Observatorio: de George a Cristina (Parte 1)

El Observatorio de Medios de tinte gubernamental en Argentina fue tema principal anoche en la cena del 45 aniversario de ADEPA. No es para menos. Cuando el gobierno ataca a la libertad de los individuos a informarse, es señal de que un país anda mal. Basta repasar mentalmente cómo andan los países donde los gobiernos no respetan a la prensa. Y no hace falta salir de América Latina.

Consulté a varios académicos estadounidenses sobre el tema. Les pregunté qué pasaría si a George Bush se le ocurriera proponer lo mismo que a Cristina Kirchner, y me di cuenta que el primer mundo se separa del tercero por la actitud y la cultura que existe en torno a la libertad de prensa. Estos son algunos comentarios. Seguiré con más en otros posts:

Tony Pederson, profesor de Periodismo, Southern Methodist University, Dallas, Texas: “La idea de un Observatorio de Medios es ridícula. Incluso si este Observatorio no tiene la capacidad para sancionar a los medios, es fácil convertirse en una herramienta para la manipulación de la opinión pública, probablemente en contra de los medios de comunicación. Thomas Jefferson dijo que cualquier gobierno que no puede tolerar la crítica de la prensa es un gobierno que se merece a caer. Fue cierto en la época de Jefferson, y todavía lo es”.

Jim Bettinger, profesor de Periodismo de la Universidad de Stanford: “Depende para que sea creado, de sus poderes y de quien está detrás. Un organismo de esta naturaleza puede ser útil, al estilo de un consejo de prensa. Pero cuando un gobierno lo crea la única utilidad que puede tener es para que sea un vehículo que trata de restringir a la prensa, todo en el nombre del “buen periodismo”. Si un gobierno actual tratara de crear uno (como en el caso argentino) habría grandes protestas. Ni el más estúpido de los gobiernos se atrevería a crear algo así”.

Edward Schumacher-Matos profesor de David Rockefeller Center for Latin American Studies, Universidad de Harvard: “Habría una gran oposición pública a que se creara algo así. Es una forma de intimidación de parte del gobierno y va en contra de la lógica de la prensa de representar muchas voces, ya que un observatorio de este tipo buscaría crear y tener consenso sobre los contenidos y las opiniones, lo que de por sí es una forma de presión y el comienzo de la censura. Sería natural para el observatorio verse a sí mismo como el receptor de la verdad. Existen leyes que protegen a las personas de los abusos de los medios, y eso es más que suficiente”.

Ileana Oroza, profesora de la Maestría de Periodismo en la Universidad de Miami: “Si el presidente de los Estados Unidos hiciera eso, la prensa pondría el grito en el cielo. No estoy segura si hay alguna ley que prohíbe crear un observatorio, aunque su creación sería contrario al espíritu y a la letra de la Primera Enmienda. Cabría la pregunta: ¿qué haría el Presidente con el informe que elabore el Observatorio?”.

Comentaré también en próximos posts sobre los Observatorios en Estados Unidos y otros países.

  • Comentarios
  • Sin votos

Hay muchas “Ingrid” en las cárceles cubanas

¡No tengo dudas! Este mundo está medio loco. Algunos gobiernos del mundo están haciendo grandes esfuerzos a favor de los secuestrados por las Farc en Colombia, como el caso de Ingrid Betancourt. ¡Enhorabuena! Ojalá la presión surta efecto. Sin embargo, da pena, que esos gobiernos, de trayectoria pro derechos humanos (Francia, Argentina, por nombrar algunos) no hagan nada por los miles de Ingrid, “secuestrados de conciencia”, pudriéndose en las cárceles cubanas.

Nadie o poco se reclama por 25 periodistas independientes cubanos que están presos desde la “primavera negra” de marzo de 2003, cuando el régimen castrista encarceló a 75 disidentes y acabo con cierta tolerancia al movimiento de periodistas y agencias de noticias independientes, iniciado en 1990. Fueron condenados a más de 20 años, entre otras cosas, por enviar mails con comparación de precios sobre artículos de tocador.

El lunes pasado, 7 de abril, con Alejandro Aguirre, director del Diario Las Américas, Miami, fuimos entrevistados por Juana Issa en la sede de TV Martí, y protestamos sobre la falta de solidaridad y por la falta de apoyo a los periodistas presos (ver informe www.sipiapa.org), especialmente porque 12 de los 25 tienen serios problemas de salud, y seis están en estado crítico: Normando Hernández, condenado a 25 años; José Luis García Paneque, a 24 años; Alfredo Pulido López, a 14 años; Pedro Argüelles Morán, a 20 años; Juan Carlos Herrera Acosta y Miguel Galván Gutiérrez, sentenciado a 26 años.

El Gobierno liberó por razones humanitarias, a Alejandro González Raga, condenado a 14 años y a José Gabriel Ramón Castillo, a 20 años. Ambos se exiliaron en España. A otros excarcelados se les niega salir del país a pesar de que tienen visas de refugiados otorgadas por gobiernos extranjeros, como los casos de Luis Esteban Espinosa Echemendía, de la agencia Jóvenes Sin Censura; Abel Escobar Ramírez, agencia Cubanet y Luis Guerra Juvier, de Nueva Prensa Cubana.

Estos periodistas independientes y otros cientos de “Ingrid” que permanecen en las cárceles cubanas por el solo delito de pensar distinto al régimen, necesitan también de la compasión y el apoyo internacional. ¿O es que a Cuba se le tolera lo que a otros no?

  • Comentarios
  • Sin votos

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog