Insuficientemente capacitado para aprender a vivir y convivir o instruido y educado para sobrevivir compitiendo.

Desconocimiento del empleo integral de las capacidades del individuo humano.

Un artículo del diario página 12 del día 12/05/2011, escrito en la sección Psicología. Psicología del “mal educado”, con el título de “Niños desafiantes” por Beatríz Janin, Directora de la Carrera de Posgrado de Psicoanálisis con Niños, APBA-UCES. Texto extractado del libro El sufrimiento psíquico en los niños. Psicopatología infantil y constitución subjetiva (ed. Noveduc), sostiene que:

“.Son esos niños a los que se atribuía “mala conducta” o “mala educación”; hoy algunos los rotulan como “trastorno negativista desafiante” o “trastorno oposicionista”. La autora sostiene que esa conducta “abarca problemáticas muy diferentes”, y la vincula con determinaciones familiares y sociales”.

La Humanologia, que investiga en el “mundo interior” esencial e inconsciente del individuo humano, la existencia de las capacidades encargadas de desarrollar y emplear el comportamiento de las personas a nivel social, afirma con convicción que, en realidad más que “mal educadas”, esos niños han sido insuficientemente capacitados para conocer y emplear las capacidades que hacen posible su existencia en la vida y como consecuencia en el medio social.

¿En que fundamentos reales se basa?

En que hasta la actualidad, nuestra preparación cultural para vivir en la sociedad, comenzando por la vida en el hogar familiar y continuando por la escuela y las demás etapas de instrucción y de educación, es prepararnos tanto en nuestra capacidad sensorial como en la intelectual para “luchar para ser el mejor”.

Ello lo podemos comprobar en la definición de grado y nivel de coeficiente intelectual, con que se clasifica a los niños en su desarrollo intelectual, en la definición de mala o buena conducta, en la escala de calificaciones en cuanto a aplicación para estudiar.

Con lo cual se exalta su preparación para una actitud egocéntrica y luego tiránica y despótica en adelante, para superar su inconsciente sensación de inseguridad y temor a ser tenido en cuenta que, “no vale sino es el mejor”.

La Humanología, afirma con convicción humana y científica, que el principal error que genera como consecuencia el niño “mal educado” que socialmente da lugar al “Niño desafiante”, es el desconocer la existencia de la capacidad sensible con la que iniciamos la existencia todos los seres humanos.
Propone tener en cuenta que es la capacidad sensible, elemento esencial e inconsciente al encargada de dirigir las energías de vida a partir del instante preciso de nuestra creación como individuo humano. Continúa su accionar durante el desarrollo embrionario y hace posible llegar al nacimiento. Y aunque continúa su accionar durante toda nuestra existencia “terrena”, actúa de manera “oculta” e “inconsciente”.

Aclara que los elementos con que cuenta la capacidad sensible para esa etapa de la vida, son las variaciones emocionales, el instinto de conservación de la existencia y el papel que desempeña la capacidad afectiva, componentes todos esenciales y desconocidos, dado que tanto el desarrollo y el accionar de la capacidad sensorial (órganos de los sentidos: vista, tacto, olfato, gusto y oído), como el desarrollo y empleo de la capacidad intelectual encargada de evidenciar las energías a nivel social como comportamiento, sólo inician sus funciones a partir del nacimiento.

Insiste en aclarar también que el individuo humano, en el instante preciso del proceso de su creación, emplea la cooperación de los elementos óvulo y espermatozoide, la complementación de todas las informaciones que hereda de los seres que el precedieron mediante el empleo de sus genes y comparte su existencia con todos los elementos que forman parte del universo con él.

Y que a partir de su nacimiento, los procesos de su existencia se rigen por la competitividad, la comparación, la discriminación y la lucha por tener la mejor fama, la mayor fortuna económica y predominar con su poder sobre los demás.

Es decir, en ese instante de la creación, existe con todo lo que comparte su vida en el universo.

Pero a partir de ese preciso instante, comienzan a influir la predisposición de las herencias genéticas de las culturas que le precedieron, que le “obligan a la selección de la especie”. Selección que a partir del nacimiento con el desarrollo y empleo de la capacidad sensorial y de la intelectual, le hacen “imitar” los “personajes” del medio ambiente familiar al que están genéticamente vinculados y a relacionarse con los demás a partir de esa “imitación”.

Esta etapa que se inicia luego del nacimiento, le va haciendo “registrar” en su memoria el accionar del medio externo, pero de manera evolutiva. Primero fantasiosa – mítica-, luego religiosa – mística-, luego filosófica – ideal- y por ultimo científica. Llevándole a actuar como un “centro” que “irradia” o “atrae” estímulos, más que intercambiarlos.

“Memorias y registros” que generalmente son “reproducidos” inconscientemente y considerados como “propios” por el desconocimiento de todos los pasos que han sido dados desde el instante de su creación hasta su nacimiento y luego de su nacimiento “reproducidos” generalmente inconscientemente durante el resto de su existencia.

En síntesis, cuando se está considerando al niño como un “mal educado” que le lleva a actuar compulsivamente como “Niño desafiante, negativista y oposicionista”, en realidad se desconoce que a lo que “desafía, niega y se opone” es a “reproducir actitudes y comportamientos, que la cultura a “obligado” a instruirse y educarse para hacerlo, pero desconociendo las posibilidades de desarrollar de manera integral todas sus capacidades – sensible, sensorial e intelectual – y a partir de esa capacitación, aprender a tenerlos como referencia para consciente, responsable y respetuosamente aprender a mejorarlos en su evolución de manera autónoma, respetuosa y responsable.

Autonomía y libertad (En el empleo de las comunicaciones)

Necesidad de aclarar las diferencias por las consecuencias que cada uno de estos conceptos origina.

Un artículo del diario página 12 del día 10/05/2011, escrito por Roberto Samar Licenciado en Comunicación. Docente del Seminario de Filosofía Política Moderna, UNLZ, en la sección La Ventana referente a medios y comunicación, se titula “Palabras y política”.

Samar “advierte que las palabras que usamos hablan también de las miradas que tenemos del mundo”.

La Humanologia, considera necesario exponer la evolución que lleva a cabo la humanidad, en lo referente al sentido que “encierra” y en el “contenido sensible” que como estímulo, se intercambia en cada concepto que emitimos en nuestras comunicaciones.

Debemos partir desde el comienzo de la comunicación de la humanidad. Es decir, desde la etapa donde la inteligencia no había todavía desarrollado el conocimiento suficiente para conocer y comprender la manera de elaborar conceptos, no obstante lo cual la comunicación se llevaba a cabo como una necesidad de vincular y de relacionar los seres humanos entre sí y con los demás.

Podemos considerar la etapa irracional de la comunicación humana.

En esa etapa, sólo los sonidos guturales y los gestos eran el medio de comunicación. La sensibilidad era la que se intercambiaba entre las personas. El formato eran tan sólo sonidos guturales y expresiones instintivas.

Debemos considerar que la capacidad sensible, es el contenido aún en la actualidad de todo tipo de comunicación social con conceptos.

Ello nos lleva a preguntarnos ¿Y que elementos de sensibilidad se intercambian en toda comunicación?

Los componentes de la capacidad sensible, son elementos esenciales e inconscientes y por lo mismo involuntarios. Ellos son: las variaciones emocionales (angustia que “impulsa” y depresión que “frena”). El instinto de conservación de la vida (que impulsa a atacar o a huir, para defender la existencia). Y el papel que desempeña la capacidad afectiva, cuya función es la de vincular a las personas (somos seres humanos pero además sociales) y la de relacionar las actividades que se llevan a cabo en toda sociedad).

La etapa que continuó en la evolución de las comunicaciones fue motivada por el desarrollo de las figuras y de la interpretación intelectual de ellas como una manera de intercambiar estímulos, pero el intercambio de estímulos generados por la capacidad sensible, en gran proporción no fueron tenidos en cuenta puesto que ellos eran esenciales, no concientes y por lo mismo no figuraban en las comunicaciones en el medio social.

Las comunicaciones en su proceso evolutivo, constituyó la etapa racional.

En esa etapa, se originó el concepto de “libertad” de expresión y en la otra posibilidad se habló de “prohibición” o “represión” de la necesidad de comunicarse.

Pero no se tuvo en cuenta, que el contenido de la comunicación continuaba intercambiando los estímulos que se generan en la capacidad sensible. Es decir, se tiene en cuenta los conceptos de la comunicación, pero no el elemento sensible que esencial, inconsciente e involuntariamente se intercambia.

Ello provoca una consecuencia, que sí se manifiesta en las comunicaciones. La capacidad emocional mediante el estado de angustia, impulsa y “proyecta” estímulos, que generan la “libertad” de expresión. El estado depresivo en vez, “reprime” o “inhibe” la comunicación. Ambas variantes emocionales actúan generando movimientos de energías de vida “contrarios” y “opuestos”.

El sistema nervioso que genera estos movimientos de energía, es el sistema nervioso autónomo, que tiene origen no en la corteza cerebral, sino en núcleos subcorticales, y equivalen a intercambio de hormonas que predominan en cada uno de los dos extremos.

En la angustia esencialmente predomina la adrenalina, que al “dilatar” los vasos sanguíneos, “favorece” el impulso de la energía que transmite la sangre(“liberación” de energías), y como “freno” que se origina en el instinto de conservación para hacer “ahorro” de energía, se emplea la acetilcolina, que genera “espasmos” en las arterias, con lo cual se “inhibe” o “reprime” el impulso de energía (los componentes químicos son más complejos pero con estos dos se intenta hacer accesible el conocimiento).

Estas dos posibilidades de intercambio de estímulos, a nivel social originan dos tipos opuestos de expresión y de comunicación. La angustia, impulsada por la adrenalina da lugar a la “extroversión” y “libera” la expresión en la comunicación. En vez, la acetilcolina, “frena” o “inhibe” la liberación de energía y da origen a la “introversión” y silencia la comunicación.

El conocimiento de estos elementos de la capacidad sensible y el papel que desempeñan en la comunicación, en realidad es el origen de la autonomía (sistema nervioso autónomo). Y es el proceso que en la comunicación hace posible una emisión de estímulos como propuesta y posibilita el escuchar al otro en su respuesta, para originar con conciencia lo que constituye el “diálogo”.

El desconocimiento de este proceso, es el que da origen a que el que más angustia genere en su emotividad, “libere” su estímulo comunicacional, y el que está bajo la influencia de estados de depresión, “reprima” su respuesta. Con lo cual el que emplea la “libertad” de expresión, no encuentra un “freno” en la respuesta de estímulos del otro interlocutor. Ese es el origen del “monólogo”.

Esta situación, para la comunicación tiene su consecuencia. El que “libera” su comunicación, instintivamente al actuar con su interlocutor le “agrede” con su actitud de angustia e impulso. Y genera en la otra persona, una “defensa” mediante el estado de depresión que emplea como defensa ante la agresividad de la angustia que “contiene” como estímulo la otra persona al ejercer la “libertad” de expresión.

La Humanología, propone considerar que sólo el conocimiento de los mecanismos que se emplean tanto a nivel social como elementos conceptuales, como los estímulos que se emplean a nivel “oculto” como estímulos sensibles, que son esenciales e inconscientes, si se capacita al ser humano, pueden permitir aprender a elaborar una comunicación razonable, que posibilita el diálogo. Donde se intercambian estímulos más que imponerse por una parte y acatarse por el otro interlocutor.

Si con estos elementos que constituyen el origen, el medio y el objetivo de intercambiar estímulos de manera razonable, respetando el interlocutor y empleando la responsabilidad que genera el conocimiento de estos procesos, se capacitan a las personas, puede proponer que la comunicación entre en la etapa evolutiva del razonamiento.

En síntesis, de las tres etapas evolutivas de la comunicación entre seres humanos, esta etapa es la que puede considerarse la etapa razonable.

Este conocimiento permite establecer la diferencia entre el empleo de la “autonomía” y la “libertad” en las comunicaciones.

Pero debemos considerar que la capacitación para el desarrollo y empleo de la autonomía en la comunicación, debe iniciarse a partir del empleo de la “libertad” de expresión, con que actualmente la sociedad de consumo masivo compite.

Ello puede lograr que la humanidad en cada sociedad que la integra aprenda a convivir en comunidad, más que agredirse en defensa de cada colectividad.

Quien desee conocer los fundamentos de la Humanología, puede dirigirse al sitio web www.humanología.com.ar

¿Sensibilidad o espiritualidad?

La biología es una ciencia demostrable más que una teoría del intelecto como lo es la espiritualidad.

¿Por lo tanto, debemos preguntarnos, primero somos creados o primero nacemos espiritualmente?

A partir de la Biografía del Dr. Gustavo Bedrossían, cuyo curriculum expresa que:
“El Dr. Gustavo Bedrossian ha realizado la Licenciatura en Psicología en la Universidad de Buenos Aires.

Posteriormente obtuvo su Doctorado en Psicología Clínica en la Universidad de Belgrano.

Es Director de PsicoRecursos, un emprendimiento de servicios psicológicos.

Fue Profesor Adjunto de la Universidad de Palermo en las asignaturas “Psicología” y “Teorías y Sistemas de Psicología: Análisis Comparado”.

Es autor de los libros “Buen Ánimo más allá de todo” (Editorial Vida), “Buen Ánimo más allá de todo 2″, “Da vuelta tu cabeza” y “Operación Espiritual”.

Como psicólogo clínico, tiene una vasta experiencia habiendo atendido a más de mil consultantes.

Se identifica con la psicoterapia breve, basada en la resolución de problemas y en el potencial del individuo”.
La Humanologia, que resulta de una síntesis de investigaciones del mundo interior del individuo humano, a partir de capacitaciones de medicina y de especialidad clínica del psiquismo humano, propone las siguientes consideraciones.

¿Es posible considerar que el ser humano en el preciso instante en que se encuentran el óvulo y el espermatozoide y se integran para crear el individuo humano, sea conciente de su creación?

Aceptar esta idea es equivalente a admitir que estamos en condiciones verdaderas de cooperar entre ambos elementos biológicos diferentes. De complementar todas las experiencias que se fueron desarrollando desde los inicios de la evolución de la humanidad. Y por último, de ser concientes de ser parte del universo infinito.

En consecuencia, ¿a qué se debe, el que en vez de concientemente cooperar, de complementarnos y de participar creativa, respetuosa y responsablemente en la evolución de la humanidad, a partir del nacimiento la cultura nos instruye y educa para competir, compararnos, discriminar acerca de las diferencias, luchar para ser el mejor en lograr la fama, el poder y el dinero, como actualmente lo demuestran en su accionar las diferentes sociedades del mundo?

A partir de estas reflexiones, es necesario preguntarnos si en el desarrollo biológico del ser humano se desarrolla primero ¿la sensibilidad o la espiritualidad?

Por lo tanto, aunque la cultura intente mencionar la espiritualidad como inicio de la existencia humana, sólo puede hacerlo desconociendo que el ser humano es energía esencial e inconsciente, antes que inteligencia con la que se expresa la espiritualidad.

Admitir el concepto espiritualidad, equivale a sostener que el individuo humano es creado mediante la inteligencia y no mediante energías sensibles.

Otro es el sentido si se considera la inteligencia del universo, no del individuo como posibilidad real.

Es necesario insistir en que en el instante preciso de la creación del individuo humano, el desarrollo de la capacidad sensible, cuyos componentes son elementos de energías esenciales, como lo son los estados emocionales, el instinto de conservación de la vida y el papel que desempeña en la existencia del ser humano la capacidad afectiva, la capacidad sensorial y la intelectual están en potencia.

Si no se quiere aceptar este proceso real, se negará erróneamente, que el desarrollo y empleo de estas dos últimas capacidades, se inicia recién luego del nacimiento, en que también se comienzan a registrar en la corteza cerebral los elementos que en el cerebro izquierdo constituirán la memoria sensorial y la memoria intelectual.

En consecuencia, el mencionar la espiritualidad, indica que no se tiene en cuenta la etapa prenatal que se inicia en el preciso instante en que la capacidad sensible y sus componentes comienzan a desarrollar al in-dividuo humano, célula inicial que luego se irá multiplicando embriológicamente hasta hacer posible el nacimiento.

Los cromosomas que están encargados de transmitir las experiencias heredadas en los genes para contribuir a la evolución de la humanidad, han sido descubiertos luego de investigaciones científicas y han dado lugar a demostraciones verdaderas, no tan sólo de la existencia espiritual sino física de la persona humana y de la sociedad que entre todos integran como humanidad.

Las diferentes creencias religiosas, las diferentes teorías filosóficas, y por último las numerosísimas investigaciones científicas, que se han ido desarrollando en el curso evolutivo de la humanidad, han sido anteriores a la información biológica que permite comprobar concretamente, que el individuo humano es una creación a partir del primer instante de su existencia, que luego se desarrolla embriológicamente y por último llega a la etapa de su nacimiento, sin estar en condiciones reales de conocer que este proceso origina su existencia en la vida social.

Sin embargo la mención de la espiritualidad, en todas las creencias, tanto las míticas (fantasías mágicas), las místicas racionalismos religiosos (Dioses o entidades deísticas diferentes: espíritus del bien y espíritus malignos), las filosóficas (desarrollo de pensamientos con diferentes principios) y aún en las científicas (como se proponen en la Psicología), parecería ser el inicio de la existencia humana, en lugar de actuar como la evidencia sensorial e intelectual de ello.

Para toda aquella persona que niegue esta reflexión, que en realidad es la síntesis de todas las investigaciones de la humanidad hasta esta comunicación concreta, es necesario preguntarle porqué razón no lo ha expresado antes como en éste preciso momento se lleva a cabo.

Quien desee conocer los fundamentos de la Humanologia, puede dirigirse al sitio web www.humanología.com.ar.

Humanidad ¿Hacia donde te va llevando estimular el poder que da el dinero? ¿Qué papel cumple el sentimiento que crea vida?

El dinero ¿Debe ser un medio para favorecer el desarrollo humano y social?
¿O un fin en sí para desarrollar el poder del capitalismo inhumano y destructivo del empresariado?

Lo primero y principal que debe aclararse es que el desarrollo humano y social, es imprescindible para hacer posible la evolución de la humanidad.

En vez, el desarrollo del poder capitalista y empresarial, además de desconocer la necesidad de emplear el dinero como un fin en sí, contribuye a estimular – instintiva y cruelmente en el componente social y consumista -, en un objeto anónimo, cuya ambición estimule el poseer todo el dinero posible para aumentar la dependencia de todos los seres humanos al poder económico.

Sin llegar a comprender concientemente, ni tener en cuenta que con ello, provoca como consecuencias, un aumento creciente del resentimiento y la violencia, que luego ingenua e infantilmente pretende controlar con la fuerza.

Al mismo tiempo, convierte al ser humano, en un objeto que empleando un círculo vicioso, continúa activando por doquier el papel destructivo de un medio social como constante y crecientemente se demuestra con hechos trágicos, la amenaza de destruir el planeta o incluso el universo.

No deben ser actitudes que originen conductas diferentes y competitivas, sino que genere conductas cooperativas, complementarias y participativas.

Pero para que este proceso de cooperación y de convivencia, permita capacitar al ser humano para que aprenda a lograr valorar, en vez de ponerle un precio a la vida, que es el capital sensible necesario para que evolucione la humanidad, es imprescindible que aprenda a conocer el papel que desempeñan los componentes de la capacidad sensible

Componentes con los cuales se lleva a cabo la conducción del potencial de vida, sin los cuales, ni el ser humano y como lógica consecuencia el dinero, tiene sentido ni posibilidad de existir.

Para poder aprender a conducir el potencial de vida del mundo interior del ser humano, para que logre afirmar el sentido de la vida, es imprescindible el conocimiento de los componentes de la capacidad sensible, dado que la sensibilidad en sí es un elemento esencial e inconsciente, y por lo mismo la voluntad no puede dirigirla.
En ese sentido, las variaciones emocionales, que generan todas las alternativas de dilatación y de espasmo muscular que activan tanto el corazón, como los pulmones, como el transito intestinal y el movimiento de la vejiga, incluso la eyaculación y el papel del útero par la expulsión de producto de la creación de vida que es el embrión humano, es uno de los componentes de la capacidad sensible.

El otro lo constituye el instinto de conservación de la vida que primero coopera, complementa y hace participar al óvulo y al espermatozoide para crear vida. Y luego impulsa a respirar, a alimentarse, a beber, a dormir y a emplear la sexualidad para lograr en desarrollo del ser humano y su continuidad evolutiva en la humanidad.

Y por último, es necesario conocer el papel de la capacidad afectiva, el otro componente de la capacidad sensible. Ella está encargada de vincular en el instante de la creación de vida cada componente de la célula inicial (membrana, protoplasma y núcleo) para que se integren y al mismo tiempo de relacionar cada función de los componentes de esta estructura unicelular para posibilitar el desarrollo embrionario y el posterior nacimiento del ser humano.

¡Y todavía no existen – sino como posibilidad potencial -, ni la capacidad sensorial ni la capacidad intelectual – que recién se desarrollan luego del nacimiento -, impulsan a la lucha por generar la ambición de lograr dinero, todas las consecuencias sociales que ello origina!

La Humanologia, propone un tema de reflexión: ¿Continuaremos estimulando el desarrollo de la cultura, empleando parcialmente la instrucción y la educación, que emplean la sensorialidad y la inteligencia, que actualmente contribuyen al desarrollo de la competencia que pone precio a la vida?

¿O comenzaremos a capacitar de manera integral – capacidad sensible, sensorial e intelectual, que en su complementación origina la capacidad social que generan la convivencia para afirmar el desarrollo humano y comunitario?

¿O esperaremos con resignación que el mundo se continúe destruyendo y asignando a la fatalidad el origen de todo tipo de resentimientos y de violencias que contribuyen a que ello suceda?

Humanologia. Aprender a vivir y a convivir en el presente con todo lo existente (tomando como base el pasado y como posibilidad evolutiva el futuro).

Psicoanálisis, propone reproducir el pasado “liberando” el resentimiento “reprimido”.

Un artículo del diario página 12 del día 17/03/2011, escrito en la sección Psicología. La obra de Louise Bourgeois llega a Buenos Aires, se titula “La mujer –casa y el hada costurera”.

Este artículo escrito por Raquel Rascovsky de Salvarezza, didacta de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), es una expresión del proceso del psicoanálisis.

Se manifiesta con su comentario: “El retorno de lo reprimido se llama la muestra de la gran artista plástica Louise Bourgeois, nacida en 1911 en París y fallecida el 31 mayo de 2010 en Nueva York, que se inaugura el sábado próximo en Fundación Proa. La vida y la obra de Bourgeois mantuvieron un particular vínculo con el psicoanálisis”.

Ese comentario, demuestra el error de acusar a las personas que vivieron en el pasado de la titularidad de los hechos que llevaron a cabo, y su consecuente “condena”. Esa interpretación de un pasado, haciendo cargo a quienes lo ejecutaron como un acto conciente e intencional, “descarta” el impulso generado por las herencias genéticas que se ejecutan mediante las energías vitales de manera “condicionada” y “limitada” a esas experiencias.

Ese error que se estimula mediante el psicoanálisis, con el consecuente “resentimiento”, odio, rencor, desprecio del comportamiento, considerando la existencia de una “víctima” y de un “victimario”, es una clara manifestación expresada en este artículo cuando comenta: “El retorno de lo reprimido”.

El error del psicoanálisis, cuyo autor fue Freud, consiste en dar al inconsciente el papel de lo sucedido en el ayer, pero considerando al pasado como originado en el comportamiento que se llevó a cabo a partir del nacimiento.

Con tal teoría, es difícil lograr superar el error que queda como un “recuerdo” que “condiciona” y “limita” la capacidad creativa que es la que origina la existencia de todo individuo humano.

La Humanologia, propone tener en cuenta que el inconsciente – desconocimiento de los acontecimientos que se producen en la existencia del ser humano -, se inicia mediante el desarrollo y empleo de la capacidad sensible que emplea las energías de vida como un elemento esencial y desconocido en esa etapa evolutiva del individuo humano.

La capacidad sensible, inicia su actuación desde el preciso instante de la creación del individuo unicelular (cooperación del óvulo y del espermatozoide en la creación de una existencia nueva y única de esa manera en el universo). Creación que a partir de ese instante cuenta con la cooperación de todas las experiencias heredadas en los genes desde el comienzo de la humanidad, y que al mismo tiempo, ese individuo participa con todo lo existente en el universo en ese momento.

Al considerar que esa etapa que va desde la creación del nuevo individuo, que continúa durante su desarrollo embrionario – reproducción celular que origina la creación de todos los órganos que integran el cuerpo humano -, y que llega hasta el nacimiento, debe ser tenida en cuenta como inconsciente (no tan sólo la que considera Freud luego del nacimiento), dado que recién luego del nacimiento, tiene lugar el desarrollo y empleo de la capacidad sensorial – encargada de capta estímulos externo al individuo – y de la capacidad intelectual – encargada de percibir dichos estímulos, consolidarlos en forma de imágenes e ideas, interpretarlas, registrarlas en la conciencia (corteza cerebral), y recurrir a esos registros para originar comportamientos, que le permitan actuar a nivel social con los demás componentes de la humanidad en su evolución.

Es decir, el psicoanálisis “reprocha” al individuo, al que “titulariza” como que inconscientemente está “reproduciendo” experiencias heredadas en los genes. Con lo cual lo “condiciona” y “limita” el accionar de las personas a comportamientos que le impulsan a emplear esas experiencias por desconocimiento de las demás opciones que potencialmente dispone a partir de la creación como individuo único e irreproducible de esa manera en el universo.

Al condicionar al individuo a que “libere” esas experiencias que inconscientemente le impulsaron a actuar “reproduciendo” herencias genéticas, y no aclarando la posibilidad real de ser una creación potencialmente infinita y única en el universo, le “impide” aprender a vivir y a convivir de manera creativa, continuada, dinámica y favorecido por la evolución de la humanidad de la cual es parte como todo lo existente.

La Humanologia, considera que este error se origina por el hecho que Freud, desconocía la existencia de las capacidades que contribuyeron a la creación del individuo humano, y al papel de desempeña la capacidad sensible en la etapa prenatal, y a la insistencia en “condicionar” y “limitar” su experiencia de supervivencia a la etapa que se inicia en el nacimiento en la cual la cultura instruye y educa a las personas mediante la capacidad sensorial y la intelectual, que recién comienzan su desarrollo en la etapa posterior al nacimiento.

El desconocer el papel de la existencia de la capacidad sensible a partir del instante de la creación del individuo humano, le llevó a desconocer al mismo tiempo el papel que desempeñan cada uno de los componentes de la capacidad sensible: las variaciones emocionales, el instinto de conservación de la vida humana y el papel de la capacidad afectiva encargada de vincular cada elemento de la estructura del individuo unicelular (membrana, protoplasma y núcleo) y de relacionar las funciones de cada una de esas estructuras para hacer posible el nacimiento.

En síntesis, en el inconsciente que teóricamente trata Freud, no se tiene en cuenta la etapa prenatal, imprescindible para llegar al nacimiento. E inicia el estudio del inconsciente a partir del nacimiento con lo cual inconscientemente “condiciona” y “limita” el desarrollo creativo, constructivo, continuo, dinámico y evolutivo del ser humano y de la humanidad que es la resultante de la creación de cada componente humano.

Quien desee conocer los fundamentos de la Humanologia, puede consultar el sitio web www.humanología.com.ar.

Humanologia. ¿Qué sucede antes del nacimiento y después de ello?

El hijo creado, el tenido, el criado, el adoptado, el apropiado.

Un artículo del diario Página 12 del día 10/03/2011, en la sección Psicología: adopción, apropiación, ahijamiento, escrito por Lía Ricón Miembro titular en función didáctica de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), tiene por título “Cuando yo vine a este mundo…”.

En él “la autora diferencia entre el niño adoptado –“que está seguro de haber sido deseado”–, el niño apropiado –donde “el vínculo empezó con la gran mentira”– y el ahijamiento –“padrinazgo vinculado a cuidados generales, que también tiene sus riesgos”–.

Pero este artículo la Humanologia lo emplea como referencia y motivo para aclarar diferentes posibilidades de nacer y participar en el medio externo al mundo interno del útero y más aún al mundo interior del individuo humano.

En ese sentido podemos considerar que, la crianza de todo hijo, cualquiera sea el origen, de padres genéticos reales, adoptados o apropiados, ante que ello suceda es creado por la humanidad para continuar la evolución del ser humano.

¿Por qué expresamos que es creado por la humanidad? Porque el verdadero ejecutor de dicha creación, es el instinto de conservación del género humano.

El instinto de conservación del género humano, complementado con las variaciones de la capacidad emocional y a la capacidad afectiva, son todos componentes esenciales e inconscientes de la capacidad sensible.

Es necesario también que aclaremos que en el período que va desde el instante preciso de la creación del individuo humano – ser unicelular inicial -, hasta su nacimiento, de parte del niño no existe la posibilidad conciente de intercambiar estímulos, ni de interpretar porqué, cómo y para qué lo lleva a cabo, pues la capacidad sensorial y la capacidad intelectual recién comienzan su desarrollo conciente – registros en la corteza cerebral – luego del nacimiento.

De manera tal que en el instante preciso en que somos creados como individuo unicelular, no luego de ese instante, ni los padres, ni la sociedad son concientes de ello. Sin embargo, en ese preciso instante se lleva a cabo una experiencia única en el universo de esa manera. Experiencia que jamás se producirá nuevamente.

Es decir, en ese preciso instante esencialmente formamos parte de la energía vital que compartimos con todos los elementos que en la naturaleza componen el universo.

Pero a partir de ese preciso instante, comienza la influencia que transmite la herencia genética de todos los seres que nos antecedieron en la evolución de la humanidad hasta ese momento.

Como consecuencia de el desconocimiento de la existencia de este preciso instante de la creación como individuo humano, el medio externo – sociedad -, tiene conocimiento de nuestra existencia “materialmente comprobable”, luego del nacimiento.

La Humanologia hace esta aclaración porque el desconocimiento de el valor que tiene la vida del ser humano y de la sociedad que es la integración de todos ellos, y todos los procesos culturales que hasta la actualidad conocemos y comprobamos, impide que la sociedad supere la errónea, absurda, cruel e inhumana competencia que inexorablemente de una u otra manera impulsa a rivalizar, discriminar y competir para ser “el mejor” que los demás.

Lucha por la competencia que la cultura mediante la instrucción del individuo y la educación de la sociedad – costumbres, tradiciones, creencias y prejuicios -, también hasta la actualidad emplea para capacitar a los pedagogos en su responsabilidad profesional.

La mejor evidencia del desconocimiento del valor humano de la creación de todo individuo, esta comprobado por la siguiente aclaración.

El proceso común que origina la creación del individuo humano, se origina por la cooperación de un óvulo y de un espermatozoide – síntesis de la evolución de la humanidad hasta ese instante -. Por la complementación de todas las experiencias transmitidas por las herencias genéticas también hasta ese instante. Y por último, la participación con todas las energías del universo.

En síntesis, la Humanologia aclara que existe una contradictoria diferencia entre la cooperación, la complementación y la participación de todos los individuos humanos en el instante de su creación y la rivalidad, la discriminación, la lucha por la supervivencia, que la cultura inicia a partir del nacimiento, que consiste en instruir y en educar a las personas para “ser el mejor” en cuanto a logra la fama, la riqueza y el poder. Preparación para “dominar a los demás y hacerlos depender del que ejerce el poder para no ser dominados por aquellos que la sociedad prepara para ser dominados y sometidos”.

Con estas aclaraciones, la Humanologia, propone el conocimiento del papel de la capacidad sensible, y sus componentes (variaciones emocionales, papel del instinto de conservación de la vida y papel de la capacidad afectiva). Componentes todos que se encargan de dirigir la existencia del ser humano desde el instante preciso de su creación, durante su desarrollo embrionario hasta llegar a su nacimiento.

Estas aclaraciones las hace como una contribución a la posibilidad de desarrollar las capacidades de cooperar, de complementarse y de participar entre todos los componentes de la humanidad, y “reducir” la errónea e inhumana capacitación social para rivalizar, competir, discriminar y tender a alterar la existencia de todos los demás componentes de la sociedad “transformándolos” en “enemigos” que amenazan su existencia.

Quien desee informarse de los fundamentos de la Humanologia, puede dirigirse a su sitio web www.humanologia.com.ar.

Humanologia. “Sutil” diferencia entre Amor y Pasión.

El Amor es energía esencial e infinita. La Pasión es la “materialización” del empleo de esa energía.

Ambas son energías que deben emplearse de diferente forma. Ambas son imprescindibles y complementarias. La Pasión es un medio de la expresión del Amor. Es su “materialización”. Tiene un tiempo y una forma. El Amor en vez, es energía esencial e infinita. Hace posible la creación de la forma y la duración del tiempo en que esa “forma material” vive.

Sin la energía infinita del Amor no existe la posibilidad de crear vida. Y sin la participación de la Pasión tampoco existe la posibilidad de mantener y de evolucionar la vida que se crea.

El Amor es el elemento esencial que coopera, complementa y hace partícipe a los dos elementos que crean vida: el óvulo y el espermatozoide. Es el que permite en un instante preciso la integración de esos dos elementos en un nuevo individuo. Único como creación de esa manera y forma en el Universo.

Ni antes ni después se llevará a cabo ese proceso creativo.

En consecuencia, cada uno de nosotros los seres humanos, somos la resultante de una energía creativa cuya fuente infinita el es Amor, y somos al mismo tiempo una expresión social que tiene forma de Pasión en su expresión y acción.

El valor humano y social de esa creación, consiste en que en ese preciso instante se sintetiza toda la experiencia de la humanidad, para hacer posible la continuación de su evolución.

Estas aclaraciones que resultan de una reflexión originada en la búsqueda profunda del origen de la vida del ser humano y en que manera la evidencia luego del nacimiento para participar en el medio social con los demás seres vivientes, humanos o cualquiera otra forma, no es una teoría más de las que tratan de explicar la vida.

La Humanologia, es un método de investigación científica que toma como referencia a la medicina como ciencia, y que hace un enfoque clínico de la psiquis humana, con el aporte como experiencia de la psicología clínica. Basa la propuesta acerca del origen de la vida del individuo humano y luego del nacimiento su transformación en persona a nivel social, en la existencia de tres capacidades imprescindibles para la existencia de toda persona.

Esas tres capacidades diferentes en su tiempo y en sus funciones, son: la primera la capacidad sensible, cuya existencia y funcionamiento, permite la evolución del individuo humano – todavía no con forma y participación como persona -, desde el instante preciso de su creación mediante el Amor como energía, que vincula y relaciona a dos formas que se materializan como óvulo y espermatozoide.

En este proceso de creación, es imprescindible la cooperación de esos dos elementos. La complementación de todas las experiencias de la humanidad hasta el preciso instante de la creación, y es al mismo tiempo un elemento que forma parte de toda la energía y forma del universo.

En síntesis, sin la existencia de la capacidad sensible, que esta compuesto por energía esencial e infinita aunque inconsciente, el proceso de creación y de nacimiento del ser humano es imposible.

Pero aclaremos un punto esencial: los procesos que contribuyen a esa creación y a su posterior evolución hasta el nacimiento, necesitan imprescindiblemente la posibilidad de cooperación, de complementación y de participación de todos los elementos de la naturaleza.

Y también es necesario aclarar que los tres componentes que hacen posible el accionar de la capacidad sensible, son las variación de los estados emocionales, el papel creativo del instinto de creación y mantenimiento de la vida y el papel de la capacidad afectiva, encargada de vincular cada elemento de la estructura de ese individuo unicelular inicial, y de relacionar la función de cada elemento para hacer posible la reproducción celular que originará el embrión hasta su etapa de madurez y nacimiento.

Hasta aquí el papel de la capacidad sensible es predominante e imprescindible. Las otras dos capacidades, que se encargan de vincular y relacionar a este nuevo individuo, irreproducible, la capacidad sensorial y la intelectual, son tal sólo posibilidades potenciales sin desarrollar.

A partir de aquí, se inicia la otra etapa de evolución del individuo que se transforma en persona evidenciable a nivel social, la del nacimiento.

En esta nueva etapa, la capacidad sensible dada su característica de energía esencial e inconsciente, pasa a ocupar el plano “oculto” del ser humano, y comienza el accionar de la capacidad sensorial, que tiene como función captar estímulos y la capacidad intelectual que tiene como función percibirlos, consolidarlos en “forma” de imágenes e ideas, interpretarlas, registrarlas como memorias y recurrir a su evocación para “materializarlas” como comportamientos a nivel social.

Y aquí se produce el desarrollo y empleo de la rivalidad para la supervivencia en el medio, la compensación de las diferencias heredadas en los genes, las discriminación de esas diferencias y la lucha para “ser el mejor” como persona, para lo cual tiene por función de la cultura y mediante la instrucción y la educación, que lograr tener más fama, mas fortuna y más poder que son los tres componentes que prevalecerán sobre la cooperación, la complementación y la participación, que como aclaramos pasan a actuar en el plano “oculto” e inconsciente, no obstante sin su accionar no puede continuar la existencia.

¿Cual es la síntesis de la aclaración de la “sutil diferencia” entre el sentimiento creativo y el empleo de la pasión que desarrolla primero el individuo (etapa prenatal) y luego la persona (etapa postnatal)?.

Que es imprescindible aclarar la necesidad de capacitarnos para conocer y desarrollar la capacidad sensible, encargada de la cooperación, la complementación y de la participación como individuo en el universo, para aprender a “reducir” el accionar de la capacidad sensorial y de la intelectual, que mediante la cultura instruyen y educan a las personas y las impulsan a la rivalidad y a la competencia, a la discriminación de las diferencias, y a lograr impulsivamente a nivel social ser el mejor en cuanto a prestigio, riqueza y poder, que inexorablemente atenta contra la vida del ser humano y de la sociedad, empleando todo tipo y variedad de resentimientos, odios, rencores, desprecio de la vida, “materializándose” en toda forma e intensidad de violencia destructiva.

La Humanologia comunica su propuesta en el sitio web www.humanología.com.ar

Humanologia. La comunicación. ¿Qué comunicamos?

Como norma general la interpretación de comunicación se hace equivalente a ideas, que son acompañadas por gestos y tonos de intensidad de la voz.

Para la concepción actual es una norma considerada con cierto grado de absoluto.

Ello tiene un origen: el desconocimiento de la evolución del intercambio de estímulos entre los seres humanos.

En ese aspecto es necesario que aprendamos a reflexionar acerca de las etapas de la evolución del ser humano desde su creación como individuo, elemento unicelular, y todas las que continúan durante su existencia como persona a nivel social.

La Humanologia, disciplina y método originado en experiencias de medicina y de un enfoque clínico de la psiquis, ha continuado la investigación iniciada desde hace infinidad de tiempos y de personas, en lo referente al “mundo interior” de esa célula inicial.

Célula inicial resultante de una cooperación de dos elementos que cooperan para que esa creación se concrete. Y con ello se posibilite la complementación en la transmisión de las experiencias de la humanidad hasta ese “preciso instante”, nunca existente antes de él, y tampoco jamás reproducido luego de él de esa manera. Instante por último, en que cada uno de nosotros como individuos humanos, formamos parte esencial de la energía existente en todo lo universal.

Esta aclaración previa a la pregunta ¿Qué comunicamos? Es de un valor trascendente e imprescindible.¿Por qué motivo?.

Porque en ese preciso instante la capacidad encargada de hacer posible el inicio de la vida humana, es la sensible. Cuyos componentes son variaciones de estados emocionales, impulsos del instinto de inicio y de conservación de la vida y el papel fundamental de la capacidad afectiva, que es de origen esencial más que sensorial como normalmente se cree.

Lo emocional de esta etapa de la evolución del ser humano, es lo que impulsa hacia el mundo del cual es parte (la angustia existencial) y lleva al encuentro del medio social en el cual está el otro individuo que también es impulsado por su angustia existencial en busca de intercambiar estímulos cuya iniciación fue su creación.

Esto genera en el individuo que inició la búsqueda, una actitud defensiva de respuesta que equivale a un estado de depresión existencial.

Estos movimientos de energía vital de cada individuo se originan en el mismo instinto que generó su existencia y que se encarga de conservarla y son complementados por la capacidad afectiva, cuyas elementales funciones para complementar las variaciones emocionales y el impulso del instinto de conservación de la vida creada, consisten en vincular cada parte de la estructura de la célula inicial (membrana, protoplasma y núcleo) y de relacionar de manera complementaria el funcionamiento de cada elemento de esa estructura unicelular, para luego continuar con la reproducción celular que permita el desarrollo embrionario de ese individuo que luego de nacimiento comenzará su accionar en el medio social como persona.

Esta síntesis es necesario para aclarar que el primer y fundamental elemento de la comunicación es el elemento sensible del individuo humano, para tener en cuenta que la capacidad sensorial que origina los estímulos diferentes que se intercambian y la capacidad intelectual que hace posible el vínculo para llevar a cabo la comunicación que permita la relación entre personas a nivel social la comunicación, recién comienza a desarrollarse luego del nacimiento.

Ello equivale a aclarar que el elemento esencial de toda comunicación entre seres humanos es imprescindiblemente el sentimiento con que hemos sido creados. Aunque luego por experiencias culturales que la herencia genética nos aporta, en apariencia tenga todas las formas que nos impulsen inconscientemente a rivalizar y confundir el verdadero sentido humano que se intercambia como estímulos las comunicaciones.

Recién luego del nacimiento, comenzamos a emplear las predisposiciones heredadas en los genes y las diferentes etapas evolutivas del intelecto humano les irá dando la forma que normalmente creemos que estamos utilizando como comunicación.

Esta breve pero verdadera aclaración expuesta, nos permite aprender a valorar más el sentido vital de las comunicaciones, que el formato conceptual al que le asignamos importancia fundamental en las comunicaciones hasta la actualidad.

Quien desee conocer las etapas evolutivas de la comunicación entre seres humanos, puede consultar el sitio web www.humanología.com.ar en el capítulo de comunicaciones, para poder ampliar el sentido humano más tan sólo la aparente capacitación intelectual que asignamos al discurso.

Humanologia. El error místico de la omnipotencia del perdón.

Un artículo del diario página 12 del día domingo 27/02/2011, publicado en la sección Psicología, en la cual se comentan pensamientos de Arthur Schnitzler, de su libro titulado: “De Relaciones y soledades” (ed. Edhasa), edición de Joan Parra, uno de ellos es el tema que vamos a considerar.

Expresa: “Si has perdonado es que has dejado de amar”. Y da lugar a que quien comenta dicho artículo opine: “Amargos, quizá demasiado lúcidos, los aforismos y reflexiones de Arthur Schnitzler (Viena, 1862-1931) hundieron su hoja en las cuestiones del amor, de la soledad, de la verdad, la mentira, la responsabilidad. Se atrevieron a explorar “el entresuelo, el sótano y la torre de la casa de la vida”.

La Humanologia, más que atreverse a explorar “el entresuelo, el sótano y la torre de la casa de la vida”, tomando como referencia investigaciones científicas verdaderas acerca del “mundo interior del individuo humano”, y la existencia en él, de una infinita energía de vida potencial, y de las capacidades que se encargan de conducir esas energías para aprender a cooperar, complementarse y participar como seres humanos en la evolución de la humanidad, de manera creativa, constructiva, respetuosa y responsable para hacer posible la existencia de todas las personas que viven y conviven en el mundo, afirma con convicción, que las expresiones emitidas por Arthur Schnitzler en su libro, deben ser responsable y respetuosamente motivo de reflexión para que no induzcan a confusiones y errores al tomarlas como referencias verdaderas.

Por comienzo, Schnitzler afirma como conclusión un error que la cultura atribuye a “explorar “el entresuelo, el sótano y la torre de la casa de la vida”. Dicho aforismo, no debe ser considerado producto de una reflexión realmente seria, y por lo mismo no debe comunicarse sin valorar lo erróneo de sostenerlo como verdad.

Es una expresión de “superficialidad” cultural, admitir con esas opiniones emitidas por Schnitzler, que “hundieron su hoja en las cuestiones del amor, de la soledad, de la verdad, la mentira, la responsabilidad”.

Es más una opinión personal de un escritor, que expone ideas del amor, de la soledad, de la verdad y de la mentira, que las considera responsables, sin un estudio científico, verdadero y responsable de las consecuencias que puede provocar en la sensibilidad de aquella persona que las tome como una conclusión seria de reflexiones basadas en el conocimiento del valor de la vida del ser humano.

La Humanologia afirma con convicción científica que, todo individuo humano es la resultante de una creación única, irreproducible e irrepetible de esa manera en el universo. Y que en el preciso instante de su creación, la energía de vida que origina su existencia, es parte de la energía infinita del universo con todos los demás elementos que lo componen.

Además propone tener en cuenta, que en ese instante se lleva a cabo una cooperación entre los elementos que crean al individuo: óvulo y espermatozoide. Se complementan las experiencias heredadas en los genes, respetando las diferencias y se hace a ese individuo participante de todo el universo en el cual es creado.

También afirma con convicción científica, que la etapa que va desde el instante de la creación, la que continúa con su reproducción celular que origina el embrión humano hasta el momento de su nacimiento, está a cargo de la capacidad sensible. Cuyas energías son esenciales, inconscientes e involuntarias.

Y que sólo luego del nacimiento comienzan su accionar las capacidades sensorial e intelectual, que en la etapa prenatal, tan sólo son posibilidades potenciales a desarrollar.

Considera que existe un proceso evolutivo del pensamiento del ser humano, que pasa por etapas de mítica o fantasía, de misticismo o de misterio divino, de filosofía o de pensamientos ideales, y de cientifismo o de búsqueda profunda del sentido de la existencia. Y considera que en todas estas etapas el ser humano, desconoce el valor de su energía vital como un elemento esencial e infinito.

Precisamente cuando Schnitzler opina que “Si has perdonado es que has dejado de amar”, lo hace en la etapa mística que equivale a la omnipotencia divina, no humana. Con ello demuestra que su complejo de inferioridad, necesita del complejo de superioridad, ambos ficticios, por desconocer la esencia humana que es el sentimiento con que cada individuo fue creado.

Este pensamiento basado en una filosofía mística errónea e inconsciente de su pensamiento, le permite la “omnipotencia de perdonar” reforzando su error al agregar que con ello “has dejado de amar”.

La Humanologia, teniendo como referencia el desarrollo evolutivo del ser humano, las capacidades que contribuyen e ello, la sensible o prenatal, las postnatales, sensorial e intelectual, que son las encargadas de la evolución de todo ser humano, en base a lo expuesto como referencia científica y esencial de todo individuo humano, manifiesta que Schnitzler, confunde perdonar que es una opinión mística, con capacitarse para conocer, comprender, valorar y respetar el sentimiento con que somos creados en el universo, como un individuo esencial, único e irreproducible, que contribuye a la evolución de la humanidad.

Como síntesis, la Humanologia afirma con convicción que:

Solamente el capacitarse para conocer, comprender, valorar y respetar el sentimiento con que somos creados en el universo, como un individuo esencial, único e irreproducible, hace posible que contribuyamos a la evolución de la humanidad.

Y que ¡Sólo de esa manera vamos a aprender a valorar el sentimiento con que hemos sido creados, y mediante el cual es necesario capacitarse para contribuir a la evolución de la actual sociedad, tan errónea e inconscientemente impulsada a competir, comparar, discriminar y luchar entre los seres humanos para obtener obsesiva y erróneamente el predominio de la fama, de la riqueza y del poder que todo ello genera, para ser más que los otros seres humanos.

¡Obsesión que nos impulsa hacia un consumo “masivo” de costumbres, tradiciones, creencias y prejuicios, sin valorar los errores heredados en los genes, y que la realidad demuestra con la manifestación de cuanto resentimiento, odios, rencor, desprecio de la vida y violencia que se emplea para destruir, contradiciendo errónea e inconscientemente el sentimiento con que hemos sido creados todos los seres humanos componentes de la humanidad!

Quien desee conocer los fundamentos de la Humanologia, pueden dirigirse al sitio web www.humanología.com.ar.

Humanologia. ¿Capacitación humana dinámica, creativa e infinita o “destino inexorable” que cumplir?

En la medida que busquemos e investiguemos sobre el origen de la vida humana, o continuemos tratando de paliar las consecuencias que la realidad muestra, acerca del desconocimiento del papel que cumple el potencial de energías vitales del individuo humano, se obtendrán dos diferentes resultados.

En la capacitación del individuo humano, para un conocimiento dinámico, continuo y creativo de su potencial, compuesto por energía vital e infinita, se aprenderá a mejorar su comportamiento.

Si en vez, se continúa con el principio cultural del “destino inexorable a cumplir”, no sólo se condicionará y limitará su potencial humano, sino que además de “desperdiciar” esas energías, la sociedad y sus componentes, estará “obligada” a someterse a las fuerzas inconscientes del pasado, que “mandan” desde la herencia que los genes de quienes le antecedieron intentan continuar empleando.

La posibilidad de generar nuevas energías de vida, se origina en el conocimiento, desarrollo y empleo de la capacidad sensible. Primera capacidad encargada esencial e inconscientemente, primero de su creación, y luego de todos los procesos que posibilitaron su desarrollo embriológico y luego del nacimiento su desarrollo como persona a nivel social.

Esta capacidad emplea componentes como energías esenciales y desconocidas.

En cambio la capacidad sensorial que se va integrando con la capacidad intelectual, y están encargadas de consolidar estas energías en forma de imágenes e ideas, que constituyen la conciencia, que permiten el intercambio de estímulos evidentes, para hacer posible una comunicación entre seres humanos a nivel social, recién comienzan su desarrollo a partir del nacimiento.

Es decir, que existe un ciclo que se inicia en el instante preciso de la creación del individuo humano (de posibilidades infinitas) y su desarrollo embriológico (que tiende a condicionar y limitar estas posibilidades mediante informaciones heredadas en los genes) , que se lleva a cabo antes del nacimiento y un ciclo que se inicia después de su aparición en la realidad del medio social, en que sus energías vitales ya están siendo condicionadas y limitadas para su desarrollo y empleo, por herencias genéticas.

¿Por qué la capacitación integral del individuo humano hace posible una continuidad dinámica, creativa, continua y evolutiva? Porque en el preciso instante de su creación el individuo forma parte de la energía infinita del universo.

Y ¿por qué se menciona el desarrollo de un destino “inexorable” que debe ser cumplido? Porque luego del instante de la creación el individuo humano comienza la reproducción celular y el desarrollo embrionario, impulsado por las informaciones originadas en herencias genéticas que lo “condicionan” y “limitan” al empleo de experiencias que anteceden a su creación, sin tener en cuenta la posibilidad infinita de mejorar su evolución.

La Humanologia, disciplina y método científico que investiga en el mundo interior del ser humano, desde su creación como individuo unicelular, y que continúa durante la reproducción celular que dará origen al embrión humano, afirma con convicción, que en tanto no se tenga en cuenta la necesidad de capacitar a las personas, para que aprendan a conocer las capacidades que movilizan sus energías vitales de manera conciente, creativa, constructiva y dinámicamente evolutiva, en su mundo interior esencial e inconsciente, un enorme potencial creativo de su existencia será “desperdiciado” y estará inexorablemente impulsado a sobrevivir empleando las experiencias del pasado, que tienen un origen heredado y genético “condicionado” y “limitado” por el pasado, con las consecuencias que provoca a nivel social, generando comportamientos que muestran su “rigidez” y “desperdician” su posibilidad evolutiva.

Los fundamentos de la Humanologia pueden ser consultados en el sitio web www.humanologia.com.ar.