ANÁLSIS MUSICAL DEL ACTO I DE TRISTÁN E ISOLDA

El Preludio del acto primero de Tristán e Isolda está casi enteramente construído por medio de siete motivos de los más importantes, que desde ese momento dejan presentir el predominio del género cromático que persistirá en la mayor parte de esta obra, y que de ese modo se nos presentan desde el principio. En primer lugar La Confesión, y en el siguiente orden: El Deseo, La Mirada, El Brebaje de amor, El Brebaje mortal, El Cofrecillo mágico y La Liberación por la muerte.

Prosiguiendo el análisis del Preludio, en el que ese motivo La Mirada es objeto de numerosos e importantes desarrollos, hasta el punto de que en ciertos momentos pierde su preponderancia, encontramos, en el espacio de cuatro compases, dos frases fuertemente expresivas, que caracterizan a los dos filtros, el del amor y el de muerte, cuya substitución es como el punto esencial de la acción: El Brebaje de Amor y El Brebaje de muerte, el primero pleno de poesía y pasión, el segundo formando una oposición siniestra y lúgubre, que la instrumentación acentúa más todavía confiándolo a cobres bajos, y otras veces al clarinete bajo y a los oboes.

El motivo que se puede considerar como derivado del de la Mirada, al que va unida la idea del precioso cofrecillo: El Cofrecillo mágico.

Entonces, preparado por un soberbio crescendo en el que se usa mucho el motivo La Mirada, se introduce el tema La Liberación por la muerte, el último de los que nos presenta el Preludio, que luego termina con nuevas combinaciones de los leit-motiv ya enunciados.

ACTO PRIMERO

Escena I. El canto del joven marinero encaramado en lo alto del mástil, no es en sí mismo un leit-motiv, pero su tercer miembro de frase, La Mar, constituye uno, cuyo empleo será frecuente, y sufrirá las más curiosas transformaciones. Aquí, casi al principio de la escena I, es Isolda despechada de tener que hacer ese viaje por Mar, cuyo fin no le es simpático; unas páginas más allá (cuando llega el tono de fa), es la cachaza e indiferencia de los marineros durante una larga y apacible travesía; es la calma de La Mar; el motivo La Cólera es fácilmente reconocible y expresivo.

Escena II. Lo mismo ocurre con el que predice de modo tan lúgubre La Muerte de Tristán y los sufrimientos de Isolda.

Después de diversas repeticiones, motivadas por los episodios escénicos, de varios temas importantes que ya conocemos, principalmente La Mirada, El Deseo, La Mar en la forma calma que se ha señalado en tercer lugar, El Brebaje de amor, etc. la escena termina con la maliciosa canción de estilo popular de Kurwenal, cuyo estribillo, jubiloso saludo: Gloria a Tristán, lo repiten en coro los marineros, pero una tercera más alta, por un divertido capricho del autor.

Escena III. Esta escena no nos da a conocer más que un solo motivo de importancia capital, el que nos muestra a Tristán cuando, herido, Isolda le cuida y salva: Tristán herido.

Este motivo, que se empleará muchísimo en el curso del drama, sufre en general pocas modificaciones en su forma melódica, pero los dibujos de acompañamiento con que aparece en las diversas circunstancias son variados con admirable e inagotable fecundidad. Los demás motivos ya conocidos: Gloria a Tristán, El Deseo, La Mirada, La Cólera, El Cofrecillo mágico, La Liberación, El Brebaje de amor, El Brebaje mortal, mientras Isolda refiere a Brangaña la traición de Tristán, y le revela sus siniestros proyectos.

Escena IV. Luego de una aparición del motivo La Mar, en su forma alegre, vuelven sucesivamente los de Tristán herido, La Muerte, El Deseo, El Brebaje mortal, y por último, La Cólera. Esta escena no lleva en sí ningún leit-motiv nuevo.

Escena V. Los primeros acordes de esta escena nos muestran a Tristán heroico que llega a saludar respetuosamente a su soberana.

Luego, mientras se desarrolla la acción capital de la obra, la substitución de los filtros, desfilarán todos los motivos del acto primero, que termina con las aclamaciones del pueblo, con una nueva forma del motivo La Mar.

Bibliografía

Viaje Artístico a Bayreuth. Albert Lavignac. Editorial Albatros. Bs.As. (1946).

  • 1 Comentario
  • Sin votos

Escribí tu comentario

, , lean dijo

hola queria hacer una correccion.. en el preludio el motivo que se presenta luego del deseo, es el de la atraccion. y luego los demas
Un abrazo! :D