Que decir frente al dolor?

Como consolar a un amigo en duelo
1-Escuchar primero: Hazle saber que usted está presente y disponible. Cuando la persona se abra al diálogo, quédese atento y guarde silencio.

2-Esté preparado para ayudar a la persona a enfrentar el dolor y la tristeza, no los evite: El objetivo es ayudar a la persona, entenderla, trabajar a través de sus sentimientos, no pasarlos por alto.

3-Evite decir cosas que lo hagan sentir mejor a usted: Ej.”se exactamente lo que sientes” Rara vez es cierto y trivializa el dolor de la persona que lo padece. Aún si has experimentado algo similar, ninguna experiencia es exactamente igual. Si no hay nada que decir, simplemente esté presente con la persona

4-Muestre respeto con Honestidad: No trate de responder sobre los misterios del universo o fuerce sus creencias sobre la persona. Sea claro sobre las limitaciones sobre su capacidad. Esté preparado a dejar preguntas sin contestar. El consuelo no implica tener todas las respuestas, sino soportar la carga ajena.

5-No ponga palabras suyas en boca de Dios: Evite decir,”esta es la voluntad de Dios”, o “este es parte del plan divino”. A menos que lo haya escuchado directamente de El, no lo diga.
<strong>Como hacer frente a la pérdida y el dolor</strong>

Toda pérdida puede causar dolor, sentimientos de confusión e incertidumbre.. Estas respuestas son normales.

1-Familiarícese con las etapas del duelo: Los expertos identifican: negación, rabia, negociación, depresión y aceptación. Algunos agregan esperanza como sexta etapa.

2-Exprese su duelo: Modos saludables incluyen llanto, mirada fija hacia ningún lugar  por tiempo extendido, meditar, gritar, dormir. Explosiones de risa también son apropiadas y no se las debe juzgar duramente.

3-Identifique alguien en quien confíe para hablarle: Personas disponibles podrían ser su esposa, amigos, parientes, pastor, consejero, doctor. 

4-Elija un modo personal de conmemorar la pérdida: haga un collage de fotografías, done a una iglesia, confeccione un libro de recortes en memoria para honrar a la persona. Esto ayuda a comenzar a sanar sin quedarse estancado en el dolor.
Texto extraido: “Episcopalian  Handbook” 2008 Church publishing www.churchpublishing.org