Día del estudiante… ¿coincide con el Día de la Primavera porque se llena de forros?

Como tantas otras celebraciones pedorras que hay, este año volveremos a ser testigos de un festejo florido y llenos de forros (de todos las clases de que se les ocurra). ¿alguien puede explicar que celebran? ¿y porque se llena la blogósfera de comentarios y post cursis? ¿y el facebook?¿y twitter? ¿y los mensajitos a celulares? ¡¡GILES!!

Haga click sobre la palabra FLOR

Sobre la muerte…

La muerte esquiva los senderos

que llevan a los despreciables

a los corruptos, los desamorados

a quienes no tienen corazón

ni alma, ni sangre, ni amor

*

La muerte lleva su fuego

hasta los más apreciados,

los íntegros, los amorosos

a quienes tienen un corazón,

un alma, sangre y un gran amor.

*

La muerte es injusta, sin medidas,

pero creo ciegamente en la vida,

en la lucha, la batalla y la victoria,

sobre aquellos que finalmente,

recibirán su paga, su castigo.


La muerte se planta invencible,

mas frente al recuerdo nada es,

porque solo el olvido irremediable

le dá un halo de eternidad,

roto al pronunciar su nombre.

*

Por D10S se los pido.

Y por ser casi mortal ese dolor, dice aún esas orgullosas palabras:

«Conozco mejor la vida porque muy a menudo he estado en trance de perderla.»

El Pelusa-Diego caminaba último en la fila de los once que entraban al campo de juego y siguió su paso como un jugador más de la alineación titular; uno de los que se encargan de las reglas ceremoniales lo desterró a un otro lugar distinto que el suyo; fue entonces cuando Diego-Pelusa cayó en la cuenta de que tenía que enfilar para el banco de suplentes, un espacio limitado por líneas de rayas que les es impropio, que no es el escenario mismo.

Es posible que el Pelusa-Diego, porque es dos y está en cada uno de los dos por completo, fuera tarareando la de Jaime que dice en una de sus partes  “Asomando por el túnel / Dominando la emoción / (…) / A las páginas de gloria / Escalón por escalón / Como dice el Negro Jefe / Los de afuera son de palo / Que comience la función” y a pesar del traje y los zapatos creyera apenas por unos segundos que podía salir a escena y ser de la función y no ser en el afuera.

Pasó desapercibido esto ocurrido esta mañana, no oí que nadie lo comentara.

Pasado lo pasado, un gol tempranero y otro al caer que no cayó por esas cosas que tiene el fútbol, ahora nos cabe tomar el partido de los perdedores como hizo Tadeo Isidoro Cruz quien, según el relato de J.L. Borges, “comprendió que el otro era él (…) arrojó por tierra el quepis, gritó que no iba a consentir el delito de que se matara a un valiente y se puso a pelear contra los soldados junto al desertor Martín Fierro”.

¿Por qué digo que nos cabe tomar partido?

Porque ya se los ve a los mismos de siempre perturbados y repletos de rabia acumulada saliendo de las cloacas para intentar prender las cenicientas piras.

Y como el del sargento de la partida, será necesario un gesto accesorio porque lo acusarán de quebrantar las leyes que guardan un orden opaco, sin brillo; intentarán condenarlo por su impiedad, irreverencia y audacia; dirán de él un hechicero y de su genio para transformar el barro en oro, un acto fingido.

Lo sabemos culpable de todos los cargos, no del último porque lo hemos presenciado y nuestro testimonio dará a que le carguen no haber suspendido el ejercicio de los sentidos, no encerrarse (nos) en un sin sentir.

No lo dejemos batirse en inferioridad. No lo dejemos a la suerte de la mediocridad.

Maradona consuela a un chico correntino que había perdido una final de un campeonato Evita
Maradona consuela a un chico correntino que había perdido una final de un campeonato Evita http://goliardo-argentino.blogspot.com/

 

Texto reproducido  con permiso de su autor:  http://blogleutario.blogspot.com/ para http://blogsdelagente.com/usuarios/kar2

  • Comentarios desactivados
  • 10 votos

REGLAS DE UN VERDADERO MACHO (para que ellas aprendan…)

Las tetas y el culo son para mirarlos y eso es lo que hacemos. No traten de cambiarlo.

Aprendan a manejar la tapa del inodoro. Ya son adultas. Si está arriba, bájenla! Nosotros la necesitamos arriba, ustedes abajo. No nos escuchan que aleguemos porque ustedes la dejan abajo, ¿verdad?

Sábado = Deportes. Es como la luna llena o las mareas. Acéptenlo

Ir de compras NO es un deporte. Y no, nunca vamos a pensar que lo es.

Llorar es chantaje.

“SI” y “NO” son respuestas perfectamente aceptables para casi todas las preguntas

Vengan a nosotros con sus problemas sólo si quieren ayuda para resolverlos. Eso es lo que los hombres hacemos. Para comprensión o compasión, usen a sus amigas . Para eso están.

Un dolor de cabeza que dura 3 meses es claramente un problema de salud. Vayan a ver al doctor!!

Cualquier cosa que dijimos hace 6 meses no es admisible en una discusión. Es más, todos nuestros comentarios quedan obsoletos y nulos después de 7 días.

Si creen que están gordas, lo más seguro es que lo estén. No nos pregunten a nosotros.

Si algo que dijimos puede ser interpretado de dos maneras distintas y una de ellas las ponen tristes o enojadas, lo quisimos decir de la otra manera

Nos pueden pedir que hagamos algo o decirnos cómo quieren que lo hagamos.

No ambas cosas.

Si ya saben la mejor manera de hacerlo,¡¡ háganlo ustedes mismas!!

Tanto cómo sea posible, por favor díganos cualquier cosa que nos quieran decir durante los comerciales

Cristobal Colón no necesito direcciones para llegar. Nosotros Tampoco

Los hombres vemos en sólo 16 colores. Tal como la configuración básica de Windows.

Damasco, por ejemplo, es una fruta. Guinda, también.

Y no tenemos idea que es rosa malva.

Si nos pica, nos rascamos. Es nuestro derecho.

Si les preguntamos que les pasa y nos dicen “nada”, actuaremos cómo si todo está bien. Sabemos que están mintiendo pero simplemente no vale la pena molestarnos.

Si nos hacen una pregunta que no quieren que les contestemos, esperen una respuesta que no quieren oir.

Cuando tenemos que ir a alguna parte, cualquier cosa que se pongan está bien. En serio

No nos pregunten en que estamos pensando a menos que estén preparadas para discutir temas tales como:

Sexo

Deportes

Autos

Tienen ropa suficiente.

Tienen muchos zapatos.

Estamos en forma. Redondo es una forma.

Expresen claramente lo que quieren. Permítanos ser claros en esto: Simplemente ¡pídanlo!

¡Indirectas sutiles no funcionan!

¡Indirectas claras no funcionan!

¡Indirectas obvias no funcionan!

A las mujeres: Gracias por darse el tiempo de leer esto. Si, ya se que hoy tendré que dormir afuera. Pero, ¿saben que a los hombres realmente no les importa? Es cómo ir de camping…

EL MACHO JUSTICIERO

Buscavidas

Cacho estaba ansioso. La noche anterior habían decidido que fuera él a buscar comestibles y otros vicios a la ciudad. Sería su primera diligencia en la camioneta nueva y podría lucirse frente a las hijas de Don Francisco.

A las seis ya rodaba por el camino de tierra que venía de Espigas y empalmaba con la ruta 226. Le llevó más de una hora llegar porque las últimas lluvias habían dejado profunda huellas en el suelo. Cerca de las 07:30 distinguió una humareda espesa que empezaba a atravesar la cinta asfáltica por acción del viento.

Disminuyó la velocidad justo en el momento que un hombre vestido con un buzo rasgado y un pantalón azul chamuscado hasta las rodillas, la piel de la cara tiznada y el cabello revuelto, salía de en medio del humo y se paraba en la banquina.

A Cacho le sorprendió la aparente calma del sujeto, a pesar de su estado. Se detuvo, como buen samaritano, a ver en que podría ayudarlo. Bajando rápidamente de la camioneta se acercó y con tono preocupado le dijo:

¿Qué pasó patrón? ¿Se encuentra bien?

Perfectamente – respondió el desconocido con voz fuerte y segura- ¡no ha pasado nada!

¿Está seguro? ¿No hay nadie más con usted? ¿Qué se está prendiendo fuego?

Nada, nada, Quédese tranquilo. Está todo bien. Le agradezco que se detuviera pero no hacía falta. En un rato me vendrán a buscar

Su acento delataba su formación militar y su origen ciudadano, tal vez de Buenos Aires o de Rosario. Era de altura mayor a la promedio, con un cuerpo bien formado y notoriamente atlético.

Cacho se revelaba contra la idea de irse dejando solo a alguien que evidentemente pasaba por un mal momento. Iba contra su sentido del bien y el mal. Pero más poderosa era su curiosidad por saber que era todo ese humo y quien iba a recoger al visitante.

Mire patrón, yo no puedo dejarlo acá vaya a saber cuántas horas. Vamos hasta el pueblo y allí avisa que lo pasen a buscar. Para mí no es ninguna molestia.

El hombre se le acercó, puso su mano fibrosa y grande sobre el hombro de Cacho y le dijo:

Parecés un buen muchacho vos. Si te digo un secreto ¿podrás guardarlo?

¡Por supuesto señor! ¡Se lo juro!, respondió llevando su mano a la boca y con movimientos rápidos besó su dedo índice y luego volteándolo horizontalmente volvió a besarlo, jurando así por la cruz.

Soy el Comandante Palacios, de la Fuerza Aérea Argentina. Estoy en una misión de entrenamiento probando un avión experimental. Pero como ves amigo, la cosa no salió bien y tuve que aterrizar como pude. Por eso no puedo acompañarte y dejar los restos del avión aquí, expuesto a la vista del enemigo.

¿De qué enemigo habla patrón? ¡Acá no hay nadie en kilómetros! Y en el pueblo, sabiendo esto ¡lo van a atender de lo más bien! Además si les explica nadie va a decir nada fuera del pueblo ¡Vamos! ¿¡Qué se va a quedar haciendo acá con los mosquitos y el sol?!

Bueno, está bien. Creo que tienes razón. Acepto tu invitación. ¿Cómo te llamás?

Ernesto, pero dígame Cacho nomás.

Okey, llamame Comandante, a secas entonces

Una hora después la reluciente camioneta estacionaba frente al Almacén de Ramos Generales Don Francisco. Casi al instante Cacho salió como disparado hacia el interior. Minutos después estaba rodeado de curiosos que miraban admirados al extraño hombre que estaba de pie al lado de la camioneta.

El Jefe de Correos ni bien supo las extrañas circunstancias que rodeaban esta visita le ofreció hospedaje en el Hotel Amanecer que era de su propiedad y Don Francisco mandó buscar una muda de ropa nueva para el recién llegado.

El Comandante pidió hablar por teléfono urgentemente y fue acompañado a la oficina de Correos donde estaba uno de los pocos teléfonos públicos. A oídos de todos se comunicó con el Comando de la Fuerza Aérea, brindando un informe conciso sobre las causas de accidente del ZX23 y su ubicación en grados como lo tenía registrado en su bitácora de vuelo. Pidió 12 hombres para el retiro de los restos y una buena suma de dinero para compensar a los hospitalarios habitantes del pueblo.

Ni para las fiestas patronales se habían visto tantos rostros femeninos sonrientes. Se incrementó la circulación por la calle principal, las visitas a la peluquería y la sección de ropa femenina de lo de Don Francisco.

En la vereda de enfrente el Bar Tropezón se había convertido en una especie de santuario adonde acudían todo el tiempo los hombres y muchachos a escuchar las historias del Comandante Palacios y beber las rondas que generosamente invitaba a cuenta de la remesa que recibiría.

Así pasaron días de gloria para Cacho quien se había convertido en el héroe que rescató al aviador en desgracia, lo que ameritaba todas las sonrisas y miradas pícaras de no solo las hijas de Don Francisco sino de todas las mozas en edad de merecer.

Como no hay nada que dure para siempre a su tiempo llegó la revelación turbadora que dejó caer un velo de decepción sobre todo el pueblo. A media mañana del quinto día se descubrió la desaparición del Comandante de su cuarto de hotel y junto con él otras 3 mudas de ropa y 3 pares de zapatos fiados por el Almacén de Ramos Generales, varias joyas entregadas por ilusionadas mujeres que esperaban fueran vendidas a buen precio en la Capital y su producto enviado por Remesa Postal, y un buen fajo de billetes desaparecido del escondite secreto en el mostrador del Hotel.

Para el mediodía se había averiguado que nunca existió ninguna misión para un avión ZX23, para la tarde el nombre de Aarón Segura era mencionado en la radio en relación a un fugitivo que venía huyendo desde La Rioja y cuya descripción era inconfundible. No era otro que la del Comandante.

Al llegar a la noche el pobre Cacho había sido exiliado de los círculos de camaredía y amistad forjados tan pocos días atrás y emprendió el regreso derrotado al campo de sus padres, a quienes casi había olvidado relegándolos a una aislamiento total teniendo en su poder el único vehículo útil para salir del campo.

Esto tal vez sea un cuento, pero si alguna vez viajan a Chascomús podrán encontrar el nombre de Comandante Palacios en las crónicas publicadas en los diarios del Año 1963…

La búsqueda

“Augusto Lupholm. Detective Privado

Búsqueda y Recuperación. No existen imposibles.

Absoluta reserva. Atención las 25 horas”

El Dr. Marcos de la Fuente Campos leía y releía el anuncio pensando en que clase de loco podría publicar un aviso tan estrafalario con tipografía barroca y encima con tremendo error “¡¿25 horas?! ¿Acaso el tipo es un marciano?” pensaba. Sin embargo algo en su interior le decía que para encontrar lo que el perdió tal vez hacía falta alguien así, fuera de los convencionalismos y las estructuras de la ciencia forense policial o de la psicología moderna. Lo que más le intrigaba era que habían dejado el panfleto sobre su escritorio de caoba sin que nadie supiera quien fue y se agregaba más misterio al asunto porque no recordaba haber comentado con nadie sobre su infructuosa búsqueda.

El dinero todo lo puede y Marcos tenía una fortuna tan inmensa que era imposible saber a cuánto ascendía. Y aunque confiaba plenamente en su albacea, John Smith, por haber demostrado una habilidad excepcional para triplicar o quintuplicar cualquier suma de dinero, vivía obsesionado con adquirir cosas y disfrutar de todo lo que podía comprar.

Tomó nota del teléfono de Lupholm en su blackberry y decidió llamarlo después de asistir a la función de gala en el Teatro Colón. Tal vez luego de la visita al teatro no se sentiría tan interesado en la búsqueda. Pero se equivocó. Como venía ocurriendo todos los días desde hacía cuatro años, cuando se convirtió en el hombre más rico del mundo, su pérdida ocupaba casi todo su pensamiento.

Eran las dos de la mañana cuando tomo su blackberry y marcó el número. Una voz casi infantil y con acento extranjero atendió. “Augusto Lupholm al habla ¿Qué puedo hallar por Ud.?”. Tras unos instantes de duda y desconcierto Marcos le propuso una entrevista para explicarle en persona su necesidad.

Y así fue que a las 8 de la mañana dos hombres totalmente opuestos se encontraban frente a frente desayunando opíparamente en el Restaurant “Principado” del barrio más exclusivo de la ciudad. Augusto resultó ser sumamente verborrágico y expresivo pero por alguna extraña razón no era irritante, a pesar de sonar como un chihuahua histérico todo el tiempo.

Marcos le encomendó la difícil tarea y afirmó “el dinero no es problema, puedo pagar lo que Ud. quiera”. A lo que recibió como respuesta cada vez: “sé que puede pagar lo que yo quiero, pero eso de que el dinero no es problema es su mayor error, porque lo que Ud. busca el dinero no lo puede comprar”.

Un año después el Dr. Marcos De la Fuente Campos, radiante, vivaz y feliz se trasladaba en una bicicleta bastante maltrecha por un camino de tierra que unía algunas chozas en África Meridional. Su ropa humilde, casi andrajosa, gastada y descolorida dejaba entrever una piel lozana, tostada por el sol.

En el cruce de caminos aguardaba el Jeep que una vez a la semana recogía paquetes y correspondencia para llevar a la capital del distrito. Marcos entregó un abultado sobre cuyo destinatario rezaba: “Augusto Lupholm y Mary Smith de Lupholm”. La larga epístola que contenía agradecía a su ahora amigo por haberle enseñado los secretos para tener amigos, para contentarse solo con lo necesario para vivir, para aprender a amar a otros aparte de sí mismo.

Junto con la carta una cartulina afiligranada daba parte de la boda entre el joven de doble apellido y una dama con éxótico nombre musical típico del continetente negro. La ceremonia se llevaría a cabo en tres meses, e imponía la obligación a su receptor de estar presente para recibir la recompensa por haber cumplido con su palabra y enseñarle donde encontrar la felicidad… esa que el dinero no puede comprar.

Los invito a dejar su comentario y/o voto para este cuento en el siguiente espacio compartido con amigos:

http://blogsdelagente.com/el-club-de-la-marmota/2009/11/20/la-busqueda

LINDA Y MALA (3º Concurso Microcuento)

De chica había ya había sido rebelde. Cuando se acerco a la adolescencia se dio cuenta de que la forma en que la miraban, especialmente los hombres, ya no era la misma. Su precoz belleza gatuna y su inteligencia le dió armas para cautivar a todos y conseguir lo que quería siempre. Hasta tuvo la osadía de hacerse fotografiar maquillada y fumando para demostrar que era aún más rebelde. Cuando esa foto empezó a pasar de mano en mano el comentario inevitablemente era siempre el mismo: “Es linda, sí, pero mala”.
*
Cuando llegó a la adultez supo brillar escribiendo, seduciendo con las palabras y librando mil batallas mordaces contra la mediocridad de otros que osaban llamarse “escritores”. Pocos recordaban lo que escribía en realidad, pero nadie negaba que generaba un tumulto donde aparecía su firma.
*

Al final de sus días, cuando la vejez la arrastró a una muerte solitaria, en un pueblito junto al mar, la noticia fue llevada por un mensajero en bicicleta hasta la casa de pompas fúnebres. Tres sepultureros hacían guardia, caminado calle arriba y volviendo sobre sus pasos mientras conjeturaban acerca de a quien les tocaría cubrir con tierra.

*
Como casi toda mañana de otoño la niebla acompaño su conversación. Sin embargo ni lo notaron, o no hablaron de ello. En su interior tenían la seguridad de que verían brillar el sol cuando descargaran su última palada.

Chusma (3er Concurso Microcuento)

“Allanamientos ordenados por el Juez Federal en Puerto Piray ponen al descubierto red de prostitución infantil. Aunque se incautó material fotográfico y archivos que revelan el accionar de los delincuentes no hay detenidos. Sin embargo la Policía cuenta con datos ciertos sobre el cabecilla de la banda y tienen identificado su automóvil. Volveremos en media hora con más información. No deje de sintonizar Radio Misiones en el 98.5 de su dial”

La noticia alteró visiblemente a Iván quien apagó la radio con un gesto de rabia. En un pueblo tan pequeño su única alternativa era escapar lo antes posible hacia el río y cruzar hacia el otro lado de la frontera. Tal vez la suerte esta vez estaba de su lado y aprovecharía la intensa bruma que lo cubría todo y alcanzaría su meta poco después del amanecer.

Su última fechoría fue birlarle la bicicleta al recién mudado afilador mientras dormía. Confiado en que nadie notaría a un obrero en bicicleta tomó el camino de tierra que cruzaba el centro del pueblo. No tuvo tiempo de festejar su triunfo. Tres policías de paisano lo emboscaron al llegar al puente. La vieja comadrona del pueblo fue quien, mientras le pasaba el mate, chusmeó maliciosamente a su sobrino el comisario que: “para ser afilador el hombre pedalea muy torpemente y demasiado silencioso…”


Este cuento (o mejor dicho microcuento) es mi deprimente aporte de 220 palabras al concurso dado a conocer por otro blog de esta aldea virtual. Pueden ver de que se trata acá y votar haciendo click aquí y pueden dejar sus comentarios acá

¿Hado? (Concurso Microcuento)

Luz mortecina rodeada de tinieblas.

Aleteos frenéticos viajando hacia el norte dejan su carga blanca y nauseabunda

En el centro un antiguo monumento fálico es testigo mudo de la hégira

Estandarte despojado de sus bandas de cielo azul celeste y nubes.

No más brisas frescas y limpias.

Al oeste paredes rosadas de cal, sangre y sebo guardan recintos vacíos

No más negociados. Hedor a muerte y desesperación.

La hora terrible ha llegado. En la Gran Potencia un teléfono ha sonado.

Rumores, invasión. Represalias.

Diplomacia derrocada. El Gran Antagonista ha respondido. Todos contra todos.

Lluvia atómica.

Aprensión que impele más allá de la nada

Barreras delimitadas por redondos símbolos amarillos y negros.

No hay donde huir.

Ilusión de argenta neutralidad quebrantada.

El fin de la Tercera Gran Guerra legará a todos un mismo horizonte.

Luz mortecina rodeada de tinieblas.

El-Justiciero

——————————————————————————

Este cuento (o mejor dicho microcuento) es mi deprimente aporte de 150 palabras al concurso dado a conocer por otro blog de esta aldea virtual. Pueden ver de que se trata y votar haciendo click acá., y pueden dejar sus comentarios en este post o en el blog de El club de la Marmota