Consuma Aceite de Oliva Extra Virgen y alimente sus neuronas…

Bs As, Argentina. Esta nota está dedicada a todos aquellos que dicen: “no me gusta el aceite de…la vida”.

Tanto el aceite de oliva extra virgen como el aceite de canola son “lubricantes” de las neuronas y favorecedores del aumento del colesterol bueno.
En 1992 se estrenó un film norteamericano llamado Lorenzo´s Oil, (”Un Milagro para Lorenzo”). La película cuenta la historia real de un niño al que le diagnosticaron a los tres años de edad, una enfermedad llamada “adrenoleucodistrofia”. Dicha enfermedad con nombre imposible es transmitida por los genes maternos y, en consecuencia, afecta sólo a los hijos varones.

La adrenoleucodistrofia genera la pérdida de la mielina que es una vaina grasa que recubre las fibras nerviosas y que permite transmitir los impulsos nerviosos entre las neuronas. Lorenzo era un niño sano hasta que presentó dificultad en la realización de movimientos, la audición, el habla y finalmente en la respiración espontánea. El pronóstico era la muerte, ya que la enfermedad no tenía cura y le auspiciaron como máximo seis meses de vida.

El amor de sus padres los llevó a investigar por su cuenta y emprendieron una lucha que les llevó diez años sin ser médicos ni científicos. La fórmula obtenida: un aceite especial obtenido de la combinación de dos grasas extraídas del aceite de oliva y canola, respectivamente.

Por supuesto que el aceite de Lorenzo, que sobrevivió gracias a él más de diez años, es un aceite especial que sólo consumen las personas que tienen esa enfermedad.

Lo que debemos rescatar de la historia es la importancia de ingerir algunos alimentos para el bien de nuestro organismo. Tanto el aceite de oliva extra virgen como el aceite de canola son “lubricantes” de las neuronas y, fundamentalmente, son ricos en ácidos grasos monoinsaturados ó ácido oleico Omega 9 y Omega 6, favorecedores del aumento del colesterol bueno en sangre (HDI) y disminución del malo (LDL).

Si a estos insumos le agregáramos, en la dieta, alimentos orgánicos (que son los que no han recibido pesticidas ni fungicidas) y realizáramos una dieta rica en vegetales de este tipo y frutas, seguramente, no sólo extenderíamos la juventud tan ansiosamente deseada, sino que llegaríamos a la vejez sanos, de mente, cuerpo y espíritu.

Los efectos del aceite de oliva pueden resumirse en los siguientes puntos:

Por ser rico en vitaminas A, D, K y E, es antioxidante y retarda el envejecimiento de las células.
• Ejerce efecto suavizante y antiinflamatorio sobre la piel y las mucosas, por eso también se utiliza en la curación de quemaduras, heridas e irritaciones de la piel, además es auxiliar en el tratamiento de úlceras. Protege y tonifica la epidermis (capa más superficial de la piel).
• Mejora el funcionamiento del estómago, páncreas, vesícula biliar e intestino. Es también un laxante suave que, además, facilita la expulsión de parásitos intestinales.
• Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares. Usándolo en forma continua tiene la facultad de mantener el colesterol sanguíneo en niveles bajos y reduce el riesgo de infarto de miocardio (corazón).
• Favorece que el calcio se fije en los huesos y mejora las funciones metabólicas, ya que ayuda al sistema endocrino (hormonal).

Todos estos beneficios se equilibran con el excelente sabor de este producto que lo convierte en auténtico rey de la cocina. Debe consumirse en crudo realzando el sabor de los alimentos con los que se combina y mejora la textura de la comida facilitando su asimilación.

Consejo: NUNCA HIERVA NINGÚN TIPO DE ACEITE. EVITE LOS FRITOS SON TÓXICOS PARA EL ORGANISMO.

Agradecimiento: Dra. María Silvia Pérez por su inestimable asesoramiento para escribir esta nota.

Fuente: Silvia Ramos de Barton


Escribí tu comentario

, , andrea dijo

Muy bueno el informe, me parece que es un tema que tiene que ser difundido.