Posts etiquetados como ‘ideas’

La importancia de cuidar las palabras que decimos

Basta de herir a los demás con tus palabras

Las palabras tienen un poder tan fuerte que no solo hieren a la persona cuando son dichas, sino que pueden quedarse grabadas para siempre en el corazón y el alma, creando inseguridades y rompiendo relaciones. ¿Eres una persona que se comunica negativamente? Detén los daños y salva tus relaciones.

Los seres humanos somos seres sociales, lo que implica que mantenemos comunicación con diferentes personas a lo largo del día. Esta comunicación puede darse en diferentes situaciones, perspectivas o estados de ánimo y no siempre resulta sencillo mantener una comunicación sana con quienes nos rodean.

Puede pasar que no somos buenos expresando nuestras ideas y sentimientos, que no sabemos comunicarnos en pareja o que simplemente no prestamos atención al momento de interactuar con los demás. Todo esto puede ocasionar que nos volvamos personas indeseables para quienes nos rodean. Existen cuatro tipos muy claros de la mala comunicación:

1. Críticas hacia los demás

Está bien levantar la voz cuando está ocurriendo algo que no nos gusta o que nos afecta de alguna manera. El problema aparece cuando parece que únicamente gastamos nuestro tiempo en recriminar y acusar a quienes nos rodean. Estas críticas siempre tratan de demostrar la inferioridad del otro y pueden iniciar con:

- “Es que tú…”
- “Eres…”
- “Deberías…”
- “Sería mejor que tú…”
- “Tu familia, tus amigos…”

2. Declaraciones universales

Cualquier tipo de frase que generalice o genere estereotipos sobre personas o conductas, por ejemplo:

- “Tú siempre…”
- “Ustedes nunca…”
- “Eres tan…”
- “Todo el tiempo estás…”
- “Otra vez…”

3. Atención negativa en la persona sin tomar en cuenta el problema

En toda situación que se presenta hay dos aspectos a tomar en cuenta: las personas inmiscuidas y el problema suscitado. Cuando se presta atención negativa a la persona y no se muestra interés en el problema real, se está dando una pésima comunicación.

Ejemplo de mala comunicación: ¡Nunca haces nada! ¡Eres un flojo!
Ejemplo de buena comunicación: Sé que estás muy ocupado, pero al menos podrías ayudarme limpiando y ordenando tu habitación.

4. Demeritar sentimientos

Las personas somos sensibles por naturaleza, incluso aquellas que no suelen demostrar sus sentimientos. Por esto, demeritar o invalidar sentimientos puede ser el arma que termine totalmente una relación. Demeritamos sentimientos cuando no reconocemos emociones, los minimizamos, ignoramos o juzgamos negativamente. Por ejemplo:

- “No me interesa lo que opines”.
- “Me tiene totalmente sin cuidado lo que sientas”.
- “No seas tan dramático”.
- “No estés tan feliz, en realidad no hiciste nada sorprendente”.

La inteligencia aplicada a la comunicación

Aunque todos somos seres autosuficientes con grandes capacidades y cualidades, siempre necesitamos escuchar y ser escuchados por los demás. Siempre debemos pensar que la forma en que hoy actuamos definirá nuestro futuro y si herimos a la gente que hoy nos acompaña, al final se cansarán, nos evitarán y finalmente se alejarán totalmente. No se trata de mentir o conformarnos, pero sí de ser inteligentes en nuestra comunicación.

Fuente: http://lamenteesmaravillosa.com/basta-de-herir-a-los-demas-con-tus-palabras?utm_content=buffere23c0&utm_medium=social&utm_source=plus.google.com&utm_campaign=buffer#sthash.YRRRE4bZ.NPdqahDh.dpuf

Creatividad, Neurociencias, proceso creador y características de las personas creadoras

Nancy Andreasen, neurocientífica, ha llevado a cabo sus PET o tomografías por emisión de positrones a partir de lo que llama el estado “REST” que, aunque se trata de un acrónimo de “random episodic silent thought” (“pensamiento al azar episódico silente”), de forma significativa también utiliza la palabra que en inglés se emplea para referirse al descanso, “rest”.

El córtex de asociación se pone a trabajar cuando los genios dejan vagar su mente

Durante ese estado REST, que favorece la asociación libre, el cerebro de los genios se pone a trabajar. Lo inconsciente es determinante en el proceso creativo, y aunque no lo es todo –Andrasen explica que la preparación, la reflexión, la experiencia o el conocimiento previo forman parte esencial de dicho procedimiento– es lo que provoca que se produzca la explosión final de creatividad. En ese estado en el que la conciencia vagabundea, el córtex de asociación aparecía significativamente brillante.

Wolfgang Amadeus Mozart

Lo llamativo del hallazgo es que dicha máxima era válida tanto para aquellos que llevaban a cabo un trabajo más artístico como para los científicos, lo que conduce a la autora a recordar que la noción del pensamiento lógico como opuesto al creativo (o la del lógico hemisferio izquierdo frente al creativo hemisferio derecho) es más bien discutible. La mayor parte de participantes en sus experimentos mostraban un gran interés en distintas áreas de conocimiento. Pero estas no son las únicas peculiaridades que Andreasen ha identificado en su pequeño grupo de privilegiados pensadores, sino que también afirma que las siguientes tres características son frecuentes entre los genios:

  1. Son autodidactas. Muchos de los analizados por Andreasen aprendieron a leer antes de entrar en la escuela, y otros tantos decidieron que la educación reglamentada no podía enseñarles nada en la forma en que ellos lo deseaban. A veces, se trata simplemente de ir un paso por delante de los demás, dirigidos por una fuerte motivación, lo que provoca que labren su propio camino al margen de lo tradicional.
  2. Son eclécticosLeonardo da VinciMiguel Ángel son los ejemplos de artistas renacentistas a los que la neurocientífica alude para recordar que las personas más creativas suelen preocuparse por campos artísticos o científicos muy diferentes entre sí, lo que les otorga nuevas herramientas para afrontar sus problemas.
  3. Son perseverantes. Es habitual que la gente creativa se tope con el rechazo frontal de las personas que los rodean, de la academia o de la sociedad, lo que provoca en algunos casos que caigan en la depresión en el alcoholismo. Sin embargo, los genios suelen ignorar el escepticismo o la adversidad, y seguir adelante digan lo que digan los demás.

Crealogar y el vivir creador

Crealogar

Crealogar es el encuentro auténtico con otras personas.

Es la gestación de una red de caminos posibles y fecundos,

un ensamble de espacios, un fluir de energías, una convergencia de

tiempos y espacios y cuando se producen nuevos encuentros pueden formarse nuevas comunidades de creadores.

Así, sin forzarlo, sin empujar, “el vivir creador” es compartido,

generador de múltiples sentidos, que al confluir diseñan nuevas realidades.

El vivir creador es la expresión de la fuerza de la creatividad, al igual que

una semilla, que cuando encuentra tierra fértil y cuidado, germina, fructifica, es nueva vida.

Las personas altamente sensibles tienen un cerebro más reactivo

Escáneres cerebrales revelan que presentan mayor actividad en áreas vinculadas a la empatía, la conciencia y el procesamiento de la información sensorial

Se calcula que un 20% de la población es altamente sensible: capaz de sentir mayor empatía y de tener mayor conciencia a estímulos sutiles. Un estudio ha analizado los cerebros de este tipo de personas y ha descubierto que presentan una actividad mayor que los cerebros de otros individuos en regiones muy concretas, como el sistema de neuronas espejo o áreas vinculadas a la conciencia y el procesamiento de la información sensorial.

<div id=”para_1″ style=”font-family: Arial, sans-serif; font-size: 11px; line-height: normal;”>
<div style=”text-align: justify; font-size: 13px; font-family: ‘Source Sans Pro’, Arial, sans-serif; margin: 0px;”>
<div style=”margin: 0px;”></div>
<div style=”margin: 0px;”>¿<img title=”Personas sensibles” src=”http://blogsdelagente.com/psicoterapia-creativa/files/Personas-sensibles.jpg” alt=”Personas sensibles” width=”214″ height=”180″ /
Personas sensibles

Composición comparativa de los cerebros de personas altamente sensibles (HSP) con individuos no-HSP. Las áreas de color representan algunas de las regiones del cerebro donde se produce una mayor activación en individuos HSP, en comparación con el resto. La región del cerebro altamente asociada con la empatía y la captación de emociones (la ínsula) mostró una activación significativamente mayor en las HSP cuando estas vieron una foto de su pareja sonriendo. Fuente: Universidad Stony Brook.

¿Suele llorar viendo las películas de sus hijos? ¿Tiende a compartir rápidamente en las Redes Sociales cualquier foto que le conmueva? Si es así, quizá se encuentre dentro del 20% de la población genéticamente predispuesta a la empatía, esa capacidad cognitiva que nos permite percibir lo que otro individuo siente, o más sensible de lo habitual. 

Se calcula que ese es el porcentaje de personas que, en el mundo, son “altamente sensibles”. Como tales, se consideran a aquellos individuos que tienden a mostrar mayor conciencia ante los estímulos sutiles, que son capaces de procesar más a fondo la información o que son más reactivos a los estímulos, sean estos positivos o negativos. Los investigadores llaman a estas personas “HSP” (de highly sensitive people). 

Los individuos que no son tan sensibles se diferencian de estas personas en que prestan menos atención a los estímulos sutiles y no son tan reactivos emocionalmente. 

Buscando una causa cerebral

Científicos de la Universidad Stony Brook, de la Universidad de California, del Albert Einstein College of Medicine, y de la Universidad Monmouth (EEUU) han analizado los cerebros de personas HSP y los han comparado con los de personas menos sensitivas y sensibles. 

El análisis se hizo son la técnica de fMRI (de Imagen por resonancia magnética funcional), un procedimiento clínico y de investigación que permite mostrar en imágenes las regiones cerebrales que ejecutan una tarea determinada. 

Según explican los propios investigadores en un comunicado de la Universidad Stony Brook, estudios previos ya habían sugerido que la sensibilidad para el procesamiento sensorial es una característica innata que se encuentra en aproximadamente una quinta parte de la población mundial (igualmente en hombres y en mujeres) pero que, de un tiempo a esta parte, se ha ido demostrando cada vez más la relación entre esta sensibilidad mayor con genes, reacciones fisiológicas y patrones de activación cerebral. 

En este estudio lo que se hizo fue comparar los cerebros de individuos de este tipo con los individuos con un nivel más bajo de procesamiento sensitivo y sensorial. Los científicos señalan que este es el primer análisis que demuestra como los cerebros del primer tipo de personas procesa las emociones. 

En el estudio participaron 18 individuos casados, cuyos cerebros fueron escaneados mientras estos veían fotos de caras sonrientes o tristes. Algunas fotos mostraban rostros de desconocidos, mientras otras mostraban las caras de sus esposos o esposas.

Cerebros más reactivos

“Encontramos que las áreas del cerebro involucradas en la conciencia y en la emoción, particularmente aquellas relacionadas con los sentimientos de empatía, en las personas HPS presentaban un flujo de sangre sustancialmente mayor, en comparación con lo observado en los individuos de menor sensibilidad, durante el período de doce segundos en el que todos ellos veían las fotos “, explica Arthur Aron, uno de los autores del trabajo. 

“Esta es una evidencia física de que las personas altamente sensibles responden de forma especialmente potente a las situaciones sociales que desencadenan las emociones, en este caso, al hecho de ver caras felices o tristes”, asegura Aron. 

La actividad cerebral fue aún mayor cuando las personas HPS veían las expresiones de sus cónyuges. La activación más alta ocurrió al ver las imágenes de su pareja feliz. La mayoría de los participantes fueron escaneados de nuevo un año más tarde, y se produjeron los mismos resultados. 

Las áreas del cerebro que indicaron la mayor actividad – según mostró el flujo sanguíneo – fueron las conocidas como “sistema de neuronas espejo” -área fuertemente asociada con la respuesta empática-; así como regiones vinculadas a la conciencia, el procesamiento de la información sensorial y a la planificación de acciones. 

Aron cree que estos resultados proporcionan una prueba más de que las personas más sensibles generalmente sintonizan mucho con su entorno, así como evidencias de que en especial altos niveles de conciencia y de capacidad de respuesta emocional son características fundamentales de las personas HPS.

Referencia bibliográfica:

Bianca P. Acevedo, Elaine N. Aron, Arthur Aron, Matthew-Donald Sangster, Nancy Collins, Lucy L. Brown. The highly sensitive brain: an fMRI study of sensory processing sensitivity and response to others’ emotionsBrain and Behavior (2014). DOI: 10.1002/brb3.242. 

10 maneras de enseñar resiliencia a tus alumnos

10 maneras de enseñar resiliencia a tus alumnos

Hay artículos que salen de la experiencia. Otros del corazón. El de hoy es fruto de varias semanas de trabajo en las que he aprendido muchísimo acerca del término del que os hablaré hoy: resiliencia. No es la primera vez que me refiero a la resiliencia en este blog, pero sí es la primera entrada que dedico exclusivamente a hablar sobre este término.

¿Qué se entiende por resiliencia?

Si atendemos al diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, la resiliencia es la ‘capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas‘. Por tanto, se trata de un proceso de adaptación a las experiencias de vida difíciles o extremas. Realmente se trata de un término que no se tiene demasiado en cuenta en los centros escolares y mucho menos en los currículos de la mayoría de las asignaturas. Esto ha hecho replantearme sobre la necesidad y la obligación que tenemos los docentes de incorporar la resiliencia dentro de las aulas, para que los alumnos estén preparados para afrontar con las mejores garantías todos los reveses que puedan padecer a lo largo de su educación.

Los que me leéis con asiduidad sabéis de la importancia que otorgo a la empatía, a la capacidad de ponerse en la piel del otro, haciéndonos partícipes de sus anhelos y de sus preocupaciones. En este sentido te recomiendo la lectura del artículo titulado 5 consejos para aumentar la empatía de tus alumnos. Pero creo que hay que ir un paso más allá y también conceder la importancia que se merece a la resiliencia para afrontar con plenas garantías el desarrollo integral de nuestros alumnos. Porque en una sociedad donde cada vez se corre más, donde impera la cultura de la inmediatez y donde se niega el fracaso, se hace más necesario que nunca que elaboremos estrategias conjuntas para formar alumnos no sólo desde el punto de vista intelectual, sino también y, sobre todo, desde el punto de vista emocional. He aquí la razón de este artículo y por qué creo que la resiliencia puede ser un factor clave de prevención de problemas relacionados con el crecimiento personal de nuestros alumnos.

Mientras estás leyendo estas líneas pensarás que tal vez no eres capaz de enseñar resiliencia a tus alumnos. Pero te puedo asegurar que no es así. Es por ello que te invito a que leas estas sencillas pautas que puedes llevar a cabo en el aula y que te aseguro serán tremendamente útiles para tus alumnos. ¿Me acompañas?

¿Cómo podemos enseñar resiliencia a nuestros alumnos?

1. Enseña a hacer preguntas. Muchas veces los docentes pensamos en las respuestas que nos darán nuestros alumnos. El profesor pregunta y el alumno responde aquello que le hemos enseñado. En ocasiones es importante no sólo buscar respuestas, sino enseñar a elaborar preguntas. Las preguntas invitan a la reflexión, a la introspección y ello puede ser determinante en el caso de que un alumno pase por un momento personal difícil. Enséñale a formular preguntas abiertas y harás de tus alumnos unos alumnos más reflexivos y capaces de verbalizar sus preocupaciones y adversidades.

2. Enseña la bondad. Se trata de un recurso tremendamente efectivo. Consiste simplemente en pedirles que durante un día piensen en hacer un favor a alguien que les importe. Una vez hecho este favor deben verbalizarlo, es decir,  explicarlo en voz alta en clase. Los denominamos actos de bondad son un arma muy poderosa no sólo por el acto de bondad en sí, sino por la gratitud que recibimos por dicho acto. Si educas a tus alumnos en la bondad, les educarás también en la gratitud, serán más sensibles a lo que les rodea y les permitirá afrontarlo con la mejor de las predisposiciones. La gratitud es la que pone la perspectiva a los acontecimientos que podemos considerar como dramáticos.

3. Enseña hábitos saludables. Se trata de un aspecto fundamental si queremos educar a nuestros alumnos en la resiliencia. ¿Por qué? Pues porque una rutina saludable permitirá a los alumnos afrontar con mejores garantías cualquier adversidad que se les presente. Y por hábitos saludables debemos entender el ejercicio físico, dormir las horas necesarias, comer de forma saludable y evitar situaciones estresantes. Con estos cuatro hábitos las posibilidades de afrontar con éxito una crisis siempre aumentarán.

4. Enseña a ser útil. Debemos esforzarnos para que todos nuestros alumnos de una forma u otra se sientan útiles. Si conseguimos que tengan la sensación de que sirven para algo, automáticamente estaremos ante alumnos con una elevada autoestima. Serán alumnos felices y esta felicidad podrá ser determinante no sólo para afrontar sus adversidades, sino también para ayudar a sus compañeros ante cualquier dificultad que surja.

5. Enseña positivismo. Ser positivo consiste en valorar por encima de todo aquello que tienes. Personalmente creo que el positivismo está muy ligado al autoconcepto que todos tenemos de nosotros mismos. En una sociedad tremendamente consumista hay que invertir los valores que tienen los alumnos, es decir, hay que fomentar no lo que les falta, sino todo aquello de que disponen. Hay que hacerles ver de manera consciente qué es aquello que tienen y qué es lo que más valoran de lo que tienen, tanto en lo material como en lo que a las personas y a sus cualidades se refiere. Haz reflexionar a tus alumnos. Convénceles de lo mucho que tienen, y de lo muchos que pueden dar. Para mí, educar a las personas en el positivismo es tremendamente importante y, de hecho, puede ser determinante en caso de que un alumno pueda experimentar algún tipo de pérdida, ya sea de un familiar, de algún animal de compañía, o de algún bien de carácter personal.

6. Potencia habilidades. Este es otro aspecto al que doy mucha importancia a la hora de educar a nuestros alumnos en la resiliencia. También va muy ligado al autoconcepto. De lo que se trata es de que sean los propios alumnos los que descubran por sí mismo cuáles son sus habilidades, es decir, en qué son buenos, en qué pueden llegar a ser los mejores. Una vez lo hayan descubierto, nosotros los docentes debemos potenciarlo al máximo con los recursos que tengamos. Pensar en el potencial que puede suponer una clase de treinta alumnos. Son treinta potencialidades distintas. Es un tesoro enorme del que ellos no tienen conciencia. Estas habilidades podrán resultar claves para poder superar experiencias que se consideren traumáticas.

7. Enseña a resolver problemas. Posiblemente este sea uno de mis apartados favoritos. La resolución de problemas, o de conflictos, es un aspecto que cada vez más se tiene en cuenta en los centros escolares. Debemos ver el conflicto como una oportunidad, es decir, como una posibilidad de resolución. En este sentido las comisiones de convivencia de los centros escolares resultan claves y la formación de alumnos mediadores son una extraordinaria oportunidad de gestionar conflictos no individuales, sino de centro. Aquellos centros escolares que tejen una buena red de mediadores, serán centros que estarán mucho más preparados para afrontar las adversidades que puedan surgir a lo largo de un curso escolar. Al respecto de este punto recomiendo la lectura del artículo El conflicto escolar visto como una oportunidad.

8. Fomenta la autoestima. La autoestima puede jugar un papel decisivo para hacer frente a cualquier tipo de adversidad. De ahí que debamos insistir en reforzar al máximo la autoestima de nuestros alumnos. Y podemos hacerlo a través de lo que denomino elrefuerzo positivo incondicional, es decir, recordando y verbalizando lo mejor de cada uno de tus alumnos, celebrando sus logros y compartiéndolos con el resto.

9. Crea redes de apoyo. Es fundamental tranmitir a nuestros alumnos que nunca estarán solos ante una adversidad, sea del tipo que sea. De ahí que es muy recomendable establecer redes de apoyo entre compañeros, establecer grupos, alianzas entre los miembros de un mismo grupo. De lo que se trata es crear vínculos, de crear amistades que puedan perdurar en el tiempo y que en la adversidad se conviertan en una red de seguridad. A través de esta red de apoyo los alumnos pueden dar lo mejor de sí en cada momento y retroalimentarse de la gratitud y de la bondad que reciben por parte de sus compañeros.

10. Enseña perspectiva. La perspectiva no es más que el punto de vista desde el cual analizamos la realidad que nos rodea. Por eso es tan importante enseñarla a nuestros alumnos. Ante una situación adversa, la perspectiva juega un papel fundamental para la superación de la misma. De lo que se trata es de descentralizar el foco del dolor y del sufrimiento a través, precisamente, de la perspectiva. Con la perspectiva lo que lograremos es relativizar el problema, es decir, disminuir su magnitud y la desproporción que experimentamos en una situación adversa. A mayor perspectiva, mayor visión. Y a mayor visión, mayor será la posibilidad de superar una situación traumática.

Estas son algunas de las actuaciones que pueden hacer de tus alumnos unos alumnos educados en la resiliencia. Soy consciente de que el reto es ambicioso, pero estoy seguro de que hay muchas de las actuaciones que aquí propongo que en algún momento has puesto en práctica. De lo que se trata es de ir construyendo día a día, sesión a sesión , unos mecanismos que propicien que puedas enseñar la resiliencia en tus sesiones lectivas. Estoy convencido de que los centros que fomenten la cultura de la resiliencia serán los centros que mejor gestionen las adversidades, tanto desde el punto de vista individual como colectivo.

Quisiera acabar el artículo de hoy con una cita que me gusta recordar cuando me enfrento a alguna adversidad. Desconozco su autor y reza así:

No pidas una carga ligera, sino una espalda fuerte

Autor: Santiago Moll

Grupo de estudio sobre Psicología de la Creatividad

“Si las puertas de la percepción y la creatividad se potenciaran,
la vida se presentaría como lo que es, infinita”


Grupo de estudio: Psicología de la Creatividad

DESTINARIOS:
PROFESIONALES Y ESTUDIANTES AVANZADOS DE TODAS LAS ORIENTACIONES: HUMANÍSTICAS, ARTÍSTICAS , CIENTÍFICAS  y TÉCNICAS.


MODALIDAD:
SE TRABAJARÁ CON TÉCNICAS LÚDICAS Y PARTICIPATIVAS. SE EMPLEARÁ DINÁMICA GRUPAL. SE ARTICULARÁN LOS
CONTENIDOS TEÓRICOS CON LA PRÁCTICA VIVENCIAL.


Comienzo: 8 de marzo

Informes: carloschurba@gmail.com

Crealogar, crear por medio del diálogo

Diapositiva12Crealogar

El crealogar sucede entre dos o más personas o personas y cosas que se encuentran, y eso que sucede no es del orden de la escucha pasiva ni de la argumentación, sino del diálogo creador “crear sentido“, “crear con sentido“, “creación por medio del diálogo“, del diálogo fecundo que genera nuevas ideas, proyectos, significados. El crealogar requiere de una actitud abierta, activa y receptiva, dispuesta al asombro y al misterio, que construye vínculos, ideas, propuestas en un campo de resonancias selectivas o múltiples, al sintonizar y vibrar recíprocamente en una danza poiética con coreografías plenas de espontaneidad y nuevas revelaciones.

Ver también: http://carloschurba.wikispaces.com/Crealogar

El Poder de la Imaginación

El poder de la imaginación

external image article_1373212490.jpg&width=683px&zc=0

El valor de una imaginación fértil, es la fuente de todo pensamiento creativo, y mucho más importante que el conocimiento; es una de las principales razones por la que la mayoría de personas no tienen éxito, porque no han aprendido a usar la imaginación. Leer más:

http://carloschurba.wikispaces.com/El+Poder+de+la+Imaginaci%C3%B3n

La creatividad en la pareja y resolución de sus problemas

¿Cómo resuelven las parejas inteligentes sus problemas?

Todas las parejas pasan por peleas y enfrentamientos de vez en cuando, lo cual es totalmente normal y significa que están teniendo una vida juntos. Estas discusiones no ponen en peligro la relación cuando son enfrentadas de manera inteligente y con buena comunicación. De hecho, estos conflictos pueden hacer que la pareja se acerque aún más, fortaleciendo la relación.La clave aquí es saber manejar el conflicto y decidir la forma en que estos serán solucionados antes de que se presenten.

COMPARACIÓN ENTRE LAS PAREJAS POCO EXITOSAS Y LAS PAREJAS INTELIGENTES

Las parejas que no han definido la forma en que enfrentarán los problemas o discusiones tienen a pelear, huir y quedarse con los resentimientos que se originan por lo que se dijo o se hizo, incluso por años. Este tipo de parejas suelen pelear y mantenerse enojados por largos períodos de tiempo y simplemente minimizar los problemas, por muy grandes que sean. Esto va provocando que la relación se enfríe, se pierda la confianza y dejen de ser una pareja para convertirse en dos individuos viviendo juntos pero que no se preocupan por el otro.

En cambio, las parejas inteligentes han desarrollado la habilidad de encontrar los problemas, darles una solución entre los dos y dejarlos ir para nunca más hablar de ellos. Estas parejas se enfocan en cuidar su relación y el uno al otro, más que en encontrar detalles que causan recelo. Es común que cuando las parejas inteligentes cuando se encuentran en una situación de controversia hacen lo posible por mantenerse cercanos emocionalmente y discuten la asunto cuidando de no dañar al otro.

LAS CUATRO CLAVES DE UNA PAREJA INTELIGENTE

Las cosas que las parejas inteligentes hacen para mantener su estabilidad son:

1. Hablar de los problemas que se les presentan en el momento en que se presentan sin herirse ni tomar actitudes negativas contra el otro (culpa, amenazas, recriminación, etc.).
2. Una vez que los problemas han sido solucionados se establecen las reglas para evitar que se vuelvan a presentar y no se guardan resentimientos.
3. Negociar los problemas entre la pareja, sin incluir a nadie más salvo que se trate de un especialista.
4. Ante todo y sin importar la clase, razón o tamaño del problema se respetan mutuamente y no olvidan que se aman.

NO EXISTE LA PAREJA PERFECTA

Esas parejas que vemos como perfectas en realidad no existen debido a que siempre habrá algún problema o diferencia de ideas. Las que sí existen son las parejas inteligentes, las cuales han desarrollado la capacidad de mejorar su relación y comunicación. Estas parejas saben que es necesario escuchar las ideas de las dos partes, dialogan sin demeritar al otro, aprender de los errores para crecer juntos. Estas son las parejas que cuando llegan a la vejez son miradas con envidia y admiración por el amor que se tienen el uno al otro y la fortaleza de su relación.

Fuente: http://lamenteesmaravillosa.com/como-resuelven-las-parejas-inteligentes-sus-problemas