Posts etiquetados como ‘hugo chávez’

Autogolpe chavista

Latinoamérica nos tiene acostumbrados a contradicciones e hipocresías. A pocos días de terminada la XX Cumbre Iberoamericana en Mar del Plata, donde los líderes regionales firmaron una cláusula democrática, obligándose a denunciar y suspender cualquier gobierno que amenace la ruptura o alteración del orden institucional, el presidente Hugo Chávez desoyó la regla con la presentación de varias propuestas de ley que le permitirán gobernar sin Congreso ni prensa.

Faltaban sólo unas semanas para la incorporación a la Asamblea Legislativa de 67 diputados opositores democráticamente electos, cuando Chávez, arropado en su típico oportunismo autoritario, pidió carta blanca a sus propios legisladores para gobernar por decreto, amparándose en el agravamiento de la crisis social tras las inundaciones.

Los legisladores, en su mayoría oficialistas y serviles, ofrecieron a Chávez extender su auto disolución por dos años, uno más de lo que él había pedido, para que pueda mandar en forma autónoma como en 1999, 2001 y 2007. Finalmente le dieron 18 meses; en la práctica, se trata de un autogolpe, ya que además del suicidio legislativo, se está irrespetando la voluntad popular expresada en las elecciones de setiembre, cuando el 52% eligió una Asamblea más plural, que deberá asumir el 5 de enero.

Chávez necesita desequilibrar a los poderes del Estado y los contrapesos de la democracia para ejercer el autoritarismo. Así que, desarticulado el Congreso y con una Justicia subyugada, también neutralizó la fiscalización que hacen los medios y la que los ciudadanos ejercen a través del internet y las redes sociales.
De ahí que su “paquetazo” de leyes, que incluye entre otras aberraciones la suspensión de diputados que cambien de ideología o partido, restringe a los medios con la reforma de la Ley de Telecomunicaciones, mientras las adiciones a la Ley de Responsabilidad Social le sirven para censurar las informaciones y opiniones en Facebook y Twitter.
Lo de Chávez también es oportunismo calculado, porque aunque pareciera que se sube ahora a la ola reguladora mundial del internet por efecto de Wikileaks, su planes son anteriores. A principios de año, con la excusa de la crisis energética, trajo de Cuba a Ramiro Valdés, ministro de Informática y Comunicación, para diseñar una estrategia de represión de la red, similar a la del eficiente estilo cubano.

Es que Chávez sabe que para anular las movilizaciones de los universitarios no solo debe controlarlos físicamente, sino limitar sus expresiones en las redes sociales, como Twitter, de gran popularidad en el país, como se demostró en gigantescas protestas y debates que desde el jueves los usuarios armaron bajo el hashtag #SOSInternetVE, liderados por el cantante español Alejandro Sanz.
En su paranoia conspirativa y temiendo que resultará difícil contener a los usuarios y sus mensajes, el gobierno está creando nuevas reglas que obligan a los proveedores de internet a restringir la difusión de información y acceso a portales que critiquen al gobierno, promuevan el desorden público o actos contra la seguridad nacional.
De la misma forma ataca a los medios tradicionales. A la presión ejercida contra Globovisión, de la que el gobierno ya se apropió un 20%, ahora la pretensión es cerrarla o reconvertirla. Las nuevas normas establecen criterios de propiedad y de operación más restrictivos que harán casi imposible que el presidente del canal, Guillermo Zuloaga, en proceso de asilo político en EEUU por falta de garantías, se mantenga como dueño.

Difícil será revertir la situación, porque así como se cerró RCTV en el 2007, a otras 34 radios y cinco canales de cable este año, Chávez siempre mantiene un halo de legalidad, aunque claro está, se trata de leyes a medida, dictadas por un Congreso prestado al autoritarismo e interpretadas por una justicia parcializada.

Desde el punto de vista democrático, la experiencia venezolana es catastrófica y en materia de libertad de prensa y expresión los retrocesos son irreversibles. Se avasalla no solo la libertad de los medios y periodistas, sino también el contenido de los mensajes personales, violándose la vida privada, la intimidad y la libertad individual.

Ante este panorama, cabe preguntarse si serán necesarias más pruebas y evidencias para que algún gobierno exija que se aplique la nueva cláusula democrática que todos abrazaron en Mar del Plata.

Dura condena de la SIP a Venezuela

Miami (21 de diciembre de 2010).- La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó la “agudización de la censura al libre flujo informativo en el internet” y el “marcado retroceso de la libertad de prensa y de expresión en general” en Venezuela, mediante reformas que anoche aprobó la Asamblea Legislativa a la Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos y la Ley Orgánica de Telecomunicaciones.

Ambas alteraciones legislativas fueron sancionadas en sesión extraordinaria por la Asamblea Nacional este lunes y se espera que pronto entren en vigencia tras la sanción del presidente Hugo Chávez y su publicación en la Gaceta Oficial.

“Ya no quedan dudas”, dijo Gonzalo Marroquín, presidente de la SIP, “estamos ante un acto grave de connivencia entre los poderes públicos, para negar a los ciudadanos venezolanos dos garantías fundamentales que exige la democracia: el derecho a la libertad de expresión y el respeto debido al libre flujo informativo”.

Marroquín, director del diario guatemalteco Prensa Libre, recordó que desde que la Ley de Responsabilidad Social fue sancionada en 2004, bajo la excusa de un horario de protección de los derechos de los niños, se utilizó para perseguir a periodistas y cerrar medios de comunicación.

“De nuevo ahora – agregó Marroquín – con las nuevas disposiciones para el internet, entre multas para los proveedores, y la obligación a la usuarios de no poder escribir anónimos o no tocar temas que al gobierno le puedan caer mal, estamos ante una censura profunda y generalizada de los contenidos informativos y de las comunicaciones personales que ya escapa al derecho de los medios y periodistas de publicar, para entrar al menosprecio del derecho del público a comunicarse libremente”.

La reforma de la Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos, obligará los medios y proveedores de internet a censurar, bloquear o, al menos, filtrar información que contravenga algunas de sus disposiciones. Entre éstas, se destacan en su artículo 27 que “los proveedores de medios electrónicos deberán establecer mecanismos que permitan restringir, sin dilaciones, la difusión de mensajes” que, por ejemplo, “fomenten zozobra en la ciudadanía”, “alteren el orden público”, “desconozcan a las autoridades” o “induzcan al homicidio”.

De igual forma, la Ley responsabiliza a los medios de comunicación, entre otros, por los mensajes que inciten al odio, hagan apología del delito, motiven la intolerancia política y religiosa o a desconocer a las autoridades. Los infractores de la Ley recibirán multas de entre 50 y 200 unidades tributarias y los responsables de medios electrónicos que incumplan, serán sancionados hasta con un 4% de los ingresos brutos previo a la violación.

La nueva ley también tipifica penalmente aquellas informaciones o críticas que la autoridad considere como desacato y ofensiva o que incite a transgredir dictámenes oficiales. Entre otras de sus ambigüedades, se prohíbe la figura del anonimato en internet, violándose condiciones específicas del derecho a la privacidad e intimidad de los usuarios.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, Robert Rivard, director del diario texano San Antonio Express-News, dijo que además de perjudicar al público con esta “agudización de la censura al libre flujo informativo en el internet”, la reforma a la Ley Orgánica de Telecomunicacionesdemuestra como el presidente Chávez “insiste en su fin último de conseguir su declamada y pretendida hegemonía comunicacional, un país donde él se arroga para sí mismo el monopolio de la verdad y de la crítica”.

“Chávez – dijo Rivard – será responsable ante la historia por su prédica de la censura y el silencio, lo que está derivando en un marcado retroceso de la libertad de prensa y de expresión año tras año en el país”.

La reforma declara a las actividades de telecomunicaciones como de “servicio o interés público”, lo que le permitirá al gobierno tener mayor potestad en materia regulatoria frente a los medios electrónicos, especialmente en períodos especiales de crisis o emergencias, medidas que el gobierno adopta habitualmente.

También se establece que las concesiones de licencias serán por 15 años, se prohíbe la inversión extranjera y, entre otros aspectos, se crean nuevos impuestos y entes reguladores, como un Directorio de Responsabilidad Social – sostenido perversamente por las multas que se cobren a los medios – que bajo un régimen de sanciones ambiguas, parece más destinado a censurar las críticas y opiniones en contra del gobierno que a poner orden en el espectro electromagnético o hacer el acceso más plural a los medios y a las tecnologías como los legisladores han justificado.

La legislación también contempla que los derechos sobre el uso y explotación del espectro radioeléctrico no se transmiten o ceden por sucesión; y consigna que por razones de seguridad nacional, introducción de nuevas tecnologías, entre otras razones, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, órgano rector y regulador de las comunicaciones, podrá cambiar o asignar frecuencias.

La SIP es una entidad sin fines de lucro dedicada a la defensa y promoción de la libertad de prensa y de expresión en las Américas. Está compuesta por más de 1.300 publicaciones del hemisferio occidental; y tiene sede en Miami, Estados Unidos. Para mayor información, por favor, visite http://www.sipiapa.org

Chávez ¡cumple!

El presidente venezolano Hugo Chávez creo que es el único mandatario latinoamericano que cumple con cada promesa que hace. Esta vez cumplió a rajatabla apoderándose – parcialmente por ahora – de la televisora Globovisión, el único canal privado en Venezuela que fiscaliza y tiene un sentido crítico de las acciones del gobierno.

Una vez más – ante el cansancio de la comunidad internacional por su amenazas y escondiéndose detrás de las noticias de los damnificados y de los cables de Wikileaks – Chávez logra su objetivo de arremeter cobardemente y en forma impune contra la libertad de prensa. El mundo – lamentablemente – permanece indiferente.

Las promesas de Chávez de ahora son las amenazas que vino profiriendo desde los últimos tres años, cuando al cerrar RCTV (Radio Caracas Televisión) en mayo de 2007 dijo que Globovisión sería la próxima. En eso mintió e incumplió, en realidad, porque entre ambos episodios, acabó cerrando cinco canales de cables, radios, periódicos y páginas de internet privadas, aunque incentivó la creación de medios y agencias de noticias gubernamentales.

Chávez asumió el control del 20% de la televisora, tras liquidar la empresa Sindicato Ávila, C.A., perteneciente al Banco Federal – del empresario y accionista del canal, Nelson Mezerhane – que había sido intervenido por el gobierno el pasado 14 de junio. La resolución No. 39.566 sobre la liquidación del Sindicato Ávila, C.A., fue publicada en la Gaceta Oficial el 3 de diciembre, sin embargo hasta el 6 de diciembre la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) dio a conocer la información sobre el traspaso de acciones.

La estrategia de Chávez ha sido implacable, quien en los últimos dos años estuvo dirigida a controlar y deteriorar la credibilidad del canal, abriéndole más de 40 causas en la Justicia y administrativas. Su dueño principal, Guillermo Zuloaga, fue acusado de “usura general” y de desacato por haber ofendido con sus críticas la figura presidencial cuando participó en marzo pasado en una asamblea de la SIP en Aruba.

Si bien con el 20% de las acciones el gobierno no podrá participar del directorio editorial, ya que necesita según los estatutos del canal el 65%, resultándole imposible modificar la agenda informativa del canal, se sabe por experiencia que ya estando adentro, pronto Chávez se las ingeniará, como Caballo de Troya, para derribar las defensas periodísticas de Globovisión.

Chávez: $$$ y tiempo derrochados

Cada vez que leo sobre el avance cultural, educativo y arquitectónico en la península Arábiga a expensas de las ganancias del petróleo, no puedo dejar de pensar, comparar y lamentar el tiempo y los recursos que ha desperdiciado el presidente Hugo Chávez para que Venezuela se convierta en potencia.
Es obvio que la política manda sobre la economía, de ahí que Venezuela, incluso teniendo 10 veces más posibilidades de las que tiene ahora igualmente caería en el atraso si continúa con su política nacionalista hacia adentro y expansionista en lo ideológico hacia afuera. ¡Cuánto dinero derrochado por Chávez – de todos los venezolanos – en su pretensión por imponer sus ideas en América Latina!
En una nota del sábado pasado en el New York Times sobre la construcción de sucursales de museos de arte de primer nivel y de campus de universidades occidentales en los Emiratos Árabes Unidos se observa cuán elocuente ha sido la política islámica en manejar inmensos presupuestos a favor del arte, la cultura, la educación y la arquitectura.
Estos países, gracias a los ingresos del petróleo, no solo que han escapado de la pobreza y el atraso que los condicionaba hace sólo un par de décadas, sino que además han abrazo la globalización, sin temor a la “colonización” – especialmente teniendo en cuenta que son países islámicos – y creado economías robustas y una nueva identidad nacional, dentro de un círculo vicioso en el que se ha potenciado el empleo, el turismo, las obras públicas y la auto estima nacional.
En la ciudad de Abu Dhabi, por ejemplo, ya se han diseñado tres museos y cavado sus cimientos. Se trata del Guggenheim que tendrá 12 veces más el tamaño de su contraparte en Nueva York, otro que será la sucursal del Louvre francés y otro que estará dedicado a la historia nacional. Otros museos sobre arte islámico ya se han construido, así como campus de sucursales de las mejores universidades del mundo, obras públicas millonarias que se suman a los planes de viviendas, puentes, carreteras, terrenos ganados al mar y una industria especializada en la tecnología y las energías alternativas.
Cuando el petróleo ya no domine el mundo estos países ya habrán conformado toda la infraestructura necesaria para competir en igualdad de condiciones con otras potencias.
Este uso de los recursos muestra lo poco inteligente que ha sido Chávez. La falta de obras públicas en Venezuela, así como la deficiencia habitacional y sus problemas en materia de salud, educación y cultura, demuestran que han pasado 11 años desperdiciándose tiempo y derrochándose dinero.

Chávez dio la orden contra Globovisión

Como siempre pasa con el autoritarismo de Hugo Chávez, bastaron solo sus palabras en contra del presidente Guillermo Zuloaga, presidente de Globovisión, para que muchas de las autoridades de ese país se alineen con la voz de su amo, por temor, muchas veces, a sufrir represalias si no se muestran o por lo menos dan la apariencia de ser leales al régimen.

La deslealtad se paga cara ante Chávez. Por eso ya algunos diputados de la Asamblea Legislativa, incluso antes de que cambie su formato con los legisladores de oposición a partir de enero, se apresuraron a asentir a Chávez y condenaron a Zuloaga y a Globovisión, en la interpretación de que alguien que está prófugo de la justicia no puede ser dueño de un medio de comunicación.

La excusa es perfecta y muestra una vez más como Chávez busca por todos los medios desembarazarse de la única televisora crítica e independiente que alza la voz en contra del gobierno. Por ello es que sacó a relucir los dientes la diputada oficialista por Caracas, Desirée Santos Amaral.

Lo diputados oficialistas fueron convocados por el propio Chávez para mostrar esta coherencia política frente a un forajido. Lo que no entienden es que a Zuloaga se le inventaron los cargos, tanto de usura como de vilipendio, y se transformó, como muchos otros venezolanos críticos del régimen, en un perseguido que debió buscar refugio en otro país debido a que la justicia venezolana tampoco es independiente, sino politizada.

Pero ambos cargos contra Zuloaga son a título personal y nada tienen que ver con el manejo de su medio de comunicación.

Lo que realmente le molesta a Chávez es que Zuloaga haya elegido EEUU para la búsqueda de asilo y no otro país latinoamericano. Y esto no se debe al odio propagandístico que el mandatario tiene contra el imperio, sino a que en EEUU, a diferencia de muchos países, permite a los asilados políticos hablar y criticar a los gobiernos de origen o de los que se originó la expulsión o el auto exilio. Todo ciudadano en territorio estadounidense tiene derecho a la libertad de expresión.

Por ello Chávez salió en contra de Zuloaga este pasado fin de semana cuando el periodista hizo declaraciones en contra del autoritarismo gubernamental en Venezuela, en unas tertulias en el Congreso en Washington DC.

Chávez vs. Zuloaga

No hay justicia independiente en Venezuela, por ello el presidente Hugo Chávez se toma la atribución de pedirle a la justicia que actúe en contra del presidente de la crítica Globovisión, Guillermo Zuloaga, quien mantiene un proceso de asilo político en EEUU.
Para justificar su exigencia de que la Fiscalía y los jueces de la Corte Suprema actúen en contra de Zuloaga, Chávez ahora insiste en que el periodista ha logrado juntar 100 millones de dólares para crear una conspiración para asesinarle.
Como siempre, Chávez busca las excusas más inauditas para llamar la atención y justificar sus declaraciones. Especialmente cuando Zuloaga da que hablar, como esta semana que apareció en algunos eventos organizados por entidades autónomas en la sede del Congreso de EEUU, ocasión en la que despotricó contra el gobierno venezolano al que calificó de “amenaza”.
Chávez, quien no soporta que hablen mal de él, expresó que “aquí hay un canal de televisión cuyo dueño anda prófugo de la justicia. Y no sólo anda prófugo sino que se da el tupé de ir como fue anteayer al Congreso de los Estados Unidos a despotricar de su país, de este gobierno, de este presidente”.
Seguramente los dichos de Zuloaga le servirán a Chávez para demandar más acciones civiles y penales contra el presidente de Globovisión. Sobre Zuloaga ya pesan delitos de enriquecimiento ilícito, asociación ilícita, además de vilipendio y desacato; acciones todas propuestas por el Presidente venezolano.
Acabada la atención de las elecciones legislativas e institucionalizadas las expropiaciones de empresas privadas, seguramente ahora Chávez insistirá de ahora en más en su pelea versus Zuloaga.

Plebiscito del chavismo

Es tan autoritario el régimen de gobierno del presidente Hugo Chávez, que mañana cuando 17.5 millones de venezolanos tengan posibilidad de votar por los 165 escaños al Congreso, en realidad lo harán para refrendar o no la actuación del presidente venezolano.
Chávez, quien espera mantener los dos tercios de la Asamblea para gobernar a su antojo (110 de los 165 escaños) se las ha ingeniado para hacer propaganda por su Partido Socialista Unido de Venezuela, pero más que por sus candidatos, por su propia figura lo que ha convertido de nuevo a estas elecciones en un plebiscito sobre su gobierno, abriendo una puerta para seguir instrumentando sus medidas cada vez más “comunizantes”, y posicionarse para las presidenciales de 2012 donde volverá a exigir reelección.
En estos 11 años de gobierno, Chavez ganó mucho y perdió algo. Su mayor ganancia, creo, fue cuando la oposición decidió boicotear al Congreso en el 2005, retirando a sus diputados, una medida que trató de servir de denuncia contra el autoritarismo, pero que solo sirvió para allanarle el camino a una dictadura enmascarada de legalidad. Desde aquel momento, con aquella “carta blanca”, Chávez aprovechó para agudizar su maquinaria destructiva de la democracia y la seguridad jurídica; llevando al país cuesta abajo.
Mañana Chávez ganará de nuevo. Las predicciones indican que aunque consiga menos votos – que es lo más probable – la oposición no recuperará demasiados escaños ya que donde posee más popularidad es en regiones más poblados, que según el sistema electoral diseñado, le da menos representación.
Los analistas estiman además que el Congreso actual podrá actuar con total desparpajo aprobando las leyes que Chávez quiera, como respondió hasta hora, ya que los nuevos legisladores entrarán en vigencia recién en enero de 2001, por lo que se pronostica un trimestre de “despilfarro legal”.
Mañana será la gran oportunidad de ver el sentimiento del pueblo venezolano – y si no hay fraude – la realidad de quienes están a favor del “si” a Chávez o el “no”, pero principalmente de esa gran legión de ciudadanos que se identifica con el “ni-ni”, que aborrece tanto al oficialismo como a la oposición.
Mañana, como en el pasado, Chávez está buscando ser perecedero y eterno. En el 2007 perdió el referendo que en la reforma constitucional incluía la reelección. En el 2008 su partido ganó las elecciones municipales y regionales, pero la oposición arrebató bastiones importantes como la alcaldía mayor de Caracas, y los estados de Miranda y Zulia; y en meses siguientes en una reiterada consulta popular obtuvo el sí a buscar la reelección en el 2012. Obviamente, seguirá imponiendo más y nuevos referendos para gobernar hasta después del 2020 como insistió ya varias veces.
Elección tras elección queda comprobado que no siempre los votos representan a el valor de una democracia, sino la alternancia del poder.

Receta para Fidel y Hugo

Claramente Fidel Castro y Hugo Chávez detestan la libertad de prensa, la crítica, la opinión distinta. Creo que la percepción de ellos sobre la necesidad de la libertad de prensa para el desarrollo humano, social, político de los pueblos (lo que ellos buscan según sus plataformas ideológicas), así como la de muchos líderes, cambiaría totalmente si visitaran el Newseum – el museo de la historia de la comunicación – con sede en la capital estadounidense.

Este museo privado, fundado por The Freedom Forum, es un canto a la libertad. Sus espectaculares muestras (la historia de los medios de comunicación), artefactos (el primer satélite que en 1966 orbitó la tierra permitiendo unir al mundo con transmisiones en vivo, la manipulación (el impacto de la propaganda usada por los regímenes totalitarios como el nazismo, el comunismo y el fascismo) y los grandes acontecimientos (cómo la información preveniente de las grandes guerras modificaron nuestras vidas o la caída del muro de Berlín – donde me saqué la foto dentro del Newseum) y las tecnologías (como los nuevos medios sociales están modificando las formas de comunicarnos).

Lo más importante. Después de horas de recorrer el museo, uno se da cuanta que la libertad del ser humano – en todas sus acepciones – es indispensable para el desarrollo humano. Los países sin libertad de prensa ni libertad de expresión son los más atrasados. Los grandes cambios económicos surgen en países libres.

Una verdadera lección que muchos de nuestros líderes deben aprender. Deberíamos obligarlos a que vayan al Newseum.

Chávez, Uribe, Santos

Si la OEA accede al pedido del gobierno de Colombia de que este jueves la sesión sea pública, en la que presentará pruebas contundentes sobre la presencia de guerrilleros colombianos en suelo venezolano, se estaría en presencia de un evento que deschavaría a Hugo Chávez como uno de los gobernantes protectores del terrorismo; algo sobre lo que se ha escrito y dicho muchas veces y que denunció la computadora de Reyes, aunque el presidente venezolano lo desmintió categóricamente.
No es de fiar que la OEA acceda a tal petición, que más que dar a conocer la verdad, busca además tener un efecto en la opinión pública, en parte para aquietar las aguas entre el presidente colombiano Alvaro Uribe y quien asumirá en tres semanas, Juan Manuel Santos. La relación ha crecido en tirantez en las últimas semanas debido a que el presidente electo hizo designaciones que no fueron del agrado de Uribe y porque denunció a Chávez como protector de guerrilleros, justo en el momento en que Santos había logrado cierto compromiso para que el líder venezolano asista a su ceremonia de asunción; y así, recomenzar un diálogo para reabrir las fronteras comerciales, cerradas desde la incursión colombiana en Ecuador para abatir a un grupo de las FARC.
Aunque la mayoría de analistas colombianos hayan calificado de grotesco el gesto de Uribe o contrario a los intereses del nuevo Presidente, me parece todo lo contrario. Primero, porque si es cierto que posee evidencias sobre la presencia guerrillera en Venezuela, Chávez quedaría como lo que es, un líder mentiroso ante la comunidad internacional y no habría por qué ocultar esa información o condicionarla políticamente; segundo, porque Uribe no puede dejar resbalar su responsabilidad por más que le queden solo tres semanas de poder; y tercero, y aún más importante, porque le quita presión a Santos de tener que iniciar una presidencia teniendo que denunciar un problema. De esta forma, su primera acción no será denunciar sino buscar cómo solucionar el problema, lo que lo pone en una posición proactiva, ni reactiva ni defensiva.
La denuncia de Uribe es la mejor primera salida para Santos.

Globovisión: visión muy clara

Ayer estuve con el presidente de Globovisión, Guillermo Zuloaga – como parte de una entrevista que tuvimos con él entre autoridades y funcionarios de la SIP – quien, auto exiliado en Miami tras la persecución implacable del presidente Hugo Chávez, tiene una visión muy clara de lo que le queda por hacer y la misión de su televisora.
El buscará el asilo político en Estados Unidos. No tiene otra forma de protegerse como perseguido, de lo contrario en cualquier momento puede ser reclamado por la “injusticia” de su país. En cuanto a su televisora seguirá manteniendo la misma línea crítica en contra del gobierno, hacerlo de otra forma – así sea plegándose a hacer un periodismo más ligero o acrítico al gobierno – sería fallar a los fundamentos fiscalizadores del periodismo, así como un mal negocio. Está seguro que si Globovisión cambia su línea editorial los anunciantes saldrían corriendo hacia otros medios y que cuando la tempestad pase, no querrán volver a un periodismo que hubiese optado por venderse para sobrevivir.
De todas maneras es consciente de que a muchos medios que tuvieron que plegarse al gobierno no les ha ido nada mal. Todos gozan con los dineros de la propaganda política que el gobierno coloca en señal de falsa amistad.
Zuloaga piensa que cuando Chávez decida acabar con Globovisión, es porque definitivamente habrá decidido acabar con todo vestigio de democracia. Globovisión es la vara actual para medir la democracia o, al menos, la más palpable.


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog