Instrucciones para mirarse al espejo (y no morir en el intento…)

Hay personas a las que admiro profundamente.
Una de ellas es mi papá. Pero el post no tiene nada que ver con él. Asique, antes de irme por las ramas, voy a intentar ir al grano.
Admiro a Cortázar. Mucho. Hay algo que no conocía y descubrí este año en “Taller de Expresión I”, una materia de la Carrera que estudio.
Cortázar translada el género (no es un género, pero se entiende…) de las Instrucciones  (sí, como las instrucciones de Choly Berreteaga para hacer una torta, o como las instrucciones para aprender a usar algún super electrodoméstico o aparato tecnológico de la Modernidad, esas que siempre están en Chino o en Inglés, y que jamás entiendo…) a actividades simples de la vida cotidiana. Como darle cuerda a un reloj subir una escalera. ¿Qué tanta ciencia puede haber para hacer eso?. Muy poca, y por ello, se necesita creatividad mucha! Los invito, a quienes aman la lectura como yo (y si aún no lo han leído) a deleitarse con las Instrucciones que nos brinda Cortázar.

Cortázar

Además, quiero compartir con Uds. un ejercicio que tuve que hacer para la facu… “Instrucciones para mirarse al espejo”. Quiero aclarar que la belleza física me parece insignificante comparada con la belleza espiritual… Creo que uno es lindo si se siente así por dentro. Esa es la belleza que realmente vale. Los envases con los años se deterioran. Las almas no.. (Al único al que miraría aunque fuera un reverendo hdp sería a este muchacho, pero bueno, es un amor platónico incondicional, y un desliz lo tiene cualquiera jajaja Chicas, ustedes sabrán comprender… es irresistible) Volviendo al tema que nos compete, sólo traté de poner un poquito de humor al asunto…  No lo tomen en serio.

INSTRUCCIONES PARA MIRARSE AL ESPEJO (y no morir en el intento…)

Si Ud. se considera una persona bella físicamente, la acción le resultará sumamente sencilla. Simplemente sitúese frente al espejo, relájese y goce de la imagen que el mismo le devuelve. Si lo desea, puede regodearse de su propia belleza durante horas (o días, o meses). Advertencia: Es probable que Ud. sea llamado narcisista, ególatra o “yo me amo”. Aquí tiene dos opciones: o hacer oídos sordos a esos comentarios y seguir disfrutando de su imagen, o disimular su obsesión por los espejos y realizar esta práctica a escondidas de sus pares.

Si en cambio Ud. no se considera una persona agraciada, es de suma importancia que siga al pie de la letra las instrucciones que a continuación le detallo:

1. Cierre los ojos y sitúese con la ayuda del sentido del tacto, frente al espejo más cercano. Bajo ninguna circunstancia se atreva a espiar. Podría ser excesivamente perjudicial para su salud.

2. Recorra con sus manos sus ojos, su nariz, su boca, sus orejas.

3. Acto seguido, piense en sus virtudes, en lo bueno, inteligente y divertido que es. Recuerde aquel pretendiente al que nunca le aceptó una cita, al camionero que todas las mañanas le silbaba, a la vecina que estaba muerta con Ud., o a su mamá que siempre repetía lo hermoso que era.

NOTA: Para avanzar, es indispensable que haya efectuado el paso anterior. Abandone la actividad si no se encuentra virtudes o si no pudo evocar ningún recuerdo en el que alguien le remarcó lo bonito que es. Pensándolo mejor, es un hermoso día para salir a caminar por el parque y no para estar encerrado intentando mirarse al espejo. Si ha superado el paso 3, entonces, adelante…

4. Abra lentamente los ojos. Luego del primer grito (inevitable), intente mantener la calma. No es tan terrible como parece.

 5. Tómese su tiempo. Recorra con la mirada su pelo, su frente, sus facciones. Mírese a los ojos. No se acobarde: manténgase la mirada.

 6. Haga muecas, diviértase con su rostro, pregúntese quién es y respóndase cosas del tipo: “una persona muy bella y segura de sí misma”, “una belleza atípica”.

 Si luego de los pasos anteriores, aún siente que su autoestima está en el subsuelo, y que un camión con acoplado le ha pasado por encima, no tema. Proceda a formularse las siguientes preguntas:

  •  En primer lugar responda: ¿el espejo le ha devuelto una imagen? No importa si se trata de la real o de una distorsionada. Lo relevante aquí es que si la respuesta es afirmativa, queda comprobado que Ud. no es un vampiro, un monstruo, o un fantasma, ni ningún otro ser perteneciente a otro mundo.
  • Finalmente, la última pregunta que debe formularse es si alguna vez ha roto un espejo. Debe haber escuchado anteriormente, que si uno rompe un espejo, recibe siete años de mala suerte. Es posible entonces que esa persona que vea reflejada no sea Ud. Quizás, el sindicato de espejos se haya complotado para devolverle una imagen no satisfactoria de Ud. mismo, en reclamo por el asesinato de uno de sus compañeros de gremio.

Por lo tanto, ya sabe, cualquiera sea la imagen que le haya devuelto el instrumento, nunca puede fiarse de ella. Y nunca, pero nunca, jamás de los jamases, olvide que: lo esencial es invisible a los ojos…

Lo esencial es invisible a los ojos...


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario Miss Sunshine dijo

amo Cortázar. Y Borges. A veces releo los cuentos por que son increíbles. Me pude traer todas las obras completas de Cortázar en la valija jajaja, a ver si algún día lo termino..
Me encantó lo que escribiste!! la verdad muy ingenioso!