PANCHO EN EL CIELO CON ESTRELLAS

antes de maltratar a un perro lee esto
Hace 4 años apareció un perro cruza manto negro en casa. Lo bautizamos Pancho. Era el perro del barrio. Un día decidimos entrarlo. No quiso entrar en casa. Asi que durmió en el jardín. Al otro día, no quisimos dejarlo irse. Lo adoptábamos y ya. Pero no quería saber nada con estar en casa. Se iba y desaparecía 3 o 4 días, si lo obligábamos a quedarse cuando él no quería. Decidimos primero ganarnos su confianza. Cuando atinábamos a tocarlo, nos quería morder. Pero dormía todas las noches en el jardin. Un día nos siguió en un paseo al bosque y quisimos jugar con una pelota. Se la tiramos y la trajo, la dejo en los pies de Pablo, cuando fue a tomarla para airarla de vuelta lo mordió. Ese día quedo en casa durante diez días. En ese momento teníamos dos perras y podíamos dejarlo en el jardín. Siempre que intentábamos “prohibirle” la salida, se escapaba y no volvía por días hasta semanas, y cada vez que volvía lo hacia maltrecho. Mordido, atropellado. La veterinaria lo curaba. Lo vacunamos. Lo castramos. Le hicimos un colchoncito, pero él prefería hacer un pocito y dormir en el pasto. Le pusimos acolchados, pero seguía prefiriendo su pocito. Creíamos que con paciencia e intentos de mimos (siempre intento mordernos al querer tocarlo) iba a cambiar y se iba a aquerenciar. La última vez que lo quisimos obligar a ser “domestico” desaparecio 4 días y volvió con una herida en el oído, infectada. Lo curamos y decidimos que no volvería a salir. Costara lo que costase. Había perdido el equilibrio y se caía. podia caerse a la calle, ya ni la vereda era segura para él. Estuvimos peleando por hacer domestico al perro 3 semanas más. Empezó a abrir la puerta de la reja. Aunque la cerráramos con llave. Le poníamos un candado de noche, pero durante el dia, la abría igual. Hoy la abrió… a las 18 nos llamo un vecino, lo habían atropellado. Lo vieron 3 veterinarios, radiografía mediante, el diagnostico es “hay que esperar”. Esta acostadito en un colchoncito improvisado, por primera vez. No se puede mover aunque intento salir del colchón. También por primera vez se dejo acariciar. No atino a morderme. Capaz se muere esta noche. Alguien en sus primeros años de vida lo maltrato tanto que en cuatro años no logramos que confiara en nosotros. Ni dándole de comer, ni cuidándolo. Nunca. A lo mejor fue un dueño. A lo mejor fue siempre callejero y fueron muchas personas que lo maltrataron. No importa, todo ese maltrato hoy hace que su vida penda de un hilo. Antes de pegarle a un perro, antes de patearlo, pensa que hay alguien que puede llegar a quererlo a adoptarlo y vos con tu maltrato lo estas condenando. Ojala se salve y aprenda que puede confiar en nosotros. Ojala que esta historia sirva para que nadie mas maltrate un perro….

Hoy a la mañana: El Pancho espero a que nos despertaramos. Cuando nos levantamos a las 8 estaba igual, cuando le fui a llevar agua no podia tragar y respiraba mal. Vino la veterinaria y nos dijo que no habia nada que hacer… se estaba muriendo. Me quede al lado de él cantandole y acariciandolo. Contandole que cuando llegara arriba lo iba a estar esperando un señor que lo iba a cuidar y que era de la familia. Se fue en paz, sin dolor, porque la vete le dio un calmante. Durante casi todos los años de su vida estuvo solo, pero se murio con su familia, hasta la veterinaria se quedo y lo lloro. Suerte en el cielo Pancho, ahora el señor de las semillas tiene su manada. Te amamos.

NO MALTRATEN A LOS ANIMALES HAY MUCHOS QUE QUEREMOS CUIDARLOS Y POR LA ACCION DE ESTOS MALNACIDOS NO PODEMOS CUMPLIR CN NUESTROS OBJETIVOS

EL SEÑOR DE LAS SEMILLAS

Una vez conocí a un señor. Solía llamarlo el señor de las semillas. Allí donde iba juntaba semillas, retoños, todo lo que pudiera plantarse. Cuando llegaba a su casa, de las recorridas, incluso de los viajes, siempre lo hacia repleto de nuevas plantas. Plantaba las semillas y los retoños, los cuidaba hasta que estaban fuertes. Solo entonces, los transplantaba a un campo que había frente a su casa. Un día le pregunte por que lo hacia

— Los árboles y las plantas son vida. Nos dan sombra en verano, nos dan oxigeno, permiten que los pájaros aniden entre sus ramas… respetar la vida es lo más importante. Además, sueño, que algún día, las personas puedan sentarse bajo sus copas, tomar mate, conversar. ¿Sabes? Antes la gente estaba mas en contacto. Se relacionaba mejor. Se sentaban a tomar mate juntos, a charlar. Los viejos contaban historias que entretenían a los mas jóvenes. Los jóvenes contaban sus sueños, que llenaban de energía a los abuelos. Por eso planto los árboles. Para que algún día, se recupere todo eso. Esas cosas que desde años forman parte de la misma tradición de los hombres. Que nuestros pueblos originarios tenían tan claro. Cuidar la naturaleza, porque de ella vivimos. Respetar a los ancianos porque son la experiencia, la historia viva. Darles alas a los jóvenes, porque son el futuro.

— ¿Pero los árboles que tienen que ver con eso?

— Los árboles tienen raíces, como los pueblos, las raíces de la identidad son los ancianos, la historia. Pero también es importante cuidar de las copas de los árboles, porque en ella nacen las flores que después se convierten en frutos y estos en semillas, que son los futuros árboles. Serian los jóvenes, los niños. Por eso un árbol representa todo lo que hay que cuidar, la naturaleza, las raíces, las copas.

A pesar de todas las trabas que había, el señor de las semillas, continuaba con su labor. Plantaba, cuidaba. Con calor, con frío. En epocas de lluvias y de sequias. Solo, con su familia. Planto ceibos, pero plantó un quebracho. Él sabia que ese árbol tenia madera dura, como la de él, que no se quebraba con facilidad.

Ese señor un día no pudo juntar mas semillas. Pero siempre busco reunir fuerzas para poder tomar mate. Para participar con su familia de esa tradición, para él tan simbolica e importante. Para charlar y compartir. Algunos dicen que un día se fue. Pero yo sé que no. Porque en ese bosque que plantó, todas las tardecitas a la hora del mate, él vuelve. Vuelve convertido en cóndor y se posa sobre el único quebracho que hay. El árbol con madera más dura. ¿Como sé que él? Porque en donde esta ese bosque no hay cóndores, porque ese señor era un quebracho, fuerte, noble, que no se dejaba vencer. Y sobre todo, porque tome la forma que tome, siempre reconocería a mi papá. Porque no les dije, pero el señor de las semillas, era mi viejo, Quique.

¡TIENE QUE QUERERME!

¿Por qué no me quiere? ¿Acaso no soy suficientemente buena? ¿Linda? ¿Inteligente? ¿Talentosa? Yo quiero que me quiera. Él tiene que quererme. No me debe querer porque mi charla no es lo suficientemente interesante. O porque lo aburro. Siempre me dice “te llamo”, “nos vemos”, pero tengo que ser yo la que lo busca. Cuando hablamos o salimos simpre soy yo la que propone. A veces, en el chat o en el telefono me canso de ser yo siempre la que habla y le corto o me desconecto. Pero siempre me arrepiento, porque la culpa debe ser mia, que se aburre. Me dicen que si no me ama, no vale la pena, que no lo busque, que yo valgo mucho y si no me quiere es problema de él. Que no es por una falla mía. Pero yo quiero que me quiera. Ella me dice que solo tengo dos opciones. O lo acepto como es y su manera de amarme o lo saco de mi vida. Pero yo quiero que me ame como yo quiero que me ame. No entiendo porque no me quiere. TIENE que quererme, es mi papá.

Anoche, Nayen me hizo el planteo de que no era inteligente, y la note angustiada. Me dijo que era por la escuela. Le dije que si era inteligente, pero que era chiquita y que era lógico que cuando aprende cosas nuevas le cueste. Pero estaba tristona, y quiso dormir abrazada a mí. Habitualmente, una vez que se duerme la empujo al otro lado de la cama y ahí se queda. Pero anoche me buscaba dormida. Y a mí algo me hacia ruido. Soñé. Soñé que otra vez me separaba del papá y en el sueño sabia que era un sueño. Pensaba pero si esto a mi no me angustia, como puede ser que sueñe asi. Y ahí me di cuenta. No era yo en mi sueño era Nay. Me desperté 4 y media y no pude volver a dormirme. Y se me junto todo lo que ella me dijo en estos 10 días desde que hablo con el papá después de tres meses. Y me di cuenta también, que él había prometido conectarse de vuelta el domingo y no lo hizo. Y Nayen si se acordó. El Arcángel Gabriel se le presento en sueños tanto a Maria y a José para que entendieran qué pasaba. Yo también soñé, porque no había entendido a mi hija…

EL ARBOL DE LAS HISTORIAS

Siempre me preocupe por estimular a Nay, desde todos los ángulos. Busco que todo tenga una enseñanza cual Esopo moderno. La primera vez que la lleve al teatro, fue también una primera nueva vez para mí. La lleve a ver “Los cuentos de la selva” de Libertablas. Me llego por mail la promoción de la tarjeta de crédito y me intrigo que una obra tan difícil como la de Horacio Quiroga, pudiera ser apta para chicos. Me movió la curiosidad y ahí fuimos a verla. Y comenzó mi fanatismo. Me encanto, a Nay le encanto. Usamos su música para hacer una obra en la escuela y la obra de titeres del cumple pasado de Nay. Y el año pasado fuimos a ver Quijote, Pinocho, Leyenda, Cuentos al derecho y, otra vez, Los cuentos de la selva. Sobredosis de Libertablas? Jamás. Simple y pura admiración. Nay sostiene, hasta el día de la fecha, que Quijote es lo mejor.

El año pasado tuve el enorme gusto, placer y orgullo, de formar parte pequeñísima de este grupo, ya que hice el curso introductorio de titeres. Las clases eran MI momento de la semana, el que esperaba. Siempre había representado, o actuado, de manera inconsciente, pero desde que decidí aprender mas, me torne más responsable. Me cuesta horrores, ahora, hacer algo para los cumples o la escuela de Nay. Pero les hago caso a mis profes Luis Rivera López y Sergio Rower y no pierdo la espontaneidad ni la valentía. Estudio para mejorar, pero no me quedo sin actuar. Eso sí, transpiro mas y puteo en 20 idiomas el momento en se me ocurrió estudiar, cada vez que salgo al ruedo. Peor igual lo disfruto tantísimo.

Hoy fuimos al estreno de la nueva obra, El árbol de las Historias. Encantadora. No hay palabras para describir el hecho teatral. Si me lee mi Prof., va a decir que estoy hablando obviedades, ya que el hecho teatral no es jamás el mismo, ni siquiera en la misma obra, el mismo día, en la misma sala, ya que va a ser distinto para cada espectador. Mas allá de eso, lo que quiero decir, es que es una mezcla de sentimientos increíble. Veamos si podemos enumerarlos: amor, alegría, diversión, orgullo, pertenencia.. En fin emociones que desbordan. Recomiendo a todos que vayan a verla. Breve síntesis: un botánico trata de descubrir porque un árbol no florece. Se encuentra con una mujer muy especia, y pese a ser “científico” no el queda mas remedio que aceptar que no todo es ciencia. Las obras de Libertablas tienen lo que yo quiero, ver, lo que yo quiero trasmitir: talento, un gran conocimiento y valoración de nuestra tradición y del arte en general, moraleja, alegra y “buen hacer”. Me siento orgullosa de tener en nuestro país, semejantes grossos, y me llena de alegría el corazón ver el despliegue artístico. Gracias Libertablas y vamos por mas!

PAPA ALBERTO (post publicado el 8 de junio de 2009 y que desaparecio del blog, gracias clarin blogs!)

Faltando pocos días para el día del padre, decidí emitir un decreto en mi vida. Un decreto de necesidad y desencia. Sí, desencia con s, porque no viene de decente, viene de deseo. Una nueva palabra inventada por mí. A días del día del Padre, decreto en mi vida que adopto un papá. No va reemplazar a Quique, porque, como todos en este mundo es irremplazable, no va a continuar su tarea, porque esta terminada. No va a ser un sucesor. Va a ser un nuevo papá, un papá complementario si se quiere. Es a quién yo siento como un papá. Soy muy afortunada. Tuve a mi papá biológico y de crianza. Un papá genial, que marcó mi vida y que la definió, que me dio las letras, la seguridad, el amor y la protección. Pero también tuve y tengo otro papá, elegido por mi corazón. Por eso decreto que el tío Alberto deja de ser tío y pasa a ocupar el lugar de Papá Alberto.

En realidad, no es mi tío de sangre. Se conocieron con mi papá cuando trabajaban los dos para Jabón Federal. Mi papa era comprador y mi tío proveedor. Quique le contó de las intenciones de ir con mi mamá a Mendoza. Mi tío que era oriundo del lugar, le pidió que le avisara. Mis papás así lo hicieron, pidiéndole que les recomendara algún hotel. Cuando llegaron a la terminal de Mendoza, mi mama cuenta que ahí estaba mi tío, apoyado contra una columna con todo su metro noventa y pico esperando la llegada de sus amigos. Pese a las protestas de  mis viejos, el tío los llevó a su casa. No iba a permitir que se quedaran en un hotel. Les abrió la puerta de la casa y les dijo “ahí esta la habitación. Nosotros no tomamos mate pero debe haber uno por ahí. Nos vemos al mediodía”. Mi vieja cuenta que pensaba “cuando la llegue la mujer lo mata”. Mis viejos solo atinaron a lavarse un poco y se quedaron sentados esperando que ni siquiera la respiración cambiara una mota de polvo de su lugar.

Al mediodía llegó mi tía Marta: “Hola ¿qué tal? Yo soy la dueña de casa, vamos, vamos que nos vamos a comer a Potrerillos”. Nacía una amistad a prueba de todo.

Cuando nací, me esperaron tanto como mis papás. Cuando a los 7 meses fui a Mendoza, ellos estaban trabajando así que le habían dejado la llave a la vecina. En el momento que llegaron y mis papás les abrieron la puerta, mis tíos pasaron derecho, sin saludarlos, a conocerme a mí.

Pero me fui por las ramas. Desde que falleció mi papá, a la persona que quiero llamar cuando algo me sale bien, en quien busco una palabra de aliento cuando me siento mal, a quien me dan ganas de contarle mis proyectos, es a mi tío Alberto.

Él me escucha con atención, se interesa por mis ideas, por mi vida, me hace sentir que puedo hacer y ser lo que quiera. Nos sentamos a la noche después de comer, mientras “las mujeres” levantan la mesa y lavan los platos, a charlar de la vida, me cuenta de historia, me cuenta historias. A veces, cantamos. El toca la guitarra y yo aúllo… digo canto. Hay noches que nos vamos a dormir y entre sueños, adormilada, lo veo salir, con el Winchester, la guitarra y la linterna. Se queda en la galería de la casa del campo cantando y atento a ver si pasa alguna liebre. Dormirse escuchando su voz es un placer de dioses.

Cuando vamos recorriendo las montañas, las charlas en el auto son insuperables. Pasear por el manzano histórico con él y mi hija…

Por ser quien me escucha, quien confía en mi, quien me da una palabra de aliento, de consuelo. Por hacerme saber que tengo a  alguien que me cuida y que me defiende. Por tratarme como a una hija. Pro quererme. Por escucharme siempre siempre. Por ser, junto con mi papá y mi abuelo Ismael, una persona buena entera, sin una pizca de maldad. Por todo eso, decreto a días del Día del padre que mi tío Alberto asciende de categoría a Papá Alberto. Sé que mi papá estaría de acuerdo y sé que esta tranquilo sabiendo que quien me cuida es el señor Alberto Sánchez.

Te quiero papá Alberto…

JUSTICIA POR MANO PROPIA (final)

viene de aca

Después de eso fue todo confusión. Escuché que me decían que estaba herida, que me tenían que curar y cuando mire lo que yo creí un golpe había sido en realidad un disparo. La sola visión de la sangre hizo que de golpe me doliera todo, sentía que me quemaba la espalda, que tragar se había convertido en una tortura y que me latía el lado izquierdo de la cabeza. Lo ultimo que escuche antes de perder el conocimiento era que pedían una ambulancia también para los delincuentes. Estaban vivos. Cuando supe eso el alivio fue tan grande que creo que me afloje y me desmaye.

— ¿Que paso después?—

— Me acuerdo, que entraba y salía como de un sueño. El doctor de la ambulancia me decía “flaca, te vas a salvar, la bala paso de largo no te lastimo ningún órgano”. Yo me quejaba mucho porque no les creía. El dolor era muchísimo. Me decía que me dolía porque me había fracturado dos costillas. Que tenia un poco lastimada la garganta por el ahorque y una piña en el ojo, que no tengo idea cuando la ligue. Escuchaba, también a los camilleros, ya en la clínica, decir que había que dejar esperando a los ladrones, que si se morían mejor. Gente que me felicitaba y me decía que aguante.

— ¿Cómo fue despertarte?

— Fue raro, solo quería ver a mi hija y recién cuando Guille me beso y me sonrió algo de luz entro de nuevo en mi alma, pero algo en mi había muerto. Ramiro, mi esposo, se convirtió, a partir de ese momento, en mi sostén absoluto. Siempre habíamos sido muy compañeros pero ahora él me entiende sin que le hable y sabe exactamente qué hacer o qué decir para consolarme. Sabia que había perdido algo. Que algo nunca mas iba a volver La inocencia tal vez. El saber que puedo atacar a un ser humano indefenso. Porque cuando les rompí las muñecas y las rodillas, ellos ya no podían hacerme nada. Todavía no sé si fue venganza o prevención. Estuve detenida 3 días, los que estuve internada, porque estaban viendo si no era abuso de legitima defensa o algo asi. Al final, me sobreseyeron o declararon la falta de merito… la verdad no lo sé, ni me interesa. Tengo mucho por delante que enfrentar.

— ¿Cómo sigue la vida ahora?

— Igual, trato de mantener la rutina por el bien de Guillermina. Tiene terrores nocturnos, miedo de dejarme sola, asumió un rol de cuidadora.

— ¿Y vos?

— Yo estoy tratando de entender. Siempre creí en la paz y la no violencia, pero la verdad es que reaccione violentamente. No importa si fue en defensa propia. El menor de edad tiene rota una muñeca y 3 dedos de la otra mano. Si bien va a poder caminar, se tiene que olvidar de correr y demás, por otro lado, me va a recordar cuando sea más grande los días de humedad y la rodilla lo mate. Él más grande se llevo la peor parte. Le rompí toda la articulación de la rodilla izquierda, rotula, meniscos, ligamentos, tendones, le va a quedar la pierna rígida. Y de las manos solo va a recuperar el 50 por ciento de movilidad. Además perdió un pedazo de oreja que le hice saltar cuando le pegue en el costado. Unos centímetros mas arriba y le partía la sien. Lo que me preocupa no es eso, en realidad, lo que me preocupa es que en lo único que puedo sentir con mi corazón cuando leo los partes médicos es “estos dos no van a poder volver a empuñar un arma en su vida, ni correr para escaparse de nada”. Pero mi cabeza piensa que tampoco van a poder escribir o manejar un teclado un auto o una maquina, quedaron casi inútiles… les arruine la vida. Ni siquiera se van a poder defender en la cárcel.

— Están detenidos y parece que van a condenarlos—

— Sí. El menor de edad tiene 17 años y 10 meses asi que le van a dar pena de adulto, por la relevancia que el caso tomó en los medios.

— ¿Qué pensas de la justicia que en este caso va a actuar?—

— No sé que pienso. Como dije ante siempre estuve en contra de la violencia, de la justicia por mano propia y de la pena de muerte. Pero después de haber pasado por esta experiencia ya no sé que pensar. Sé que no tengo autoridad moral para estar en contra de eso, porque hice justicia por mano propia, y la verdad es que los hubiera matado…

— Pero no lo hiciste, tenias a tu disposición las dos armas y sin embargo no las tomaste —

— En honor a la verdad no las tome porque no sé usarlas. Sé usar, en teoría, sin haber disparado nunca, una Pietro Beretta 9 milímetros. Pero no sé distinguirla de otras armas, ni sé cuanto retroceso cuando disparó ni nada, por eso no agarre el arma.

— Pero lloraste cuando creías que los habías matado—

— Eso era cargo de conciencia. Llore porque sabia que no iba a poder vivir con dos muertes, llore por lo que se venia, no por pena por las dos vidas perdidas. Eso me dio mucho que pensar sobre mí. Desde mi cabeza sigo creyendo que no esta bien tomar venganza, que no esta bien matar aunque sea por ley, pero mis actos, que fueron fruto de mis entrañas y de mi instinto demuestras lo contrario. No siento culpa por haberlos dejado tullidos. Y eso me preocupa. Los culpo de ponerme en este dilema. De haber cambiado mi vida para siempre. Por suerte, no de la misma manera que la hubieran cambiado si mataban a mi hija o a mi mama. Cambiaron la vida de mi esposo, que se culpa por no haber estado, que no quiere dejarme ni a sol ni a sombra, cambiaron la vida de mi hija que no se como va a crecer. Era una nena feliz, alegre, despreocupada y de un cachetazo le mostraron lo peor del mundo. Y le mostraron también que su mama no es perfecta algo que recién tenia que descubrir a los 17 o 18 cuando tuviera la madurez para enfrentarlo. Ellos tienen secuelas físicas. Yo psicológicas. Pero todos vamos a tener que vivir con las consecuencias de las decisiones que ellos y yo tomamos.—

Por primera vez, en los 30 años de programa, el estudio se quedó en absoluto silencio y se fueron a la pausa sin música. También les había cambiado la vida a quienes estaban ahí y a quienes estaban mirando.

Mañana backsatge…

JUSTICIA POR MANO PROPIA (primera parte)

Nacido de un sueño anoche antes de saber el caso Etchecopar

Eran las 23.45 hs. de un martes a la noche, cuando alguien dio una cuenta regresiva y dijo “estamos al aire”. Me encontré frente al conductor más famoso dl país. Me estaba entrevistando a mí. Las luces del estudio me lastimaban y el costado me dolía muchísimo. Pero sentía que tenia que contar mi historia.

— Laura, ¿contanos que paso la noche del miércoles pasado?-

— Eran mas o menos las 2 de la madrugada, estábamos durmiendo mi hija y yo en mi cama porque había tormenta y Guillermina, tenia miedo. Mi esposo por razones de trabajo esta viviendo unos meses en San Juan. Asi que estábamos las dos solas. Mi mama vive en un departamento al lado.  No sé exactamente que me despertó, pero escuche voces en la cocina, y a mis perras gruñir. No era la voz de mi mama. Eran otras voces. Después, la puerta del fondo se cerro y supe que las perras estaban afuera. No son perras agresivas, al contrario, son mis amigables. No sirven como protección. Después escuche que rompían algunas cerámicas de la cocina. Hace unos meses, antes de hacer la reforma de la casa habíamos, hecho un hueco para guardar plata.

— Quien estaba en tu casa conocía ese dato—

— Sí. Una vez que sacamos los ahorros de ahí y los gastamos creímos que no había mas peligro y contamos la idea a otras personas, para que la usaran.

— Tu nena ¿se había despertado?

— No. La desperté despacito y le dije que se encerrara en el baño con la perrita de ella y que escuchara lo que escuchara no saliera. Agarre el celular e intente llamar a mi mama. Antes de poder comunicarme escuche que se abría la puerta de la cocina. Lo único que tenia a mano era un masajeador eléctrico que pesa una tonelada y que tiene una agarradera asi que lo tome y me escondí, detrás de la puerta de mi habitación, justo frente al baño. Quería proteger a mi hija.

— Ella ¿estaba en silencio?

— No, trataba de callar a la perrita que ladraba. Giba a pesar de ser chiquita es guardiana.

— Estabas atrás de la puerta y ¿en qué pensabas?—

No si era la frivolidad del programa de este conductor lo que me impulso a confesar la banalidad que estaba pensando o la necesidad de hacer catarsis. Había elegido ese programa para dar mi testimonio por sobre otros mucho más  “prestigiosos” pero no quería seriedad, quería masividad.

— Pensaba q nos había costado tanto a mi esposo y a mi reformar la cocina y en 5 segundos, la habían roto. Sé que parece una tontería, pero supongo que mi mente se centraba en las cosas simples porque de haber pensado algo más profundo me habría paralizado. Por entre las sombras del comedor pude ver que eran dos personas. Asi que alce el maseajador y cuando la mano del primero se asomo empuñando el arma le pegue con todas mis fuerzas de arriba para abajo. Pensé que asi podía volver a pegarle de abajo para arriba en la cara. Cuando di el segundo golpe sentí un ruido y un golpe en el costado derecho. Calculo que fue la adrenalina que me había provocado toda la situación pero me abalance sobre el segundo. Mi hija gritaba y yo le gritaba también que no saliera del baño, la perra parecía enloquecida. Y otra vez pensé pavadas. Pensé “ojalá  Guille no abra la puerta porque si no giba se va a escapar”. Alcance a golpear con mi cuerpo al otro asaltante y hacerle caer el arma, pero me agarro del cuello y empezó a apretar. En ese momento, me acorde de las clases de defensa personal que me daba mi esposo y le di un pisotón lo mas fuerte que pude en el pie. Alcanzo para que aflojara un poco nomás, pero abrió las piernas. En ese momento le pegue lo mas fuete que pude con mi rodilla en la entrepierna y ahí me soltó. Me acordaba “tu parte mas fuerte es el final de la palma de tu mano y la más débil del otro la nariz”. Asi que levanté mi mano y le golpee la nariz. Alcance a escuchar a mi mama gritar pidiendo auxilio y llamar a la policía que esta en el puesto de la esquina de casa. Escuchaba los gritos de mi hija los ladridos de Giba, las pueteadas del que me había ahorcado y lo que más me asustó fue que escuche los gruñidos del que ya creía fuera de combate

— ¿Se estaba despertando?

— No sé, creo que no, que eran quejidos, porque del golpe con el masajeador le había partido la mandíbula. Pero en ese momento no sabia que pensar. Se paro el mundo. En un segundo, pensé que no iba a hacer a tiempo de sacar a mi hija del baño sin que se escapara Giba o sin que nos agarraran, ya no escuchaba a mi mama, además cuando vi mejor al que estaba caído me di cuenta de que era un pendejo. Iba a salir e iba a volver buscando venganza, o iba a asaltar a otra familia. Asi que saque la escopeta de mi papá que esta colgada a modo de exposición en el comedor. Hace años que no se usa y no tenia cartuchos, pero para lo que yo la quería alcanzaba. La tome por el caño y la descargue con todas mi fuerzas en el costado de la cabeza del que me había ahorcado que ya se estaba levantando. Cayo seco al suelo y creí que lo había matado. De todas forma le aplaste las manos con la culata de la escopeta y le pegue lo mas duro que pude en la rodilla. No quería que se levantara ni que pudiera agarrar el arma. Me acerque al otro y repetí el mismo procedimiento. Recién ahí me acerque al baño. Guillermina gritaba como loca. Abrí la puerta y gritaba mas, le dije que se calmara que agarrara fuerte a Giba y que fuera para el departamento de la abuela. Ella decía que tenia que curarme, la empuje para afuera pero yo no tuve fuerzas para salir. Cuando la policía entro estaba sentada en el pasillo de mi casa llorando porque creía que había matado a los dos asaltantes.

continuara…

ME CASEEEE

Desapareci.

Desapareci. Sí, lo sé. Pero no fue intencional. Les cuento el 3 de septiembre iniciamos una reforma en mi casa, gracias a la cual mi madre tiene ahora un coqueto departamentito y yo tengo una casita. Hubo que hacer muchas cosillas. Bibliotecas, repisas, pintar. En medio del quilombete, viaje a Mendoza a operarme de la vista lo cual implico un postoperatorio de un mes. Trascarton decidimos con Joe casarnos el 24 de febrero y hubo que ponerse a organizar el tema. También viajamos a Santiago a visitar al futuro, hoy, esposo. De semejantes 5 meses me quedaron unpar de tics involuntarios (un ojo se me cierra y mi cabeza titila hacia la derecha), pero ya van pasando. Ténganme paciencia que vuelvo en unos días bien fresquita!!!

Ah si… me olvidaba: ME CASEEEEEEEEE ja soy feliz!!!!!

ARRORRÓ MI NENA (Crónica de una tormenta)

Arrorró mi nena

arrorró mi sol

arrorró pedazo

de mi corazón

La verdad que la pase medio mal los primeros meses, con vos hijita, con vos que no querías dormir y tu papa no se levantaba, pero estos seis meses nos encuentran mucho mejor

esta nena linda

se quiere dormir

y el pícaro sueño

no quiere venir

A pesar de que papa se fue a trabajar lejos, la estamos llevando re bien. Tranquilamente podría criarte sola sos un ángel… que pavadas pienso si papa, nos re quiere

Arrorró mi nena

arrorró mi sol

arrorró pedazo

de mi corazón

Ay dios, no lo puedo creer, que fue ¿una premonición? ¡Me separe! Dios, mi familia, ya no tengo familia ¡qué dolor! Pero tengo que ser fuerte mi nena no puede sentir nada. No tengo que pasarle mi angustia. Un día por vez…

esta nena linda

que nació de día

quiere que la lleven

a lo de la tía

¿Cómo hago? Te canto hijita y siento tanta angustia, tanto miedo, tanto cansancio. ¿Cómo vamos a hacer las dos solas? Un día a la vez, pasemos un día a la vez.

Arrorró mi nena

arrorró mi sol

arrorró pedazo

de mi corazón

Te mojo el pelo con las lagrimas pero vos ya dormís bien abrazadita a mí. Te amo tanto dame fuerzas hijita porque estoy tan cansada, me siento tan sola… un día por vez, un día por vez

esta nena linda

que nació de noche

quiere que la lleven

a pasear en coche

¡Que sueño! Ya me acostumbre a la rutina nueva y me siento mejor, pero espero que te duermas prontito asi mañana estoy pila. Sos mi solcito hija.

Arrorró mi nena

arrorró mi sol

arrorró pedazo

de mi corazón

¡Que bronca siento! Los primeros meses no te disfrute por estar angustiada por la separación y ahora no te puedo disfrutar como quiero porque tengo tanto trabajo… pero la calidad es mejor que la cantidad y el tiempo que pasamos juntitas es lo ¡mas!

levantate Juana

y encedé una vela

para ver quien

anda por la cabecera

¡Que bueno que te cae bien Joe! Es bueno ¿no? Hoy pasamos un día re lindo. Parecíamos una familia. Es tan fácil cuando alguien esta, es tu red de contención…

Arrorró mi nena

arrorró mi sol

arrorró pedazo

de mi corazón

¡Que nervios hija! Deje un trabajo, como quería pero no me animaba. ¿Y ahora? ¡Chan! Pero estoy feliz, voy a tener mas tiempo con vos, y eso vale oro

son los angelitos

que van de carrera

despertando al niño

para ir a la escuela

¡Vamos ángel! Vamos saliendo. Que hermoso sentir paz. Vivir placidamente. Un amor tranquilo, una familia normal. Que buena es la paz.

Arrorró mi nena

arrorró mi sol

arrorró pedazo

de mi corazón

Tenés 5 años y todavía tengo que cantarte jaja. Pero me gusta sentir tu cuerpito apoyado contra el mío y acariciarte el pelito mientras te canto y te dormís. Que rico olor tiene tu pelito…

esta nena linda

se quiere dormir

y el pícaro sueño

no quiere venir

Se va acomodando todo Nay, pronto vamos a tener nuestra casa. Me encanta cuando me ayudas a hacer las cosas, que según vos son “de hombre” y que me digas “Somos la chicas superpoderosas no necesitamos a nadie ¿no, mama?” mientras me ayudas pintando maderas….

Arrorró mi nena

arrorró mi sol

arrorró pedazo

de mi corazón

Pensar que hace casi 6 años cuando te cantaba esta canción sentí, por primera vez, la tormenta que se acercaba y hoy, no solo paso la tormenta si no que salió un sol re cálido y brillante. Somos una familia, sabemos protegernos juntas y tenemos también quien nos proteja (Joe y la Tati), nuestros amigos demostraron ser de fierro (Rosi, el Zapallo, Andy, tu madrina Flor, Cele, Karu, Sil, tu padrino Gallego, la tía Martu y tu tío Pota, la tía Amanda, la tía Diana y el tío Tavo, El tío Ariel, la tía Karen, Nancy, Regi, Chiche… cuanta gente!) Cuando recién me dijiste “que buen equipo hacemos ¿no, mama?” me di cuenta de cuanto hemos pasado juntas, cuan fuertes somos, cuanto amor tenemos y que grosas que somos hijita!!! (6-09-2011)

LA LOCA CATY

Leelo en aca

Quiero jugar. ¿Por qué no me dejan jugar? No le hago mal a nadie. Solo quiero jugar. Catalina giraba y reía. Reía y giraba.

Cuando Caty nació, era una niña simpática. Todos en Campo de la Cruz, su pueblo de origen, decían que era pura risas. Su infancia estuvo marcada siempre por la alegría. La que tenia. La que brindaba. El problema comenzó cuando empezó a crecer. En la edad en que todas las niñas comenzaban a interesarse por los chicos, a pintarse y a madurar, Catalina solo quería jugar. Siempre estaba, haciendo algo. Se disfrazaba de payaso, jugaba  a la invasión extraterrestre, inventaba instrumentos, armaba titeres. Y seguía riendo.

— Caty, ¿no vas a ir al baile de la sociedad de fomento?

— No, mami, son muy aburridos, yo solo quiero jugar.

— Mañana es la kermés en el Sportivo ¿vas a ir hija?— preguntaba inocentemente Don Andrés.

— Capaz. Porque ahí hay juegos, y yo solo quiero jugar.

Doña Matilde y don Andrés, no veían nada malo en la actitud de su hija, seguía siendo inocente, seguía siendo alegre, seguía siendo feliz. Pero la Kuki, la vieja mala de todo pueblo, empezó a decir que Catalina no era normal. Que estaba loca. Que necesitaba atención. Que los padres eran unos irresponsables, porque no la ayudaban. Y como toda vieja puera, regaba ese rumor por todo Campo de la Cruz.

Asi fue, como cuando Caty cumplió 15 nadie fue a su festejo. Nadie quería ir a la fiesta de la loca Caty. Andrés y Matilde sufrieron ese desaire. Pero Caty jugaba con los globos y bailaba con las luces del salón.

Al día siguiente, con todo el dolor del alma, Don Andrés y Doña Matilde llevaron a Catalina a la clínica psiquiatrica y la internaron. La Kuki estaba chocha. Al fin habían hecho algo por esa pobre chica. Pero, para su disgusto, Caty solo estuvo una semana internada.

— Miren Señores Vasallo, Caty no tiene nada. Ella solo es muy alegre, es feliz y quiere jugar. No hay atrasos mentales. No hay problemas neurológicos. No hay nada. No tiene ninguna enfermedad física ni mental, al contrario es muy sana. Teniendo en cuenta todos esto y sumado a que no es un peligro ni para ella ni para el prójimo, no hay razón para dejarla internada.— fue la respuesta del doctor Russo.

Catalina había aprendido algo en la clínica durante su internación. Debía disimular su manera de ser. No por ella. Porque a ella le importaba poco el que dirán. Pero había notado que sus padres sufrían. Asi que, empezó a actuar. A actuar de adulta. Durante, tres años, solo se dejaba llevar cuando iba para el monte de la Acacia. Un lugar alejado de Campo de la Cruz. Ahí reía, jugaba, era payaso, era titiritera era luthier, era actriz.

Los rumores se acallaron. Pero la Kuki seguía mirándola de reojo. Casi se muere del disgusto cuando Ramiro, el hijo de Don Ramiro Raschit, el dueño del almacén de ramos generales, se puso de novio con la loca Caty. Porque para la Kuki nunca, había dejado Catalina de ser la loca Caty. Ramiro había sorprendido a Catalina jugando en el monte. Y la había contemplado extasiado durante semanas. Disfrutando cada uno de los shows que Caty improvisaba sobre el escenario de la Acacia. Y se había enamorado perdidamente.

Después de un noviazgo rápido, se casaron y se fueron a vivir a Monte de la Acacia. Pronto volvieron los rumores, ahora eran los locos de la Acacia. Porque, otra vez, la Kuki había esparcido los chismes. Que eran dos ermitaños. Que él estaba igual de loco de ella. Que anda a saber que estaban haciendo ahí, en el medio del campo. Tanto chismeo la Kuki, que al final Ramiro y Catalina se fueron a vivir a la Capital.

Andrés y Matilde iban seguido a verlos. Pero ellos no volvieron nunca más. Pasaron los años. Don Andrés falleció. Su ultimo deseo fue que en su casa se colocara una pequeña placa debajo de la dirección, “Acá nació Catalina Vasallo”. Imagínense la Kuki. Con razón, la niña había salido loca, si los padres eran locos.

Sin embargo, el tiempo le daría la razón a Don Andrés. El lugar de nacimiento de Catalina, de la loca Caty, iba a ser un lugar memorable. La loca Caty iba a poner en el mapa a Argentina a Campo de la Cruz. Iba a ser la cuna de una gran figura nacional.

Unos diez años después de la partida a capital de los Raschit, la Kuki llego corriendo a la peluquería de Lita.

— ¿Leyó Lita La mañana?— La mañana era el periódico de Campo de la Cruz.

— No Kuki, todavía ni me prepare el mate ¿algo interesante?— respondió Lita con tono cansino. Conocía el veneno de Kuki.

— ¡Mire!—

La Mañana titulaba: “ Campo de la Cruz, dio a luz a una estrella” y una foto de una Catalina un poco mas vieja, pero con la misma sonrisa, los mismos ojos brillantes, del brazo de un Ramiro radiante, con dos gurrumines ruludos acompañándolos.

— Esta es la hija de la Matilde— grito Lita sonriendo.

Esa sonrisa fue mas de lo que Kuki pudo soportar.

— La loca Caty. ¿Que hace en el diario?. ¿Que estrella es esa?

Catalina, había organizado en capital una escuela de arte y juegos. Esa escuela había dado a luz muchos espectáculos infantiles. Un show de payasos, un espectáculo de titeres, un musical bajo la consigna ¿dale que? Y otro musical con actores que hacían sus propios instrumentos. Había sido tal el éxito que la escuela había tenido que abrir mas sedes. Y los shows se habían multiplicado. Tanto había crecido “Quiero Jugar”, ese era el nombre de la escuela, que habían recibido la propuesta de la Secretaria de Cultura de la Nación para hacer una gira nacional. La única condición que pusieron Caty y Ramiro fue arrancar la gira en Campo de la Cruz.

Las palabras de Catalina, del final de la nota, eran todo un legado:

“Siempre quise jugar, y nunca olvide el disfrute del juego. Hasta fui internada por ser feliz. Pero mi papa y mi mama me dejaron libre. Mi amor fue mi primer admirador. Y acá estamos. Viviendo nuestro sueño. Nunca dejen de jugar, nunca dejen de soñar. Nunca permitan que Kuki, la malvada de todas las obras que produce la escuela, les quite la ilusión, los sueños, la alegría y la felicidad. Jueguen. Jueguen. Jueguen. Giren. Bailen. Rian.”

Campo de la Cruz se vistió de fiesta para recibir a su hija, hija no prodiga, sino hija desterrada. Y ahí estaba Kuki entre los banderines de la plaza, la música y las carpas que presentaban cada espectáculo diciendo:

— ¿Vieron? Yo siempre dije que la Caty era especial. Yo siempre lo dije.

Nadie se animaba a contradecirla. En todo pueblo hace falta una vieja puera.

La Kuki existe. Para ella soy la loca yo. Don Andres y Doña Matilde tambien existen. son mis papas. Ramiro existe Es mi Joe. Caty existe: somos mi hija y yo. Campo de la Cruz existe. Y existen los que sueñan creen, giran, bailan y juegan:

Grupo teatral Libertablas.

Caracachumba.

La Pipuetua.

Los Cazurros

En sus obras estan inspiradas tambien estas palabras. Para esos locos. Y para Kuki!!!! para que deje de ser tan puera!!!

Puera: dicese de las personan que meten pua