el curso “Comida y Corazón: Amor y Odio” impartido en el programa estival de la Universidad del País Vasco, algunas claves para comer mejor y ayudar a nuestro músculo más importante.

Uno de los componentes esenciales a la hora de cuidar el corazón es el consumo de grasa. Para Rosselló, “la sociedad actual está haciendo un uso inapropiado de grasas. Consumimos más grasas saturadas y, sobre todo, grasas omega 6, por el uso excesivo del aceite de girasol y soja, en vez del aceite de oliva rico en omega 9“.

LA RUEDA ANTIOXIDANTE DE LOS ALIMENTOS

LA RUEDA ANTIOXIDANTE DE LOS ALIMENTOS

Según la doctora Rosselló, el consumo adecuado de ácidos grasos omega 3 tiene un efecto cardiovascular muy positivo, ya que ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos. La facultativa señaló el peligro de estos dos últimos, ya que pueden provocar acumulación de grasa en el hígado, sobre todo en caso de combinarse con grandes cantidades de azúcar.

Otro elemento esencial para el buen mantenimiento cardiaco es el calcio, presente en la leche y los lácteos. La vitamina D también ayuda a mantenerse en su sitio en caso de no consumir estos alimentos.

aceite_salud_corazon1

La sociedad actual está haciendo un uso inapropiado de grasas. Consumimos más grasas saturadas y, sobre todo, grasas omega 6, por el uso excesivo del aceite de girasol y soja, en vez del aceite de oliva rico en omega 9.

 Maria José Rosselló citó además a las legumbres como elemento fundamental en una dieta equilibrada y respetuosa con el corazón. Para ella, sería ideal “comer legumbres en al menos cuatro ocasiones, comer cuatro huevos y 20 gramos diarios de frutos secos (preferiblemente nueces)“.

aceite_salud_corazon2

 Por último, también mencionó las capacidades antioxidantes y antitrombóticas del vino consumido en cantidades razonables, aunque recordó a los presentes que hay que “aprovechar cada momento feliz de la vida, con o sin vino“. Todo esto, unido a la dieta y al ejercicio moderado, da forma a la mejor receta para evitar los problemas cardiovasculares, que suponen una de las principales causas de mortalidad en la sociedad contemporánea.

Fuente: www.aceitedeoliva.net

Aceite de oliva mejora la salud de pacientes con hipertensión

Según un estudio del Instituto de la grasa, la dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen o frutos secos mejora la salud de pacientes con hipertensión. Consumir aceite devuelve a parámetros normales la estructura de los glóbulos rojos

Investigadores de toda España estudian el efecto beneficioso de la dieta mediterránea, suplementada con aceite de oliva virgen o frutos secos, sobre pacientes con riesgo de sufrir problemas cardiovasculares.

Los últimos resultados, publicados recientemente en la prestigiosa revista Hypertension en el marco del proyecto PREDIMED, muestran a nivel molecular cómo en personas con hipertensión el consumo de aceite de oliva devuelve a parámetros normales la estructura de los glóbulos rojos, alterada en estos pacientes.

“Que la comida sea tu alimento y que el alimento sea tu medicina”. Así de simple y contundente se refería hace siglos Hipócrates a la importancia que tiene sobre la salud una buena dieta. Desde entonces muchas han sido las fórmulas que se han planteado, algunas de ellas en ocasiones contradictorias, llegando hasta lo que hoy se etiqueta como funcional. Bajo este nombre se agrupan aquellos productos con valor nutricional y que, además, cuentan con propiedades beneficiosas para el organismo científicamente demostradas.

La soja o el omega-3 están disponibles en los lineales del supermercado en casi cualquier tipo de artículo. Con ellos compite una nueva gama de alimentos enriquecidos con bacterias y que anuncian ser la solución para el colesterol o para reforzar las defensas. Todo esto colabora para que los hábitos de consumo cambien en la población, provocando de alguna forma que se dejen de lado productos que la cultura gastronómica de cada zona ha ido agrupando con el paso del tiempo.

Las legumbres, los cereales o el aceite de oliva han estado ligados tradicionalmente a la dieta de la población mediterránea. Sus beneficios para la salud se han pregonado durante la última década. Sin embargo, aunque existen estudios que respaldan esta afirmación, hasta ahora no se había realizado ningún ensayo clínico aleatorizado de cara a valorar los efectos de esta peculiar dieta en la prevención primaria de la enfermedades cardiovasculares, y cuyos resultados permitan efectuar recomendaciones a la sociedad con el máximo rigor científico.

Es por ello que en 2003 se puso en marcha PREDIMED, un proyecto coordinado por Ramón Estruch (Hospital Clínico, Universidad de Barcelona) en el que participan más de 350 expertos pertenecientes a 19 grupos de investigación de toda España, y que abarca más de 7.500 pacientes con alto riesgo cardiovascular. Un gran esfuerzo científico que tiene como objetivo principal el averiguar si la dieta mediterránea, suplementada con aceite de oliva virgen extra o frutos secos, evita la aparición de este padecimiento en comparación con una dieta baja en grasa.

“En nuestro trabajo estamos valorando la intervención dietética durante cinco años sobre los eventos primarios en los problemas cardiovasculares, como son la muerte por esta causa, el infarto agudo de miocardio, la angina estable, la angioplastia, el paro cardíaco y el accidente vascular”, señala Valentina Ruiz Gutiérrez. Esta investigadora del Instituto de la Grasa (CSIC) lidera desde Sevilla una de las líneas de investigación de PREDIMED dedicada exclusivamente a demostrar los beneficios que aporta el aceite de oliva virgen extra a la prevención de estas cuestiones. Algo que, según los resultados obtenidos hasta ahora, está consiguiendo.

La mediterránea, la mejor

En 2006, una publicación en la revista Annals of Internal Medicine ponía sobre la mesa cómo la dieta mediterránea propuesta por el proyecto tenía mejores resultados que la baja en grasas, recomendada actualmente para pacientes con riesgo cardiovascular. Estas conclusiones preliminares apuntaban que una dieta suplementada con un mínimo de 50 gramos (tres cucharas soperas) de aceite de oliva o 30 gramos de frutos secos, no sólo no provocaba variación del peso corporal sino que a la vez reducía de manera significativa la presión arterial y la resistencia a la insulina de los pacientes, además de la concentración en sangre de los marcadores de inflamación vascular relacionados con la arterioesclerosis.

“Esta publicación responde a un primer estudio piloto elaborado durante tres meses con 772 participantes, para ver si se había planteado bien el trabajo o si era algo que no iba a dar resultados. Los datos obtenidos nos sorprendieron a todos, tanto en la dieta con aceite de oliva como con frutos secos, ya que durante este corto periodo de tiempo se vio que bajaban todos los parámetros: disminuía la hipertensión, subía el colesterol bueno, se reducía el malo, … por destacar algunos”, subraya Valentina Ruiz.

Para esta investigadora, publicaciones de este tipo sirven para poner en valor en el panorama científico internacional las propiedades saludables del aceite de oliva. Una especialidad en la que trabaja desde hace más de 30 años y para la que, actualmente, cuenta con el respaldo de la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero y su aportación anual para PREDIMED de 200.000 euros en aceite. Sin embargo, según comenta, “no es suficiente con saber qué hace el aceite de oliva virgen, qué beneficios aporta para la salud, porque si no demuestras los mecanismos por los que esto es posible, no podrás nunca llegar a comprender el fenómeno en profundidad”.

Esto es precisamente lo que ha logrado con su último artículo, publicado recientemente en la prestigiosa revista Hypertension. En él demuestra cómo el aceite de oliva virgen extra modifica la estructura y composición lipídica de los eritrocitos, o glóbulos rojos, alterada en pacientes con hipertensión, mejorándola y acercándola a parámetros normales. Para llegar a esta conclusión Valentina Ruiz ha estudiado, junto a investigadores de Baleares, Sevilla, Málaga y Barcelona, las membranas de los eritrocitos en un total de 36 pacientes, tras un año de intervención en su alimentación con dieta mediterránea suplementada con este tipo de aceite.

Efecto a nivel molecular

“Las membranas de los glóbulos rojos no cuentan con una estructura estable, sino que están formadas por dos capas que se van deslizando sobre sí mismas. Dentro de esta bicapa están presentes el colesterol, transportadores de iones, receptores, proteínas y otros elementos que influyen en su flexibilidad”, explica la investigadora. Conocer el impacto del aceite de oliva sobre esta estructura ha sido el objetivo de este estudio, financiado parcialmente por la empresa SOS-Carbonell, ya que la membrana se organiza, se mueve y se mantiene dependiendo de su disposición física y su composición química.

Y es que el sistema vascular presenta capilares muy finos por donde los glóbulos rojos tienen que pasar. Las posibilidades que tengan las membranas de estos eritrocitos para adaptarse, volviéndose más flexibles al contar con menos espacio, son esenciales para facilitar el flujo de oxígeno a las células. Es precisamente el comportamiento de la membrana y su composición química la que se presenta alterada en pacientes con hipertensión y que, gracias al consumo de aceite de oliva virgen, adopta unos parámetros más normalizados. Un dato que los investigadores han podido observar mediante el proceso de difracción de rayos X realizado en el HASYLAB de Hamburgo, Alemania.

“En definitiva, las conclusiones que hemos obtenido sugieren que la dieta de estilo mediterráneo modifica la estructura de las membranas de los glóbulos rojos y afecta al metabolismo lipídico alterado en sujetos con hipertensión. La modulación que se da en los cambios de la membrana proporciona una nueva perspectiva molecular para establecer una buena base científica por la que la dieta mediterránea beneficie a estas personas”, resume Valentina Ruiz. Para esta investigadora, el paso que se ha dado dentro del proyecto PREDIMED con respecto al aceite de oliva es de gran relevancia y ofrece la ocasión de abrir nuevos campos de estudio. “El olivo no se ha acabado”, afirma sin dudar.

Fuente: www.andaluciainvestiga.com

“Aceite de oliva: clave para protegerse de la depresión”

España. Según estudios recientes la dieta mediterránea previene, además de enfermedades cardiovasculares y cáncer, la depresión. El uso abundante de aceite de oliva podría ser la clave de la protección contra la depresión. Los investigadores descubrieron que la gente que se alimenta con esta dieta -rica en vegetales, frutas, pescado y cereales y baja en carne roja- tiene 30% menos probabilidades de sufrir depresión.

Pero es necesario llevar a cabo estudios más amplios para confirmar estos resultados, dice el estudio publicado en Journal of the American Medical Association (JAMA) (Revista de la Asociación Médica Estadounidense).

Los investigadores no saben cuál es el factor específico que podría conducir a esta protección. Pero estudios previos han revelado que los ácidos grasos monoinsaturados que contiene el aceite de oliva -que se usa de forma abundante en la dieta mediterránea- parecen estar asociados con un menor riesgo de síntomas graves de depresión.

Fuerte asociación

En la nueva investigación, llevada a cabo en las universidades de Las Palmas y Navarra, se estudió a 10.094 adultos durante cuatro años.

Los participantes llenaron cuestionarios sobre sus hábitos alimenticios y posteriormente se calculó su adherencia al llamado patrón de dieta mediterránea (PDM) durante un período de cuatro años y medio.

Los participantes que tenían una fuerte adherencia al PDM tendían a ser hombres, ex fumadores, casados e individuos mayores. Estas personas eran más activas físicamente y mostraban un consumo energético total más alto.

Los científicos identificaron 480 nuevos casos de depresión durante el período de seguimiento: 156 de hombres y 324 de mujeres. Descubrieron que los que tenían una mayor adherencia al PDM mostraron 30% menos riesgo de desarrollar depresión.

El estudio tomó en cuenta el estado civil, el número de hijos y factores asociados con un estilo de vida sano, y encontraron que el vínculo de dieta-depresión no cambiaba.

E incluso considerando las características de personalidad, como la competitividad y la ansiedad de los participantes, el resultado no cambiaba.

Más investigaciones

Tal como señala el profesor Miguel Ángel Martínez González, catedrático de Medicina Preventiva y Salud de la Universidad de Navarra, los resultados tendrán que ser confirmados en ensayos más amplios con más participantes.

Pero lo que se ha encontrado, dice, “es una fuerte asociación inversa entre la dieta mediterránea y la depresión”. “30% es una gran reducción en el riesgo y esto puede ser muy importante considerando la enorme carga de salud que representa la depresión”, dice el científico.

El investigador cree que el efecto del patrón dietético completo es más importante que el efecto de los componentes individuales de la dieta, y eso es lo que puede estar ofreciendo “un buen grado de protección contra la depresión”.

Mujer deprimida

“Los mecanismos específicos por los cuales una mejor adherencia al patrón de la dieta mediterránea podría ayudar a prevenir la ocurrencia de la depresión no se conocen muy bien” afirman los autores.

“Los componentes de la dieta pueden mejorar la función de las arterias, combatir la inflamación, reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, reparar el daño celular relacionado al oxígeno, y todos estos factores pueden disminuir el riesgo de desarrollar depresión”.

Los investigadores creen que la clave de la protección contra la depresión quizás está en la combinación de los ácidos grasos omega 3 con ácidos grasos insaturados naturales, más los antioxidantes del aceite de oliva y las nueces, los flavonoides y otras sustancias fitoquímicas de las frutas y vegetales y las grandes cantidades de folatos naturales y vitaminas B, todos contenidos en la dieta mediterránea.

Tal como señala la doctora Cecilia D’Felice, psicóloga clínica y experta en depresión, afirma que cada vez hay más evidencia de la importancia de la dieta en el tratamiento de esta enfermedad.

“La mayoría de los fármacos antidepresivos funcionan manteniendo más niveles de serotonina disponibles en el cerebro”, dice la experta.

“Y lo que sabemos es que una dieta rica en aceite de oliva mejorará la producción de serotonina (el neurotransmisor que se cree está encargado de regular el ánimo)”.

La dieta mediterránea consiste en el consumo moderado de alcohol y productos lácteos, bajo consumo de carne y un alto consumo de legumbres, frutas, nueces, cereales, vegetales y pescado.

Fuente: www.bbc.co.uk

Aceite de oliva y el control de la hipertensión y diabetes

OLIVA SALUD !!!

Madrid España. La obesidad, el colesterol y la hipertensión arterial son tres de los principales factores de riesgo cardiovascular que se pueden prevenir adoptando hábitos de vida saludables que incluyan al aceite de oliva.

Los tres factores de riesgo son modificables si se lleva a cabo una alimentación adecuada, lo que permite reducir el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. Por este motivo, ha tenido lugar la charla-coloquio sobre el aceite de oliva y sus beneficios para la salud, impartida por la Dra. Petra Sanz, cardióloga del Hospital de Alcorcón y miembro de la Fundación Española del Corazón (FEC), en el marco de Consumeralia, una actividad que gira en torno al Día del Consumidor y celebrada en Madrid.

“El consumo de aceite de oliva es una buena alternativa en el consumo de grasas puesto que se trata de un ácido graso monoinsaturado, que ha demostrado que disminuye los niveles de colesterol total”, apunta la Dra. Sanz. Asimismo, añade “es conveniente que las grasas que se ingieran sean de este tipo, en lugar de las grasas saturadas, ya que aumentan los niveles de colesterol y por lo tanto de riesgo cardiovascular”.

Su consumo se debe restringir sólo en caso de personas obesas que estén en tratamiento dietético.
Por otra parte, se han publicado estudios poblacionales contrastados que demuestran que el aceite de oliva beneficia el control de la hipertensión arterial y previene la aparición de diabetes.
Además de ser un alimento beneficioso para la salud cardiovascular, el aceite de oliva tiene propiedades antioxidantes que previenen el antienvejecimiento y tienen un beneficio dermatológico directo sobre la piel. Asimismo, “una alimentación rica en fibra y aceite de oliva aumenta el tracto gastrointestinal y mejora la digestión, lo que podría hacer que disminuya la incidencia de cáncer de intestino grueso”.

Fuente: www.infoalimentacion.com

OLIVA VIRGEN REDUCE EL PESO CORPORAL !!!

La dieta basada en aceite de oliva virgen reduce el peso corporal

Navarra, España. Según la bióloga Cristina Rázquin, investigadora de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Navarra, el efecto antioxidante del aceite de oliva virgen conlleva la reducción del peso corporal.

Hasta ahora se pensaba que todas las grasas ejercían el mismo efecto sobre el peso, ya que todas tienen las mismas calorías por unidad de consumo, sin embargo una tesis doctoral de la Universidad de Navarra demuestra que el efecto antioxidante del virgen conlleva la reducción del peso corporal.

La bióloga Cristina Rázquin, investigadora de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Navarra, ha confirmado mediante un estudio que una dieta rica en aceite de oliva virgen reduce el peso corporal.

Este análisis ha formado parte de su tesis doctoral, que tenía como objetivo medir la influencia de la dieta mediterránea en la adiposidad corporal de una población con alto riesgo cardiovascular.

La investigación contó con una muestra de 1.055 sujetos navarros, a los que se cambió su alimentación orientándola hacia la dieta mediterránea. Ésta consistió en una alta ingesta de frutas y verduras, así como de cereales no refinados y pescado, y del uso del aceite de oliva virgen como principal fuente de grasas. Además, se recomendó un consumo elevado de legumbres y frutos secos.

El estudio concluye que el seguimiento de esta dieta mediterránea durante tres años “condujo a una mayor capacidad antioxidante del organismo, que se asoció con un menor peso corporal”. El estudio también reveló que el efecto protector de la dieta mediterránea frente al aumento de peso se incrementa en sujetos predispuestos genéticamente a una mayor ganancia de peso.

La investigación se presentó en el Congreso Europeo sobre Obesidad 2009 y obtuvo el primer premio concedido por la Asociación Europea para el Estudio de la Obesidad (EASO) en la categoría de “Prevención y Promoción de la Salud”.
Fuente:
www.aemo.es

Las mujeres que consumen aceite de oliva Conservan mejor su masa ósea!!!

Las mujeres que consumen aceite de oliva
Conservan mejor su masa ósea!!!
Atenas, Grecia. Un estudio de la Universidad Harokopio de Atenas determinó que una dieta basada en un alto consumo de pescado y aceite de oliva y una ingesta menor de carnes rojas influye de manera positiva en la salud ósea de las mujeres.

Los resultados de la investigación sugieren, por tanto, que este patrón alimenticio tiene propiedades para conservar las propiedades de los huesos durante la edad adulta. La dieta es una de las variables que influyen en el desarrollo y mantenimiento de la masa ósea. Para la salud de los huesos, los nutrientes más relevantes son el calcio y el fósforo, que componen del 80 al 90% de su contenido mineral; las proteínas y otros minerales y vitaminas también son esenciales para la conservación del esqueleto. Los análisis tradicionales se han centrado en estudiar la relación que existe entre un nutriente específico (por ejemplo, el calcio) y la salud de los huesos. Pero un grupo de investigadores de la Universidad Harokopio de Atenas, Grecia, ha desarrollado un estudio en doscientas veinte mujeres adultas griegas, cuyo valor reside en que analiza el efecto de una dieta completa, compuesta por muchos alimentos, en la masa ósea. Los científicos comprobaron si la Dieta Mediterránea, rica en verduras, aceite de oliva, baja en carnes y productos lácteos, y con un consumo moderado de alcohol, u otros patrones de alimentación, guardaban relación con la conservación de los huesos de mujeres adultas de Grecia. Determinaron, finalmente, que una dieta cercana a la mediterránea, basada en un alto consumo de pescado y aceite de oliva y una ingesta menor de carnes rojas, influye de manera positiva en el índice de masa ósea de dichas mujeres. Los resultados de la investigación sugieren, por tanto, que este patrón alimenticio tiene propiedades para conservar las propiedades de los huesos durante la edad adulta. El artículo ha sido publicado en 2009 en la revista Nutrition y ha sido escrito por Meropi D. Kontogianni, Labros Melistas, Mary Yannakoulia, Ioannis Malagaris, Demosthenes B. Panagiotakos, y Nikos Yiannakouris de la Universidad Harokopio de Atenas, Grecia.
Fuente:
www.oleociencia.com

Aceite de oliva contra la enfermedad de Crohn

Aceite de oliva contra la enfermedad de Crohn

Granada, España. Una dieta a base de aceite de oliva constituye uno de los métodos más eficaces en la lucha contra la enfermedad de Chron. Afirmación que se afianza por un estudio realizado por científicos de la Universidad de Granada.

La enfermedad de Chron hace referencia, básicamente, a una inflamación intestinal que provoca molestias bastante limitantes a un individuo. Generalmente está caratulada como una enfermedad crónica, es decir, a veces el paciente está perfecto sin manifestar síntomas y otras está francamente perjudicado por una molestia determinada.

La organización mundial de la salud (OMS) ha dejado bien claro que uno de los procedimientos más eficaces en la lucha contra esta enfermedad es una dieta controlada.

Esta afirmación se afianza – entre otros estudios – sobre la investigación realizada hace algunos años por científicos de la Universidad de Granada.

Si bien la terapia farmacológica consigue la remisión de la enfermedad, ésta se da por relativamente poco tiempo. Las mejoras que sobrevienen de una dieta a base de aceite de oliva (ideal complementada con pescado azul) son más efectivos y con menos efectos secundarios.

Fuente: www.aceiteoliva.com

Aceite de Oliva como Analgésico

Aceite de Oliva como Analgésico

Estados Unidos. Recientes investigaciones revelan que el aceite de oliva contiene oleocanthal, un potente analgésico que posee características similares al conocido producto ibuprofeno.

Sus características son similares al conocido producto ibuprofeno, cuyas potencialidades analgésicas y antiinflamatorias son más que conocidas. El nombre de este compuesto hallado en el aceite de oliva virgen es oleocanthal.

La revista Nature fue la responsable de publicar el estudio y se revela que fue hecho casi por casualidad. En una conferencia en Italia, un destacado científico fue invitado a probar un aceite recién prensado y éste le produjo un “cosquilleo” similar al que sufría al ingerir ibuprofeno.

Más tarde, los análisis revelaron que la tal sustancia realmente existía y pudo ser aislada. Posteriormente y tras exhaustivos análisis, la sustancia pudo ser sintetizada en forma artificial y probada como analgésico con excelentes resultados.

Fuente: www.aceiteoliva.com