Sin el virtuosismo de la gobernabilidad

Para continuar con esta rica discusión sobre si Argentina está o no entre países desarrollados o subdesarrollados, de primera o tercera categoría: Sigo creyendo que la diferencia entre un país de primera y uno de tercer orden se debe básicamente al nivel de gobernabilidad existente. Existe un círculo virtuoso en el que se vinculan la gobernabilidad, la democracia y el desarrollo económico y humano. Y estos elementos están unidos por una “goma” muy potente, las libertades de prensa, de expresión y de asociación, participación ciudadana y empoderamiento, poniendo al ciudadano como eje central y máximo protagonista del sistema.

En este círculo, el Estado tiene el papel de ser el facilitador, el coordinador del diálogo, el ordenador de la economía y garante de la legalidad, el debido proceso y la constitucionalidad. El Estado – asumiendo su posición para minimizar los conflictos y evitar su figura paternalista de “todopoderoso” – permite que se desarrolle una continuidad de gobiernos cuyo fin sea administrar, gerenciar, pero no ser dueño de todo, y menos de la verdad.

La gobernabilidad requiere de institucionalidad. En este contexto, veamos lo que se observa sobre Argentina. Según un informe de Calidad Institucional el país ocupaba el puesto 95 de un ránking de 199 países hace un año y descendió ahora al puesto 103, especialmente por una concentración de poder del Poder Ejecutivo y la reducción del ámbito de las libertades.

Es un índice del centro de Investigación de Instituciones de Mercados de Argentina y el International Policy Network de Londres. Y se conforma con datos de otros índices, como el del Freedom House y el de Transparencia Internacional, Banco Mundial entre otros. Este índice mide proceso debido, libertad económica, competitividad, libertad, libertad de prensa, rendición de cuentas.

En las Américas, Argentina descendió del puesto 22 al 27 y Canadá está en el mejor puesto de la región, y Dinamarca en el mundo. En lo económico Argentina no le va nada bien tampoco y es el sexto país en materia democrática. En materia de desarrollo humano, expectativa de vida, educación, entre otras cosas está mejor. Pero en Educación lo está por la tasa de alfabetización, pero no en otras competencias, como en comprensión de lectura donde el país está con un 40% de analfabetos funcionales.

De acuerdo a este y otros índices, es evidente que el desarrollo económico y humano de un país está íntimamente ligado al grado de gobernabilidad existente.

¿Por qué Argentina es de tercera?

El tema de ser de primera o tercera no está en el desarrollo económico, sino en la gobernabilidad. Es la situación política lo que distingue a un país desarrollado de uno subdesarrollado. La economía o su estabilidad económica casi siempre está atada a su estabilidad política.

Para ser de primera se requiere: gobernabilidad; fortaleza democrática, que se manifiesta a través de la independencia, división y balance de los tres poderes del Estado, sin concentración en el Ejecutivo; una oposición enérgica y partidos políticos funcionales; un Poder Judicial independiente, profesional que castiga o mide a todos por igual sin privilegios; una prensa a la que se le permite la máxima libertad para ejercer el contrapoder, actuando así en un círculo virtuoso de chequeos y balances, de transparencia y de rendición de cuentas permanente.

Creo que el progreso económico de los países desarrollados está muy ligado a esa institucionalidad, que implica además la participación del ciudadano en la cosa pública a través de instituciones de la sociedad civil, de los medios de comunicación y de sus representantes en el Congreso.

Los países desarrollados tienen objetivos a largo plazo, objetivos de país, a pesar de que sus gobiernos cambien. Uno puede mirar a los desarrollados y ver como éstos tienen mejor performance económico, porque tienen una solidez política. El caso de Chile ejemplifica esto, tiene estabilidad política y su proyecto económico es por añadidura. Es un país que quiere ser de primer orden, negocia con los desarrollados, se alía a ellos en sus proyectos económicos y sus gobiernos, a pesar de sus diferentes ideologías, continúan con los mismos objetivos. Son serios, confiables, y en un mundo tan globalizado donde se vive cada vez más de la credibilidad y de la confianza, esa es la mejor cuenta bancaria que se puede tener.

Por todo esto, Argentina todavía es de tercera.

Argentina: Un país de tercera categoría

Acabo de visitar Argentina y comprobé que a pesar del crecimiento económico, el país sigue siendo de tercera categoría. Más lamentable aún, es que comprobé en forma fehaciente la gran diferencia que hay entre naciones desarrolladas y subdesarrolladas, un aspecto que no está reflejado por los índices económicos sino más bien por todos los demás que hacen a la gobernabilidad del país.

Estuve en San Francisco, en la provincia de Córdoba, una zona rural con una fuerte dependencia del campo y donde la mayoría mira con mucho recelo la política de confrontación que tiene el gobierno nacional, embarcado en una tozudez descomunal. Es que además, en los días que estuve en Córdoba, más allá del campo, la presidenta Cristina Kirchner y varios funcionarios confrontaron no solamente con el campo sino también con la Iglesia porque no les gustó que se dijera que los índices de la pobreza pudieran haber aumentado.

El clima de confrontación – sumado a la potestad de dictar decretos – de estos primeros meses de gobierno, parece ser el medio más natural que ha elegido el oficialismo continuando con actitudes de la administración anterior. La confrontación, a diferencia de la negociación, es un arma peligrosa y hay un antecedente en el hemisferio occidental, como Venezuela, por el que se comprueba que a pesar de los astronómicos ingresos económicos, un país sin gobernabilidad no podrá nunca alcanzar el primer mundo.

Argentina: Un país de tercera categoría

Acabo de visitar Argentina y comprobé que a pesar del crecimiento económico, el país sigue siendo de tercera categoría. Más lamentable aún, es que comprobé en forma fehaciente la gran diferencia que hay entre naciones desarrolladas y subdesarrolladas, un aspecto que no está reflejado por los índices económicos sino más bien por todos los demás que hacen a la gobernabilidad del país.

Estuve en San Francisco, en la provincia de Córdoba, una zona rural con una fuerte dependencia del campo y donde la mayoría mira con mucho recelo la política de confrontación que tiene el gobierno nacional, embarcado en una tozudez descomunal. Es que además, en los días que estuve en Córdoba, más allá del campo, la presidenta Cristina Kirchner y varios funcionarios confrontaron no solamente con el campo sino también con la Iglesia porque no les gustó que se dijera que los índices de la pobreza pudieran haber aumentado.

El clima de confrontación – sumado a la potestad de dictar decretos – de estos primeros meses de gobierno, parece ser el medio más natural que ha elegido el oficialismo continuando con actitudes de la administración anterior. La confrontación, a diferencia de la negociación, es un arma peligrosa y hay un antecedente en el hemisferio occidental, como Venezuela, por el que se comprueba que a pesar de los astronómicos ingresos económicos, un país sin gobernabilidad no podrá nunca alcanzar el primer mundo.

En épocas difíciles, una apuesta a futuro

En momentos que los periódicos del mundo enfrentan serios aprietos económicos debido al declive irremediable de la circulación y a la pérdida de sus ingresos de publicidad, El Espectador de Bogotá sorprendió la semana pasada saliendo a diario nuevamente, una práctica que había dejado en el 2001.

¿Por qué es importante que reaparezca a diario? Primero, porque incentiva la competencia periodística y la diversidad de medios, acompañando a El Tiempo el único periódico que había quedado como diario de referencia en la capital. Segundo, porque hay esperanzas de que traiga consigo un periodismo de calidad y aguerrido, como la práctica profesional con la que anteriormente combatió al narcotráfico – sufriendo varios atentados incluso el asesinato en 1986 de su director, Guillermo Cano, a manos de sicarios de Pablo Escobar – y a la corrupción, fortaleciendo así la democracia. Tercero, porque habrá más oferta para plumas de calidad, como las que supo albergar, entre ellas las de un periodista que se formó en sus filas, Gabriel García Márquez.

Más importante aún, es que esta empresa que ahora pertenece al Grupo Santo Domingo, hace una apuesta al futuro en un momento crucial para los diarios. El The New York Times, por ejemplo, después de resistirse a mermar su número de periodistas, sucumbió este año cuando su editor en jefe, Bill Keller, anunció la reducción de 100 puestos de la sala de Redacción compuesta por 750 periodistas. De esa forma trata de paliar la reducción de la circulación que, en promedio en Estados Unidos bajó un 7 por ciento en el 2007, además de incentivar la competencia periodística contra The Wall Street, el que tras la compra de Rupert Murdoch, está inclinando su contenido a temáticas más políticas más allá de su cobertura eminentemente económica.

Por otro lado, mientras la Asociación Mundial de Periódicos se esmera para mostrar datos estadísticos en alza sobre la circulación promedio de periódicos a nivel mundial, incluidos los de Europa, Le Monde, el referente francés, anunció hace unas semanas que debido a pérdidas de más de 15 millones de euros el año pasado, está obligado a recortar 80 puestos de trabajo en la sala de Redacción y 40 en otros sectores.

Las nuevas tecnologías, los altos costos de producción, los hábitos de lectura a la baja en todo el mundo, la torta publicitaria más repartida con mayor oferta de medios tradicionales y nuevos, configuran un gran desafío para los diarios, por lo que es bueno celebrar cuando hay apuestas de envergadura como l de El Espectador.

Secreto: Obama, Clinton y McCain

Después de tantas diferencias en la carrera electoral estadounidense, por fin los tres senadores estadounidenses se pusieron de acuerdo en algo. Apoyan una ley federal de protección de fuentes que ayudará a los periodistas a mantener sus compromisos de confidencialidad y a fortalecer la libertad de prensa que, por este tema, se ve constantemente amenazada.

Más de 40 periodistas y medios ya han sido citados por la Justicia para ser interrogados, pedirles sus apuntes o para que atestigüen sobre las partes en conflicto como si se trataran de auxiliares de los jueces.

El proyecto de Ley Acta de Libre Flujo de la Información, que protege el secreto profesional de los periodistas a nivel federal, fue aprobado en octubre de 2007 en la Cámara de Diputados y sigue ahora su trámite en el Senado donde tiene la aprobación de la Comisión de Asuntos Jurídicos.

Sin embargo, no cuenta con el beneplácito del presidente George Bush, especialmente de su Ministerio de Justicia, en consideración a la Ley Patriótica anti terrorismo, ya que el gobierno quiere seguir teniendo el privilegio de citar a los periodistas para defender la seguridad nacional.

31 de los 50 estados tienen “shield laws” o leyes escudos que permiten al periodista no revelar sus fuentes de información cuando lo requiere la justicia, pero no existe una ley que ampare a los periodistas a nivel federal.

Debido a esa inexistencia fue posible que varias periodistas fueran a prisión, como Judith Miller y Vanessa Legget, y otras, como Tony Locy, fueran fuertemente multadas.

El proyecto tomó fuerza después de que la periodista Judith Miller del The New York Times fue encarcelada varios meses en el 2005 por el delito de desacato judicial. El juez la multó y la envió a prisión por negarse a identificar a un funcionario de Bush que le había revelado el nombre de una espía de la CIA, esposa de un diplomático que había desmentido a Bush sobre que se encontrarían armas de destrucción masiva en Irak.

Con anterioridad, otro caso emblemático fue el de la escritora independiente Vanessa Legget de Texas, quien terminó en la cárcel casi seis meses, por negarse a revelar sus fuentes de información sobre un asesinato sobre el que escribió un libro. Y este año un juez penalizó a la periodista Toi Locy del diario USA Today a pagar una multa de 5.000 dólares diarios por rehusarse a revelar las fuentes confidenciales en sus informes sobre los ataques con ántrax ocurridos en el 2001, contra organizaciones noticiosas y oficinas legislativas.

También en febrero de este año, un gran jurado federal en Virginia emitió una citación al reportero de The New York Times, James Risen, para obligarlo a revelar las fuentes confidenciales utilizadas en su libro “Estado de Guerra” que fue publicado en el 2006 y que trata sobre la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Con este panorama de fondo, la presidenta de la Sociedad de Periódicos de Estados Unidos (NAA), Sue Clark-Johnson, recientemente escribió que “la libertad de prensa se encuentra bajo el ataque del gobierno federal, del poder judicial y de una amplia gama de influencias políticas. Se necesitan leyes que la protejan”.

La Comisión Judicial del Senado aprobó un compromiso en torno a una ley escudo que otorga protección limitada a reporteros y, a la vez, trata de satisfacer a aquellos que creen que en algunos casos de preocupaciones por la seguridad pública se debe obligar a testificar a los periodistas.

Pero uno de los grandes obstáculos sigue siendo la oposición del Departamento de Justicia de Estados Unidos y la amenaza de un veto presidencial debido a consideraciones sobre seguridad nacional.

El internet, para crear gobernabilidad

Así como se dice en la comunidad artística que “la tela aguanta todo”, es cierto también que en internet confluye todo tipo de mensajes e información, muchos importantes y valiosos, otros no tanto, de fuentes poco confiables o indeseables. Esa pluralidad, de todos modos, hace a la riqueza de la plataforma.

Dentro de toda esa gama, existen algunos proyectos periodísticos que van más allá de la mera información, que se dedican más que todo a “empoderar” al público o mejorar la gobernabilidad de una comunidad.

Un proyecto que me parece interesante es Th Media Giraffe Project http://www.mediagiraffe.org
Dirigido por Bill Densmore, quien fue contratado por el programa de Periodismo de la Universidad de Massachussetts-Anherst. Este proyecto destaca a individuos que emplean a los medios (los antiguos y los nuevos) de manera innovadora y sostenible para fomentar la democracia participativa y la comunidad.

En una conversación con él, me dijo que el periodismo contemporáneo tiene cuatro papeles destacados:

1) Facilitar el papel del navegador, no solo a través de la utilización de buscadores on-line, sino aportando herramientas para que el público interactúe y participe en la hechura de las noticias. Aportando fotos con sus celulares, discutiendo las noticias en blogs, etc…
2) La “Information valet” o la información servicial. “Ya no estamos manufacturando un producto sino ofreciendo servicios”. La gente busca información que le resulte útil, relevante.
3) El papel de referí, la responsabilidad de hacer disminuir el temor de la gente ante la información. Motivar a que la gente tenga discusiones creativas y constructivas, no destructivas, especialmente por el desafío que crea la participación de los lectores en el internet.
4) El papel de maestros y coachs, en que los medios y los periodistas adviertan sobre los numerosos puntos de vista alrededor de cada noticia, enseñándole a la gente sobre causas y consecuencias. Ayudarle a la gente a hacerles pensar.

En materia de utilizar al internet para aumentar la gobernabilidad, no necesariamente a través de las noticias o el periodismo, hablé también con Noel Hidalgo, un hispano que reside en Nueva York, quien se define a sí mismo como activista político, organizador. Tiene su sitio donde “hago cosas locas”, como por ejemplo organizar a la gente para que hagan protestas o campañas sobre temas como el calentamiento global.

Básicamente su principio primordial es empoderar a la gente para que ayude a la gobernabilidad de su región y a crear comunidad. Actualmente está trabajando en promover un entendimiento sobre los taxis de Nueva York. http://taxinyc.tv

Hace un tiempo recolectó dinero entre los internautas y financió un viaje por siete continentes para descubrir también sitios y proyectos que estuvieran cambiando la forma de interrelación de la gente y ayudando a la gobernabilidad. Viajó por siete meses. http://luckofseven.com

Noel dio un ejemplo de cómo los periódicos podrían utilizar la fuerza del internet pero de una manera activa y no simplemente con la actitud reactiva habitual. “Ustedes pueden crear y hablar con este tipo de audiencias. Imagínense que pueden también empoderar a la gente detrás de causas que ustedes están cubriendo. Tienen el poder de poder formar comunidades y hacerlas trabajar bajo objetivos concretos”.

En realidad, lo que ambos buscan con diferentes proyectos, es un acercamiento mayor a un periodismo cívico que no solo trate de retratar a la realidad como si fuera un espejo, sino con una intención deliberada de modificarla. Este es un tema con profundas complicaciones éticas en el periodismo, de por sí, un tema apasionante.

Futuro: periodismo por celulares

El futuro del periodismo no está en los medios tradicionales, al menos en los de papel, según vaticinan los expertos. La telefonía móvil será el medio más apropiado (ya lo es para muchos) el medio de comunicación para estar al tanto de las noticias.

La tecnología mejora día tras día. Blackberry anunció este lunes que saldrá al mercado en junio con un teléfono más sofisticado que al IPhone. El Blackberry Bold utilizará tecnología HSDPA (high speed downlink packet access) que acelera la transmisión de datos.

José Antonio Ferrís, director de Estrategia y Desarrollo de Negocio de PrisaCom, Madrid, me dijo en un reciente seminario de la SIP, que “en Europa es esencial la tecnología sobre el tema de los celulares para la distribución de noticias. En eso estamos concentrados”. Agregó diciendo a un grupo de editores de diarios latinoamericanos: “No se confundan y se queden con el concepto de la computadora, piensen en la información móvil, en el celular o cualquier otro aparatito híbrido que venga, uno que tengamos siempre con nosotros”.

Rapidez en la descarga e información en cualquier lado, es lo que quiere la gente y lo que la tecnología y los medios están empezando a ofrecer. Es decir, lo que quieran, cómo lo quieran y a dónde lo quieran.

José adelantó que hay que tener en cuenta la definición de noticias, ya que la gente navega para encontrar entretenimiento, no noticias en el concepto tradicional. “Nadie pasa tanto tiempo viendo noticias en el tiempo que están conectados. En Suiza, solo un 3%; en Alemania 2% y en Brasil 1%, el resto del tiempo busca información que le entretenga”. Los datos son de un informe sobre medios de Nielsen Online.

Ese informe también especifica que las páginas web de los medios tradicionales no son la fuente primordial para buscar noticias. En Estados Unidos, el servicio de noticias de Yahoo News aventaja a todos. Lo sigue MSNBC, AOL y después vienen CNN, New York Times, Google News, etc…

Respecto a la información, dijo que en Prisa (particularmente a través del medio de referencia del grupo, diario El País, Madrid) están aprendiendo día a día. “Hemos perdido o llegado tarde a darnos cuenta del mundo de los clasificados. Otras empresas que no son medios nos han sacado ventaja. No se olviden de Google, el 32% de nuestros usuarios/clientes nos llega a través de ese buscador y Katipedia, una popular enciclopedia para estudiantes nos ha brindado un éxito rotundo. Más allá de las noticias, servicio y entretenimiento son la clave”.

Cerró su presentación con un consejo: “No se trata solo de pasar de lo analógico a lo online. Olvídense del online (como método para informar), ya es hora de pensar en wifi. La nueva plataforma informativa es sobre teléfonos celulares”.

Blogueros, defendamos el espacio

Cuando a Yoani Sánchez – la bloguera cubana a la que su gobierno no le permitió salir de su país para recibir el premio Ortega y Gasset – le preguntamos cómo haría para combatir su frustración, contestó: ¡“escribiendo”!

Escribir la hizo libre, a pesar de ser perseguida. Y la única forma de no sentirse perseguida es escribiendo, contando… porque en su narración está su denuncia, y en su denuncia su libertad.

Es una buena lección. ¿Cómo podemos defendernos los blogueros ante los ataques o para que estos no se produzcan contra la blogosfera? Escribiendo, como dice Yoani. Denunciando, solidarizándonos contra quienes reciben los ataques, reaccionando, creando más blogs, escribiendo más y más.

Como dije en otros posts, los blogueros deberíamos sentirnos responsables sobre los ataques a la prensa y debiéramos reaccionar. Incluso, así como hay un Día Mundial de la Libertad de Prensa en el que los periodistas (los blogueros también) escriben y escriben sobre esa libertad, deberíamos tomar un día especial para realzar el valor de la blogosfera.

Siempre listos, para reaccionar a tiempo

Los ataques a la prensa todavía no tienen víctimas en la blogosfera. Pero como van las cosas, no sería extraño que los hubiera. Leyendo blogs se nota que hay comentaristas que en el anonimato se dedican a defender causas o posturas extremas, aunque eso bien justificado está por el espacio de libertad que se debe defender.

Sin embargo, hay que estar atentos a lo que sucede alrededor de la blogosfera. La infiltración de correos electrónicos que afecta a periodistas de Clarín, o que en el pasado afectó a otros periodistas y medios, es una acción tan delictiva y corrupta como las “escuchas” practicadas contra periodistas y salas de Redacción. En definitiva, la ideología del emisor o su opinión no está en discusión, lo que está en discusión es que haya libertad para emitir, sin necesidad de ataques de ningún tipo. La tolerancia es el marco de la verdadera libertad de prensa.

Ese tipo de conducta exógena, de ataques, de violencia, sino genera censura en forma directa, trata, mediante el amedrentamiento, generar autocensura. Y de eso hay que defenderse. Por el bien de la libertad.


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog