BENEFICIOS DEL TAI CHI CHUAN

Tai Chi desarrolla la armonía gestual y agilidad corporal, aligera el paso y da una vitalidad que irradia del cuerpo y el espíritu. Proporciona seguridad y autoestima, regula la circulación sanguínea, fortalece músculos, articulaciones y desarrolla los reflejos. La FORMA, sucesión de lentos movimientos, circulares y encadenados de forma continua y flexible es la base del Tai Chi, y en ella,se sintetizan las enseñanzas que se van adquiriendo. En su ejecución se implica todo el cuerpo (tendones, ligamentos, huesos y órganos) resultando beneficiados del suave movimiento del Tao. La práctica conduce progresivamente al enraizamiento y al control de la energía. No es una técnica a dominar, es una búsqueda de armonía que se perfecciona sin cesar, un proceso de aprendizaje continúo acerca de uno mismo, observando las sensaciones que se despiertan en tu cuerpo. No hay contraindicaciones para esta disciplina
EL TAI CHI NO DEBE SER SOLO ESTÉTICO, DEBE CAMBIAR EL INTERIOR DEL PRACTICANTE

Info: Tai chi Rosario

ORIGEN MITOLOGICO DEL TAI CHI CHUAN

ORIGEN MITOLOGICO DEL TAI CHI CHUAN

Según cuenta la leyenda, el Tai Chi Chuan fue creado por Chang San-Feng, un famoso monje taoísta que vivió a finales de la dinastía Sung. Un día el monje observo la pelea entre una serpiente y una grulla. La serpiente, en el piso intentaba treparse al árbol donde se encontraba la grulla, la cual ante cada ataque de la vívora, producía vacío aleteando sus alas al tiempo que atacaba con el pico. A su ves, la serpiente, ante el picotazo del ave, ondeaba su cuerpo e intentaba morderla. De esta manera, siempre que uno atacaba, el otro cedía sin oponer resistencia y contraatacaba a su oponente. Esta pelea impactó por demás a Chang San-Feng quien desde ese momento dedicó sus esfuerzos al desarrollo del Tai Chi Chuan. La mayoría de los estudiosos desechan esta teoría sobre la creación del Tai Chi Chuan y le otorgan gran parte del mérito a Chen Wang-Ting, originador del Tai Chi Chuan estilo Chen en el siglo 17. Sin embargo esta leyenda esta llena de simbolismos y metáforas que nos ayudan a comprender mejor este suave sistema de Kung Fu. Por ejemplo, el árbol, que representa al hombre, se encuentra en medio de una interminable lucha entre fuerzas terrenales (representadas por la serpiente) y fuerzas celestiales (representadas por la urraca). Ambas fuerzas en pugna por el dominio del árbol. También se dice que durante el combate, el cuerpo de la serpiente en el piso, dibujaba el signo del Tai Chi (principio superior Taoísta). Este es el famoso signo del circulo donde se representan las fuerzas Ying y Yang que interactuan e interdestruyen en un ciclo sin fin, y seria por esta razón que el monje Chang San-Feng habría bautizado el estilo “Tai Chi Chuan”. Conclusión: Como podemos ver, los mitos y leyendas generalmente no aportan datos históricamente correctos, pero a veces nos ayudan a comprender mejor la forma de pensar de los maestros del pasado. Conocer sus pensamientos nos ayudara también a comprender el Tai Chi Chuan, acercándonos a la meta de todo practicante serio: La maestría

Tai Chi Chuan – Un Sendero de Armonía

Cuando nos iniciamos en la práctica del Tai Chi Chuan, como en cualquier aprendizaje, ingresamos a un mundo de experiencias y acciones por conocer que nos llevarán, a través de este arte marcial, a recorrer un largo sendero cuyo destino será el de lograr más conciencia de nuestro cuerpo, nuestra energía y nuestro espíritu. Pero en los primeros pasos del aprendizaje es importante controlar nuestros estados de ansiedad por querer conocer todo lo más rápidamente posible. En el camino del Tai Chi Chuan, la ansiedad no nos lleva a ningún lado. Ante todo, como arte marcial, debemos recordar siempre que el principal adversario a controlar, es uno mismo.
Tomar conciencia de esto nos permitirá tener en claro que en el trayecto del aprendizaje surgirán tres elementos naturales como compañeros de viaje. Uno es el miedo, otro la voluntad y el último, la paciencia.
Del saber manejarnos bien con los tres obtendremos las aptitudes indispensables para el logro de objetivos dentro de esta disciplina.Al primero de ellos, el Miedo, debemos enfrentarlo y superarlo todas las veces que se nos aparezca en la ruta del conocimiento iniciado con el Tai Chi Chuan. Los otros dos, Voluntad y Paciencia, debemos incorporarlos para que nos acompañen constantemente a lo largo del trayecto.