Archivo para la categoría ‘General’

Señor perfecto

Sé que esperas un señor perfecto.
Pues eso ni siquiera parezco.
De cuando en cuando, sin embargo,
afloran algunas virtudes.

La lealtad es una de ellas.
También lo es el respeto.
Dicen que soy presentable
y llevo un caudal de experiencia.

Tras trabajar mucho, demasiado,
mi situación es holgada.
Por eso no dejes que escape
e ignora mis muchos defectos.

Prometo olvidar los tuyos.
Haré a un lado tus delirios.
Trae sólo lo que llevas puesto
y luego…inventemos el resto.


Oscar Néstor.

Entre golfos y bahías.


Entre golfos y bahías.

Maridaje del mar y la tierra

en alboroto de color y piedras

de los golfos y bahías

que rodean y me encierran.

En la península buscada

hallé lo mejor un día

cuando llevé el equipaje

que prohijó esta aventura.

Rodeado de sus albores

protegidos del dolor

entre sus brazos y los míos

no hubo nada superior.

Oscar Néstor.


Ven a mi lado mujer.

Sabes que no concibo verte triste.

No puedo soportar ver en tu cara

ese rictus que asoma y que ofreciste

ayer como una sonrisa así tan rara.

Tu rostro pleno de pesadumbre

es sin embargo para mí tan bello.

No logro evitar que siempre alumbre

desde el magnífico emitir de tu destello.

Ven mujer y siéntate a mi lado

y ofréceme tus veleidosos mimos.

Anhelo beber tu miel con desenfado

de tus uvas generosas en racimos.

Debo sentir tus golondrinas pectorales

agitarse encrespadas en mi pecho

al aumentar los deseos pasionales

y concentrarlos bajo el mismo techo.

Oscar Néstor.

Descanso a mis versos. A rest for my verses.

A rest for my verses.

Today my verses rest

in the sofa of your soul.

Against the howl of the wind

my words go untainted.

I own more that what I need

and I request this time

for the hope of being

a fold of your voice.

Oscar Néstor.


Hoy descanso a mis versos

en el sofá de tu alma.

Contra el aullido del viento

van netas mis palabras.

Poseo mas de lo que necesito

y solicito esta vez

una esperanza de ser

un pliegue de tu voz.

Oscar Néstor.

Te lo cuento despacio.

¿Sabes? Hoy te cuento despacio

que el poeta está incierto.

Pues han cambiado su entorno

y lo rodea el viento.

Están sus letras revueltas

por el girar del tiempo.

Mas saca fuerzas y escribe

anunciando lo cierto.

Y contando revive

al renacer su esfuerzo.

Por la vida retorna

hacia todo lo bello.

Oscar Néstor Galante.