LOS MENORES Y EL TRABAJO

LOS MENORES Y EL TRABAJO.
Hoy podemos observar como niños de hasta 12 años se encuentran
realizando tareas laborales y es en las ciudades con mayor densidad de
población donde el fenómeno de trabajo de menores se hace notorio con
mayor intensidad.
Una de las causas, quizás la más importante es la falta de ingresos
salariales en la familia que hace que todos sus integrantes deban de alguna
manera colaborar en la subsistencia. Esto produce como consecuencia, el
hecho real de dejar de lado por ejemplo las normas regulatorias
relacionadas con la “minoridad y el trabajo”, y es quizás, la importancia de
no encontrar una solución definitiva respecto de el empleo de los padres,
lo que hace permisiva la situación.
Lógicamente la calle no educa como el hogar y al estar los niños en
manos o a merced de gente mayor que no son sus padres, son terreno
propicio para que mentalidades sin escrúpulos, no solamente los exploten
laboralmente sino que además los induzcan al robo, la drogadicción e
incluso la prostitución.
Los organismos oficiales no tienen cifras ciertas respecto al trabajo
de menores, dado en parte a las múltiples actividades que desarrollan los
mismos, que van desde vender distintos tipos de productos, hasta el
cuidado y/o lavado de vehículos.
Las causas para que esto ocurra se podría sintetizar, en condiciones
de vida precaria, falta de una educación adecuada, abandono de la
instrucción que otorgan los colegios, el desaliento de los padres causado
por un prolongado tiempo sin conseguir empleo y la presión de las
necesidades que van de la alimentación a la vestimenta, la educación e
incluso los momentos de esparcimiento que sirven a los niños como forma
de volcar su imaginación.
La situación no es para nada fácil, y mucho se habla de devolver
estos niños de la calle como se los llama a sus hogares pero en la realidad
poco se hace.
No es simple lograr que quien obtiene dinero vuelva a la escuela, que
un niño que deambula utilizando un libertinaje circunstancial regrese a la
tranquilidad de los afectos.
Lógicamente este tema debe ser de ocupación y preocupación de
todos los mayores. Por tanto es necesaria la intervención del estado como
tutor del futuro del país, de las entidades intermedias (clubes o vecinales)
conocedora de la realidad local, de los profesionales, y de la escuela que
con sus talleres de actividades que les de la posibilidad de aprender una
habilidad laboral.
Es decir colaborar a que el niño mediante el conocimiento adquirido
obtenga algo del dinero que necesita, bajo una mirada responsable e
instructiva.
En cuanto a la familia del menor, debe desde lo afectivo y educativo
apoyarlo pero siempre teniendo en claro de no hacer pesar sobre el la
responsabilidades sobre el grupo y de este modo evitar traumas y/o futuras
consecuencias penosas.
Se hace necesario a esta altura del escrito mencionar las palabras de
Victor López Forrero- Arzobispo de Pamplona y Presidente de la Comisión
Episcopal de Pastoral Social de Colombia (Revista El Pueblo Nº 23) que
expresa:
”Toda acción a favor del niño de la calle, debe partir de la una
cultura más solidaria, donde la brecha entre ricos y pobres sea cada vez
menor”.
Algunas cifras del anuario de la República Argentina 1998-volumen 14,
son las siguientes y abarca la población hasta los 14 años:
Censo 91
Económicamente activos: Total-92863, Ocupados-77991, Desocupados
14872
No económicamente activos: Estudiantes-472775, Otra situación 75902
Divididos por sexo:
Económicamente activos-varones: Total 58925, Ocupados 49447,
Desocupados 9478.
No activos- varones: Estudiantes 230559, Otra situación 31442
Económicamente activa-mujeres: Total 33938, Ocupadas 28544,
Desocupadas 5394
No económicamente activas- mujeres: Estudiantes 242216 Otra situación
44480
Los niños y el trabajo.
Datos suministrados por el I.P.E.C
Santa Fe
Edad: de 10 a 14 años.
Abril 93.
Económicamente activos: Total 1018
De los 552 chicos que trabajan 92(noventa y dos) son niñas.
Octubre 93
Económicamente activos: Total 1553, Ocupados 771, Desocupados 782.
De los 771 chicos que trabajan 309 (trescientos nueve) son niñas.
Santa Fe.
Edad: de 10 a 14 años.
Mayo 94
Económicamente Activos: Total 2715, Ocupados 1775, Desocupados 940
De los 1775 chicos que trabajan, 470 (cuatrocientos setenta) son niñas.
Octubre 94.
Económicamente activos: Total 1246, Ocupados 858, Desocupados 388
De los 858 niños que trabajan, 662 (seiscientos sesenta y dos) son niñas.
Santa Fe
Edad de 10 a 14 años
Mayo 95
Económicamente activos: Total 580, Ocupados 288, Desocupados 292
La totalidad de los ocupados son varones.
Octubre 95
Económicamente activos: Total 668, ocupados 478, Desocupados 190
De los 478 que trabajan, 192 (ciento noventa y dos) son niñas.
Santa Fe
Edad: de 10 a 14 años.
Abril 96
Económicamente activos: Total 689, Ocupados 490, Desocupados 199
De los 490 chicos que trabajan, 97 (noventa y siete) son niñas.
Octubre 96.
Económicamente Activos: Total 438, Ocupados 438
De los 438 chicos que trabajan, 110(ciento diez) son niñas.
Santa Fe
Edad: de 10 a 14 años
Mayo 97
Económicamente activos: Total 731, Ocupados 420, Desocupados 311
De los 420 chicos que trabajan, 104 (ciento cuatro) son niñas.
Octubre 97
Económicamente activos: Total 521, Ocupados 416, Desocupados 105
De los 416 chicos que trabajan, 105 (ciento cinco) son niñas.
Santa Fe
Edad: de 10 a 14 años
Mayo 98
Económicamente activos: Total 493, Ocupados 198, Desocupados 295
De los 198 chicos que trabajan, 97 (noventa y siete) son niñas.
De la estadística que hemos desarrollado la cual conforme mi
modesta opinión se encuentra en una variable ascendente si nos
imaginamos una campana de GAUSS, se deduce que algunas de las
razones para que esto ocurra son:
_ Falta de capitales en los gobiernos locales.
_Desempleo, subempleo y falta de perspectivas para los padres
_ Pobreza y desnutrición
_Diferentes crisis
_Perdida de concepto de familia
_ Escasos servicios sanitarios básicos
Las anteriores causalidades mencionadas, evidencian que las
políticas estructurales o alternativas aplicadas hasta el momento por los
estados no han resultado fácil de ejecutar y que para obtener mayores
resultados se hace necesaria una orientación a la responsabilidad,
solidaridad y educación.
Los posicionamientos respecto de los chicos de la calle tienen que
estar orientados a los segmentos a los cuales se apunta es decir:
A) El chico que vive en la calle;
B) El que la transita por muchas horas y regresa a su hogar; y
C) Aquel niño que esporádicamente utiliza la calle para poder
escapar a los controles, la protección o contención familiar.
Con respecto al trabajo de menores, en si, debo decir que su
clandestinidad es un problema múltiple; y en esto debo establecer mi
coincidencia con los especialistas cuando hablan de dos diferenciaciones
concretas:
1. Trabajo visible; ejemplo: los chicos que limpian vidrios de autos en
los semáforos
2. Trabajo invisible; ejemplo: tal es el caso de aquellos que se
encuentran realizando tareas dentro de galpones o similares. Lo que
constituye un obstáculo para su detección a simple vista.
Si bien existen leyes que regulan el trabajo de menores, se necesitan
otras que delimiten los agentes que actúan en la materia ( entendiendo
como tal los organismos públicos o entidades privadas) con el objetivo
que en la suma de esfuerzos y con una responsabilidad precisa puedan
detectar corregir y mejorar las actuales condiciones.
Ahora, ¿Solo con eso se soluciona la cuestión?- NO- así de simple es
la respuesta, usted pensará ¿ Por que ?,y yo le respondo, que para el
caso de los trabajadores adultos a pesar de que existen las leyes cuando
se manifiestan los distintos sectores respecto del tema coinciden que el
trabajo en negro supera el 40% de la población activa. Es decir que
debe primero comprenderse que el menor que trabaja sufre:
1) El desarraigo de su infancia porque es trasladado en su
responsabilidad de la niñez a una madurez obligada.
2) La disgregación familiar, porque muchas veces algunos trabajan
en un determinado lugar con su padre o sus hermanos mayores mientras
otros hermanos trabajan con su madre en otra geografía, y muchas veces
trabajan solos.
3) Falta de contacto con niños de su misma edad.
4) La no concurrencia a organismos educativos, lo que los limita en
el presente y le resta posibilidades de superación personal en el futuro.
5) El riesgo de ser esclavizados por terceros y a los fines de un
beneficio económico propio.
6) El escaso pago que reciben de sus labores a causa de su
indefensión e inocencia, etc.
Es decir con el menor trabajando la sociedad asiste a un enorme e
inagotable hipoteca social, en la cual lo único seguro es la continuidad
para estas personas en la pobreza que obviamente no engrandece a
ningún país.
Sorprendido he visto niños trabajar en ladrillerías, como agricultores
realizando trabajos manuales, costureros, etc. Y a pesar de todo ello
nada me impacto más que ver niños soldados.
¿Quien puede pensar seriamente en salvar el planeta, si en principio
no somos capaces de pensar en nosotros mismos los seres humanos que
habitamos en el, pero fundamentalmente a aquellos mas
desprotegidos… los niños?
Para finalizar quiero expresar dos pensamientos; el primero para la
reflexión de los gobiernos y que dice:
“…desde el momento en que los ciudadanos y sus familias
dependen completamente del estado en el terreno material, ya no existe
obstáculo institucional alguno que se oponga al éxito de la pretensión
totalitaria del estado” – (SANTO TOMAS DE AQUINO)
La segunda frase es un mensaje de esperanza para que las personas
que luchan todos los días para mejorar la condición de vida de los niños
no bajen sus brazos, y dice:
“Hay hombres que luchan un día y son buenos…hay otros que
luchan un año y son mejores…hay otros que luchan muchos años y son
muy buenos…pero hay quienes luchan toda la vida esos
son…imprescindibles.” (BERTOLT BRECHT)


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario Marcela Roajs dijo

Es cierto que en la cadena evolutiva siempre hay un eslabón mas debil y otro mas fuerte, pero tembien es cierto que este sistema enfermo e injusto excluye y desampara.
Los niños de la calle son víctimas de la ambición desmedida de gobernantes y uniformados que mediante el abuso de autoridad hacen aun mas cruel la situación de personas indefensas que pagan el costo de un sistema que margina a quienes mas lo necesitan.
Que mayor violencia que un ser humano que en situación de calle midiendo minuto a minuto sus fuerzas para poder sobrevivir.
Observar la realidad de esos niños a la distancia deja expuesta la brecha que divide en dos partes a la sociedad, los que tienen mucho y aquellos que no tienen nada.
De una manera u otra, vivir en la calle significa, vivr lo mejor que se pueda, con lo poco que se tiene, en una sociedad que pasa a su lado indiferente, ante el perjuicio que significa dejar fuera del sistema a los que mañana acompañarán el cambio inminente en este mundo que nos aliena.

, , Reportar este Comentario rubevigil dijo

hola soy teresita y me alegra poder conocer gente como vos que lucha por el derecho a la vida
nos unimos a tantas pavadas a traves de internet ( me incluyo)
la vida es un regalo de dios
un abrazoo