Semana 19: Día 129: Corazón de deportista

Estoy haciéndome estudios para conseguir un apto médico, y para también tener una referencia de cómo vengo asimilando el veganismo. Por ahora no hay síntomas, pero ¿quién sabe lo que pasa adentro del cuerpo?

El ecocardiograma dio todo bien, la técnica que manejaba el aparato me felicitó y me dijo que tenía un corazón muy sano. Luego vino el electrocardiograma, que imprimieron en una hoga laaaaaaaarga y finita, la hicieron un rollito y me lo dieron en un sobre. Para mí era todo lo mismo.

Pero hoy, el técnico que me iba a hacer la ergometría, la miró detenidamente. Sin levantar la vista me dijo “¿Hacés actividad física?”. Le dije que sí, que hacía ultramaratones. “Sí, tenés la marca registrada de los corredores”, respondió. Aparentemente, esas líneas que suben y bajan dicen mucho más de lo que imaginamos. De hecho, me dijo que tenía un bloqueo de rama izquierda. Era la primera vez que escuchaba el término (de hecho, cuando terminamos el estudio, le pedí prestada una lapicera y anoté en mi agenda el término, para recordarlo después).

Un bloqueo de rama izquierda es  un defecto en el sistema de conducción eléctrica del corazón caracterizada por un retraso de la conducción eléctrica por la rama izquierda del haz de His y, por ende, un retraso en la activación del ventrículo izquierdo del corazón. Como resultado, el ventrículo izquierdo se contrae después que lo hace el  derecho. En palabras más fáciles de entender, es como si apretásemos el interruptor de la luz y la lamparita se encendiera un segundo después. ¿Me tengo que preocupar? Aparentemente no. Es un defecto de fábrica, sobre el que no puedo hacer nada. Wikipedia recomienda:
Cuidado médico: los pacientes con un bloqueo de rama izquierda requieren una evaluación cardíaca completa y quienes se acompañan con pérdida de la conciencia puede que requieran un marcapasos artificial.
Cuidados quirúrgicos: en algunos pacientes con bloqueo de rama izquierda con un QRS marcadamente prolongado y con insuficiencia cardíaca pueden recibir mayores beneficios con la colocación de un marcapasos, el cual provee contracciones ventriculares rítmicas.

Pero el técnico que me atendió me dijo que no me representaba ningún riesgo. No tenía síntomas, simplemente eso estaba ahí, pero no me molestaba en lo más mínimo. Al parecer tiene que ver con esa “repolarización” que me diagnosticaron hace un año, pero hasta que no vea a la médica que me mandó a hacer los estudios, no voy a entender del todo qué significa esto (sinceramente, no entiendo nada).

La ergometría es un electrocardiograma realizado durante un esfuerzo controlado. A diferencia de las otras veces en que lo hice, no fue en una bici, sino en una cinta con una ligera inclinación. Quienes hayan visto las fotos de mi progreso personal en el primer año de Semana 52 sabrán que visto un pecho velludo, lo cual hace que los electodos adhesigos no se peguen bien. Si a eso le sumamos que transpiro como un marrano, peor todavía. Al final del estudio estaba corriendo sosteniéndome los electrodos con la mano, como una señorita que va dando saltos mientras intenta que no se le salga volando el corpiño.

Mientras corría, las gotas de sudor iban saltando para todas partes, mientras el pobre técnico intentaba volver a pegarme la cinta al pecho. “Soy de transpirar mucho”, le dije. “Ya me di cuenta”, me respondió, mientras se secaba la palma de la mano con una servilleta.

El 14 de febrero, día de los enamorados, voy a ver a mi nutricionista y, casualmente, a la doctora que me va a hacer su interpretación del estudio. Pero, de momento, parece que está todo bien encaminado con mi maquinaria interna…


Escribí tu comentario

, , Rafa dijo

Me siento identificado contigo, unas semanas antes de tu entrada me diagnosticaron tambien un bloqueo de rama izquierda. Fue un hallazgo casual pues al retomar el deporte despues de un largo periodo de inactividad note que mis latidos en reposo eran significativamente mayores que cualquier otra persona en inactividad con lo que al iniciar el deporte enseguida me pongo en 150 lpp. El cardiologo me hizo el ecg y salio el bloqueo. El problema es que este bloqueo ocasiona una bamboleo del septo interventricular de un lado a otro durante la sistole al no ser sincronicas las del ventriculo derecho e izquierdo. Esto me ocasiona un volumen sistolico bastante inferior del que me corresponderia a mis 42 tacos. Sin embargo un ligero engrosamiento de la pared de ventriculo hizo que el cardiologo me recetara un antihipertensivo aunque mis cifras son limitrofes tirando a normales. Lo mas importante es que me dijo que lo unico que podia mejorar mi funcion ventricular es el deporte. Que hiciera cuanto quisiera con control estricto de las pulsaciones. Asi que ahora el deporte ya no es un hobby es un medicamento. Suerte