Posts etiquetados como ‘corazón’

OJOS Y CORAZON NUEVOS

Dicen los budistas que si cada vez que vieramos a alguien conocido, amigo, pariente,

pudieramos verlo como si no lo conocieramos, con toda la sorpresa del descubrimiento de

una persona nueva, con los ojos nuevos, sin historia, sin prejuicios, tal vez podríamos llegar

a ver la verdadera esencia de ellos en su corazón, que queda opacado mil veces,

precisamente porque vamos con ese conocimiento a cuestas, y nos anticipamos a sus gestos

o a sus decires perturbando a la nueva persona que es cada día y cada instante.

Que nosotros también somos nuevos y que caemos en lo mismo cuando el otro viene con su

prejuicio y ahí lo real jamás aparece.

Y juzgamos, o criticamos, y nos juzgan y critican, y nos alejamos porque no nos

comunicamos desde el corazón.

Esa persona que soy, tiene mis ojos, mi pelo , mis gestos, que es lo que estás viendo y

entonces crees que soy la misma de ayer, pero no es así.

Soy alguien nuevo hoy, porque me afectó la vida que viví hoy.

Si mañana me ves espero que me veas con los ojos nuevos para que me

puedas descubrir como soy ahora.

Vos no sos la misma o el mismo, intentaré verte como si no te conociera, para poder

descubrir hoy todo lo nuevo que puedas regalarme con tu nueva manera de Ser.

Es todo un entrenamiento que vale la pena practicar y ver el resultado.

.

Ah!!! L´´Amore, l´´amore…

Será posible en este mundo convulsionado, dejar que el amor nos dirija el rumbo?

Sólo por hoy recordar que el amor mueve el mundo?

El amor de cualquier naturaleza, pareja, amantes, amigos, hijos, padres, hermanos, primos, no sé cuántos ma´s , de una mascota… hacia una planta.

Cuando nuestro corazón se manifiesta y hay un otro allí para recibir el regalo de la ternura, ah! que maravilla!

Como en uno de los capítulos de La tienda de los milagros de Jorge Amado;
“Eso sí que es milagro, amor… las abuelas danzando la noche que se recibió Tadeu…abuelas postizas, abuelas por puro amor.”

Hoy en la real realidad, alguien muy cercano está feliz por tener a un otro muy cerquita del corazón.
La inmensa ternura que a mucha gente nos dió el saberlo llenó nuestro corazón de amor y de alegría.

Con un sólo amor, cuánto amor impregnando el aire que respiramos.

Lo parió diría Mendieta!