Posts etiquetados como ‘Sentir’

Cambia de “combustible”, por uno menos costoso


Los dos grandes polos del deseo humano son (como insiste Eric Gans) el amor y el resentimiento.

Frente a la generosidad extrema del amor, el resentimiento es un
sentimiento nada generoso, de ira contenida, de indignación soterrada,
una y otra vez evocado, que acaba siendo una pasión inc ubada y clavada
en el alma de aquel que la padece, quien se considera víctima de un
acontecimiento que percibe como injusto, por lo que se siente “herido”,
humillado y ofendido por otro o por otros y, al mismo tiempo, impotente
para descargar, por el momento, su frustración y su latente hostilidad
contra el presunto ofensor.

el enojo es con uno mismo, generalmente.

el enojo es con uno mismo, generalmente.

Con el paso del tiempo, el
resentimiento, revivido repetidamente, en lugar de atenuarse se
incrementa. Cuando el resentimiento no es controlado a tiempo, el
resentido, espoleado por esta pasión, sí encuentra por fin, tras un
aplazamiento más o menos largo, la ocasión propicia para actuar, lo hace
mediante una reacción violenta. El resentimiento puede
considerarse metafóricamente como un “combustible” de elevada fuerza
explosiva que, de entrada, consigue una potencia inesperada para las
capacidades intelectuales (generalmente mediocres) de aquellos que lo
utilizan, aunque termina siendo destructivo para quien lo aplica como
motivación vital y “contaminante” para los demás.

Hacernos cargo de nuestra parte evita dolores.

Hacernos cargo de nuestra parte evita dolores.

El impulso para la formación del resentimiento (al fin y al cabo una muy negativa relación emocional respecto a otro o a otros) partiría de la venganza, del odio y de la envidia,
cuando la expresión de estas pasiones es reprimida o aplazada por la
impotencia. Una vez incubado el resentimiento, “revive” una y otra vez
en la conciencia del individuo, no como un simple recuerdo intelectual,
sino como la emoción misma y con ella como un movimiento de hostilidad
hacia otro u otros.

Aquél que sufre la pasión del
resentimiento padece una autointoxicación psíquica que le lleva a
depender del objeto de su hostilidad, blanco de su aplazada venganza,
aunque vive con el secreto temor de que este deseo sea cumplido y, en
consecuencia, la repetida escenificación de su resentimiento, que
funciona como “combustible” de su obsesionado vivir, desaparezca (Eric Gans).Pero
no hay que olvidar que descubrir resentimiento en “otro” implica, en
cierto modo, descubrirlo en uno mismo, ya que sólo desde alguna
experiencia de resentimiento, aunque haya sido abortada, se puede
conocer la pasión del resentimiento, siempre con el grave riesgo de
quedar contaminado.

Paquita la del barrio, es una cantante mexicana escucharla es entender el resentimiento.

Paquita la del barrio, es una cantante mexicana escucharla es entender el resentimiento.

Rata de dos patas- Clikeá y reíte…

El amor es revolucionario y liberador, sana, potencia y une. Reirnos del resentimento es ganarle al dolor.

“La venganza nunca es buena te hace mal y te envenena”

No a la pasión del resentimiento.

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog