El karma y las enfermedades

Ahora podremos comprender que una enfermedad de origen kármico procede de una mala gestión en administración de otras vidas, y un mal hereditario procede de un karma grupal en el que quedan afectados varios miembros de un clan. Si retomamos de nuevo el evangelio como referencia, leeremos que en un pasaje los fariseos acudieron a Jesús a presentarle un niño ciego y le preguntaron: “¿ Quien cometió el pecado, el niño o de sus antepasados?”. Esa puede ser una explicación de que en el ADN físico no solo se encuentra la información biológica de un ser, sino que influyen además en el otras causas que vinculan a determinados miembros de un grupo.

¿Alguna vez hemos oído hablar de una familia en la que sistemáticamente cada x periodo de tiempo aparece una persona con unas actuaciones idénticas? Por ejemplo ahogarse, o por ejemplo suicidio, o por ejemplo accidentes de coche y de repente uno de los miembros herederos del karma, toma conciencia del hecho y voluntariamente interrumpe la cadena; se niega actuar de la misma forma que aquel antecesor, al saberse portador de ese karma y a partir de ahí el vinculo determinante de ese acontecimiento kármico se termina en ese grupo familiar. Sin embargo esa no es una gestión puramente física de la cadena del ADN. Las actuaciones, los vicios y las virtudes, también crean pauta en los descendientes acumulándose en la cadena kármica incluida en los genes de nuestro ADN.

La ley kármica es el resultado de acciones que pueden ser cambiadas por la acción de la libertad humana.

Así pues, no desesperemos, creo sinceramente que si un karma se puede purificar y así cambiar el rumbo de la vida de un ser humano, igualmente un ADN que muta hacia el deterioro puede ser mutado hacia el equilibrio. Todo depende del acto kármico y el esfuerzo realizado. Incluso, a veces venimos a la vida con la misión de generar en nosotros mismos esa enfermedad para agotar con nuestro esfuerzo la onda expansiva kármica de la familia afectada. No seriamos el primer caso ¿no?.

Quise decir con esto que en las familias estamos unidos por vínculos no solamente físicos sino también mediante actuaciones o comportamientos espirituales. Al fin de cuentas la familia es la fundadora del espíritu de clan de los primitivos habitantes de la tierra.

Esto es aplicable, a todas las situaciones de la vida, incluida a la pareja. Después hablaremos de la alma gemela, que es otro punto que nos afecta a todos mucho.

DISOLVER KARMA, SANAR ENFERMEDADES

Por otro lado no podemos olvidar, que no es igual curar que sanar.

Podemos sanar las causas de la enfermedad siempre, de hecho esa es la función de la propia enfermedad. Cuando comprendemos los errores admitidos en nosotros como pauta de conducta y rectificamos nuestros hábitos, estamos sanando, al tiempo que disolvemos karma. Pero muchas veces la enfermedad es el camino elegido por nuestro Ser para evolucionar, y eso no siempre implica curar el mal físico.

Una enfermedad kármica puede significar también una misión aceptada como camino de evolución y de enseñanza para la propia medicina y para otros enfermos y eso no significa que No estemos sanando emociones ni que no estemos disolviendo karma, sino que por el contrario en muchos casos es la misma enfermedad la que nos lleva a niveles de realización muy altos y a ser baluarte para otros compañeros de camino con menos visión trascendental.

El aceptar la ayuda de otros, el estar “disminuidos” o estéticamente deformes, suelen ser motivos de transformación y aceptación de karma duro y es, en la mayoría de los casos una prueba de humildad que a los humanos nos cuesta aceptar, pero que una vez que hemos conseguido entrar en esa rueda descubriremos un mundo de posibilidades y de realizaciones muy superiores a las que hubiéramos logrado en caso de no vivir este problema. Y esto si lo puedo decir por experiencia propia.

Asi pues, el truco del karma consiste no estar libres de dificultades sino en tener la actitud mental, espiritual y personal adecuada para entender lo que está ocurriendo y sacar el mejor partido de esa situación. Esa es la forma de purificar karma, ese es el camino del crecimiento que acumula bienes para nuestro “negocio espiritual.

No importa que veamos a personas a las que todo les va bien y sin embargo no son dignas de ser tomadas como ejemplo y otras pobres que parece que el destino se haya ensañado con ellas. Da igual, porque eso no es mas que parte del aprendizaje en ambos casos, y los dos extremos cambiaran de posición, cosa que tampoco es importante, porquen realidad todo es un continuo mental que se sucede ininterrumpidamente hasta llegar a la Iluminación, que es en si lo realmente importante y nuestro objetivo final.

Una vez que comprendemos esto, no merece la pena entran en juicios con los demás ya que cada cual está dando lo que puede según su entendimiento y su escala en la evolución y debiéramos ser mas compasivos y menos intransigentes, porque también hay otros que van por delante de nosotros y son pacientes con nuestros errores, y asi sucesivamente en una cadena evolutiva. Nadie es mas que nadie, porque nadie es alguien, sino parte de la Unidad.

EL YO. EL SER.

Ahora podréis decir: “Si, si esta muy bien eso pero de que me sirve a mi saberlo si no recuerdo nada de una a otra vida?”…

Aun vivimos bajo un sistema dual, eso significa que en nuestro plano funcionamos en la división. Lo diferenciamos todo y por eso decimos: Yo tengo un cuerpo, Yo tengo un alma, Yo tengo …tener no signifca ser. Ese es nuestro Yo temporal.

Ese YO está formado por vibraciones, y todo lo que hacemos en nuestro diario vivir es sumergirnos en ese universo de vibracional. Nada se crea ni se destruye todo de transforma. Los vegetales se transforman en alimento mediante el fuego de la cocción. El alimento se convierte en energía que fortalece el cuerpo físico y a su vez esta se transforma en electricidad que mantiene la vida energética. En ese estado de vibraciones se encuentra nuestro cuerpo físico portador de un espíritu. Nos manifestamos en la vida mediante nuestra personalidad que caracteriza nuestra forma de vivir de pensar, de actuar. El director de orquesta de esa personalidad es el EGO, motor mental. Es el que requiere de experiencias para aprender. Pero por otro lado no tiene memoria de pasado, es nuestra mente consciente.

Sin embargo cuando hablamos YO SOY estamos refiriéndonos a algo mas superior e intangible. Ese Ser también llamado alma, es infinito e indestructible es el portador del aliento divino y el que la morir nuestro cuerpo físico se incorpora al estado vibracional que le corresponde según nivel evolutivo. Es ese ser el que requiere de realizaciones para continuar avanzado hacia el estado lumínico y el que asimismo necesita un cuerpo físico para poder manifestarse. El Ser es el quien acumula sabiduría de las diferentes experiencias de vida y es este mismo Ser quien marca las directrices al ego para vivir las experiencias personales que le conducirán a la conexión con la divinidad y por tanto al Reino de los Cielos.

EL ALMA GEMELA Y EL KARMA

Existe una leyenda griega en la que los dioses del Olimpo una vez creado el mundo vieron a los hombres muy felices, y sintieron envidia de verlos disfrutar. Después comprobaron que esa felicidad les hacia fuertes y poderosos y temieron por ellos mismos pensado que un dia los humanos querrían ser dioses también y como eran muchos podrían ser destronados del Olimpo. Asi pues se reunieron en divino conciliábulo y decidieron que partirían a cada ser en dos mitades y los diseminarían por la Tierra de forma que, deberían pasar el resto de sus vidas buscando a su complemento para recuperar la felicidad perdida. Pero solo aquellos que lograran mantener el equilibrio interno individualmente, lograrían recuperar su pareja. Desde entonces hombres y mujeres vivimos buscando a nuestra alma gemela. Es uno de nuestros trabajos mas dolorosos.

Esta historia es un simbolismo muy claro de la necesidad que tenemos de completarnos con un compañero. La teoría general que circula por el mundo es que esa pareja aporta la felicidad, pero no es exactamente así. El alma gemela es el complemento, lo cual no significa felicidad sino la posibilidad de una vez realizados los “acoples internos” podemos encajar juntos un camino evolutivo de forma que los dos avancemos y ninguno entorpezca el camino del otro. Lo más probable es que haya un amor infinito entre ellos y un enorme respeto a la libertad del otro, pero a veces no es eso lo que buscamos de la pareja. El acople también puede requerir asimismo rupturas, desencuentros y renovación de acuerdos, pero si es cierto que ambos compartiremos un objetivo común y siempre estaremos dispuesto a encontrar la formula para continuar avanzado juntos. A veces en un determinado momento del camino puede que debamos separarnos porque asi lo requiere la ley del karma, o porque nuestros destinos se bifurcan, pero el amor y su recuerdo nos acompañará el resto de nuestra vida como si estuviera nuestro lado. El alma gemela nos ayuda a crecer, es un apoyo, pero el crecimiento a veces es doloroso y no siempre estamos deseoso de alcanzar unas cotas superiores.

Hay personas que creen reconocer a su alma gemela en tal o cual persona, pero no es así. Esas personas son como dijimos antes cuerpos físicos solamente y lo que reconocemos en esa vibración es el Ser, y la energía que desprende es la que nos conecta con el espíritu con el cual estuvimos conectados en alguna existencia previa. Por consiguiente la idea de si fuimos zapateros o los reyes de Kyoto, es mas bien una proyección de nuestra mente para dar forma tangible a una vibración. Lo esencial de eso es el amor incondicional que quedo impregnado entre nuestros espíritus y por el cual nos reconocemos ahora.

¿SE PUEDE PURIFICAR EL KARMA?

Se purifica el karma en la medida que vamos comprendiendo y aceptando nuestro error. En la medida que prestamos nuestra ayuda generosa a otros. En la medida que dedicamos todos nuestros actos en beneficio de todos los seres sintientes. En la medida que no usamos la violencia en cualquiera de sus formas, y si usamos el perdón y la compasión por la ignorancia de otros menos afortunados que nosotros. En la medida de nuestra generosidad y en la medida de nuestra renuncia. Al final si retomamos el evangelio comprobaremos que es igual en todos los idiomas espirituales. Se purifica el karma realizando la bienaventuranzas evangélicas.

Los budistas que son los reales practicantes del dharma, tienen un mantra repetido 21 veces cada noche antes de dormir, purifica el karma del día. Nosotros lo vamos a facilitar aquí para completar el tema del karma, con la esperanza que haya sido de utilidad al mayor número posible de personas y de beneficio para todos los seres sintientes.

EL MANTRA DE LAS 100 SILABAS

OM VAJRASATTVA SAMAYA

MANU PALAYA

VAJRASATTVA TENOPA TISHTA DRIDO ME BAUA

SUTO CAYO ME BAUA

SUPO CAYO ME BAUA

ANUURAKTO ME BAUA

SARVA SIDHI ME PRAYATSA

SARVA KARMA SUTSA ME

TSIT TAM SHIRIYAM KURU HUM

HA HA HA HA HO VAGABAN

SARVA TATHAGATA VAJRA MAME MUTSA

VAJRA BAUA MAHA SAMAYA SATTVA

AH HUM PHET.

Todas las partículas del mantra de Vajrasatva tienen un significado pero en esencia de forma conjunta significa:

“Mi mente es pura como un diamante y puedo recuperar mi pureza esencial y las 5 sabidurías de los 5 sanadores supremos, que ya poseo en mi, las puedo desarrollar y poner en practica”.

LOS TALENTOS KARMICOS

Al comienzo de este texto nos referíamos a acumular saldo en nuestro banco cósmico. Y mas de alguno se habrá preguntado: ” ¿Para que?, si total vamos a seguir reencarnandonos vida tras vida ¡¡”….

Creo sinceramente que el almacenaje de meritos acumulados es lo que diferencia una vida de otra.

Con buen saldo habremos superado enfermedades limitantes, encontraremos compañer@ de vida adecuad@ a nuestra vibración y podremos tener una existencia mas consecuente con nuestros ideales y sobre todo mayor libertad para elegir caminos que nos ayuden a con cumplir nuestro destino. Eso no quiere decir que sin saldo no cumplamos el destino o se vaya a torcer como piensan muchos. Venimos exactamente para cumplir con ese trabajo, y no hay ni la más mínima posibilidad de desvío de eso, la diferencia está en recibir los apoyos necesarios en los momentos adecuados, o vivirlo a golpe de escoba…nada más.

Solo añadir, no soy experta en temas budistas ni en casi nada, pero he recibido el regalo de poder vivir muchas experiencias, de aprender de la vida y de mis compañeros de camino. He tenido la oportunidad de comprobar la gran enseñanza de la enfermedad y elegir voluntariamente el camino de la evolución contra el estancamiento, y solo puedo asegurar desde mi prisma individual y limitado, que cuando das ese paso y decides asumir la responsabilidad en tus actos, la vida cambia de color y el camino se hace mas llano; el paisaje tiene nuevos horizontes y sientes que la aventura de la vida merece la pena ser vivida.

Te agradezco que hayas llegado hasta el final de la lectura, y me despido con un abrazo de Luz.¡Qué consigas la Paz¡¡.

Amelia Lamaignere Badias.