Archivo para la categoría ‘General’

Carta a un Amigo

Te necesito, y ya se me hizo costumbre el no pedirte más ayuda.

No te juzgo, mis necesidades son distintas a las tuyas. Lamentablemente yo necesito que me abraces, que me sientas cerca.

Estoy segura que hay un lazo que nos une, como una hermandad sin el mismo tono de rojo en la sangre. Pero vos no lo sentís, o simplemente te olvidás.

Nadie te conoce con la misma profundidad que yo. No basta con saber lo último que hiciste para conocer todo tu historia, hay que entenderte, y otra persona, creéme, no va a hacerlo.

Te necesito. Estás tan cerca, y tan lejos, y abismos, abismos, abismos. Te sigo sonriendo, recibo tu obligado “¿Cómo estás?”, pero ya no puedo pedirte ayuda.

Sé que exagero, sé que un poco me querés, pero ahora lo imposible para que no se note que me desmorono, que ya no tengo ganas de luchar, que me cuesta escribir y mantener mi sueño.

Pero vos deberías saberlo. No tendrías por qué saberlo. Deberías saberlo, ser capaz de adivinarlo.
Porque me ves todos los días, sabés que me ato el pelo cuando estoy de mal humor, que lo dejo suelto y despeinado si estoy mal, que no me pongo perfume cuando me canso de ser fea.

¿Y por qué no lo sabés? “¿Qué hiciste ayer?” eso no explica cómo estoy. Yo te pedí ayuda, no digas que no.

¿Por qué no lo entendés? No quiero que me abraces cuando me ves llorar, cuando te grito , dejando que mi dignidad se despida de mí. Ahí soy yo quien te abraza y te suplica que te quedes.

Me siento sola, ya demasiado anormal.

Te necesito, y ya se me hizo costumbre el no pedirte más ayuda.

free counters

  • Comentarios
  • 1 voto

¿Para siempre?

“Listo, ya no siento más. No me importa quien se haya ido de mi lado, me quedo con quienes tengo” Ya perdí la cuenta de las veces que repetí eso.
Resulta que si me importa, que todavía me duele el no adaptarme a los demás. Cuento tres amigos, que no me cambiarían por nada, de ellos si lo sé.
Cada día me decepciono más, que personas por quien daría la vida dejaron de ser mis amigos de un día para el otro. Las personas que repitieron conmigo un para siempre, que juraron que no se irían, que acompañarían mi alma a pesar de todo, ¿dónde están?
Decepción, es una sola palabra, decepción.

  • Comentarios
  • 2 votos

Amarte.

Los días son cada vez más oscuros para mí, más largos y difíciles. Tengo miedo.
Quizás por eso te esté extrañando más, porque tu forma de entenderme era única. Sabías que lloraba, aún sin verme, sabías cómo alejarme de acá y llevarme a donde nadie había conseguido llegar.
Hoy tengo muchas ganas de abrazarte, de tomar tu mano y dejarme guiar. Acompañame, llevame; yo te necesito.
No tengo a la gente que creía que tendría al lado mío toda la vida, y sufro mucho por eso, lloro tan seguido…
¿Cómo pedirte que me abraces? Si mi nombre apenas te suena conocido, y yo relaciono cualquier alma con la tuya.
Y te extraño, mil veces te extraño. Tal vez no tanto a vos, sino a tu compañía, a esa sensación que jamás había sentido, a saberme especial, a esperar tus buenas noches para poder cerrar los ojos, a sentir que no tan lejos alguien me esperaba. Extraño creer en tus promesas de una eternidad imposible.
¿Por qué todavía siento que mi mundo se derrumba cuando escucho tu nombre? Quizás porque fue la primera, la única vez, que sentí que mi sola existencia condicionaba la de otro, la tuya, la de tu mundo tal como lo habías conocido.
Cada “te amo” fue real, fue sentido hasta las entrañas, fue soñado, pensado, proyectado. Tan real como el nudo en la garganta que me impide hablar, el que lucha contenerse para no gritarte mi verdad, para no regalarte los kilos y kilos de papeles que llevan implícitos tu nombre.
Pero hoy no estás, a pesar de eso no estás, y te necesito, te necesito, más que nunca. Y no, no es por la soledad que me está asfixiando últimamente… es que el dolor es de hace mucho, y ya no puedo intentar más en vano reemplazarte.
Y te quiero, y no me alcanza, y Nunca Jamás muere, y apuro la agonía.
Hace tiempo me prometí, no volver a dedicarte un verso.
Hace tiempo que dejé de cumplir lo que prometo.

free counters

  • Comentarios
  • 2 votos

Fui un regalo de consuelo.

Consigo enamorarme de su silencio, y disfruto de estar cerca suyo, aunque no me hable.

Pronto me acostumbro a sus hábitos, y sé que él se acostumbró a los míos, al principio no era tan cariñoso.

Me apoyo en su pierna, y sé que en su rostro duro y frío se dibuja una sonrisa. Fui yo la que logró que su casa tan sombría se convierta en un hogar. Estoy rompiendo un poco con el orden tan pulcro de su cuarto, me subo a su cama y juego, la desarmo. Me mira con resignación, ya ni se queja de mí.

“¿Me querés explicar que hice?” le decía a la nada los primeros meses, pero paraba con los berrinches cuando me notaba lloriquear.

Así como él, yo no sé que hizo, ni por qué aceptó lo que aceptó, pero fue bueno; los dos lo sabemos. él me cuida, y yo alejo de su vista lo que le hace mal. Nos queremos, soy yo quien apacigua su soledad.

Hace dos años que estoy con él, que nos cuidamos, que nos queremos… y ninguno podría vivir sin el otro, de eso estoy segura.

Dos meses después del fallecimiento de su esposa, un amigo tocó timbre y le entregó una pequeña cajita. Adentro estaba yo, una chiquita labradora, inquieta y juguetona para un maniático de la limpieza, que odiaba a los perros.

  • Comentarios
  • 4 votos

Sofía es diferente.

Ella es diferente. Todo los días, se vuelve a descubrir diferente, y no sólo porque no tiene los mismos sueños y pretenciones que las demás chicas, porque quiera otras cosas, porque piense distinto.

No, ella es diferente por mucho más. Ella es diferente porque hay cosas que no puede hacer, hay ropa que no puede usar. Ella es infinitamente diferente, porque llora al mirarse al espejo. Ella es diferente, porque no quiere mirar los vestidos que nunca va usar, o las fotos que jamás se va a sacar. No quiere mirar las vidrieras que reflejan su imagen, siempre de golpe, siempre más defectuoso. Ella es diferente, porque no tiene muchas amigas, y se siente ella, con sólo una, la que nunca la deja, y siempre la incluye en todo.
Ella es diferente, porque nunca se acostumbra al lugar que ocupa, porque siente que la gente la mira con desprecio por la calle, siempre con desprecio. Es diferente, porque si alguien cerca se ríe, ella cree que es por ella, porque jamás se siente cómoda.

Ella es diferente, porque la elijen última para todo, porque nadie quiere compartir su asiento cuando sube al colectivo, porque nadie la saca a bailar en una fiesta, porque siempre le preguntan por su amiga tratandola de paloma mensajera. Ella es diferente, porque la mayoría le habla para contarle sus problemas, o preguntarle por la escuela. Claro, ella tiene buenas notas, es una más en el grupo de amigo de los chicos, es divertida. Pero es diferente. Es diferente, porque nunca se va a despegar del papel de amiga, de compañera, de enciclopedia humana.

Ella es diferente porque es fea, Sofía es diferente porque siempre va a ser fea, y le molesta. No puede tomarlo con humor, y le molesta no poder hablarlo con nadie sin que la consideren superficial. Y le duele todos los días, pero sus “amigos” le cuentan sus alegrías y sus desgracias sin preguntarle , sinceramente, cómo está.

Sofía es diferente, y se cansó. Así que no te asombres, si un día te cuenta que no le importa lo que digas, porque ella está triste, y necesita un abrazo.

Sofía es diferente, y a veces, muchas, no le gusta la soledad que significa ser distinta.

  • Comentarios
  • 1 voto

Ser mujer.

Ser mujer… ¿qué es ser mujer?

Primero que nada, es hermoso. Sí, es hermoso, con lo complicado que resulta.

Ser mujer es tener el don de escuchar, y comprender. Ser mujer es hacer varias cosas al mismo, ocultar las lágrimas perfectamente, seguir adelante como se pueda y hacer feliz a alguien con sólo una sonrisa.

Ser mujer es ternura, es dar ternura, y encontrarla hasta en las personas mas egoístas, mesquinas y oscuras.

Ser mujer es destacar los pequeños detalles, valorar las pequeñas acciones, así como repudiar y enojarse por lo más mínimo, por una palabra mal dicha, en un momento inoportuno.

Ser mujer, es sensiblilidad a flor de piel. Ser mujer es saber tomar la fiebre, cuidar a un hombre enfermo, o llevar adelante un hogar. Ser mujer es ayudar a un niño perdido a encontrar su casa, es sonreírle a un bebé al pasar.

Y sí, también ser mujer es ser histeria. Es querer algo, tenerlo, y no quererlo más. Es pedirte que te vayas, y querer que te quedes, es llorar de bronca, y guardar silencio.

Ser mujer requiere su esfuerzo, y a veces necesitaríamos días de descanso. Ser mujer es ser HERMOSA, aún en esos momentos en que nos preguntamos por qué no nacimos hombres.

Ser mujer, es pedir a gritos silenciosos que nos cuiden, nos respeten y nos tomen de la mano.
Nacimos para dar vida, es nuestro mayor don. Estamos destinadas a ser luz.

Por eso no te degrades, respetate y cuídate vos, antes de exigirle lo mismo a alguien más. Mirate al espejo y sonreí. Ser linda no tiene que ver con lo corta que uses la falda, o la actitud que mostrás a los demás.
Sos mujer, y valoralo. Entendé lo hermoso que es serlo, y no te dejes llevar por lo superficial.

No te dejes abandonada.

Respetate, valorate, no te degrades.

Si no lo hacés vos … ¿quién?

  • Comentarios
  • 4 votos

Un ángel para ti, sólo para ti.

Un ángel,
está siguiendo tus pasos
para protegerte del dolor,
para que no lo sufras tanto.

Un ángel,
te mira con dulce preocupación,
tiene encargada tu alma,
ante los silencios del futuro,
el próximo adiós.

Toma tu mano
y duermes,
vela por ti,
lo lloras.

Un ángel,
tu ángel,
está preparando tu alma
es que debes seguir
no te pienses sola.

Tu ángel,
te abraza en la oscuridad,
y sonríes,
porque lo sientes.

Tu ángel,
no piensa abandonarte,
tu hermana del alma,
tampoco.

angel que cuida

  • Comentarios
  • 6 votos

Hojas, y muerte de otoño.

Se mecen con el viento,
se funden en su danza,
cual si fuera un ritual.

Ceremoniosas pronuncian,
su despedida indolente,
y deleitan a otros,
tan cercana su muerte..

Y aún es la danza,
como si no supieran,
meciéndose se sueltan,
¡Tan débil sonido!

Y así en la danza,
se lanzan al vacío,
ya no verdes,
llenas de otoño.

hojas al viento

free counters
Free counters

  • Comentarios
  • 4 votos

Se trata de seguir.

Conozco tu voz,
y ya no es la misma,
y tu mirada,
está llena de espacios vacíos.

es mucho el dolor,
para la inocencia de tu piel,
tus ojos no son de niña,
son frías tus sonrisas,
y tu nombre,
tristeza.

te estás volviendo silencio,
la risa ya no te identifica,
y las lágrimas están dejando marcas
y ni Dios te lo reclama.

Conozco tus sueños,
tu imaginación,
tus proyecciones.

No te dejes,
no quieras abandonarte,
sos demasiada luz,
y alguien,
no tan lejos
va a rogar que no te apagues.

free counters
Free counters

  • Comentarios
  • 7 votos

Al gran pueblo argentino.

No sé a vos, pero a mí se me pone la piel de gallina cuando escucho el himno, y se me llenan los ojos de lágrimas al creer lo perdido que está el concepto de libertad, y que lejos está de ser un grito sagrado para muchos.

Parece que algunos, bastantes, no lo escucharon con atención, más allá de su hermosa poesía. Si no, qué otra cosa explicaría, que no entiendan lo noble que es la igualdad, y lo que nos falta para conseguirla , lo que nos falta para sentirnos un “gran pueblo”.

¿Cuándo fue que nos llenamos del “yo” y nos olvidamos del “nosotros”?

¿Cuándo dejamos de tenderle la mano al de al lado, de amar lo se hace, y de pisar con orgullo nuestra tierra?

¿Cuándo ser abanderado dejó de ser un honor?

Creo que todavía existen los que aman nuestros colores, los que saben el significado de la palabra patria, los que aman nuestro idioma, y sobre todo, nuestros modismos.
No sé a vos, pero a mí se me pone la piel de gallina cuando canto el himno. No puedo explicar como me toca, que tan profundo llega, lo que representa, y la aungustia que me da que estemos como estamos.

Pero pronto volveremos.. ¡ Coronados de Gloria vivamos, O JUREMOS CON GLORIA MORIR!

Hermosa Bandera.
free counters

  • Comentarios
  • 4 votos