Posts etiquetados como ‘serrat’

Qué cosa mariposa!!

Antarktisz

Alguien me dijo alguna vez que al inconsciente se lo compara con los icebergs que navegan a la deriva en los mares y de los que sólo vemos una parte, manteniendo en las profundidades del mar una masa inmensa y desconocida.

Dicen los que saben que nunca llegaremos a conocer del todo aquello que nuestro inconsciente guarda. Y que lo que  nos aguarda, puede aparecer en cualquier momento, movilizado por un olor, un color, una voz, una palabra o una circunstancia, una foto, una forma.

Detonantes que si no estamos distraídos permitirán ese fántastico  ¡Ajá!  del que hoy se habla tanto y a la vez conocernos un poco más.

Hoy anduve por algunos blogs amigos que hace rato no postean nada, y llamativamente les puse a cada uno su nombre y luego de dos puntos: – se te extraña.

Después de 3  veces  me apareció el ¡Ajá!

Interesante mi inconsciente haciendo consciente de esta manera aquello que me falta !

Como dice Serrat, nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.

Y la moraleja es que, en lugar de ponerme triste, me dije: ¡¡qué cosa mariposa!!  Entendí y me alegró entender.

Morpho

Cada loco con su tema.

Sí ya sé, otra vez Serrat.

LOS AMORES IMPRESCINDIBLES –

En estos días se han hecho presentes en mi mundo, afectos, amores, amistades imprescindibles.

Hoy, especialmente, mientras tomabamos unos mates, una muy íntima amiga, me dice:

-Che, sabés que no puedo acordarme de una canción de Serrat, le doy vueltas en mi mente y no me sale, y estoy media obsesionada.

Hace una pausa, la miro con mis ojos tristes y mis ojeras hasta el mentón, y la verdad, sin darle mucha bolilla.

Sigue el silencio.

No intento ni preguntarle cuál es, como en otros momentos.

Me mira, toma un mate.  Ceba uno para mí.

Suspira y dice:

- Viste como cuando te suena en la mente y es una sola estrofa y dale que te dale y no salís de esa?

- Mmmmm, sí, digo yo terminando el mate y pasándoselo.

Otro silencio y una mirada de ella hacia mí algo pícara, con un mohín en los labios cómplice de sus pensamientos.

Eso lo capté. Era muy obvio. Así que dije:

- Cuál?  qué estrofa de Serrat, a ver si me acuerdo?, pero ojo, no esperes mucho que tengo las neuronas empastadas…

Y ella sonríe suavemente, se acomoda un poquito en la silla, como para que el torso le dé lugar a una respiración más profunda y canta suavemente, entonadamente,

y levantando un poco las cejas:

- Defenderrrr laaaa alegríiiaaaaa,

Como un estandarteeee….

de las ausencias breves y las definitivas…