Bondiola en la costanera

Tienen que creerme cuando les digo que nunca había comido algún alimento manufacturado en un carrito (salvo aquellos que venden panchos) en la calle.

Siempre que me ofrecían, ya sea por preservar mi salud o por el simple instinto de supervivencia, respondía amablemente que no tenía hambre… pero hoy, esa era la propuesta para el almuerzo. Y dejenme decirles que una persona que ha pasado las últimas 5 horas trabajando y tomando agua, no puede negarse a comer nada, sin importar su procedencia.

Así es que terminé comiendo un sándwich de bondiola en los famosos carritos de la costanera. Han pasado ya seis horas y sigo viva y  sin nauseas, con lo cual doy por descontado dos cosas: que el sistema inmune del cuerpo humano es realmente inmune (se banca lo que venga) y que casi nadie se muere si come en un carrito callejero.

Los carritos de la costanera norte en Buenos Aires son famosos, allí se venden choripanes, hamburguesas, vacío y la nunca más de moda que ahora: bondiola.

Los carritos están llenos de oficinistas que intentan escaparse de la rutina y respirar un poco de aire puro aunque sea durante la hora de almuerzo. Son realmente una buena opción porque comés al aire libre, te da el solcito en la cara y el viento roza tus mejillas. (esta es la descripción romántica, ahora vamos a la realista).

Realmente no fue tan malo (tampoco tan bueno como decían). El carrito estaba bastante pulcro (aunque nunca encontré la fuente de agua potable en la que lavan las cosas). La comida estaba buena, le faltaba un poco de onda al pan (no era muy bueno que digamos) pero claro, elegimos el carro que menos gente en la cola tenía, eso indica que claramente no era el mejor.

De todas formas, es altamente recomendable (una vez cada tanto, porque el ingrediente principal es la grasa!),  te ofrecen chimichurri, tomate, lechuga y morrón entre otras muchas cosas, además de aderezos varios!

De modo que la recomendación es que no se pierdan de probar los carritos de la costanera porque son una experiencia para ser vivida! Yo la pasé excelente y disfruté de una rica bondiolita con gente genial!