Posts etiquetados como ‘19 de julio’

Encuentro de Brigadista del Café en Taguatinga.

Compas realizamos el encuentro de Brigadistas del café en Taguatinga, Brasil, tal cual lo planeado. En el encuentro hubo muchos recuerdos de aquellos años y muchas ganas de retomar, en conjunto, la Solidaridad organizada y constante con Nicaragua.

Nos pueden dar pautas de que se necesita, de quienes están trabajando en estos temas.

Queremos organizar un encuentro de Brigadistas en el 2011 allí, con ud, y convocar a varias brigadas Latinoamericanas y Europeas para hacer de esto un gran evento que reúna nuevamente las miradas sobre la tierra de Sandino

Un abrazo.

Alfredo fonticelli

fotos del Barricada

scan0009

Gracias por permitir que estas paginas de la historia no sean borradas.  Algún día alguien podrá anexarlas a un libro y que sirvan para que las futuras generaciones sepan que fue defender la patria con honor. Respeto a los lisiados de guerra que deambulan por el mundo, los ven como seres extraños fuera de este mundo, no se dan cuenta que esos camaradas lucharon para que ellos estubieran gozando la libertad que hoy tenemos.

En esta foto sale mi hermano que esta en España: Mario Ampie esta asomando la cabeza, al centro y el otro que esta detras es Hiber tercero con cara de niño, tiene apoyado el brazo derecho sobre el compañero siguiente. Sale franklin caido. qepd

Salen otros camaradas como Huber tercero….al centro: mi persona: Andres Orozco, salgo levantando la mano derecha sentado en la parte inferior el primero de los que estan al frente.

FONTI: si alguien se conoce que lo haga saber y que se anote. un abrazo Andres Orozco Amador.

a) El héroe de la patria, por Homero

El héroe de la patria

Por Homero desde nicaragua

La emboscada

Todo alrededor había quedado en silencio; el olor a pólvora mezclada con carne humana quemada saturaba el ambiente. Me quedé allí; oyendo el llanto de mi hijo recién nacido oliendo la sonrisa de mi esposa acunando a nuestro hijo cumiche.

Había logrado sacar a Pedro; pisó una mina y se le fue por los aires su pierna izquierda.

“No vaya Teniente; no vaya.”

No le hice caso a la tropa, tenía que sacar a mis soldados heridos.

Logré sacar a Timoteo; con las vísceras de fuera sosteniéndolas con su mano derecha ensangrentada para no botarlas.

Pero a Carmelo ya no lo pude sacar; me lo había “echado a tuto” y no calculé bien su peso y caímos en una mina.

Su cuerpo me protegió del impacto y después se me borró todo.

Solo oigo voces, ruidos, gritos.

Olores infernales a sangre y orina en los hospitales.

No se si estoy soñando o estoy en la otra vida.

Desperté muchos días después; no se cuanto tiempo estuve en coma.

¿Y mi pierna derecha? Médico ¿donde está mi pierna?

¿Y mi brazo izquierdo? Enfermera ¿que le hicieron a mi pierna y mi brazo?

Contésteme; es una orden.

¡Oh Dios! No veo bien; solo veo con un ojo; Enfermera, Médico

¿Que pasó con mi ojo izquierdo?

La enfermera solo me quedó mirando con ojos llenos de compasión.

Me eché a llorar como un niño.

¡Mátenme! ¡Mátenme! ¡Médico! ¿Por qué no me dejaron morir?

¿Qué voy a hacer ahora que soy medio hombre?

Habían transcurrido seis meses.

Estuve en el Hospital Militar y nadie me había llegado a visitar de mi familia.

Tuve por compañía una ventana y la luz que se filtraba por ella; de vez en cuando oía algún pajarito cantar por las mañanas; solo eso.

Un día se apareció un General con un grupo de oficiales perfumados y bien vestidos y después de leerme un manifiesto me impusieron la medalla al valor en oro. El grado máximo. Una “Camilo”. Era un Héroe de la Patria.

Al día siguiente me dijeron que me fuera a mi casa; me dieron las gracias y una ayuda económica por parte del ejército por que al ser miliciano reservista voluntario, no tenía derecho a salario alguno.

Me dio risa; me dijeron que firmara un papel y con el lápiz en la mano les puse una “equis” y le dije que así firmaba. Pero no era cierto, me dio pena decirles que nunca había cursado escuela.

Me vistieron de militar, me pusieron mi medalla y me dejaron en la parada de buses que me llevaría hasta cierto punto en la montaña para después coger camino, unas tres horas a pie (antes lo hacía en 45 minutos) para llegar a mi casa.

Un miembro de mi plana me llegó a despedir y me regaló unos anteojos oscuros y me dijo: “Para que se parezca a Steve McQueen.”

Yo no sabía quien era Steve McQueen, después supe que era un actor famoso.

Se miraban bien y me ocultaba el ojo de vidrio que me habían puesto los cubanos.

Por fin había agarrado el bus en el “Mayoreo” que me llevaría a la casa.

Los héroes también viajan en bus.

Subí con cierta dificultad por las gradas del bus.

Las muletas no me dejaban subir por lo estrecho del espacio.

Alguien quiso ayudarme y rechacé la ayuda; soy un militar que puedo valerme solo.

Cuando logré superar las escalinatas; todo el mundo dejó de hacer lo que estaba haciendo.

Se hizo un silencio cargado de miradas de lástima y de admiración.

Mi medalla brillaba como un sol en mi pecho; al menos así lo sentía.

¿Había valido la pena?

Pienso que sí; los que peleamos por la patria sentimos de alguna manera que la sociedad nos debe algo; al menos un reconocimiento por nuestro sacrificio.

Para no ponerme en evidencia ante tantos “civiles” me senté en el primer asiento en la fila derecha del bus; justo detrás de la entrada principal; había un poco mas de espacio y podía acomodar mejor mis muletas y la mochila militar donde llevaba mis pocas pertenencias.

Escuché los murmullos de la gente; pero no le hice caso, era un Héroe de la Patria ¿Qué daño me podían hacer?

No habíamos avanzado mucho tiempo cuando se sentó a mi lado un señor un poco mas mayor que yo; tal vez de unos 35 años y me comenzó a hacer plática.

Al principio no le puse mente; no quería hablar de la muerte de mis compañeros y de como había quedado desgraciado para toda la vida.

El bus paró en Tipitapa; el municipio mas cercano a Managua y una avalancha de vendedores; niños, hombres, mujeres y ancianos se lanzaron encima de las ventanas para ofrecer sus productos.

“Agua helada…agua helada… el fresco, el fresco, el fresco; van las enchiladas, las pupusas, la rosquillas, va querer marchantillaa..”

Un colorido de pregones; mezcla de productos, sudores y calores.

Puufff… estaba acalorado; compré unas rosquillas somoteñas y un fresco de cacao con leche.

Me sofocaba ver tanta gente vendiendo y gritando.

No estaba acostumbrado a los ruidos de la ciudad.

Después de comerme las rosquillas y beberme el freso; cerré el único ojo que tenía y me tiré un “peloncito”.

No quería hablar con nadie; solo quería llegar rápido a mi casa; abrazar a mis hijos y a mi mujer.

Las bocinas de los camiones y buses me despertaron; estábamos en la gasolinera principal de Río Blanco; un pueblo blanco norteño enclavado en la montañas de Matagalpa.

El chofer resopló del calor que le daba la máquina del bus; sacó una toallita de mano de la bolsa de su pantalón y se secó a manotazos el sudor de su cara y cuello.

La toallita desde hace mucho tiempo había perdido su color; estaba totalmente mugre.

No me importó en absoluto; en la guerra hemos andado sin bañarnos por semanas enteras y ya no sentimos el tufo entre nosotros es como si quedara sellado el olfato.

“Señores pasajeros tienen una hora para comer”__ anunció el ayudante del bus.

Bajé del bus un poco mas rápido de como me había subido.

Tenía entumida la pierna.

Miré a un lado y a otro sin poder decidir a qué lugar dirigirme.

Yo solo había estado de paso por ese pueblo de hermosas mujeres blancas; una vez que pasamos en unos camiones del ejército cuando iba con mis tropas a la montaña.

“Disculpe Teniente”__ me habían tocado el hombro suavemente; empuñé rápidamente mi pistola “TT”escondida en la cadera derecha de mi pantalón.

Tranquilo héroe; solo lo vengo a invitar a una cerveza.

Era nuevamente mi acompañante hablador.- Me tendió la mano

“Mucho gusto”._ Me llamo Dionisio.

“Teniente López”__ le dije a secas.

Asentí con la cabeza y nos metimos a una comidería bar cruzando la calle; desde allí podíamos controlar el bus.

Comenzamos a beber; una, dos, tres, ya no me acuerdo cuantas cervezas me bebí.

El bus se había atrasado mas de la cuenta por un desperfecto mecánico y estuvimos bebiendo mas de 3 horas.

Era mi primera borrachera después de 6 meses de estar en ese hospital entre la vida y la muerte.

El bus tocó nuevamente la bocina anunciando su partida.

Me incorporé con mucha dificultad; ya me había quitado la camisa militar; la medalla y mis grados.

Ya no me importaba nada parecerme a cualquier soldado que andaba de “pase”.

Era un lisiado de mierda; jodido no solo por una mina si no por una sociedad que le importaba un “bledo” mi desdicha.

Dionisio pagó la cuenta y me ayudó a montarme al bus; ya tampoco me importaba eso.

Mi orgullo se había quedado en esa cantina.

La llegada a Siuna

Enrumbamos hacia el mineral de Siuna, por un camino pedregoso lleno de baches.
Oscureció; y poco a poco se fueron apagando las voces dentro del bus y el traqueteo de la carrocería alternaba con los ronquidos de uno o dos pasajeros.
Unos niños hurgaban con avidez una bolsa de confites aprovechando el sueño de sus madres.
Cerré el único ojo que tenía y abrí mis oídos.
Un militar nunca puede descuidarse; debe controlar los ruidos y los silencios de la noche.
Me sumí en mis pensamientos; recuerdo cuando llegaron los políticos del Frente a la Escuela San Martín para arengarnos con discursos antimperialistas y conminarnos a que nos integráramos a las tropas del Ministerio del Interior; prometían buena paga, ropa y calzado y un futuro de gloria al servicio de la patria.
Recuerdo que nos integramos 15, todos campesinos; estudiantes que abandonamos la cartilla para ir a la guerra.
Yo venía de Coperna; una cooperativa agraria sandinista ubicada a unos 40 kilómetros de Siuna en dirección al Mineral Rosita.
No tuve ni tiempo de despedirme de mi familia; mandé aviso con uno de mis amigos.
Me acuerdo que firmamos por seis meses y después el Ejército nos reclutó voluntariamente; ninguno de nosotros andaba obligado como otros.
Mi mujer estaba embarazada de mi hijo cumiche.
¿Como será? ¿Se parecerá a su papa?
Entramos a Siuna temprano en la mañana.
Dionisio se había dormido toda el camino y se quejaba de lo entumido que andaba.
El bus estacionó en la única gasolinera que había y buscamos donde desayunar.
Había movimiento de tropas; al parecer la “contra” andaba cerca. Se escucharon algunos disparos de ak en la lejanía.
Me encontré con uno de los políticos que me había reclutado e hizo como que no me había visto.
Un ligero ademán y continuó su camino en una prisa justificada por su vergüenza.
No tenía por qué sentirse mal; así era la guerra. Nadie gana.
Entramos en el Comedor de Estolano y pedimos un desayuno siuneño; gallo pinto; huevos fritos; mortadela; cuajada; tortillas de harina recién hechas; jugo de naranja y un buen café negro.
Nos sentamos a la orilla de la puerta para controlar la salida del bus; no podía quedarme en Siuna; tenía que llegar a mi casa.
No había terminado de acomodarme cuando entraron unos jóvenes y se pusieron a reír de mi desgracia.
Me agarraron asoleado y los traté; les dije que ellos no sabían quien era yo; el Teniente López; Héroe de la Patria y les enseñé con mi única mano mi medalla.
Uno de ellos; la mas jovencita me quedó viendo con sus profundos ojos negros y me dijo:
“Esa es su guerra señor; no la mía.”
Me sirvieron el desayuno y ya no tuve ganas de comer.
La llegada a mi comunidad.

Un helicóptero del Ejército había caído en la pista de Siuna; se que iban a evacuar heridos por que la gente comentaba que desde temprano se estaba combatiendo por “Casas Viejas”. Me quedé viendo el viejo aparato soviético tratando de recordar cómo me habían sacado de la emboscada; pero no recordaba nada; excepto las bombas y las metrallas que estallaban en mi memoria. El bus volvió a reiniciar la marcha; una de las cosas que me impresionó ver eran los campos desolados a lo largo de carretera de macadán. Los campesinos varones habían abandonado sus huertas y se habían ido a la guerra. Sólo encontrabas mujeres, niños y ancianos caminando por la carretera o lavando ropa en los caños y riachuelos. Como pesadillas despiertas azotaban mis pensamientos esos lugares donde habían emboscado a muchos amigos y vecinos. La sangre estaba regada en los caminos y nadie las miraba; solo yo. Cada vez que nos acercábamos a un punto de emboscada; mi corazón se oprimía y me ponía en guardia; tocaba incesantemente la cacha de pistola esperando el mas mínimo movimiento de un enemigo fantasma. Dionisio me miraba y no me decía nada; el sabía lo que era andar en la guerra. Nos habíamos reconocido como hermanos de lucha. Pasamos por Siunawas; Yaoya; Mongallo; Negrowas.

En ese trayecto logré ver por unos momentos la Escuela “San Martín” y mis antiguos compañeros de estudio; no quise dejarme ver. No quería que me vieran con ojos de lástima. El bus paró en Coperna. Mi lugar. Mi cooperativa. Dionisio iba a continuar su viaje hacia Rosita; nos habíamos despedido con un fuerte abrazo y lo invité a que me visitara algún día. No había terminado de bajarme del bus cuando un montón de niños, jóvenes y amigos llegaron a saludarme. Era el reencuentro con mi gente; mi comunidad. Todos nos conocíamos, todos eramos amigos. No había secretos entre nosotros. Me ayudaron a cargar con la mochila; la prótesis en la pierna me estaba haciendo paste. Me llevaron a la Casa Comunal; tocaron insistentemente un riel colgado en una de sus soleras. Era el llamado general; en pocos minutos estaba reconcentrada toda la comunidad; saludándome; abrazándome. Eran como doscientas personas congregadas alrededor de mi persona. Mis ojos se llenaron de lágrimas por primera vez en mucho tiempo. Los niños no dejaban de tocarme la prótesis y el muñon de mi brazo y me preguntaban si no me dolía. Mandaron a matar gallinas y un cerdo; salieron las botellas de cususa y comenzó la fiesta del pueblo. Bebí hasta quedar borracho en un tapesco; no me acuerdo cuanto tiempo dormí. Cuando desperté estaba la vieja Petrona atizando el fuego de la leña para hacer un café. Por fin te despertaste. ¿Quieres un trago de café? ¿Qué hora es Petrona? Son las 8 de la mañana; dormiste la mona toda la noche. Petrona era una de las líderes de la cooperativa; había sido correo de Carlos Fonseca y del “Danto”. Su rancho en las montañas de Matagalpa había sido refugio de los guerrilleros del Frente Norte; hasta que lo quemó la Guardia y mató a toda su familia. Ella se salvó de milagro por que cuando llegaron a su casa; ella se encontraba en una misión clandestina. En lo que me incorporé del tapesco; la Petrona me extendía mi pistola; sabía que la estaba buscando. Estaba entrenada para eso. “Ahora que te jodieron te has vuelto muy confiado” comentó la Petrona en son de broma y sonrió dejando ver los orificios en su dentadura. Había perdido varias piezas dentales; nunca le pregunté qué le había pasado, a las mujeres no les gusta hablar de eso. ¿Petrona y mi mujer? ¿Has visto a mis hijos y a la María? Petrona retiró del fuego la porrita de café; buscó un posillo, lo llenó y me lo ofreció. El café humeaba. Bebete el café y después hablamos.

El héroe de la patria

Después de tres horas de caminar penosamente por una picada que ni las bestias transitaban; llegué a una chocita enclavada en medio de la montaña.

Los primeros en recibirme fueron unos perros famélicos que lastimosamente movían sus colas de un lado al otro olfateando mis botas y mis pantalones enlodados hasta las rodillas.

Estaba reventado; no en balde uno suma años a su vida y el cuerpo como que se destempla y se ponen flácido los músculos y duras las coyunturas de los huesos.

Todo te duele, hasta el último huesito.

¡Buenas…!

Buenas.__ contestaron desde adentro de la chocita.

Salía humo de una chimenea improvisada, el fogonero estaba encendido; podía adivinarse por el chirrido de la leña seca cuando prende lumbre.

Cuatro niños; dos varones y dos mujeres asomaron sus cabecitas desde el hueco que hacía de entrada a la choza y tapándose la boca se ponían a reír en una mezcla de timidez y pena ante la presencia de un hombre extraño como yo.

Pase… pase.__ Oí una voz femenina desde adentro.

¿En qué le puedo servir?

Ando buscando al Teniente López ¿Se encuentra él?

¿Y para qué lo quiere?

La mujer volvió su rostro hacia mí; era una mujer de unos 60 años, fuerte, de buen temple.

Una mujer campesina de esas que cuando nacen se pegan a la teta de la vaca y la dejan seca de leche.

Usted debe ser Doña Tula; hermana de Petrona; le traigo un encargo de ella: unas cuajaditas; unas tortillas recién hechas, café de grano, azúcar, sal, aceite y pan.

“Aquí lo tiene.”___ le dije extendiéndole un saco macen que ya me traía chimado el condenado.

Doña Tula; agarró el saco con cuidado y lo puso en la única mesa de madera que tenía la choza.

Siéntese amigo; allí tiene una pata de gallina. ¿Quiere un poquito de café?

Asentí con la cabeza y me senté a observar los movimientos ágiles de esa mujer; movía los tizones del fogonero con una sola mano; acomodando rápidamente la porrita del café.

Los niños en la entrada observaban.

¡Vayan para afuera a jugar niños!__ ordenó Doña Tula con voz enérgica.__

¡Nada de estar velando a la visita que es mala educación!

Los niños no dejaron que Doña Tula les dijera dos veces la orden y desaparecieron en un santiamén.

Con cierta dificultad puso en la mesa un jarro de café y un pedazo de pan del que había traído y se sentó Doña Tula.

Sabrá usted que el Teniente López ya no está con nosotros.

No. No lo sabía. Contesté en voz baja; mientras apuraba un sorbo de café

¿Mi hermana la Petrona no se lo dijo?

No. No me dijo nada. Solo me dijo que platicara con usted.

Bueno; al pobre hombre solo vainas le habían pasado.

Primero lo jodieron en la guerra, usted sabe. Lo dejaron como mono mal tirado; en pedazos.

Al poco tiempo de eso; lo dejó su mujer, la María, por otro hombre más joven; un ganadero de Río Blanco y se fue “fugada” con él; dejándolo con sus tres hijos mayores: La Ana de 15 años que a los pocos días se la robó un hijo de Tacho y vive por aquí nomás a una hora de camino. La Rosa y Goyito que están afuera jugando. Ella solo se llevó al “cumiche” que nació cuando López andaba movilizado.

¿Y los otros dos niños? Le pregunté. Esos son los míos; los mas pequeños. Los más grandes ya tienen su vida hecha.

¿Cuénteme y qué le pasó al Teniente López?

Pues después que vino a su casa; solo vivía en pleitos con su mujer; ella le reclamaba que por su culpa había quedado desgraciado; sin trabajo y que eso le había perjudicado a ella y a toda la familia.

El hombre después que ella lo abandonó y los dejó con sus 3 hijos mayores comenzó a beber y a beber; no paraba.

Después se le fue la hija mayorcita que era la que atendía las labores de la casa.

Yo le estuve cuidando la casa y los chavalos por un tiempo hasta que la mujer me dijo que ya no me necesitaba y me regresé al pueblo.

Usted sabe que venimos de largo huyendo de la guardia de Somoza.

En eso él tomó la fatídica decisión. Se ahorcó en una solera.

Nos dimos cuenta por que los chavalos caminaron hasta el pueblo a dar aviso.

En la reunión de la Cooperativa se decidió que como yo no tenía donde vivir me viniera para acá y me hiciera cargo de sus hijos. Y aquí estoy, sobreviviendo con lo poco de la siembra y la ayuda que me mandan del pueblo; mas que todo productos básicos como los que usted me trajo.

Nos quedamos en silencio.

Podía sentir en el ambiente ese vacío que solo lo da la miseria; la pobreza extrema.

Saqué un dinero de la cartera y se lo di a Doña Tula: “tome para que se compre algo y le compre algo a los niños.”

“Pero señor; yo no puedo pagarle”._ me dijo la señora.

No me debe nada; este dinero yo se lo debía al Teniente López.

La mujer no muy convencida asintió con un ligero ademán, tomó el dinero, lo envolvió rápidamente en un pañuelito y se lo acomodó en el escote.

Me levanté y le dije que tenía que irme por que no quería que me agarrara la noche en el camino.

Al levantarme pude observar que en una de la paredes de madera rústica de la choza; junto a un rosario, estaba colgada una medalla “Camilo Ortega” en oro. La de un Héroe de la Patria; el Teniente López.

Me despedí salí hacia el patio y le di unos confites a los niños que andaba en la bolsa del pantalón; todos saltaban de alegría.

Por cierto señor ¿Como se llama usted?

Dionisio, Doña Tula. Amigo del Teniente López.

Comencé a caminar en la dirección del pueblo seguido por la mirada de esos niños que no sabían por qué no tenían padre; que no sabían por qué no iban a la escuela; que no sabían, maldita sea, por qué no tenía nada qué comer.

Acompañado en mis pensamientos por el recuerdo de un hombre que su único pecado era haberle servido a su patria: el Teniente López.

Fin

EL REGRESO A CASA, por Pablo Benavente

EL REGRESO A CASA

COMO LATA DE SARDINAS.

Primera Parte.

La vida del soldado en el Puesto de Mando del BLI transcurría sin muchas emociones más que la tensión normal y constante de estar en una zona de guerra, y el sueño ligero. Entre la posta nocturna (Apá…. Apá…..tu turno a las dos de la mañana) limpieza, las caminatas eventuales y los interminables baldes de agua para las cocineras (no sé qué hacían con tanta agua estas mujeres heroínas) pasaban los días. La comida era invariablemente, arroz y frijoles, 3 tiempos, 7 días a la semana y aunque no me quejo por haber tenido algo que comer, hay momentos en que la falta de variedad le cierra el estómago a uno. No recuerdo cómo, pero un día logramos que uno de los retaguardieros nos abasteciera con unas latas de sardinas.

Hay 2 tipos de latas de sardinas, las entomatadas y las que simplemente vienen en un aceitito; bueno, estas eran las de aceitito pero al inicio eran un majar, una delicia; después de unas semanas eran intolerables. Pero de nuevo, gracias a Dios que teníamos comida cuando tanta gente en el mundo no la tiene. La situación fue mejor cuando estábamos en el Muelle de los Bueyes, puesto que estábamos muy cerca del pueblo y se podía comprar algún complemento en las pulperías pero después nos movieron a Río Sucio y posteriormente cerca de Río Blanco donde estábamos aislados.

Las latas de sardinas las abríamos con unos abrelatas que venían con las latas de tiros. Eran unos pequeñitos y filosos que eran perfectos para andarlos con uno, hasta eran de color verde olivo. Esas latas de tiro, una vez lavada la grasa, eran las que servían para hacer el cofano (cafecito) en las mañanas, estilo turco, sin filtro.

Cada cierto tiempo, como parte de la Comisión de Apoyo al Combatiente del BLI, íbamos a Managua u otras ciudades, para organizar reuniones con los familiares, traer los “barcos”, cartas, etc. Y creo que fue en una de esas que recibí una llamada por teléfono en mi casa en Managua: Habían traído a un compañero a enterrar y se necesitaba apoyo porque la situación estaba un poco conflictiva. Ni corto ni perezoso y más bien con gusto me puse mi uniforme y esperé que me pasaran trayendo.

Llegamos a Ticuantepe y lo siguiente que recuerdo es que íbamos cargando el ataúd hacia una pequeña capilla. Al parecer tomó unos 3 días para poder sacar a este compañero de la montaña, y por lo tanto venía en estado de descomposición. Esto lo relaciono totalmente con las historias que nos han relatado Frank y Copalar. En ese caso, dentro del ataúd venía otra caja metálica sellada y dentro venía el cuerpo, me imagino que esto era por razones sanitarias. Aún así, el olor se salía y se sentía fuertemente. Como todos aquí lo saben, el olor del humano muerto es diferente del olor del animal muerto, no sé porqué.

El ambiente era hostil, se sentía denso. Me sentía como si estábamos rodeados lo 5 del BLI que estábamos ahí más o menos. Era finales de 1987 o principios de 1988, y como ustedes recordarán la situación política estaba seria, la población en general estaba totalmente cansada de la guerra y en ese preciso momento, nosotros estábamos viviendo una de las razones de este cansancio de la población como era, los caídos en el SMP.

Cuando llegamos al cementerio, hubo una pequeña ceremonia. Recuerdo que el compañero Iván Díaz que era uno de los políticos de las COI del BLI, contó cómo este joven por ser un muchacho alto y recio era el que cargaba con el mortero y cómo se destacaba durante los combates. Al final de su pequeño discurso, gritó un par de consignas que obviamente sólo nosotros contestamos. Después de esto, empezó a ver para todos lados como diciendo “y ahora qué?”. Sólo fueron un par de segundos pero pareció eterno. Y entonces se escuchó “Bueno pues! Que lo abran!”… era el padre del soldado que quería ver si en realidad, el que estaba ahí era su hijo.

Esto fue totalmente inesperado, al menos para mí. Y sin embargo tenía una cierta lógica. Al parecer en Ticuantepe habían enterrado a varios supuestamente, y de repente los muertos se aparecía en la casa que llegaba de vacaciones, o los familiares se daban cuenta que el que había muerto era otro y no su soldado. A mí mismo me “mataron” una vez, realmente el que había muerto era un buen amigo mío y de boca en boca se armó la confusión, más de una vez me dijeron que me creía muerto. En otras ocasiones, se descubría que en lugar de enterrar el cadáver, los familiares habían enterrado una cepa de plátanos o piedras. Lo anterior no me consta en lo absoluto, sin embargo era la creencia general y la gente estaba bien escéptica.

Los del BLI estábamos acompañados aquella mañana por dos miembros de la Comisión de Apoyo al Combatiente de Managua, que fueron los que trajeron el cadáver a Ticuantepe, y ante el requerimiento del padre de abrir la caja (y creo yo que la situación política del país tuvo que ver en eso también) prácticamente saltaron sobre el ataúd. Al parecer no era la primera vez que les pedían que abrieran una caja puesto que andaban sus “abrelatas” y así procedieron, sin delicadeza ni cuidado, burdamente (“sin asco ni bastimento” como decíamos en la jerga cachorril) como si se tratara de una simple lata de sardinas, ni siquiera de las entomatadas. Realmente me pareció como una total falta de respeto para el soldado que estaba dentro, el niño hecho hombre a la fuerza que había pasado por combates, riesgos, hambre, sacrificios, pies desechos, lágrimas y todo tipo de carencias y sacrificios….

La gente que estaba congregada en el cementerio, que eran bastantes; se acercaron todos alrededor del ataúd para ver. Este exceso de curiosidad “cuechera” también me pareció irrespetuoso. Cuando el corte estaba hecho, el tipo levantó la tapa recién cortada de un jalón y en medio del grito de susto del gentío se escuchó: “es él, es él!!” (de nuevo el padre) y se procedió a taparlo de nuevo y enterrarlo.

Contrario a la gente, al ver lo que estaba sucediendo yo más bien me aparté del lugar. Cuando destaparon la caja, la gente salió en desbandada y los que pasaban junto donde yo estaba decían: “hasta que estaba morado, morado….”.

Finalmente, el soldado había llegado a su destino final, al seno de la madre tierra.

Después de ese día, no he vuelto a comer sardinas; ni entomatadas ni de las de aceitito.

EL PUEBLO DE UNA SOLA CALLE.

Segunda Parte.

A pesar de la situación política de finales de los años 80, me parece que la población sabía que nosotros los jóvenes como humanos, no éramos los culpables de lo que estaba sucediendo. Nadie quería más guerra, y nos reconocían como actores de la misma, pero nos tenían cariño y compasión por lo que estábamos viviendo.

Como miembros de la sección política, teníamos también la misión de hacer base social con la población, en este caso de Muelle de los Bueyes, que fue donde estuve la mayoría de mi tiempo en el SOSA. El puesto de mando del BLI estaba ubicado en una loma cerca del puente sobre el río Mico en la carretera al Rama y mis compañeros y amigos para siempre Pedro, Hilario y yo, que éramos “los músicos” participábamos entre otras actividades, en la misa dominical del pueblo. El padre Bernardo Boulang, un francés de más de 6 pies de altura, no era muy apreciado en la población debido a su ideología religiosa que era la de la Teología de la Liberación; eso alguien me lo contó. Sin embargo, las misas siempre estaban llenas y no recuerdo al padre utilizando el altar para lanzar mensajes políticos.

Este puente sobre el río Mico (que entiendo que es el segundo más grande de Nicaragua) estaba en la mira de la contra, y no es casualidad que el Puesto de Mando del SOSA estuviera ahí, aunque los que defendían el puente directamente eran unos COPETES (Compañías Permanentes Territoriales para los que no lo saben o recuerdan).

Nosotros bajábamos algunos domingos, a tocar música en la misa, llegábamos temprano, poníamos los AKA, tiros y pecheras detrás de la puerta y agarrábamos las guitarras. Uno de estos domingos casi al terminar la misa, el Padre Bernardo se disponía a dar los anuncios finales, cuando se fue la luz en todo el pueblo y entonces escuché un fuerte tiroteo no tan lejos de donde estábamos. Creo que Pedro me contó después que el había estado escuchando la balacera desde antes que se fuera la luz.

Como era de esperarse, nosotros saltamos en segundos a coger los fusiles y municiones, y estar listos, pero era difícil saber qué hacer pues no sabíamos qué estaba pasando porque no teníamos comunicación con el puesto de mando… no sabíamos si estaban atacando el puente, o el pueblo o qué, así que lo único que podíamos hacer era esperar. El Padre Bernardo, quien en su juventud vivió la segunda guerra mundial, revivió sus experiencias esa noche y tenía a toda la gente rezando padre nuestros y un rosario a como hacían los sacerdotes en su tiempo de juventud durante la guerra. La tensión se nos miraba en el rostro, la gente empezó a venir llorando donde nosotros a decirnos “no se vayan muchachos, no se vayan…por favor no se vayan…”. Esta fue una de esas escenas donde pude ver que a pesar de la situación política, ideología, etc.,. la población nos tenía aprecio y cariño.

Finalmente el tiroteo cesó. Y Pedro, nos dijo que fuéramos a Telcor a comunicarnos con el PM y avisar que íbamos para allá. Esto es porque el PM del BLI estaba al otro lado del río, y teníamos que cruzar el puente para poder llegar allá y no queríamos que nos confundieran. Así salimos en la oscuridad del pueblo y sin saber que esperar, llegamos al puente e íbamos avisando a gritos que éramos nosotros hasta que llegamos al PM sin novedad.

Tiempo después, cuando nos movilizamos del Muelle hacia Río Sucio, pensé que nunca iba a volver a visitar esa área del país, pero estaba equivocado.

Un día mientras estaba en Juigalpa (“Fuigalpa” para los chontaleños y Boaqueños jeje) llegó uno de los compañeros que creo que era un nuevo político de COI. Venía con el cuerpo de un jefe de pelotón que era permanente del ejército, y al igual que en la historia anterior, me pidió que lo acompañara a entregarlo. La idea era que dos miembros de la Comisión de Apoyo al Combatiente de Juigalpa junto con nosotros dos, íbamos a ir a juntarnos con más gente en La Gateada, quienes iban a estar a cargo de hacer la entrega, notificar a los familiares, etc. Y así partimos hacia el pueblito de donde este compañero era originario: La Batea, a escasos kilómetros del Muelle. Llegamos a La Gateada, y nadie tenía ni p… idea de lo que estaba pasando. Esa desorganización es algo que yo detestaba, sobre todo porque me daba la impresión de que no se le daba la importancia debida a la memoria de este soldado y no en balde a veces la población se mostraba hostil a nosotros. Así que seguimos nuestro camino sólo los cuatro; los dos del SOSA y el cadáver íbamos atrás en uno de esos camiones verde olivo chiquitos.

Finalmente llegamos a La Batea. El pueblito a como lo recuerdo era un pueblo de una sola calle, pedregosa, interminable, cuesta arriba, con casitas a los dos lados, y eso era todo. Quizá había más, pero esa es la impresión que me dio. Llegamos a una casa que creo que era la casa del FSLN y bajamos el ataúd. Al igual que en La Gateada, nadie sabía nada, ni les habían avisado que llegábamos. La gente curiosa empezó a llegar a ver el cuerpo, y nadie reconocía al compañero. En mis adentros yo pensaba, “será que realmente el no es de aquí? Qué vamos a hacer ahora?” hasta que alguien dijo: “……..ahhh ese es el hijo de aquella viejita que vive en aquella casita cerca de la entrada.” Y así se conformó una comisión de mujeres del pueblo para irle a avisar.

En ese momento me di cuenta que los cuatro estábamos metidos dentro de la casa, y me pareció que por razones de seguridad eso no era conveniente. Así que me salí, y al rato de estar afuera escuché un grito. Al principio no sabía que era, pero al tiempo me dí cuenta; era la madre. Venía caminando a llanto partido cuesta arriba por aquella calle pedregosa. En esos momentos el tiempo se hace eterno. Poco a poco se venía acercando la viejita y se entendía más lo que decía entre gritos y sollozos, “mi muchachito!, mi muchachito!…”

Qué hacer en ese momento? Qué cara poner? Qué se le puede decir a una madre en esta circunstancia? Nada, simplemente poner la cara dura, aunque por dentro el corazón esté aguado.

La situación se hace peor, cuando encima de todo……….. la madre te empieza a agradecer…. “Ya no me queda nada en el mundo, pero gracias por habérmelo traído, gracias por no dejar a mi muchachito tirado en la montaña” repetía una y otra vez mientras lloraba sin parar. Creo que fue Copalar quien dijo que nosotros no dejábamos a nuestros muertos en la montaña y Frank en su relato dijo que solamente el amor por los compañeros era lo que les daba la fuerza para cargarlos después de días de muertos en aquellas condiciones y con el cuerpo descomponiéndose. Más de 20 años después, hago llegar a todos el agradecimiento de esta madrecita.

Con un cierto sentido de culpabilidad por no haber podido hacer más por aquella viejecita, me monté al camión y salimos de regreso por aquella misma única calle pedregosa.

EL DESERTOR, LA RAYA, EL DESTINO Y LA VOLUNTAD DE DIOS.

Tercera Parte.

Suena el teléfono…

”Pablo! Te llaman!

- Aló?

- Hijuelacienputas! Comemierda!

- Aló?

- Te fuiste a la mierda y me dejaste aquí como verga! Hijueputa!!!

- Gonzalo?

Siempre me he preguntado porqué algunos estamos aquí y otros no. Porqué hoy nosotros estamos escribiendo sobre ellos y no ellos sobre nosotros? Alguno dirá que es la fuerza del destino, otro que es la voluntad de Dios y alguno que simplemente estos compañeros estaban en “la raya”. Quien viene al encuentro de quien? Vamos nosotros en busca de la muerte? O viene la muerte en busca de nosotros?

Tres meses después de integrarme al SOSA, estaba de regreso en Managua para una visita con los familiares de los soldados y recoger los “barcos”. El que me había llamado era Gonzalo, a quien conocí durante el entrenamiento en los CEM Pancasán y Zinica. Nuestro grupo conformado por universitarios, había sido asignado para trabajar en Managua en la organización del Servicio Militar de Reserva (25-40 años) y ahí pasé mi primer año del SMP, por eso sólo estuve un año en el BLI. Nuestra experiencia en Managua no fue agradable, había mucha corrupción y maltrato, y eso será motivo de otro escrito. Lo que puedo decir por ahora es que de los 4 SMP que estábamos en esa unidad, ya sólo Gonzalo quedaba, no en balde estaba arrecho. Primero se fue Lino, a quien le agarraban unos ataques epilépticos mientras dormía y se caía de la hamaca. Después fue Chinchilla, que se desertó para ir a integrarse a las TGF en el sur. Yo también me deserté de Managua, y casualmente en los días en que estaba buscando el traslado a otra Unidad, apareció mi amigo Pedro y me fui con él al SOSA. Lo peor de todo es que de los 4, el único que tenía algún deseo de ir a la montaña desde el principio, era Gonzalo,

Le dije: “mirá, yo no te puedo garantizar nada pero nosotros salimos tal día de tal lugar, y si vos estás ahí, te montás al camión y te vas con nosotros”. Para mi sorpresa, el día de partida no sólo estaba Gonzalo ahí, sino también Nabuco y El Pelón, dos compañeros que también entrenaron con nosotros y eran de otras unidades de Managua. Al llegar al PM los mandaron al área donde estaba Transporte del BLI y ahí esperaron por un mes, hasta que al fin pudieron ser trasladados por helicóptero donde se encontraban las tropas. Un més después de eso, el PM se trasladó a Río Sucio adelante de Santo Domingo en Chontales y mientras estábamos chapodando y escuchando radio Ya, escuchamos la noticia de la caída en combate de Gonzalo. En estado de shock, nos sentamos por un momento en silencio.

Siempre había pensado que el destino de Gonzalo era el de ser un gran dirigente de la Revolución, era un joven muy inteligente y preparado y con una gran convicción.

—–

El riesgo estaba presente por todas partes. Aún en el puesto de mando, alguna vez un soldado tiró una granada en un momento de locura. Otra vez durante una visita de familiares en Villa Sandino, estábamos cantando y tocando guitarra en rueda, y aquel Petro que decían que era panameño, estaba insistiendo que cantáramos “la muerte del gallero” y si no lo hacíamos iba a tirar una granada. Como estaba bolo no le hicimos caso, y al rato se apareció con la espoleta en la mano. Al parecer tiró la granada y esta no estalló. De vez en cuando, a más de alguno se le fue un disparo que bien pudo haber sido fatal. O más bien, fue fatal.

Eran como las 4 o 5 de la mañana cuando se escuchó un disparo. El PM todavía estaba en Muelle de los Bueyes para ese entonces. Lo escuché y luego volví a dormir, pero minutos después se escuchó que llegaba un camión. El compañero que estaba haciendo posta en el área de Transporte se había pegado un tiro en la cara. Nadie sabe como fue, y el no estaba en condiciones de contarlo. El riesgo estaba por todos lados. Se organizó un grupo para llevarlo a Santo Tomás a un Centro de Salud, y así salimos.

Este compañero era uno de los chóferes, o quizá era mecánico. Era un individuo callado, serio y misterioso. Era del área de Los Pueblos en Carazo. Los que lo conocían decían que era brujo y que sabía preparar la bebida de Macuá para conquistar a las mujeres. Ahora iba acostado boca abajo en el piso del camión bajo la lluvia de Zelaya Sur, un sanitario le iba poniendo suero. El cuerpo se movía cuando pasábamos los baches del camino y de vez en cuando resoplaba, y ese era el único signo de vida que mostraba.

Yo me senté en una esquina del camión, y lo único que se me ocurrió hacer fue pedirle a Dios por él, orar por el muchacho. Eso hice por todo el camino. Finalmente llegamos a Santo Tomás y esperamos un rato ahí. Alguien dijo “aquí está, venga a ver!” En el cuarto donde lo estaban tratando, una cortina estaba corrida y se podía ver lo que pasaba adentro. Se le podía ver la cara, estaba irreconocible, inflamadísimo, como pelota de futbol.

Al rato emprendimos el camino de regreso. Cuando llegamos al puesto de mando para darle el reporte al Capitán Palacios, más bien él nos estaba esperando: “Murió el compita” nos dijo. Bajé la cabeza y pensé para mis adentros que quizá esa era la voluntad de Dios para él.

——

Aquella mañana salimos tempranito. Había llegado al PM un oficial que no conocíamos (creo que era de la CIM), y al parecer nos iba a guiar en una misión. Todavía estábamos cerca del pueblo cuando nos encontramos con el Padre Bernardo. Iba montado en un caballito que le daban los campesinos, y era risible ver cómo llevaba los pies casi arrastrados en el suelo de tan alto que era él y tan pequeño el caballo. El grupo estaba compuesto más que todo por soldados de los que nos manteníamos en el PM (chóferes, retaguardieros, etc.) pero también algunos de las tropas que estaban ahí transitoriamente por diversas razones, entre ellos Baquita. Se podía ver fácilmente quién era quién, porque los soldados con experiencia casi no iban enlodados, y el resto llevábamos lodo hasta dentro de los oídos. Después de algunas horas de camino sobre aquella alfombra de lodo, nos encontramos con un jinete. Yo lo reconocí porque era el padre en una familia del Muelle que era amiga nuestra, conocíamos a su esposa y sus hijas y de vez en cuando nos regalaban tortilla con cuajada y hasta desayunamos en su casa más de una vez. Lo que no me gustó fue cuando dijo.. “Ayyyy Pablitooo…..”. Llegamos a una casa que tenía pintas de la contra por todos lados. En la grama enlodada se podía ver que por ahí había pasado una fuerte cantidad de gente…. Preguntamos si habían visto movimiento de contras por ahí recientemente, y la respuesta fue la clásica, “hace como 7 meses vimos a unos que pasaron por aquél cerro allá..”

.

Finalmente subimos a un cerro y nos desplegamos. La orden era disparar a otro cerro donde no se veía nadie, pero bueno, órdenes son órdenes. Me dijeron que había que apuntar a una casita que se veía a la distancia. Me acuerdo que yo disparé un magazín completo y después hubo un silencio, en el que sólo se oía el eco de los disparos resonando en las montañas.

Al rato vino la respuesta, una lluvia de balas que yo obviamente jamás había experimentado en mi vida, Baquita me explicó que ese “chop, chop” que se escuchaba eran las balas al enterrarse en el terreno. Respondimos al fuego. Creo que la idea de esa misión era solamente tentar a ese grupo contra como para tener una idea de su tamaño, ya que después de eso nos retiramos. Aquella noche, Baquita me entregó la posta pero en lugar de irse a dormir, se quedó platicando conmigo. Al rato se nos sumó Pablo Emilio “El Apache”, Político del Batallón, creo que hasta hice más posta de la cuenta aquella noche. Baquita era chaparrito, y alguien mencionó en otra parte de este blog que siempre andaba con unas botas demasiado grandes para su tamaño, sin embargo a pesar de ser pequeño, era grande como persona y siempre estaba alegre y jodiendo. Entre otras cosas, me contó que aquél día le habíamos hecho dos bajas a la contra.

Después de Río Sucio, nos trasladaron a un lugar conocido como La Pedrera, adelante de Río Blanco. Creo que eso fue a principios del 88, y ya se acercaba el mes de Abril, cuando finalmente iba a terminar mis dos años de servicio. Baquita era parte de ese grupo. Después de las actividades matutinas, agarré mi plato y mi cuchara y me fui a hacer fila para el desayuno, faltaban tan sólo 2 semanitas para terminar!, y uno como que respiraba más tranquilo y se sentía alegre. Delante de mí estaba una compañera sanitaria, y ví que estaba llorando. “Baquita” me dijo.

Se me quitó el hambre.

Al parecer, un pequeño grupo de contras los había atacado mientras se preparaban a descansar la tarde anterior. No sé si fue mala suerte, la raya o simplemente una maldita coincidencia. Al parecer mientras el se agachaba para recoger sus pertrechos, una bala lo alcanzó en la cabeza. Baquita había resistido toda la noche y finalmente se rindió en la madrugada. Se organizó un grupo para ir a buscar el cuerpo y yo fui parte de ese grupo.

Durante el día nos movilizamos de un lado a otro en los camiones. Llegábamos a un lugar, nos desplegábamos. Esperábamos unas horas y nos volvíamos a mover. Finalmente, ya tarde estábamos desplegados a lo largo de una loma cerca de la trocha. Creo que el área donde estábamos esperando se llamaba La Uló o Cara de Mono. Nos habían dicho que durante el día, el grupo que traía el cuerpo de Baquita había sido emboscado, quizá por los mismos que le dieron muerte. De pronto en el cerro frente a nosotros, se vio un movimiento… los primos! Sin embargo la orden era de no hacer nada.

Y como las 6 de la tarde, ya estaba oscuro. La única luz era la de uno de los camiones que nos había transportado. Finalmente empezaron a aparecer los compañeros que traían el cuerpo, pasaban frente al camión frente a aquella luz. Todos los que iban llegando se sentaban a descansar, tras de un día de caminata en la que fueron emboscados y de mal dormir la noche anterior después del ataque en el que Baquita fue herido. Mi misión era la de recoger la información sobre el suceso, y lo que recuerdo que me dijeron es que él fue herido en la comarca de Wanawás, mientras trataba de recoger sus pertrechos ante el sorpresivo ataque. Finalmente aparecieron los que traían el cuerpo, envuelto en la clásica hamaca de saco macen y atado a un tronco, cargado entre dos. Recuerdo como que fue ayer cuando pasaron con el cuerpo frente a aquella única luz, hasta parecía que era en cámara lenta. Partimos inmediatamente de regreso a La Pedrera cerca de Río Blanco, donde estaba la retaguardia del BLI. Al llegar, Pedro me avisó que inmediatamente partíamos hacia Matagalpa, y al día siguiente hacia Managua, a organizar y participar en las honras fúnebres del gran Baquita. Tan sólo faltaban 2 semanas para que él fuera desmovilizado con el resto de nosotros….

Después de esto, volvimos a La Pedrera, llevamos a los desmovilizados a Juigalpa y los de la Sección Política o Apoyo al Combatiente, regresamos una vez más a La Pedrera para preparar documentos de desmovilización hasta que finalmente fue nuestro turno de decir adiós al SOSA, o simplemente, hasta luego.

FIN

Palabras finales:

Cuando me veían con mis amigos durante mi tiempo en el SMP, me preguntaban acerca de la guerra. Yo empezaba a contarle estas historias y más, porque como ustedes saben a uno le dan ganas de hablar. A veces, en cuestión de minutos me daban un par de palmaditas en la espalda y daban la vuelta, y yo pensaba para mis adentros, “será que creen que estoy loco?” Obviamente la curiosidad se les desvanecía al empezar a escuchar de muerte y madres llorando. Llegué a la conclusión de que estas historias solamente nosotros las entendemos, para alguien que no vivió la experiencia estas cosas no tienen sentido.

Al salir del SMP, mi idea era la de reintegrarme a la vida civil, continuar mis estudios de Arquitectura y pasar tiempo con mi familia. El primer mes, es en el que uno salta cuando hay un ruido fuerte, y camina debajo de la lluvia como si no pasara nada. Un día al regresar de la calle me dijeron mis hermanos que un militar había llegado a buscarme. El tipo llegó otra vez al día siguiente y esta vez sí me encontró, me traía una orden de movilización para el Servicio Militar de Reserva, en el cual yo ya estaba ascendido a Jefe de Escuadra. Yo ni siquiera tenía los 25 años. Para mí fue bastante chocante; apenas acababa de salir un mes atrás y ya me iban a movilizar de nuevo. Lo que hice fue esconderme hasta que finalmente se olvidaron de mí.

Debido a esas experiencias, decidí enlatar todos estos recuerdos y meterlos dentro de un ataúd. Se acabó, ya pasó, nunca más dije. Pero no puedo negar que a lo largo de estos 20 y tantos años que han pasado, de vez en cuando el olor a muerto se salía de la lata como aquella vez en Ticuantepe. A veces ese olor se convertía en sueños, donde yo iba huyendo de una persecución vestido con mi camufle.

Hace como dos semanas, mientras navegaba en la Internet, me encontré por casualidad con fotos de Baquita y Gonzalo. Ese día lo pasé inquieto. Me parece mentira la cara de chavalito que tenían los dos. En la noche, ya en mi casa cuando llegó mi esposa del trabajo le dije que viniera a ver las fotos de mis amigos: “Este es Baquita, y este es Gonzalo….” Y ahí sí que no pude más. Volví la cara hacia otro lado porque me daba pena que mi hijita me viera llorando. De repente me convertí en aquel padre de Ticuantepe: “Bueno pues! Que lo abran!!” y saqué mi abrelatas verdeolivo de sardinas y destapé la lata para que salieran los recuerdos… y aquí los estoy compartiendo con ustedes.

Gracias a todos por seguir la historia y escucharme, un abrazo amigos.

Pablo

PD: Sabía que se me había olvidado algo, y es que a mi llegada al BLI el Capitán Palacio me bautizó como “Apá”, porque la manera como yo usaba mi sombrero le recordaba aquel programa de los Osos Montañeses.

PD2: Se me ocurre que junto al relato también debería ir el comentario del Capitán Palacios sobre “El Chinta”. Me parece que es un magnífico complemento a mi historia.

“Recuerdo a ese compa que era de la Batea, el cayo en una emboscada con minas claymore creo que en las montañas de la palma entre Waspuck y Río grande de Matagalpa, le decíamos el Chinta, ya se imaginan porque. el se incorporo con nosotros como Jefe de escuadra y por su coraje y valentía y capacidad de mando y dirección lo promoví a Jefe de Pelotón, fíjense que ese compa no sabia leer, pero su intuición de campesino y hombre de combate lo hacia sobresalir como buen cuadro de mando. recuerdo clarito que dos días antes de caída habíamos matado 15 guardias que los arrinconamos en el Kurinwason cuando estaban cruzando el río, andaban bien abastecidos y luego en el recupere me dijeron capi, como vamos a distribuir los pertechos, y les dije, quien fue el mas destacado, y todos coincidieron EL JEFE CHINTA, CAPI, entonces recuerdo que le di botas junglas nuevecitas, charro pinto cuerales, mochilla, arneses, fajon, cananas, cantimplora dos uniformes camufles nuevecitos, capote hamaca y frazada impermeable, puta el chinta lloraba de alegre, me llego a abrazar y me dijo jefe, este es el mejor regalo que he tenido en mi vida, mas que medalla y ascenso, porque para mi representa mas que eso porque todo esto lo debo a los cachorros que andan en mi pelota, sin ellos, los permatex no seriamos nada. fíjense que eso ocurrió en 1986 creo y me parece que los estoy escuchando como si fuera ahorita, el chinta después de ese reconocimiento cayo dos días después en una emboscada.

mis respetos para el chinta y muchos chintas y cachorros que derramaron su sangre en las montañas de Nicaragua defendiendo un proyecto del que estábamos claro que era para beneficio de nuestro pueblo, ahora estamos viendo los resultados de ese sacrificio, cuando vemos nuestro gobierno llevando diferentes programas a favor de nuestro pueblo.

saludos cachorros.

Silvio Palacio

pbsosa

en la foto yo soy el que esta de pie con la ametralladora, que era del que esta sentado detrás de mi riéndose porque estoy posando con ella.

Tomada en Matiguas, en 1988.

servimilbEn camino a Río Blanco desde Juigalpa, paramos para revisar un problema en uno de los camiones. Mientras estábamos ahí, se aparecieron 2 periodistas estadounidenses preguntándonos si sabíamos algo de un reportero americano que había sido secuestrado. Nos tomaron unas fotos y se fueron. La sorpresa fue que después se aparecieron en la oficina del papá de Pedro y le regalaron la foto. Yo soy el de la izquierda, el de la derecha es mi gran amigo Pedro. El del centro no sé quien es, le íbamos dando un aventón.

Mariposa de la muerte, por Copalar

Mariposa de la muerte.

En memoria a todos los héroes y mártires de todos los BLIs y otros batallones

que cayeron defendiendo la paz y la Revolución

por una Nicaragua mejor.

Diario de combate (5ta COI) BLI Farabundo Marti

Por Copalar.

Sábado 7 de Septiembre, 1985

Tengo días de estar con malaria, siento muchas ganas de vomitar y me siento muy débil, somos varios compas que estamos así. Nos encontramos en la comarca el Carrizal en zelaya Central. Estamos esperando los helicópteros para ser abastecido y ser evacuados, pero la lluvia no permite la entrada.

Domingo 8 de Septiembre

Seguimos en espera de los helicópteros y cada día que pasa las calenturas son peores y el dolor de cabeza mas intenso mientras que la lluvia no para.

Lunes 9 de Septiembre

La situación sigue igual: no hay comida, varios con malaria y otros con los pies enmasamorrados he infectados y sigue lloviendo a cantaros.

Martes 10 De Septiembre

Seguimos en espera de los helicópteros, talvez hoy llegan pues el tiempo amaneció haciendo mejor que ayer. Al fin por ahí de la 1:00 pm los helicópteros están aquí. Luego de haber aterrizado se bajo todo el cargamento que llevaban. Todos los compas hechos mierdas fuimos evacuado hasta Juigalpa Chontales, para luego ser trasladados a Santo Tomas ,Chontales donde permanecimos recuperándonos por varios días.

Lunes 23 de Septiembre

Santo Tomas, Chontales,

Hospital de campana del FAMA

Ya me he recuperado bastante de la malaria que me hizo salir de la montaña haces

unos días. El dia de hoy, ha salido una caravana de camiones con abastecimiento para el batallón, y a la vez todos los que estamos buenos y curados estamos siendo enviados en esta caravana hacia nuestras diferentes Cois.

A las 4:00pm de la tarde llegamos hasta el lugar conocido como…”Río Siquia” en Zelaya Central. Estamos siendo reintegrados a nuestra diferentes unidades de combates y los compas empezaron la jodedera al vernos llegar de nuevo con botas nuevas, charritos nuevos y por supuesto uniformes nuevos…hey tira toalla!!! Hey puesto medico!!!hey hijueputas retaguardieros!!! se acabo la buena vida!!! así, nos joden los compas cuando regresamos de estar en el hospital, ya sea que te hayas ido por la libre a tu casa,que hayas estado enfermo o que haya sido herido, es una forma de alegrarnos y de darte la bienvenida, todos lo hacemos. Hoy el Chabeto, muelales (Humberto José) empezo a gritar: Hey compas!!!!, por motivos de viaje se vende pantaloncito Camufle bien talladito al ultimo grito de la moda, Quien hijueputa lo compra? También, se vende!!!,se Vende!!!sombrerito verde olivo al ultimo grito de la montaña!!!!! quien jodido lo compra? Botitas NIKE de cachorro nuevecita para al gun chico plástico!!!, este brother si que jode ,es crazy, pero realmente le pone pimienta a la cosa.

Como a las seis de la tarde empezó a caer otro bergazo de agua, realmente ha llovido mucho este mes por aquí en Zelaya Central, bueno yo diría que en todo el país, pero por aquí mas, porque son las montanas mas espesas de Nicaragua.. Bueno es hora de dormir parece que mañana seguiremos aquí estacionados, esperando instrucciones para seguir. Quisiera seguir escribiendo pero no tenemos luz y no tenemos derecho de usar ninguna luz en la noche. Los compañeros que se dirigen a donde se encuentran nuestras respectivas unidades de combate para ser reabastecida, pues parece que se aproximan buenos turqueos. Tiene días de estar lloviendo en León. Chinandega y Chichigalpa las corrientes se han llevado puentes y hasta algunas casas.

Miércoles, 25 de septiembre, 1985

Aproximadamente a las seis de la mañana la marcha enfiló con dirección a la comarca Chiles. Ya como las 10 hs pudimos ver el popular cerro La Flor, con su típico sombrero blanco debido a su altura. La trocha por la que caminamos esta muy fangosa y cada vez y cuando se escucha el renegar de los compas al caer patas arriba en el fangoso camino, ya como a las 2:00 PM logramos llegar hasta el pico del cerro La Flor donde se encuentra una hacienda donde hoy nos ha tocado acampar.

Jueves, 26 de septiembre, 1985

Salimos temprano, una pequeña brisa nos refresca la marcha, pero a la vez afloja más el fangoso camino y a pesar de esto el paso que llevamos es bastante rápido, pues podríamos decir que ya somos cachorros pateros. Ya como a las 2:00 de la tarde logramos llegar hasta la hacienda La Embajada en la comarca Cuscua donde hoy nos toca acampar luego de haber comido, pues compramos una bicicleta y bueno hubo carne y sopa.

Viernes, 27 de septiembre, 1985

La marcha comenzó temprano, el día se mira despejado, es cuando la montaña se mira atrayente y se siente el ambiente fresco y calido de nuestras montañas, y puedes respirar el aire mañanero y a la vez sientes el deseo de llegar a la loma mas alta para disfrutar del paisaje bello de nuestras montanas, es cuando quizás, olvido un poco la razón de estar aquí. Toda la mañana ha sido buena y disfrutamos de un sol que casi nos calcina.

La tarde ha entrado, la marcha comenzó ha hacerse mas fatigosa, pues el cansancio empieza a hacerse presa de cada uno de nosotros. Ya son las 4:00 de la tarde y vamos cruzando una parte boscosa, luego pasamos a una llanura alta de donde se puede contemplar muchas vacas comiendo, mientras que en la lejanía del horizonte se pueden observar los elevados y selváticos picos de nuestras montanas lejanas con sus típicos sombreros blancos. La marcha continúa, nos paramos unos minutos para descansar, luego reiniciamos la marcha, un río inmenso aparece ante nuestra vista el cual hace más acogedor el paisaje. Estamos empezando a cruzarlo según dicen los compas de la exploración este río se llama La Cusuca. Subimos una lomita y al volver a bajarla nos encontramos con otras dos ramas del mismo río, pues este formaba varios deltas. Después de haber cruzado este río miramos una haciendita en una lomita y nos dirigimos hacia ella y seguidamente nos que damos aquí para seguir nuestra marcha el día de mañana.

Sábado, 28 de septiembre ,1985

Es tempranito ya vamos caminando, el sol es bastante fuerte la tranquilidad es total no hemos encontrado ninguna huella del enemigo. Realmente nos vemos un poco berguiados a causa, no de la caminata que llevamos, sino de las botas empiezan a romperse el agua fangosa se nos empieza a meter dentro de la bota y los calcetines nos pelan la planta de los pies cuando vamos de bajada, hay compás que van mas jodidos y van usando los fusiles como bastón. Realmente estos contras maricones se nos esconden todo el tiempo, y también este mes ha estado lloviendo como nunca, y parece que los h.de p. se ha reconcentrado a causa de la mucha lluvia. Por orden del mando superior se nos dirigirnos hacia la comarca El Carrizal. Ahorita son las 11:35 se nos da la orden de comernos una ración fría, pero realmente casi no nos quedan mas y lo que vamos haciendo es compartiendo una latita de carne entre tres o cuatro compas para hacerlas aguantar un poquito mas. La marcha se ve matizada por los hijueputazos de los compas, el renquear de los compañeros, de la jodedera de los compas y del bergazo de agua que ha empezado ha caer. Estamos llegando a un caserío donde descansamos un poco, luego seguimos caminando hasta llegar a la hacienda San Felipe la cual esta a lado de la comarca El Carrizal (nuestro objetivo). Bueno ya entró la noche, la lluvia ha seguido no hay comida, lo único que hay son relámpagos y truenos y el pensamiento torturador de un gallo pintito con tortillitas calientes y cuajadita. Nos hemos quedado ha dormir aquí. Estamos a la orilla de un cerro y toda el agua que viene del cerro se nos mete debajo y nos moja el trasero, pues no podemos colgar hamacas, esa fue la orden. He tenido que poner mi rifle francotirador (dragunov) en dos ganchitos y cubrirlo con un plástico para proteger su mira telescópica ya que es muy importante que se mantenga seca. (Más que mi trasero)

Domingo, 29 de septiembre, 1985

Salimos de San Felipe muy temprano en la mañana. Se  nos ha dado la orden de dirigirnos o mas bien de regresarnos (porque queda muy atrás de donde estamos) a la comarca Las Parras. La marcha es ligera a pesar de la lluvia y de los compas que van con los pies en mazamorreados. Son las 3:35 de la tarde estamos llegando cerca del cerro el Cacaito donde esta noche acamparemos. La lluvia ha parado, es de noche. Una luna reluciente alumbra el paisaje selvático-nocturno donde se puede distinguir la silueta del cerro “el Cacao” del cual toma nombre la comarca del mismo nombre. A la izquierda del Cacao se puede distinguir la silueta del Cacaito del cual toma nombre la comarca donde hoy nos encontramos. Así, observando el paisaje nocturno, pensando en tantas cosas que vienen a la mente y escuchando el caer de las hojas es que al fin logramos estar tranquilos y encontrarnos con nosotros mismos después de nuestro diario caminar por la montaña. A veces saco cuenta cuantos días me hacen falta para terminar mi SMP?, después vuelvo a sacar cuenta, pues me parece que estoy equivocado, pero no, estoy correcto trecientos y…..tantos días me hacen falta (creo que ha todos los compas les pasa igual) a veces llego a la conclusión que para defender esta revolución no hay que pensar en tiempo y pienso en todos esos que lucharon tantos y tantos años en estas mismas montañas y prefiero mejor no pensar, así, sacando cuenta y pensando en sus seres queridos uno al fin logra quedarse dormido para luego ser levantado a cualquier hora de la noche para hacer posta o para levantarse a las 5:00am para continuar la marcha.

Lunes, 30 de septiembre, 1985

Después de llegar a Las Parras hemos recibido la orden de dirigirnos hacia Las Piñuelas. Después de un día de camino estamos entrando a Las piñuelas. Hoy no he podido escribir mucho, pues la lluvia no me lo ha permitido. Hemos recibido la orden de descansar y curarnos un poco para luego seguir con nuestra misión. Parece que estaremos aquí por un par de días o hasta que el PM de batallón lo decida.

Martes, 1 de octubre, 1985

Bueno estamos tirando tualla aquí en Las Pinuelas. Para llegar a este lugar hay que llegar hasta el final de la carretera que viene de Sto. Domingo, Chontales exactamente hasta el lugar conocido como Barrio Pobre, luego uno empieza a echar caite montaña adentro por una rustica trocha que va serpenteando la montaña que al cabo de un tiempo de haberla caminado se convierte en un río de lodo. Después de caminar varias horas por ella, uno llega hasta el río La Cusuca, en el cual te tenes que mojar el trasero para atravesarlo ya que es bastante hondo. (Recuerdo que en una misión pasada se nos ahogo un Cro en ese río, al cual le decíamos Chanhuaquita) Después de casi un día de camino por esta ruta, se puede ir distinguiendo un pequeño caserío constituido en su mayoría de ranchitos, se puede distinguir su Puesto Medico, su Casa de Milicias, su escuelita y sin faltar, en el centro del pueblito un cerrito con la bandera del F.S.L.N y la de Nicaragua ondeantes, como señal de libertad en medio estas montanas, mudas testigos de la lucha que hoy se libera contra los que siembran el terror y la muerte.

Miércoles, 2 de octubre ,1985

Son las 6 de la mañana. Nos encontramos asando carne y nos estamos hartando como chanchos, pero es que realmente aquí en la montaña uno come cuando hay, porque llegan momentos; que uno no tiene ni un grano de arroz y entonces hay que hacerle huevo. Bueno el día esta pasando así, unos comiendo otros asoleándose las patas para curarse, otros jodiendo, otros escribiendo, otros hemos tenido charla política con Molacho (Nolasco, el político de la COI), Champerico, Benito, Cafecito y otras gentes que tenemos cargos políticos en la COI.  He querido entender esta misión, pero no puedo, pues a veces siento como que vamos caminando sin tener exactamente un objetivo, solo dando vuelta y vuelta por estas montanas .Yo, siendo el Francisco de la COI, no tengo un lugar fijo en la tropa, casi siempre trabajo solo a la hora de los cachimbeos, o voy con el PM al mando directo del Teniente Alarcon (Jefe de la COI) y tengo la oportunidad de hablar con él, pero solo me dice que hay un bergo de contras al cual vamos siguiendo pero realmente nosotros no hallamos ni huellas de esos H. de P. La guerra es así a veces el soldado no mira la táctica que el mando superior la esta utilizando.

Jueves 3 de Octubre, 1985

Son casi las cinco de la mañana, los gritos de los mandos mandando a formación se dejan escuchar….se acabo la tiradera de tuallas!…vamos!…vamos!….vamos! vamos!…En formación compas! esto nos agarró desprevenido, pues nosotros pensábamos que íbamos ha estar mas tiempo aquí, pues los compas mas hechos mierdas no se han recuperado de sus pies y no hemos recibido abastecimiento.

Bueno, ya  tenemos una hora de marcha y el camino no esta tan fácil, no  sabemos donde vamos y los truenos y relámpagos hacen su aparición otra vez como para celebrar nuestra salida. La trocha en que caminamos esta aun peor que la otra en que caminábamos dos días atrás, ahora  la bota o los pedazos de botas que llevamos se hunde arriba de la mitad en el lodo. Fue así que la marcha prosiguió su rumbo; matizada  por el plash…plash…de los pasos sobre el fangoso camino y sin faltar el…chocoplos!!! De alguno de los compas al caer en el lodo, el compa que lleva el primer lugar de los que se caen es Paipita o como le decimos cariñosamente AK China, bueno el compa se llama Francisco. Son casi la 1:00pm vamos mojándonos el culo cruzando el río Nawawas el agua nos llega arriba de la cintura (bueno a mi al pecho, pues soy chaparro), el Champerico cayo de culo en el río y se encachimbo y empezó a renegar y lo empezamos a joder y el Chabeto que no puede joder si que hizo su Agosto con Champerico. La marcha continúa y al caer la tarde llegamos a la orilla de un ranchito donde nos quedamos y comimos carne tiesa que todavía nos queda del día de ayer.

Viernes, 4 de octubre, 1985

La marcha comenzó temprano, el  camino es igual que ayer; fangoso, lizo y como siempre nuestra eterna amiga con nosotros (la lluvia), de vez en cuando se escucha el renegar de los compañeros que van asoleados. Bueno la marcha prosigue: silenciosa, silenciosa y cansada nadie habla, es como si todo el mundo fuera cagado, solo nos volvemos a ver unos a otros, pero es que en realidad todo el mundo va hambriento. Al cabo de varias horas de camino nos encontramos con la segunda COI, (la del Chaparro Figueroa). Después de intercambiar palabras con los compas de la 2da COI seguimos avanzando sobre la misma trocha que traíamos y al cabo de media hora o mas estamos cruzando el río Kurinwasito, (río mas o menos ancho y algo hondo) luego seguimos avanzando hasta una casa abandonada que queda sobre de una loma la cual nos sacó la última gota de sudor. Hemos recibido la orden de acampar en este lugar, hoy no tenemos nada que comer y seguimos hechos mierda.

Sábado, 5 de octubre, 1985

Por orden del mando superior seguimos en el mismo lugar donde acampamos ayer. Hoy tampoco hay comida y solo encontramos unas cuantas naranjas dulces. Hoy no hay ganas de nada, es cuando tu sientes que la montaña se vuelve contra ti, implacable, burlona, es como la mujer; bonita, misteriosa, atractiva y peligrosa. A veces es mejor no parar, pues así, no tenes tiempo de pensar tanta mierda, así, no tenes tiempo de pensar en esa gente que te ignoran allá en la ciudad, así, no tenes tiempo de pensar en la vida cómoda que llevan los otros allá en Penefi. Bueno, mejor no sigo escribiendo mierda, pues de mierda ya tenemos suficiente.

Domingo, 6 de octubre, 1985

Amaneció cerrado en lluvia, no hay comida, tampoco naranjas, sólo se escuchan los gritos de mando, mandando a continuar la marcha.

Empezamos a avanzar, ya son como a las diez de la mañana y a medida que avanzamos el camino se hace mas impenetrable; ahora el lodo nos llega casi hasta la rodilla, hay compas que realmente van hechos mierda de los pies otros vamos con el mancuerno pelado, a causa del lodo y el frotamiento de las piernas al caminar.

Bueno, la marcha se detuvo y vamos a acampar. Esta lloviendo y esta haciendo bastante frío. Luego de ubicarnos, procedimos ha irnos a bañar y a lavar nuestros uniformes, pues el barro los cubría por completo. Esta noche hace un frío encachimbado, mas que lavamos la ropa estamos durmiendo mojados, y estamos en una loma, esta lloviendo y hay un viento encachimbado. Hoy mi guardia es a las 2:00 am y le va zumbar la berga, bueno mejor nos dormimos.

Lunes, 7 de octubre, 1985

Son como las 6:00am, la marcha se enfila hacia nuestro objetivo, y a eso de dos horas mas tarde estamos cruzando el río Kurinwasito, (de donde toma el nombre, la comarca que ahora cruzamos) proseguimos nuestro camino y como siempre comenzó la fatiga y el hambre que al igual que ayer no teníamos con que satisfacer. A las 3:45 de la tarde encontramos una haciendita, donde nos vendieron una bicicleta y donde acampamos. La carne fue repartida a la COI  a través de los sargentos de pelotón. Hoy, hemos bebido sopa como chancho, tanto que en la noche estábamos con cagadera. Hoy, a lo lejos escuchamos un fuerte cachimbeo que duro como dos horas y medias, supuestamente fue el Sosa. Platicando y jodiendo, y ya con las baterías cargadas nos llegó la hora de dormir, pero yo me quede platicando con unos de mis yuntas hasta bastante entrada la noche, conjeturando a cerca de esta misión he intercambiando ideas, pues esta misión no tenia ningún sentido para nosotros, y nos preguntábamos a donde estaban los H de P. CR que supuestamente estábamos buscando, pues hace ya muchos días que no chocamos con ellos. La noche era una de esas noches, muy pocas en la montaña, el cielo se encontraba estrellado y completamente limpio, (buena para cazar venados, según mi jefe Alarcon) después de varios días de lluvia una brillante luna de Octubre alumbraba la montaña lo cual hacia más reluciente el paisaje y de vez en cuando se escuchaba el canto de los hijueputas pájaros agoreros que rompían el silencio de la noche. Cuando haces guardia en noches como esta, o te sientes poeta o te sientes cagado. Bueno yo hablo por mi, no sé los compas que piensan ellos al respecto.

Martes, 8 de octubre, 1985

Son aproximadamente las cinco de la mañana y varios compas nos estamos dando un chapuzón (baño) en un riachuelo, y es que hoy amanecimos con las baterías cargadas y nos sentimos como nuevecitos después de la comida de ayer. Son esos días en que tu te sientes con la moral bien en alto, y con gana de montarle verga a esos hijueputas contras.

Como a las 6:30 de la mañana empezamos nuestro diario caminar por estas agrestes montanas que ahora se tornan cada vez más espesas, más fangosas e impenetrables. Ahora recuerdo, cuando en la escuela nos enseñaban geografía; nunca nos dijeron que la geografía de Zelaya Central era así, en los mapas tu miras dos tres cuadritos y Tu dices: dos tres kilómetros, pero cuando caminas estos tres cuadritos te das cuenta, que no se trata de tres kilómetros, se  trata de caminar quizás cuatro o cinco hijueputas horas para cubrir esa distancia. Bueno, ahí la tenemos, la que se bebe en pinol (el agua, la lluvia)ha empezado a llover a cantaros los truenos y rayos se hacen sentir, la trocha en que vamos, es una lista rojiza truncada de raíces, troncos, ramas y fango la cual va serpenteando la montaña y que a su vez esta llena de pequeños arbustos y de grandes árboles los cuales hacen impenetrable los rayos del sol, los moquitos le ponen su música ambiental de zumbidos de te pico y no te pico, Tu te espantas un hijueputa de una oreja y va que el otro hijuelagranputa te pica la otra. Esto es una sinfonía interminable en la cual tu escuchas: canto de pájaros, de insectos, de ramas que caen, de hojas, de ranas pidiendo mas agua. Las hijueputas, (mas de la que ahora nos cae) del rujido del viento ,de ese sonidito de flauta que hace el bambú cuando se dobla y el viento se cuela por sus rajaduras, y sin faltar el hijueputa grito del mono congo, ese que abunda aquí en estas montanas y que uno grita aquí y el otro le contesta allá a los tres o cuatro kilómetros y claro sin faltar los hijueputasos de los compas al enredarse en las raíces y parar el culo en el lodo…

La marcha se ha parado, fue el previo aviso que me dio un hijueputa Zancudo con su pinchazo sacándome del éxtasis en que hacia rato venia sumergido. Los monos congos empezaron más seguido con sus alaridos lo cual nos pronosticaba más lluvia. La marcha continuó y cada vez la montaña parecía recrudecer y cada vez eran menos las posibilidades de sobrevivencia, a nuestro pasos encontramos de vez en cuando ranchitos de pajas con tres habitantes adultos, otras veces con dos y una zarta de cipotitos (niños)timbones y demacrados, y se puede ver que tienen malaria y nuestro pasos salen corriendo a esconderse, por nuestra parte aunque deseáramos darles más que una pastilla para contrarrestar su enfermedad nos limitamos a darles eso; una pastilla y ha brindarles nuestro afecto con una leve sonrisa pues…que teníamos mas para darles? si no teníamos ni que comer nosotros mismos. Aquí es donde nace la convicción, aquí es donde Tu te das cuenta por quien luchas, estos son la gente olvidada, esa que la gente de la ciudad ignora y ni tan siquiera saben que existe, es como si te quitan una venda de tus ojos y lloras si realmente eres revolucionario, te imaginas al General Sandino con su grito de guerra de Patria Libre o Morir, y te identificas con tu gente, hablo de esta gente la que a nuestro paso vamos viendo.

Ya casi se nos cae la noche y la marcha sigue su rumbo. Hemos empezado a salir a un claro nos hemos detenido y la alegría se muestra a nuestros ojos al ver un cachimbo de vacas ¡Vamos a comer! -dijimos todos. Fue así, que por ahí de las siete de la noche nos encontrábamos comiendo y asando carne y claro la respectiva sopics, como el Caballón (mi yunta) le dice a la sopa. Hablando de Caballón, este compa ahora esta con la escuadra de apoyo del PM, lo cual yo lo he sentido porque con el nos coordinábamos a la hora de los turqueos, pues el hacia rugir su ametralladora, y así, yo lograba camuflar mi disparo, ahora nuestro ametralladorista es Antonio Quintero un compa callado, es campesino, y no he tenido la oportunidad de volar verga con El. Los Cedros, así se llama el lugar donde hoy nos estamos quedando.

Miércoles, 9 de octubre, 1985

Aquí estamos, peleando con las hijueputas hormigas que se nos están hartando las tiras de carne asada que habíamos guardado para hoy. No sé, en esta zona hay mucha hormiga a pesar de los vergazos de agua que caen. Hoy amanecieron dentro de las botas, dentro de las mochilas y hasta dentro de la mira telescópica de mi Dragunov o de mi “dragón volador” como le llamo yo a mi fusil, aquí si te descuidas hasta en el culo se te meten. Ya vamos en zafarrancho, esta tempranito, no esta lloviendo, pero la gritadera de esos hijueputas monos nos hace saber que nos lloverá todo el camino.

Empezamos a dejar este claro en la montaña para agarrar otra vez la misma trocha que traíamos ayer con sus mismos matices. Así, avanzamos, al cabo de unas horas el vergazo de agua comenzó, las ranas y los grillos empezaron a cantar y otra vez la misma sinfonía harmonizada y ejecutada por la naturaleza, la cual a veces parece burlarse de nosotros. La montaña es algo que te atrae, pero a la misma vez te rechaza, a veces tratas de huir de ella, pero a la misma vez ella te llama, y hay una tirantes entre Tu y ella, al cabo de algún tiempo Tu logras sentirte aceptado por ella , y ella, igual que una mujer, comienza a revelarte sus secretos, ella…la montaña igual que la mujer, tiene su propio lenguaje, y si Tu no hablas ese lenguaje, ya te llevo la granputa, yo la comparo al COMON (radista) que tiene que conocer sus claves, sino, se lo comen los chanchos, como dice mi jefe (Alarcon, “el diente de oro”). De esta manera, avanzamos todo el día y de los contras ni humo, a eso de las cinco de la tarde llegamos a un ranchito en el cual habitaban tres personas adultas y unos cinco niños de aspecto lombricientos y anémicos, aquí la contra había dejado unos toretes hace unos meses lo cuales no se sabe a donde los habían robado. Bueno, la marcha se parado y decidimos acampar aquí pues, con los torete de los primos vamos a comer hoy.

Jueves, 10 de octubre, 1985

Seguimos en el mismo lugar de ayer, parece que hoy no avanzaremos, pues hay muchos compas que realmente están hechos mierda de los pies y varios de ellos andan hasta con bastón. Hoy, mas que nada será para curarse las patas y descansar.

Ha seguido lloviendo, pero aunque estamos descansando, estamos listos para salir, pues Tu nunca sabes cuando el enemigo cae o cuando nos toca salir en zafarrancho de combate, a veces en días como hoy, es mejor caminar que estar estacionado viendo caer la lluvia, abrigándose  debajo de los palos, espantándose los zancudos todo un día sin hacer nada mas que estar vigilantes, realmente esto es por la verga, pero bueno, que le vamos a hacer, al menos los compas que están jodidos pueden recuperarse un poquito.

Así, el día ha transcurrido; todo el mundo silencioso y en voz baja, contándose unos cuantos chistesitos, conjeturando de este operativo y claro jodiendonos unos a otros.

Viernes, 11 de octubre, 1985

Estamos recogiendo nuestras champas, pasó la noche lloviendo y algunos compas amanecieron encachimbados, pues hubieron unos furulleros que sólo hicieron media hora de posta y el compa que supuestamente iba ha cerrar la guardia de las cinco a las seis de la mañana fue despertado como por ahí de las 2:00 o 2:30 am por lo cual este compa hizo como 2 y 1/2 de guardia y claro como va ha estar contento. Aquí así es, siempre hay jodidos que le ponen sabor a la cosa. Hoy, tampoco vamos a caminar, pues, parece que la tercera COI se nos ha quedado atrás y según Alarcón tenemos que esperar que esta llegue a un determinado lugar para encontrarnos. Hasta hoy, me doy cuenta y le hallo sentido ha esta misión, pues estaba ahí en el PM cuando Filemón (el jefe del BLI) hablo con Alarcón y este saco el mapa y pude ver que vamos avanzando en un peine en conjunto con las COIS de nuestro BLI y el BLI SOSA. Buenos veamos que pasa, como decía mi abuelo enhebrado el peine valió verga el piojo. La noche ha llegado, estamos a la orilla de la comarca Kurinwas, y como siempre, sigue lloviendo, ya tenemos instaladas nuestras champas y vamos ha rolear (dormir).

Sábado, 12 de octubre, 1985

Hemos salido bastante temprano, después de unas tres horas de camino nos encontramos con el PM (Puesto de Mando) del batallón, luego continuamos nuestra marcha. El camino era pésimo, más que de costumbre, algunas veces el lodo nos llega a la rodilla y cuando menos nos llega arriba de la bota. La marcha siguió así, siempre adornada de la risa burlesca de los compas cuando otro caía en el lodo. Este lodo, es mas que todo arenilla revuelta con barro liquido, bien fino y se cuela dentro de la bota fácilmente, por lo cual todo el mundo ha empezado a renguear, estamos cruzando un río hijueputa bajo un vergazo de agua que nos acabo de joder la mierda. Al cabo de unas dos horas de camino, después de haber cruzado el río, nos encontramos con la 3ra COI del BLI. Aquí nos quedamos esta noche, y aquí no hay vida, hoy no hubo bicicleta.(vaca)

Domingo, 13 de octubre, 1985

Comenzamos la marcha bastante temprano, nos hemos separado de la 3ra COI, hemos tomado diferentes direcciones. El camino es igual que ayer, el escenario no cambia, sigue la rutina; rengos, hambrientos, burlas y bueno sin faltar nuestra eterna compañera, “la lluvia”.

Son como a las11:00 de la mañana, hemos llegado a las riveras del río Kurinwason, río ancho y caudaloso el cual lo estamos cruzando por medio de dos votes de remos que un Campeche (campesino)nos consiguió. Seguimos nuestro camino, muchos compas llevan las botas totalmente desbaratadas, al menos las mías creo que aguantan unos dos o tres días mas, ya van rotas, pero ahí las llevo, frotándolas con cebito de bicicleta para que aguanten un poquito mas, lo que ya llevo hecho mierda es el mancuerno y aunque me he echado cebo hasta por joder, este ya no funciona, así es que vamos caminando como loras en tierra caliente.

Hemos empezado ha penetrar una montaña que le zumba la verga, donde a duras penas penetran los rayos del sol, y donde parece que de un momento a otro hubiésemos pasado de las dos de la tarde a las 6 de la tarde. La voz se hace pasar de un compa a otro! Háganle huevo, que tenemos que salir de esta montaña antes que caiga la noche, sino, nos lleva la gran puta!

Estamos tratando de caminar mas rápido, pero realmente la marcha es lenta, el camino si que esta hecho mierda y nosotros también, nosotros siempre buscamos acampar por seguridad, en una loma o en una parte clara o donde haya comida, pero aquí, no se le ve futuro, pero ahí vamos, haciéndole huevó. Muchos compas van parando el culo en el lodo, pues se esta poniendo completamente oscuro y cuesta mucho mirar donde caminamos. Fue así, que la marcha se paró y procedimos a dormir allí. Estoy tratando de relatar un poco lo de anoche ya que anoche no pude escribir nada: La fila no se rompió, lo que hicimos fue solo meternos unos diez o quince metros del camino y colgamos nuestras hamacas, nos mandaron a no quitarnos las botas, lo cual nos hizo más mierda. La noche fue lluviosa, llena de mosquitos y de ruidos de los animales que circundan la montaña. A cierta hora de la noche, mientras estaba durmiendo, sentí que algo pesado cayo sobre mi champa, me desperté cagado con cuchillo en mano, yo que me tiro de la hijueputa hamaca y un hijueputa mono que sale a toda verga chiyando, puta compai, creí que ya me habían escondido la cabeza, que hijueputa noche la que pasamos.

Lunes 14 de Octubre, 1985:  “DIA DE LA EMBOSCADA”

Nota, esta parte la dividiré en tres secciones: A) Horas antes de la emboscada, B)En la emboscada, C) Después de la emboscada.

A) Horas antes de la emboscada:

Es temprano en la mañana; amaneció haciendo sol, aunque este, poco se miraba a causa de la vegetación, en esta clase de montaña cuando hace sol, así, como el de hoy, los insectos se ponen mas alborotados, los mosquitos revientan mas y salen unas grandes hijueputas moscas verdes tornasol, que parecen que anduvieran anteojos y que cuando te pican te duele hasta el culo y de vez en cuando vez volar unas grandes y lindas pipilachas (Libelulas) tornasol, se miran de a vergas las jodida, parecen que fueran de cristal, pero también se miran de vez en cuando una hijueputa mariposa que no se si decir si es café o negra, pero si se decir que la hijueputa da un poquito de miedo, al menos a mi, pues mi abuelo tenia una finca en Masaya donde habían mariposas parecidas a estas y El las asociaba con la muerte, pues estas tienen como una pequeña calaverita pintada atrás y siempre que El las veía, El o mi abuela las espantaban bueno y un poco de esas agoreras quedaron desde mi niñez hasta hoy. Bueno, comenzamos ha avanzar lentamente, hoy si nos miramos hechos mierdas.

La marcha comienza ha moverse y seguimos nuestro viaje por estas hijueputas montanas. El hambre comienza ha sentirse, no hemos comido hace casi tres días. Luego de caminar unas horas nos encontramos con el PM del batallón (puesto de Mando), después de que el jefe del BLI mayor Hidalgo y el jefe de nuestra compañía (El diente de oro, un  compa flaco y encorvado y con dos grandes dientes de oro al frente, que tiene una voz bien chiyante, y que es enturcado) tuvieron una pequeña platicadita nos dieron un baqueado (conocedor de la zona ) el cual va en un caballo blanco, supuestamente este nos lleva a otro lugar donde hay muchas bicicletas. Bueno la marcha seguía, de pronto la geografía cambió la selva por donde caminamos unas horas antes se había quedado atrás y ya no había tanto es hijueputa lodo, en vez de eso empezamos a ver colinas cubiertas de árboles y de arbusto medianos. Luego de caminar por un buen rato siguiendo las instrucciones del baqueado, llegamos a una casa que parece que esta abandonada en donde hay un vergo de palos de limón dulce.

Los compas se han aglomerado en los palos de limón pues todo el mundo quiere comer limón pues vamos con una hambre de la gran puta, la marcha se ha detenido,…que pasen los sargentos de pelotón! se dejó pasar la voz!, estos a su vez pasaron, y organizaron la cortada de limones los cuales repartieron equitativamente entre toda la tropa, a mi me tocaron seis. En ese momento con el interés de comprar tortillas me he cambiado de posición (pues aquí parece que hay mas vida) y en vez de ir con el PM me he quedado entre el primero y segundo pelotón. Así seguimos nuestra marcha, rengueando y comiendo limón y otros; los que llegaron primero a los limones, van  con las mochilas hasta la verga de limones, y aunque les cuesta caminar a los hijueputas, ahí van haciéndole huevo.

Lunes, 14 de octubre, 1985

B) En la emboscada.

Bueno, seguimos nuestra marcha, aunque muchos de los compas de los pelotones de retaguardia se han quedado todavía cortando limones, según el baquiano que nos guía estamos en la comarca Jorgito.

Estamos penetrando una trocha que mas bien es un senderito …el terreno ha cambiado totalmente, este camino se encuentra rodeado de lomas con alta vegetación y árboles de regular tamaño, a los lados del camino se puede observar esa planta que abunda aquí y que se llamada: Platanillo, planta parecida a la del platano; muy popular aquí en Zelaya Central y también se ve ese guineito, chiquito y oloroso, se mira rico el hijueputa, pero  si te lo hartas te tapea el culo y te lleva la gran puta, ya de esos tuvimos bastantes experiencias y por eso ya no nos hartamos ese hijueputa guineo.  Muchos vamos chupando limón contentos y jodiendo, pues al fin tenemos algo que comer… QUE EL QUE VAYA COMIENDO LIMON QUE LO BOTE!!!….paso la voz de un compa a otro…se acabo la jodedera!!!!!!, nuestros semblantes se transformaron, ahora en la cara de los compas se miraba ese semblante de convicción, de hombres de poca niñez (como dice Silvio Rodrigues), hombres listos al combate, dejando la jodedera juvenil, para mostrar el semblante decidido del soldado, lo que en realidad somos…. de pronto…., el camino se mostró mas chiva! QUE GUARDEN BIEN LA DISTANCIA!… Se escucho otra voz pasar… de pronto.., imitando al compa de adelante empezamos ha caminar encorvados fusil en mano. La repuesta ha esto era sencilla, algo había descubierto la exploración. Nuestros nervios están tensos, nuestros oídos, prestos ha cualquier ruido, nuestros ojos, pelados,  escudriñando la hijueputa vegetación, nuestro dedo índice crispado sobre el disparador!, fue en ese instante, que vi a ladito del camino la marca fresca de una bota jungla, inmediatamente me doy cuenta donde estamos, le hago de señas al compa que va al frente y al que va atrás de mi para que se chiveen, estos momentos se vuelven eternos, como dice Silvio en una de sus canciones, (Un diminuto instante inmenso en el vivir), y es que los momentos que anteceden a la emboscada son cruciales son largos, como nos decía nuestro entrenador de  tiro (Andropov, el ruso con quien nos graduamos de francos en la segunda Región Militar todos los francos de los BlIS: SOSA, RUMA, FAMA y otros) tu caes en la emboscada y lo primero que debes hacer es preguntarte tu nombre, tu numero de soldado, quien es tu padre, quien es tu madre, preguntas que Tu puedes contestarte inmediatamente y si te respondes correctamente ha estas preguntas, entonces móntale verga, estas en el combate ,y puedes tomar una decisión, pero sino, mejor siémbrate de cabeza respira profundamente, concéntrate y luego mira que puedes hacer, porque sino a quien vas a joder es a tus compas, o te quiebran el culo en el primer movimiento que hagas. De pronto! aparece ante nuestros ojos una loma la cual tenemos que bordear pues al pie de esta pasa el camino que llevamos… BOOOOOOMMM!!!!!!!Pa, pum, pa, pum, pa, pum, el fuego es nutrido; es el enemigo con sus hijueputas FALS, sus granadas, AK Chinos que nos están volando verga de todas las lomas. Hemos caído en una emboscada inesperada, instantáneamente el fuego es muy cerrado, el fuego enemigo es cruzado sobre nosotros los cual nos hace saber que están por todos lados, las balas con su aullido mortal pasan rasantes sobre nuestras cabezas, mientras nosotros nos hundimos en el suelo y a la vez podemos ver dificultosamente a los compas del primer pelotón, avanzando en ofensiva, de arrastras disparando pegados al suelo a la vez que avanzan lentamente bajo esta lluvia de balas y cohetazos, mientras otros no podemos movernos a causa del fuego enemigo. El olor a pólvora, (el cual yo  asocio con muerte, soy muy agorero, mis abuelos son los culpables) es penetrante, el ambiente esta cargado de humo, no se cuanto tiempo ha pasado ya desde que caímos en la emboscada, pero se que tenemos compas dormidos y picados, pues, puedo escuchar los gritos de los compas llamando por sanitarios. Se escucha por fin, nuestro mortero 82mm entrar en acción y nuestra pieza de ARANA(AS17) comienza ha montar verga, a la vez se puede escuchar al compa Quintero adelantito de mi, que no le ha quitado el dedo a su ametralladora desde que empezó el combate, ahorita es el tiempo que estaba esperando, ahora si, se puede escuchar  nuestros AK47, esta emboscada le esta cuereando la verga….franco, Alarcon dice, que tenes que tomarte la loma donde esta un tronco quemado!!!!, me pasaron la voz….mis, ojos como de cangrejo asustado, escudriñan rápidamente las lomas aledañas. Al fin logré ver el lugar donde el jefe de la COI quiere que me ubique y me dije, a la gran puta esta largo, quien sabe si llego vivo, a la vez que escucho un RPG-7 de los compas a mi derecha que no paraba de volar verga, mas cagado que otra cosa empecé ha avanzar hacia mi objetivo, allá están, allá están los hijueputas!, dale Nieve, a la izquierda, a la izquierda!  gritan otros. Allí Quintero estas dándoles en la madre! gritan otros, mientras se deja escuchar el tableteo recio y derecho de la PKM de Quintero disparando, a la vez que los hijueputas nos gritan….hijueputas piricuacos aquí van a quedar hoy!,se hace un silencio, me detengo… de pronto el vergueo comienza mas grueso, ya ha esta hora podríamos decir, que estamos en el cachimbeo, el enemigo es mayor en numero, y esta en un vergo de lomas, pero los compas le esta haciendo huevó, sigo avanzando, todavía no llego a mi objetivo, siento que algo pego en mi sombrero, miro y veo que casi me le han bajado el ala, pero ahí vamos con una mezcla de cagason y de valor, no veo ni un compa cerca,(esta es la mayor cagason de ser Franco, pues casi siempre esta solo, largo de los compas) en este momento los francos de la contra nos empiezan ha hacer verga, un compañero sanitario (Matute, Mecha de Candil, como cariñosamente lo llamamos porque es negrito el jodido) atendiendo el llamado de los compas por ayuda, trata de llegar hasta donde están los heridos, pero un franco dispara y el compa da varias vueltas para atrás, mientras a la vez se lleva las manos a la nuca diciendo con palabras entrecortadas…Ay mamita, me mataron estos hijueputas!!!!, otro compa, el Gato(Justiniano)muy querido por nosotros y

muy bueno al turqueo, trata de ir en ayuda de Matute y recibe un impacto de bala , es cuando le grito a otro compa que va a tratar de ayudar a estos dejalos que hay un franco y te van a joder!!!, esperate que te lo saque del camino!!!!, estoy llegando a mi objetivo, sé que hay un hijueputa franco en alguna parte y sé que a lo mejor me tiene como digo yo “cruz y calavera”, pero no hay  vuelta de hoja, tengo que llamarle la atención, (Es aquí donde te sirven los trucos que aprendes de los “Viejos Zorros como Andropov”, me alejo de mi posición, me quito el sombrero lo meto en una varita lo muevo, lo pongo en una posición, luego le doy vida, lo cambio lo levanto y lo hago caminar como si fuera alguien mientras yo permanezco pegado a suelo, de pronto… BANG!!!!!! viene el turcaso, me perfora el sombrero, miro la dirección del tiro del hijueputa, y entonces me doy cuenta donde esta, regreso a mi posición me pego a mi mira telescópica y empiezo a buscar al hijueputa, el combate sigue, al cabo de un tiempo logro detectar al hijueputa; tirando y cambiando posición, brincando de un lado a otro entre un vergo de troncos y piedras, allí esta el hijueputa con un M-14, pegado a la mira telescópica de su rifle. Nunca había sentido tanta ganas de aniquilar a un hijueputa como hoy, al fin mi disparo me sorprende y el primo da vuelta quedándose  dormido, después del sonar de mi fusil, instantes después, otros hijueputas estaban tratando de socorrer al hijueputa, pero también mi dragón los mando ha dormir. El combate sigue, y la casería también, tanto de parte de los hijueputas como de la nuestra, ya esto no es una emboscada, hemos logrado romperla, los compas lograron superarla he igualar el fuego enemigo, mas bien, ahora es un combate encarnizado, verga a verga a lo cual los CR huyen porque saben que ahí les quebramos el culo.

Ya los otros pelotones de la COI vienen maniobrando por la izquierda y también se traen una fiesta gruesa mientras van trepando las lomas. Se escuchan ráfagas por todos lados, mientras el eco de la montaña amplifica el sonido de los tiros y las explosiones, el mortero continua la ARANA no deja de disparar, ahorita les esta cayendo grueso y derecho a los contritas, los cuales ya van en retirada, mi ojo se agudiza una vez mas en el retículo de mi mira telescópica en busca de otro blanco, los contras van en desbandada.

Después…,este hijueputa silencio mortal, en el que Tu no sabes si estas vivo o muerto, silencio de muerte mezclado con humo y olor a pólvora. De pronto… los gritos de los compas, y los quejidos de los compas heridos te vuelven a la realidad… estas vivo compai!!!!!!

Lunes, 14 de octubre, 1985

C) Después de la emboscada.

Todavía mantenemos las misma posiciones a pesar que el combate a cesado. Se mira movimiento de los compas en las lomas, desde mi posición puedo escuchar los gritos de los compas llamando a todos los sanitarios (enfermeros) para ayudar a los compas heridos, es un cuestionamiento sin tregua, todos nos preguntamos quienes son los compas caídos. Las primeras especulaciones llegan a nuestros oídos y no podemos creer que los compas con que habíamos estado jodiendo hace unas horas ya no joderan mas con nosotros, se han ido los hijueputas y nos dejaron; se fueron dejando en la pantalla de nuestra imaginación: sus risas burlescas, sus platicas chistosa, su forma de joder, sus recuerdos de cuando no hacían completa sus horas de guardia, cuando te bateaban las raciones frías, el recuerdo de cuando te bateaban los cigarros, de las bromas, de ese sin numero de cosas que no puedo enumerar. Nos han dejado estos hijueputas. Por fin, después de permanecer aquí en mi posición por mucho tiempo recibo la orden de regresar al PM de la COI.

Esto parece hospital, quejidos por aquí y por allá, después de eso, solo se mira el apuro de los sanitarios y compas tratando de ayudar a los heridos, nadie jode todo el mundo esta callado todos queremos hacer algo, ayudar en algo.

Los resultados para nosotros son duros, tenemos siete compás caídos y varios picados(heridos). Los compas caídos, son: Horacio Pavon: compa sencillo humilde y muy callado, desempeñaba el cargo de jefe del Segundo Pelotón; su cuerpo estaba irreconocible, algunos compas dicen que le cayó una granada encima, otros dicen que cuando se tiró al suelo cayó sobre una mina, realmente no puedo asegurar que es lo que pasó, esta completamente desbaratado, de su mochila no quedaba mas que la parte del medio, y lo que quedaba de su cuerpo presenta heridas y rasguños por donde quiera, pudimos reconocer su cuerpo a causa de que en su reloj tenia escrito su nombre “H. Pavón”. El Compa Antonio Quintero, era ametralladorista pesado el cual murió junto a su PKM volando verga como el mas huevón, recibió varios impactos de bala en su cuerpo, compa que hablaba con acento campesino muy callado, pero huevon, (recuerdo, que siempre este compa se acercaba a mi y me decía…”Ey manito, como esta tu sierra?), tenía mucha experiencia en combate, ya que este compa, al igual que Pavón y otros de los que cayeron hoy, tenían mas tiempo que nosotros en la montaña, ya que ellos pertenecieron a otro Batallón que estaba operando en Nueva Guinea, y cuando nuestro batallón llego allí a descuerarse, todos estos compas fueron agregados a nuestro BLI. Compañero Rene, nuevo en el Batallón, tenía alrededor de siete meses en el S.M.P, pero a pesar de que era un nuevo combatiente este se  mostraba siempre guevon en cada combate y aprendía rápidamente de sus compas. Cro Justiniano, conocido cariñosamente como el Gato, de origen campesino y muy queridos por nosotros de carácter humilde y sencillo, pero fiero en el turqueo, era jefe de la primera escuadra de el  primer pelotón. Cro Efrain conocido mas por “El Borrachito”(ya que al compa le gustaban los técnicos), pero muy bueno en el cachimbeo también. El ultimo, era un compa que no se su nombre, porque pertenece al BIR GERMAN POMARES.

Entre los heridos mas jodidos tenemos: Al compa Jaime, conocido mas bien como Jirulo, de baja estatura, pero fornido, ha recibido impactos de charneles en la cara, la garganta y la cabeza, Compañero Matute, sanitario de pelotón, mas bien conocido como “Mecha de Candil” por ser negrito, tiene un impacto de bala entre el hombro izquierdo y la nuca, fue herido tratando de dar auxilio a sus compas que estaban heridos. Lira, jefe de escuadra, presenta herida de bala en la frente. Otro compa que figura entre los heridos, es La iguana, el cual no recuerdo su nombre. El compa que esta mas jodido es el compa Benito, quien era jefe de escuadra, alto y de facciones fuerte, luce una espesa barba de varios meses, era un compa serio y muy apartado, respetuoso, y me atrevo a decir que es uno de los mejores hombre de nuestra COI, casualmente ayer me decía que tenía 21 meses de S.M.P y estuvimos hablando de lo que pensaba hacer al terminar su Servicio Militar, este compa manejaba bien un pelotón y sus subordinados lo quieren mucho. Cuentan los compas. A la hora de ser herido, este compa no se aguevo en ningún momento y siempre atento a sus subordinados a seguir volando verga. El primer impacto de bala lo recibe en el ojo del pie izquierdo el cual se lo desbarata, cae a tierra en medio del camino y no pudiendo caminar, desde allí, sentado en el camino, sigue disparando y dando ordenes a su gentes de avanzar a todo precio, sigue disparando y gritando avancen!!!, avancen!!!,y mas tarde vuelve a ser alcanzado por otro proyectil en el pecho al igual que dos charneles mas se hunden en su cuerpo poniéndolo en estado de gravedad, mientras que su escuadra siguen adelante en avanzada. Los demás son compas con heridas no tan graves ni tan leves.

El cielo ha empezado a oscurecerse, los truenos y los rayos empiezan ha iluminar el cielo con sus destellos fugases, el viento empieza ha soplar y las hojas comienzan ha caer acompañadas de las gotas de lluvias que son como lagrimas que lloran nuestros compas caídos. La noche empezó ha caer, bajo este aguacero y entre la penumbra se puede ver la silueta de los compas sanitarios moviéndose de un lado a otro, asistiendo a los heridos, los cuales los tenemos en una sola champa, improvisada con varas de bambú y capotes, mientras que a los compas muertos, los hemos enrollados como cigarro en sus hamacas las cuales están amarradas a una vara, con sus nombres y numero listos para ser transportados a los helicópteros que los llevaran a su último destino, ellos también se encuentran en otra champa similar a la de los compas heridos.

Esta noche es muy triste compai y para que voy ha mentir diciendo que soy superman, la lluvia no termina y hasta el mismo grillo en su solo de flauta se escucha mas triste que nunca. En la lejanía puede escucharse entre el ruido de la lluvia y el viento, el canto hijueputa de ese  pájaro que no se como se llama, el cual su  cantar no es mas que un lamento y que pone mas triste el ambiente. Estamos durmiendo a campo libre, no tenemos capotes, pues, los hemos usados para construir las champas de los compas heridos y muertos, no tenemos derecho a tender hamacas, pues estamos esperando un ataque de los primos, todo el mundo esta en alerta. Vamos quedándonos dormidos con nuestros sombreros sobre la cara, el agua de la lluvia resbalando por nuestros cuerpos y el sin numero de hijueputas pensamientos que acechan nuestra mente.

Martes, 15 de Octubre, 1985
C) Después de la emboscada (segunda parte)
Esta amaneciendo, la lluvia ha pasado, pero el cielo se muestra siempre amenazante con señales de mas lluvias. Una triste noticia llega a nuestras oídos…,el compa Benito esta agonizando, varios de los que estábamos cerca, corrimos hasta donde se encuentra aquel hospital improvisado, nos acercamos hasta su rustica champa que le alberga, la cual no es mas que un techo de plástico movido por el viento y sostenido por varas de bambú entrelazadas, y donde su lecho de muerte, consiste nada mas que un simple capote adornado de hormigas he insectos, tendido en el fangoso y húmedo suelo de Zelaya Central. Nos acercamos suavemente y  podemos escuchar sus quejumbrosos quejidos de muerte, y es así, que en medio de sus quejidos y de sus suspiros ahogados empezamos ha escuchar de su voz pausada y casi ahogada, las palabras que nos dejan pasmados por unos momentos, pero que luego  comprendemos su fuerte significado. El compa empieza ha quejarse mas rápido y ha debatir sus manos desesperadamente en gestos agonizantes…ay…ay…ay…ay…YO …ME…VOY….NO SE AGUEVEN….QUE LA …VICTORIA ES NUESTRA!!!, después de estas palabras el compa expira. Todo el mundo se vuelve a ver, nadie dice nada, porque el silencio es el llanto del hombre. Algunos nos quedamos aquí, con Él, por unos minutos, otros dan la vuelta en silencio y se retiran, mientras que en otros la inesperada lagrima los traiciona. Tenemos otro héroe!. Nos retiramos suavemente, no podemos descuidar la defensa del lugar. Yo me retiro pensando en las palabras de Benito, los otros, talvez llorando de rabia o pensando en la venganza o tal vez cagados o tristes o quien sabe?, quien puta sabe?

Ya son como a las 9:00 de la mañana, y estamos empezando a rastrear el lugar de la emboscada, comenzamos a hallar mochilas impermeables, hamacas impermeables, tres fusiles FAL nuevecitos y muchos otros pertrechos que ellos habían dejado en su huida, también encontramos tres CR muertos, mas su enlace el que nos había metido en la emboscada. Luego, a través del ZORRO, el compa encargado de la radio exploración, nos damos cuenta que los CR están reportando a sus superiores 29 bajas. Habían sufrido otra derrota estos hijos de puta, porque se supone que si nosotros hacemos una emboscada no tenemos porque tener bajas, es el enemigo el que tiene que cargar con ellas, y si nosotros que estamos emboscando cargamos con las bajas quiere decir que la cagamos, uno monta una embosca  para hacer bajas no para que te las hagan, y si te hacen recupere y nos puedes cargar ni tus muertos, eso quiere decir que te patearon el culo, esto es lo que les pasó aquí a los señores CR, otra derrota inevitable, porque esto que mostraron estos compas que aquí cayeron, se llama convicción, y eso ellos no tienen y a nosotros nos sobra.

El día sigue nublado, estamos esperando los leopardos (helicópteros) que se llevaran a los compas heridos y muertos. Ya es de tarde y empieza a llover y los compas muertos empiezan a dar signos de descomposición y hemos perdido las esperanzas que venga los leopardos. No hay comida, pero en realidad en estas circunstancias uno se olvida de todo, lo único  importante es que los compas sean evacuados lo mas pronto posible.

Así, en esta espera, se nos mueren las esperanzas de las benditas pipilachas y nos empieza a caer la noche con su puta melancolía, su orquesta de grillos, su sin numero de ruidos que la pueblan y con los cantos de sus pájaros nocturnos. Los relámpagos alumbran la vegetación, delineando la figura de los compas en la oscuridad, los cuales parecen fantasmas moviéndose en la vegetación. Así, como dice una canción vivimos un día mas así, morimos un día mas, así le  arrancamos otra hoja a nuestro calendario.

Miércoles, 16 de octubre, 1985
Ahí esta…la mañana, con el trinar de sus hijueputas pájaros, con el alarido de los monos, los quejidos agonizantes de los compas, la lluvia que no falta y las caras demacradas y cansadas de los compas. Es que nada, nada se mira bonito aquí, créeme compai. Así, en medio de este aburrimiento, otro día mas nos sorprende. Siempre a la expectativa; Yo, clavado en la mira telescópica de mi rifle, escudriñando el horizonte, mis compas turnándose la guardia, otros quejándose del dolor de las heridas mientras que los compas sanitarios le siguen haciendo huevó, tratando de darles la mejor atención posible. Se me acerca el compa Champerico (Benito Juárez)y me pregunta…hey franco, crees que va a seguir lloviendo? Que no escuchas a esos hijueputas monos como gritan? (los compas siempre me hacen preguntas semejantes, mucho creen en mis pronosticaciones, pero la montaña siempre tiene las repuestas a tus preguntas solo necesitas saberla escuchar, los compas dicen que yo ando un contrita dentro de la mira telescópica de mi dragunov, porque cada vez que el jefe de COI o el Pollo me piden que observe en busca de los primos yo siempre los encuentro, pero no es eso, cuando Tu pasas tu curso de Franco, el saber observar tu campo de tiro es una de las principales técnicas que tu debes manejar, conocer la diferencia entre el movimiento de un arbusto y un hombre es capital, como también lo es, el saber coordinar tu respiración con tu dedo que hala el disparador), claro que va ha seguir lloviendo le conteste, el compa se rasca la cabeza y regresa a su loma un poco entristecido, todos queremos que nos haga al menos 2 o 3 horas de sol para que los leopardos puedan entrar y poder evacuar a nuestros compas.
El día no se compuso y ya es demasiado tarde, sabemos que los leopardos no vendrán, y los compas muertos están hediendo, por lo cual se esta tomando la decisión de sacarles las viceras para tratar de hacerlos aguantar un poquito mas para mañana. Que así, que se procedió a sacarle las viseras a los compas fallecidos y la noche una vez mas empezó a cubrirnos con su manto invisible.
Todo es igual, nada cambia esta noche, sigue siendo el mismo escenario, lo único que hoy tenemos diferente es que no hay lluvia, en vez de esta tenemos una luna llena que baña de bengala el paisaje de la noche y los murciélagos vuelan haciendo piruetas en el aire, acompañados de sus chillidos que rompen el silencio de la noche, así pasa, una noche mas en Zelaya Central.

Jueves 17 de octubre, 1985

El sol viene rayando en el horizonte, el aire fresco de la mañana se deja sentir y los pájaros con sus trinares llenan de alegría la mañana anunciando un día bueno, los hijueputas monos hoy no se escuchan. Todos comentamos acerca de las pipilachas y todos esperamos que hoy vengan, pues de no ser así, ya nos llevo la gran puta, pues después de hoy quien sabe cuando puta volveremos a tener otro día como este. Los compas ya están hediendo mas que ayer y los heridos se miran más jodidos de pronto…. Un sonido en la distancia nos alegra a todos….,poco a poco se viene escuchando mas claro…., todos nuestros rostros se alegran…, el sonido se hace mas audible y todos nos volvemos a ver alegremente y decimos…. ya vienen las pipilachas! no jodas compa ya era hora! La gran puta que bestial! Después de unos minutos de sobrevolar nuestra posición están  aterrizando sobre una loma cerca del PM, mientras nosotros guardamos la defensa chiviados, porque sabemos que los CR están cerca, mientras otros compas descargan el barco que nos traen los papalotes: botitas nuevas, uniformes, raciones frías, municiones pertrechos y todo eso que nos hace falta, todo el mundo esta contento, es como si volviéramos a nacer, es como si celebrásemos Navidad en medio mes de Octubre, al fin los compas terminan de descargar los Leopardos, luego lentamente otros compas comienzan ha subir los cuerpos mal olientes de los compas caídos, nadie dice nada, la alegría toma un aire de tristeza, de las hamacas que sostienen en a los compas caídos al levantarlas sale un agua que se convierte en sanguasa, una agua color amarillo revuelta con sangre podrida y mal oliente, algunos compas están callados, otros dejan ir sus  lagrimas, otros, solo nos mantenemos cabisbajos, otros van pronunciando cada uno de los nombre del compa que va siendo transportado al helicóptero… ese es Quintero !!!! No. No. Ese es el Gato. No ese es Pavon!!! rectifica otro, y así ,todos nuestros caídos son llevados a los papalotes, ahora le toca el turno a los heridos los cuales se despiden (los que pueden) agitando levemente sus sombreros, los otros van en camillas improvisadas con varas y no hacen ningún movimiento, todos están ya en los helicópteros las hélices de estos empiezan a dar vueltas mas rápido, los motores empiezan a lanzar ese ruido que aturde los oídos, todos  estamos viendo este escenario de pronto…el primer helicóptero comienza ha ascender segundo mas tarde el otro y ,así, en medio del ronco sonidos de sus motores estos van desapareciendo de nuestras vistas dejando no mas en nuestros oídos el sonar de sus motores que desminuye poco a poco al irse alejando. Nos retiramos poco a poco, cada quien a su lugar con la mirada puesta en el cielo como queriendo ver otra vez a los que nunca miraríamos, no más en la pantalla de nuestras memorias.”HASTA LA VICTORIA SIEMPRE COMPANEROS’

MARIPOSA DE LA MUERTE

Nos dimos cuenta de su presencia,

Hasta que vimos su vuelo pausado y silencioso

Que se perdía en la penumbra de las seis de la tarde,

Volando de hoja en hoja, de rama en rama.

Volabas rumbo Norte,

Llevando en tu espalda

Ese místico signo de la muerte.

Mariposa oscura y agorera

Danzabas alegremente, haciendo acrobática piruetas,

Riéndote, burlándote de nosotros,

Mientras continuabas tu interminable viaje por la selva,

Siguiendo la fangosa ruta del camino en penumbras.

Volabas, sigilosa y solitaria,

Ibas errante hacia otros confines.

Jueves,!7 de Octubre,1985

Comarca Jorgito, Zelaya Central,

Nicaragua Libre.

Estamos siendo reabastecidos y estamos comenzando otro operativo el cual lleva por nombre,”HEROES Y MARTIRES DE JORGITO”, otros combates nos esperan y con ellos otras victorias, pero esta es otra historia cachorril que la dejamos para otro día.

“HASTA LA VICTORIA SIEMPRE COMPANEROS”

Picture 002

La foto del hermano de guadalupe

IMG_0001

“Puedes publicarla a ver si alguien me ayuda a saber los ultimos momentos de mi querido hermano, segun lo que el escribio en el reverso de la foto, estaba en el cerro Dipina en Zelaya  Central  en el mes de enero de 1987″.

Gracias por todo y que Dios te bendiga.

Compas, si alguien puede ayudar dando información …

n) 19 de julio de 2008

En este (post) espacio están reunidos todos los comentarios recibidos hasta el 19 de julio del 2008. Una fecha que, en si misma, no cierra un proceso de diálogo y escritura pero que sin duda no puede ser ignorada en su simbología, ni pasada por alto.

Gracias a todos.

A) LA SALIDA

Olga (20 abril 2008)

y cómo sigue la historia, quiero seguir leyendo

Andrés (21 Abril 2008)

Tell me more!

Ana (21 Abril 2008)

Lo que verdaderamente importa: ¿cuál sos vos en la foto?

andrea (21 Abril 20089

Y ahora socialmente hablando que haces por lo demás??

omar (21 Abril 2008)

interesante relato, cuando lea el texto completo opinare con mas criterio.

Un abrazo

la rubia (22 Abril 2008)

como siempre, es un gusto. Arriesgado el formato.

claudio (22 Abril 2008)

Ahora caigo..que sentido tiene el autoreportaje…es algo así como ego al cuadrado que se disfraza de formato novedoso??..que cool

elsa (23 Abril 2008)

no tenia que estar de acuerdo, porque no me lo habías preguntado, eran tus decisiones, pero estaba de acuerdo con tus motivaciones, me interesan mucho tus apreciaciones, que alguna vez, las habremos hablado, pero me gustaría refrescarlas

la rubia (25 Abril 2008)

Bue. No voy a entrar en discusiones con desconocidos. Es arriesgado el formato blog, no el auto-reportaje que existe desde hace bastante y que de cool (entendiéndolo como snob) tiene bastante poco. Con respecto al ego… bueno, nada más egocentrista que subir un comentario agresivo para resaltar por sobre la muy buena escritura de Alfredo.

Sin más. Adelante.

Claudio (26 Abril 2008)

Que tiene de agresivo un comentario. Me extraña que siendo gente tan sensible no puedan aceptar una critica de un desconocido. Si te expones a un blog podes recibir este tipo de respuesta ya que el lector se escapa de grupo reducido de amigos del autor

elsa (26 Abril 2008)

no voy por la nostalgia, si por actualizar vivencias que fueron significativas, y que no podemos negar que tenemos dentro.

B) MANAGUA

olga (28 Abril 2008)

qué bueno que ya subiste la continuación, la estaba esperando desde hace días. Muy interesantes las fotos también. Me gusta este costado autocrítico que está cobrando el texto, y me parece que va bastante a fondo en varios temas. Felicitaciones

omar (28 Abril 2008)

Recuperar la verdad del pueblo, de las masas que es mas importante que la de los individuos. Trazar el avance de los héroes, desde la resignación hasta el triunfo que se sabe no-definitivo, porque tampoco es posible ya ser inocente ante la revolución. Todo esto equivale a aprender de nuevo multitud de cosas.

Rodolfo Walsh

lucio (29 Abril 20089

esta bueno. viene más?

Clementina (2 Mayo 2008)

Muy, pero muy bueno el blog. Llegué acá por alguien que te aprecia mucho, “la rubia” le decimos algunos. Nicaragua es un país cuya historia he vivido de alguna forma por lo menos cercana. Un gran amigo tuvo la oportunidad de viajar hace algún tiempo, y sus vivencias allá son de esos recuerdos que nunca llegan a ser tales, por el simple hecho de tenerlos presente en el día a día. Con sus relatos y sus fotos he conocido gente, callecitas y volcanes con olor a azufre. Ahora también me aproximo un poco más gracias a vos. Comparto lo

de la cita de Walsh, certera, sin dudas.

Ya tenés un linkito en mi humilde morada.

Saludos.

El amigo de Sadam (2 Mayo 2008)

Calcante predijo que a Aquiles se le daría a escoger entre una vida corta y gloriosa o larga en años y anodina. El héroe de la Ilíada de Homero toma, sin duda, partida. Decide su suerte y la de la batalla. Batalla-también- en la que dieron sus pasos los brigadistas en su propio campo. ¿Cada uno, entrevistador y el entrevistado, hoy se desgajan en dos? ¿Son las interrogantes (inlcuyendo las que enuncio) una manera de conducirse en caminos a pie hacia el pasado y el presente elegido?

la rubia (2 Mayo 2008)

Otro paso. Seguro. Clementina y el amigo de Sadam, dos seres maravillosos que entienden de q se trata esto. Adelante.

C) LA COSECHA DEL CAFÉ

mario (6 Mayo 2008)

Olga esperé por vos varios días. siempre sos la primera. Para mi hay mucho café en este segmento prefiero cuando se habla de los campesinos. alli hay vida.

Olga (7 Mayo 2008)

Me gusta cómo vas desarrollando esos detalles cotidianos que en su conjunto pintan como fue ese proceso general, le da más relieve a todo el relato. Y también las vueltas que das en el tiempo y que nos anticipan y escatiman cosas.

raúl (7 Mayo 2008)

soy de la jp y quiero conocer a quien viajó con ud. podrias decirme cual es?

María (7 Mayo 2008)

bien por el blog. estas historias hay que contarlas. que siga, que siga

anibal (7 Mayo 2008)

basta de este atrazo de la revolución. porque no se meten nicaragua en el c………..

María (7 Mayo 2008)

Anibal, me parece que cada uno tiene derecho a contar su historia o la que quiera. para eso estan por ejemplo los blog

Raúl (8 Mayo 2008)

no prometo exito alguno pero buscaré.

D) LOS PATRIA LIBRE

Ramiro (12 Mayo 2008)

Me encontré hoy con el blog y me emocioné mucho, dónde empieza la historia?, en que parte del blog la consulto?

saludos

la rubia (13 Mayo 2008)

esta vez no pude leerlo antes. me llevé la sorpresa directo en la red.

me gusta, Alfred. Es vívido, está discurriendo como debe discurrir la literatura

Mercedes (13 Mayo 2008)

creo que sería bueno saber que piensan los nicaraguenses sobre esas brigadas que viajaron a su país.

yiyo (14 Mayo 2008)

Hola Fonti… hace un rato, aprovechando que me desperté muy temprano, ingresé al blog y rápidamente pasé de leerlo a disfrutarlo… te agradezco que me hayas “invitado”, sé que me esperan unas cuantas lecturas para disfrutar (derrota más, derrota menos) ….

mario (14 Mayo 2008)

vamo arriba nicaragua

hugo (15 Mayo 2008)

esta muy buena la web del El ortiba. alli encontré este link y varios mas sobre nicaragua. la recomiendo.

Homero (25 Mayo 2008)

Alfredo: la gente está dispersa en Nicaragua. Yo vivo en la Costa Atlántica. Te recomiendo vincularte con este sitio de blogueros de Nicaragua y hacer las preguntas allí. Lo otro es utilizar este mismo buscador y el de blogger para rastrear las palabras claves: brigadista, UPE, NICARAGUA, FSLN, SANDINISTA y cualquier otra.

Homero.

E) QUE SE RINDA TU MADRE

pedro (19 Mayo 2008)

Y tu mamá tambien….

Homero (25 Mayo 2008)

Te reconozco como hermano de lucha. Un abrazo. H.

F) YO TE AMÉ EN NICARAGUA

pedro (27 Mayo 2008)

que siga, que siga

Cléo Dorneles (11 Junio 2008)

Era asin mismo. Me gusta mucho la causa de los indígenas, la causa de los negros, de los niños, de los órfanos, de las mujeres, de los moradores de calle, de los artistas, de los enfermos, de los oprimidos del planeta y del la naturaleza. Para mim fue un gran orgullo ter sido brigadista de la colleta del café en Nicarágua. Aprendi mucho con los compañeros de los otros países e, especialmente, con el pueblo Nica.

Alfredo, yo tambíem te amé en Nicarágua, en Brasil y en la Argentina, dondo fuemos casados. Ses meses después de volvernos a nuestros paises de orige. Usted me llamó al teléfono e pedió para que el domingo, dia y hora tal estubesse en casa, pues iba me llamá al teléfono. En este dia marcado, no llamó el teléfono y si la campañia. Era vos, en la puerta de mi casa. Yo me quedé sin palavras e vos me diciera: “Solo volvo, se vos regresar conmigo”. Bién fuerte, no? O que mas me encantaba en vos era esta seguridad. Buenos, después de muchas discusiones de la relación. Fue a Argentina. Vivimos un bello romance, que como todo en este mundo “és eterno encuanto dura”, como hablaba Jobim. Fue una gran experiencia.

G) EL DÍA QUE SE ACABÓ EL CAFÉ

la rubia (3 Junio 2008)

Yo tampoco lo hubiese soportado.

Lindo como siempre

H) FEBRERO DEL 88. MATAGALPA

fede (7 Junio 2008)

alfredo, ¿cuantos capítulos quedan?

la rubia (13 Junio 2008)

Seguramente sea eso lo que nos quede.

El reencuentro, contrariamente a lo que algunos creen y teorizan. Nos queda sólo lo que fuimos. Lo lindo y lo terrible. Nos queda el relato de nosotros mismos, y el reencuentro con personajes que quisimos y quisimos ser.

Muy lindo

I) LOS ADIOSES

Olga (16 Junio 2008)

Alfredo, que sensación de tristeza, de final abrupto, casi de anticlimax. Pero a partir de la lectura de los post anteriores ahora creo entender algunos de los conflictos sin resolver que te dejó esta experiencia. Espero que este nuevo recorrido te haya ayudado a procesar mejor la vuelta.

saludos, olga

josé (18 Junio 2008)

¿que paso con la brigada al llegar?, ¿siguieron con los trabajos en argentina?, ¿contaron la experiencia en algun sitio?.

J) SE PARTIÓ EN NICARAGUA

danieladrian (23 Junio 2008)

Antes que nada, no has sido indiferente.

La causa es noble. Digo, es, porque la causa del pueblo es eternamente justa y noble. Ahora estàn estas otras oportunidades. Nicaragua actual. Un puerta que se abre…

Es imposible hacer revisionismo, saliendose del cause del tiempo y el lugar.

Zozobra. pero…ya nada serà igual.

K) SE PARTIÓ EN NICARAGUA II

Olga (1 Julio 2008)

otra vez alfredo, qué tristeza!, será posible que todo esto tengo algo parecido a un final feliz?

LA RUBIA (8 Julio 2008)

Emocionante.

de verdad

L) SE PARTIÓ EN NICARAGUA III

susy (8 Julio 2008)

se termina?

y?

olga (9 Julio 2008)

entonces si lo dejás ahí, no queda más que desearte suerte en esta etapa posterior a la clausura, sólo espero que este no sea un final sino un comienzo

Andrés (11 Julio 2008)

Un fuerte abrazo, Alfredo. Me alcanzó un airecito nostálgico y tropical durante la lectura de todos tus envíos. Gracias por compartir y enseñarnos (en el concepto profundo y sincero del término).

M) LOS PRIMEROS COMENTARIOS

Homero nica (14Julio 2008)

Hola Alfredo: Como ves; inicio una nueva aventura bloguera por este sitio. Motivado por compartir letras con escritores y poetas de Sur América. Quiero felicitarte por esta labor que has emprendido en rescatar una parte de nuestra historia vista y labrada por gente como ustedes que nos dieron la mano cuando mas lo necesitábamos: hermanos internacionalistas. Un abrazo amigo. H.

jorge olivera (15 Julio 2008)

Varias veces miré el blog y casi siempre me invadía esa pesadumbre del pasado, de esos años vividos que parecen ya de otra era. A lo largo de estos años he sentido que al volver la mirada sobre ellos me invadía una infinita tristeza, la de un pasado en la que casi todo era posible para contrastar con un presente oscuro y gris. Me pasó lo mismo que a ti, aunque no tuve la oportunidad de ir a Nicaragua, creo que algunos de mis compañeros si fueron creo que en el 85 u 86 o quizás antes. No lo recuerdo bien. Se me cruzan los cables de esos años en la militancia en el Ipa y de esa experiencia maravillosa que fue ver que la democracia retornaba. Todo eso culminó el día que ganó el voto amarillo. La gente decidió clausurar esa corta primavera. Sólo he vuelto a sentir esa pasión cuando leí Homenaje a Cataluña de Orwell, y puedo decir que me sentí así. Luego lo demás fue comprender y sentir ese desánimo que relatas tan bien en tu regreso a Buenos Aires. Los que nos quedamos también sentimos esa desazón del regreso y ya no hubo vuelta atrás. Dejé de concurrir a las reuniones de base, dejó de interesarme el tema y luego cayó el muro. Es sorprendente como la izquierda de entonces y la de ahora aún no pueden realizar en nuestros países una lúcida lectura de sus propios fallos y de sus propias formas de autodestrucción.

He tratado de escribir de ese período, pero duele tanto que al fin no se cómo, y cada vez que leía tu blog me iba acordando de todo ese tiempo. Sería bueno que todo eso fuera un libro para que quedara en las páginas de algo que no sea sólo virtualidad.

Te dejo un abrazo desde la distancia.

Jorge Olivera

mauri “pagolita” (18 Julio 2008)

De comentario para tu blog, al que sólo viché, se me ocurre una única frase ” fue amante de Guevara, una amante mas..”

Abrazo.

Homero nica (18 Julio 2008)

Mañana 19 de Julio se celebra el 29 Aniversario del triunfo de la Revolución Sandinista.

Había caído la Dictadura Somocista y Nicaragua se abría paso hacia un nuevo reto: construir la democracia.

Este día es de alegría seguramente; pero también es de tristeza. Tantos muertos en la guerra de liberación: tanto sufrimiento en los hogares de los nicaragüenses frente a la ausencia de los suyos que no pudieron ver ese mañana luminoso que se anuncia.

A propósito de este día; a propósito de ese reto, traigo como referencia lo que dijo Carlos Fonseca en su libro “Desde la cárcel yo acuso a la dictadura” y cito:

1. “…la propiedad privada debe jugar un papel importante en el progreso de Nicaragua…”

2. “…En mi pensamiento acojo la medula popular de las distintas ideologias; del marxismo, del liberalismo, del socialcristianismo…”

3. “…Creo que el deber es actuar. Pero sin organizacion no puede haber accion…”

4. “…Digo que el partido Sandinista no debe de entretenerse en querellas con otros sectores, incluyendo los representantes de la vieja generacion.

No hablo de que debemos olvidarlo todo.

Creo que debemos criticar sin odio y con espiritu constructivo los errores que han cometido conservadores, liberales, comunistas y demas integrantes de la oposicion.

Esa discusion fraternal tiene necesariamente que culminar en un victorioso movimiento popular unido…”

5. “…Naturalmente que el Partido Sandinista, el partido de la nueva generacion, no sera con meras palabras que habra de demostrar que tiene la razon. Nuestra razon sera nuestra fuerza dentro del pueblo, dentro de las masas juveniles del pueblo.

Esto no lo lograremos desperdiciando el tiempo en charlas vacias los sabados y domingos. Es cuestion de trabajar minuto a minuto, dia a dia, sin descanso ni tregua, en defensa del pueblo. Algunas conquistas podemos lograrlas ya o pronto antes del triunfo. Esto es vital. En las luchas por los intereses diarios las masas adquieren conciencia…”

6. “Hagamos esfuerzos por atraernos a la lucha a las mas extensas capas de la poblacion, comenzando por supuesto con los obreros, campesinos y estudiantes, pero llegando tambien a cierto sector de los ricos. La posicion del movimiento revolucionario ante los ricos depende mas de estos que del movimiento…”

¿Discurso táctico o estrategia?

Esa es la estrategia plateada por los fundadores históricos del Frente Sandinista; ahora hace falta que se ocupen de ello.

El reto sigue en plena vigencia: una patria para todos sin exclusiones. Un verdadero Proyecto nacional en la que todos debemos ceder posiciones e intereses individualistas por los fines sociales de bienestar.

¿En Nicaragua siempre será 19 de Julio?

Ese es el reto.

Homero.