Posts etiquetados como ‘Espartatlón II semana 45’

Semana 45: Día 315: Flor de relos

2013-08-09 19.59.36

“Solo, solo unos pocos elegidos pertenecen en verdad al gran mundo… Solo unos pocos elegidos en el mundo lucen la hora exacta en su muñeca”.

“¿Te compraste un Suunto Ambit Silver? Te pasaste, macho”. (disculpas a Les Luthiers)

Había llegado al país hace unos días, pero solo pude echarle mano hoy. Fue amor a primera vista. Yo necesitaba un reloj con GPS que me durase para las ultramaratones (como, por ejemplo, la inminente Yaboty), y el reloj necesitaba posarse en una muñeca que hiciera quedar a su dueño como un alfeñique.

Aprovechando que mi amigo Matías viajaba a los Estados Unidos por trabajo, lo compré y se lo mandé a su hotel. Como es medio paranoico con el tema de la aduana, tiró el manual (que, según él, era una especie de guía telefónica) así que, como ven en la foto, tiene cualquier hora y fecha, ni idea de cómo cambiarlo. Igual lo estoy cargando para estrenarlo mañana. También hice una gran jugada con este viaje y compré un cable cargador para el Garmin Forerunner 405 que tenía, inutilizado por no poder cargarle la batería. Acá vendían ese mismo cable en Mercadolibre por $300 y en eBay lo conseguí por u$s 20 (conviértanlo a la cotización que les plazca, dólar real, blue, soja o tarjeta, pero es más barato que lo que te piden acá).

El Suunto es enorme, o estoy muy flaco porque en mi muñeca me recordó cuando era chico y jugaba a vestir los zapatos de mi papá. Pero el tamaño seguramente tenga que ver con su batería, que dura 15 horas en modalidad running y 50 en hiking (tiene que ver con el ping que envía al satélite, es algo muy técnico como para que nosotros los científicos de la NASA nos pongamos a explicar). Pero no solo eso, además de GPS y navegación, tiene brújula, barómetro, termómetro (para la temperatura ambiente, no sean tan fantasiosos) y monitor cardíaco. Solo para reloj, la batería dura 30 días. Además dice que es resistente al agua, a una profundidad de 100 metros, pero ni loco lo pruebo.

Estos días estuve corriendo con un Garmin Forerunner 305 prestado, que como todas las cosas viejas, grandotas y feas anda fantástico. Pero aunque estaba enamorado de mi reloj anterior y que este que me dieron también funcionaba de perillas, estoy experimentando grandes distancias, y la batería nunca me alcanzaba. En la Ultra Buenos Aires usé tres relojes distintos, en los trails de montaña como Patagonia Run o La Misión elegía en qué momento activar el GPS (generalmente al principio) para después meterme en una incógnita… todos sabemos que cuando preguntamos a los banderilleros cuánto falta para el próximo puesto de asistencia, te mienten descaradamente… Tienen buenas intenciones, quieren que no te desmoralices, pero cuando te dicen que llegás a la cima en 20 minutos y tardás 2 horas, realmente empezás a decir el clásico “qué hago acá”. En cambio, si de antemano sé que faltan 10 km y en el medio hay una montaña, me puedo preparar mentalmente para sufrir.

Vamos a ver cómo me va con este flor de relos. Con que llegue a usarlo en las 36 horas de la Spartathlon 2014 voy a ser más que feliz…