Un examen que no fue…

Esto que voy a exponer a continuación era el tema que había elegido como disparador para el examen final de ‘Psicología Social’, que terminó siendo escrito. Como me parece que es un enfoque distinto para pensar el Liderazgo, la Idolatría y las Masas, hago el aporte.

Tengo que reconocer que no soy muy simpatizante del futbol, y mucho menos de ídolos como Maradona… pero debo confesar, nobleza obliga, que en el momento de buscar un tema que sirviera como disparador para ese examen este analisis de Maradona me era funcional… Dejo algunos fragmentos del articulo que iba a utilizar, y algunas reflexiones teóricas en relación a la psicologia de las masas y al liderazgo. (Pueden leer el articulo completo en www.topia.com.ar).

PSICOLOGÍA DE LAS MASAS E IDOLATRÍA: El analizador Maradona

Por Ricardo Silva – Publicado en 24 September 2009

NO LO SOÑÉ…
Febrero de 1981, Hotel Iruña. Se alojaban muchos conocidos, y la mayoría de los equipos de fútbol que venían a jugar la Copa de Verano a Mar del Plata. Habían pasado Independiente, Gremio de Porto Alegre, River, la selección de Hungría. Y llegó el plantel de Argentinos Jrs, aún con Diego Maradona a sus servicios.
Hacía días había jugado para nuestra selección mayor en Uruguay. Ya era mundialmente conocido, desde el juvenil Japón 79’ (donde junto a sus compañeros, obtuvo con brillantez el primer puesto). Con veinte años, parecía ser uno más dentro de ese simpático grupo: el “Pinza” Vidal, “Tabita” García, el arquero Seria (que siempre nos desanudaba la corbata), Carabelli, Ereros, Olarán, Pasculli, Domenech.
Lo recuerdo diciéndome: “Te presento a mi ahijado!!! ”, mientras le pellizcaba las mejillas al bebé que tenía en sus brazos (el hijo de Domenech). Lo recuerdo diciéndonos, con absoluta complicidad, de “lo fuerte” que estaba cierta pasajera (unos cuantos años mayor que él y nosotros). Una muy apetecible mujer casada y con hijos, que seguramente nunca imaginó, quien estaba más que interesado en saber cual era su habitación. Recuerdo a Maradona tan resignado como nosotros, a no poder-tener-jamás- “algo”- con  semejante mujer.
En ese verano, lo conocí. Durante algo más de una semana, se hospedó en el hotel donde estaba teniendo mi primer trabajo. Me gustaba el fútbol, pero nunca fui obsecuente con nadie. Para un pibe de quince años, era una alegría estar viviendo esto. Igual, ni remotamente, se me ocurrió en esos días, pedirle una foto o un autógrafo. La gran sencillez de aquel incomparable futbolista, no daba lugar a que uno pasara a manejarse con él de esa manera. Por un lado, porque uno estaba trabajando. Pero más que nada, porque resultaba obvio que no correspondía molestarlo.
Hasta que las cosas dejaron de ser así…..
Por esa fecha, se estaba definiendo su pase a Boca, que finalmente se concretó por una cifra récord en la historia del fútbol argentino. Y fue en esos días que Argentinos Jrs paraba en el Iruña. Quiero contar especialmente, como me tocó vivir una tarde en que el hotel vió colmado su hall de entrada con periodistas de medios gráficos, radiales y televisivos de todo el país.
Por los tres ascensores, íban bajando los jugadores que salían rumbo al estadio mundialista. El micro los esperaba en la puerta. Cada ascensor era abierto por uno de los cadetes. Pasaban los jugadores, y esquivaban, sin dificultades, a las más de doscientas personas que repentinamente se congregaron allí, para fotografiar y entrevistar a la flamante adquisición del equipo que luego sería campeón.
El ascensor en que bajaba Maradona, me tocó justo abrirlo a mí. Nunca pude olvidar ese momento, porque no me había comportado así con él en los días previos. Abro la puerta -fueron unos pocos segundos, pero los sigo recordando en cámara lenta-. Sale, me agradece y pasa mi lado -cientos de flashes se comenzaron a disparar, cámaras de fotos y de televisión por doquier, gritos, exclamaciones, aplausos, evidentemente el hotel no estaba preparado para tanto, ni yo tampoco; hasta tal punto fue el impacto de ser, en ese momento, la única persona que estaba, exactamente, en el lugar intermedio entre un ídolo y la multitud, que sufrí una transformación… dejé de ser yo mismo, me transformé en “otro”… dejé de ser ese cadete respetuoso, ubicado y distante, y sin pensar, pasé a ser un fanático-. Me dirijo a Maradona y le digo: “Diego, sos un grande en serio…dejame darte la mano!!! ”. Me mira sorprendido, me da su mano derecha, y con fuerza, sostiene la mía con la izquierda (fueron décimas de segundo). Y avanzó como pudo -junto a tres compañeros y otros integrantes del cuerpo técnico que lo cubrían- abriéndose camino entre esa masa de seres humanos, que transmitía cada uno de sus pasos… para que los vea  todo el mundo.
VEINTICINCO AÑOS DESPUÉS…
(…)Durante años he contado esta anécdota. Antes, durante y después de estudiar Psicología. Tanto a docentes y amigos, como a otros compañeros de trabajo, colegas, alumnos, y hasta a algunos pacientes. Más allá del orgullo de haber vivido esto -que trato liberar de la transmisión oral- siempre me he preguntado que fue lo que ocurrió realmente, al sufrir la transformación recién descripta. Porque juro y aseguro, que a pesar de tener por entonces solo quince años, sigo sorprendido por el abrupto cambio de conducta que tuve en ese momento, en que me ví en el medio de un incipiente ídolo popular y una masa espontánea que lo rodeaba.(…)

ACERCA DE LOS ÍDOLOS.

El Dr. Enrique Pichon Riviére, planteaba que el ídolo es un personaje necesario a nivel psicológico, en especial durante el proceso de desarrollo. En la medida en que permite proyectar deseos y aspiraciones del sujeto, cumpliendo una función de protectora frente al acecho de los miedos básicos.
La identificación con el ídolo brinda sentido de pertenencia a un grupo determinado. Y la adolescencia se desarrolla a través de un incesante intercambio de ellos, debido al contexto de crisis que todo adolescente vive, con la des-idealización de los padres.
El ídolo es algo más que un personaje determinado: es un rol social, cuya función consiste en asumir y gratificar aspiraciones colectivas. Cuanto mayor es la coincidencia entre estas aspiraciones y el sujeto-ídolo, más intensa es la adhesión que despierta. Si se llega a producir el más mínimo desajuste entre el rol adjudicado y el asumido, la idolatría muestra su reverso en una tremenda hostilidad.
Según Pichon, el adolescente no está capacitado para seleccionar los modelos que los mass media le aportan. No obstante, va adquiriendo un lenguaje propio para expresar su rebelión. A veces, por medio de sus ídolos, portavoces del orden distinto al que aspira.
En síntesis, los modelos de identificación se van desplazando gradualmente del ámbito de las familias, recayendo sobre los héroes de la cultura de masas, llamados a cumplir este rol de objeto idealizado. Así es que emergen figuras sustitutivas, que mediante mecanismos inconcientes se erigen en personajes míticos, tanto en el ámbito del arte, la política, la ciencia, o el deporte.

LA PSICOLOGÍA DE LAS MASAS… HOY
Habiendo recorrido algo de lo que tiene que ver con la idolatría. Luego de analizar el fútbol y la pasión generada a su alrededor bajo este contexto, ubicar la llegada de Maradona a “este mundo”, y formular algunas reflexiones acerca de porque le tocó el lugar que le tocó, retomo la pregunta de que fue lo que le ocurrió aquella tarde de Febrero de 1981, a aquel cadete que me tocó ser en ese momento. Pero esta vez iré a consultar lo que Freud nunca dejó de decirnos en su “Psicología de las Masas y Análisis del Yo” (1921). Creo que recién ahora voy comprendiendo lo que descubrí aquel día…sin conocer a Freud aún.
(…)

El ser humano masificado sufriría una suerte de regresión a una actividad psíquica primitiva, donde caen ciertas funciones y emergen otras, más afines a los procesos oníricos. Condensaciones y desplazamientos reemplazan la discriminación por los objetos de la realidad exterior. Comienzan a regir otros niveles lógicos y otra temporalidad. Para pasar a convertirnos en un animal de horda, dependiente de la voluntad y del amor a un jefe todopoderoso, que nos guía, orienta y da sentido a nuestra vida.
En otros tiempos, esta proyección evolucionó sobre la figura  del chamán o líder religioso. En nuestro tiempo, y ante la inmensa crisis de representatividad política, este lugar ha recaído sobre artistas y otros ídolos populares, como por ejemplo los surgidos de una probada pasión de multitudes, como lo sigue siendo el fútbol.
No es Maradona en persona, el líder todopoderoso al que amamos y del que pretendemos ese mismo amor. Pero si fue Maradona, la persona en quien “se depositó” esa función. En parte, porque manejó como pocos “lo divino… con los pies sobre la tierra”, pero sobre todo, porque surgió en un momento especial…  no solo de la historia argentina.
Cuando el capitalismo mundial integrado se comenzó a organizar como una gran masa artificial, pudo hacerlo mediante un muy poderoso instrumento: la televisión satelital. Fue de esa manera que comenzó un proceso de dominio e hipnosis mental de características masivas. La primera emisión fue en  junio de1967 cuando los Beatles grabaron: “All your need is love”. Le siguieron otras, como los ahora dudosos alunizajes. El primer mundial televisado -que consagró al Brasil de Pelé en México 1970- hizo que el fútbol ya no volviera a ser lo que era.
El objetivo lógico era el dominio de las masas, la televisión el instrumento  central, y el fútbol uno de sus medios. Y es en ese contexto, que irrumpe Maradona como figura excluyente.
Curiosamente debuta en primera división en 1976, mientras la dictadura funcional al capitalismo mundial integrado en formación, utilizaba el mundial de fútbol como principal “hipnótico” para ocultar el horror de la desaparición forzada de personas.
Se consolida como figura desde adolescente, y nada detiene su marcha colmada de brillo. No llega a jugar en Argentina 78’, pero se consagra campeón mundial juvenil en Japón 79’. En momentos en que “el fútbol se lo comió todo…”, con total y absoluta inocencia, Diego Maradona persona comienza a perderse en complejos laberintos, donde paradójicamente, irá ganando acceso a la categoría de los mitos.
(…) Todo se conjugó para que tenga que cargar sobre sus espaldas con los sueños, alegrías y frustraciones de todo un país, sin dejar de ser reconocido a nivel mundial, cuando la pasión de multitudes se planetizó.
El nuevo padre de la horda (capitalismo mundial integrado), el “gran hermano” si se quiere, lo colocó – acaso con la complicidad de una masa hipnotizada por visiones teledirigidas desde todos los ángulos- en un lugar ilusorio y homólogo al propio. Un lugar imposible de soportar para un hombre solo (Los Beatles al menos eran un grupo…acaso por ello se pudieron correr de la “beatlemanía”)

MARADONA COMO ANALIZADOR INSTITUCIONAL.

(…)A treinta años de su debut, y a veinte de su consagración mundial, aquel muchacho nacido en Fiorito ya no es exactamente el mismo. Ya no estaba siendo el mismo cuando me dio la mano y se enfrentó a la multitud que esperaba por él en 1981. Era un muchacho como muchos, pero lo cierto es que ya no lo es. Que no pueda gozar del anonimato en ningún lugar del mundo, de seguro no debe ser algo sencillo de soportar (como soportar tanto amor…!!!). Fue hacia la gloria sin saber bien de que se trataba, la alcanzó, y se volvió “otro tipo”…la droga quizá sea lo de menos.
(…)Haber alcanzado el lugar imposible (lo sabemos), no fue sin ningún tipo de costo.
Quizá le debamos no pocas alegrías, quizá podamos criticar sus equivocaciones. Pero al Maradona-mito lo construimos entre todos, y Maradona somos todos. Por tanto, debiéramos cuidarlo y dejarlo tranquilo… para cuidarnos y estar un poco mejor (o más sinceros) con nosotros mismos.
Pensar en Maradona como analizador de la vigente institución de la idolatría, probablemente nos sirva para aprender un poco más sobre nosotros. Aprender que lo planteado por Freud sigue siendo una asignatura pendiente. Seguimos siendo animales de horda, dependientes de líderes autoritarios y tiranos, que aunque ahora no veamos claramente, porque se esconden detrás de otras figuras sustitutas, o  de la misma televisión, siguen dominándonos, y siguen entre (y dentro) de nosotros. Dictaduras económicas disfrazadas de democracias, guerras sangrientas en nombre de la paz, discursos de izquierda con prácticas de derecha. Los lobos vuelven a disfrazarse de corderos, lo diferente y lo incompatible nuevamente indiscriminado. Aprender de lo ocurrido con Maradona y con el fútbol, bien puede ayudarnos a no caer hipnotizados con los nuevos espejismos que la cultura represora seguirá poniéndonos por delante. Y por sobre todas las cosas, debiera ayudarnos a dudar de las nuevas idolatrías por venir. Tanto por el bien nuestro, como por el de esa persona sobre quien caiga el lugar imposible de la idolatría. Más tarde o más temprano, las masas artificiales tendrán que caerse con sus ídolos, para que, a bordo de colectivos autogestionarios, horizontalistas, auténticamente democráticos, que no busquen el poder como fin en sí mismo, y dotados de liderazgos de circulación rotativa…ascienda el ser humano, únicamente heroico cuando trabaja en grupo, nunca más masificado.

Algunas reflexiones teóricas:

Como bien menciona este articulo, Freud coincide con Le Bon en que el individuo siente, piensa, y actúa de una manera cuando esta sólo, y de otra totalmente diferente cuando se encuentra influenciado por una multitud de personas que han adquirido la ‘propiedad’ de ‘Masa Psicológica’ o ‘Alma Colectiva’ (como prefiere llamar Le Bon).

Le Bon sostiene que esas propiedades que surgen dentro de una masa son:

-El Sentimiento de Poder Invencible (anomia total)

-El Contagio (que hace que se deje el interés propio por el colectivo)

- Sugestionabilidad (que produce perdida de voluntad, el individuo se vuelve autómata)

Freud en ‘Psicología de las Masas y Análisis del Yo’ describe ciertas características de las masas:

*Que son guiadas por el Inconsciente;

*Que son altamente exitables, e impulsivas;

*Que tienden a actuar siempre de forma extrema;

*Son acríticas;

* Altamente Sugestionables;

*Altamente Emotivas;

*Irritables;

*En ellas afloran sentimientos de poder infinito;

*Buscan ser dominadas, sometidas, se ponen bajo el influjo de un lider/jefe/conductor a quien se le atribuye un poder misterioso: El Prestigio. Este puede ser Personal (producto de logros o éxitos personales) o Artificial (producto de un nombre famoso, herencia, o posición económica).

¿Pero qué es esa sugestión que se da en la masa?: Según Freud, la sugestión que fuerza a obedecer proviene de lazos afectivos libidinales que se entretejen en la masa. Esta se da tanto entre los miembros, como hacia el conductor; a quien se admira y se pone en el lugar de Ideal.

En este fenómeno de la masa, la ambivalencia se da en una forma particular: el Eros aglutina la masa y se pone la Hostilidad/sentimientos agresivos afuera de ella. Así, todo el que sea de otro equipo de fútbol, por ejemplo, será visto como Rival.

Ese Eros que esta en juego en el interior de la masa, genera el mismo efecto que en una situación de Hipnosis: nos hace perder el interés por el mundo externo, la capacidad crítica y nos hace obedecer.

En relación a la anécdota que se relata en le articulo, podemos decir, entonces, que esa fuerza que ese cadete sintió que lo llevaba a saludar al Ídolo de la multitud de una forma distinta a la que venía acostumbrado, tuvo que ver con esa Sugestion, producto de la mimetización/identificación que se da entre los integrantes de una masa.

Sin dudas hay mucho más por decir acerca de estos fenómenos que se dan con frecuencia ante las multitudes,o en la misma cancha antes, durante y después de un partido de fútbol, por el momento este es el aporte…

¿Coaching o Falso coaching? ¡¡Cuidado!!..

Antes de mostrar el artículo  extraído de la web del diario La Capital de Rosario (www.lacapital.com.ar) de donde surge la pregunta de este encabezado, seria interesante definir: ¿Qué es el Coaching?, ¿Como es ese proceso?, ¿Cuales son sus modalidades?, y circunscribirlo al ámbito empresarial.

Coaching: (que procede del verbo inglés to coach, entrenar ) es un método que consiste en dirigir, instruir y entrenar a una persona o a un grupo de ellas, con el objetivo de conseguir alguna meta o de desarrollar habilidades específicas. Hay muchos métodos y tipos de coaching. Entre sus técnicas puede incluir charlas motivacionales, seminarios, talleres y prácticas supervisadas.


El Proceso de Coaching: se parte de la premisa de que el coachee (quien recibe el coaching) es la persona misma que cuenta con la mayor y mejor información para resolver las situaciones a las que se enfrenta. En vez de enseñar, el entrenador facilita al pupilo a que aprenda de sí mismo. En este sentido, el proceso requiere básicamente de los siguientes 7 pasos:

1 Observar - La observación será fundamental para que el entrenado encuentre soluciones. A través del posicionamiento en nuevos puntos de vista, y la observación de los paradigmas, creencias y conductas que se practican, el individuo podrá elegir entre nuevas alternativas que le apoyen a construir los resultados que busca.

2 Toma de conciencia - La observación permite la toma de conciencia, básicamente acerca de nuestro poder de elección. El entrenador centrará al pupilo en las elecciones que toma y las consecuencias que ellas crean, brindándole herramientas específicas para elegir con mayor efectividad y elegir conscientemente.

3 Determinación de objetivos – Es esencial para todo proceso de coaching, el contar con objetivos claramente definidos. Este será el paso crucial hacia la obtención de los mismos y servirá de guía para la toma de decisiones y acciones.

4 Actuar - Una vez reunida toda la información, hay que actuar de una forma sostenida en el tiempo. El entrenador acompañará de cerca este proceso superando las dificultades que suelen aparecer en la puesta en práctica.

5 Medir - En todo momento es imprescindible comprobar si nos acercamos o nos alejamos del objetivo marcado. Esto permitirá tomar acciones correctivas y así contribuir a la obtención de los logros buscados.

6 Acción comprometida - Todo proceso de coaching concluye con una acción comprometida alineada con el plan de acción establecida previamente entre el entrenador y el cliente.

7 Motivar máximo a tus oyentes.

El coaching y la problematica del mundo empresarial: Si nos fijamos en el deporte, vemos los entrenadores deportivos apoyando a sus deportistas en todo momento, dirigiéndoles, diciendo a sus deportistas donde y como tienen que colocarse estratégicamente para conseguir sus objetivos: ganar el partido, quedar primero, mejorar su marca…. El coach de negocios hace lo mismo, pero ayudando al empresario y al directivo en conseguir sus objetivos empresariales y a mejorar sus metas profesionales: mejores resultados, más tiempo, mejor equipo, más motivación, empresa más saneada, mejor estrategia….¿Cómo se hace? El papel de un coach de negocios es entrenar a los propietarios de empresas para mejorar el negocio a través de su experiencia, de sus conocimientos, de su apoyo y de su estímulo. El coach ayuda a los dueños y a los directivos de las pequeñas y medianas empresas en el área comercial, marketing, gestión de equipos, procesos, económica-financiera y mucho más.

(Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Coaching)


Ahora si, a continuación les dejo el articulo…

06-06-2010 La Ciudad

Falso coaching, un buen negocio con manipulación emocional

Por Jorge Levit / La Capia

Un nuevo fenómeno que pretende falsamente sustituir los tratamientos tradicionales para abordar las dificultades de personalidad está haciendo pie en Rosario. Se los presenta como cursos de coaching de liderazgo y también con otros nombres, pero en realidad son un burdo engaño a la credibilidad de la gente que los hace y un gran negocio económico para sus organizadores.
Las promesas de mejorar la vida, cambiar aspectos de la personalidad y convertirse en mejores personas son algunos de las resultados mágicos que se anuncian con sólo participar en tres seminarios, donde se utilizan fórmulas distorsionadas del coaching y se emplea lo emocional como factor determinante.
Hace varios años un programa especial de Telenoche Investiga logró desbaratar un tipo similar de organizaciones de falso coaching a través de una cámara oculta. Uno de los que contribuyó a desenmascararlos fue Federico Resnik, especialista en el tema de cultos y pseudociencias. En uno de sus trabajos, titulado, “Coaching coercitivo, un fenómeno a tener en cuenta”, dice que “los seminarios de coaching vivenciales –como se los conoce– se presentan como una experiencia superadora de las terapias convencionales. La idea de que en semanas se puede hacer mucho más que en alguna disciplina clásica, ha sido instalada como un paradigma de vanguardia, aunque la realidad es mucho más simple: el coaching coercitivo (así lo llama él) es un sistema lucrativo, de análogas coincidencias con el sistema del fraude piramidal, que puede aportar (o no) alguna mejoría o cambio de conducta positivo a sus participantes, pero que, para eso, presenta ejercicios de quiebre emocional”.
Precisamente, el quiebre emocional es lo más preocupante en estos temas, ya que una psicoanalista que habló con La Capital sostuvo que puede provocar respuestas psicológicas indeseables e incontrolables. En personalidades con determinadas patologías de base puede causar serios trastornos psíquicos.
Pero, hay que diferenciar estos seminarios o cursos “milagrosos” de falso coaching como una técnica seria, que es inofensiva y tiende a mejorar, por ejemplo, procesos de los vínculos internos en una empresa o ayudar a cambiar conductas de la gente. En Rosario y toda la provincia de Santa Fe la única consultora que está avalada para funcionar por la Asociación Argentina de Profesionales del Coaching es E.C.I.D (www.ecidconsultora.com (ver recuadro). En Buenos Aires, a manera de referencia, una de las que tiene el aval para funcionar es la Universidad de Belgrano.
Una de las consultoras locales, sucursal de Buenos Aires, que ofrece coaching en liderazgo, no aporta en su página web el nombre de un solo responsable de la organización. Cuando este diario se comunicó telefónicamente para conocer el grado de formación profesional de los que dictan los seminarios las respuestas fueron poco claras. Se dijo que son formados en coaching en Buenos Aires, pero no se mencionó ninguna institución y menos un centro especializado con certificación o una universidad. A la hora de los instructores, tampoco hubo precisión, porque se aclaró que para cada curso puede venir alguien distinto desde Buenos Aires.
Lo cierto es que la estructura que propone esta consultora para sus “cursos vivenciales diseñados para promover el desarrollo potencial de cada individuo, la autoconciencia y la efectividad en todas las áreas de desempeño interpersonal” tiene algunas particularidades. Se divide en tres niveles. Introductorio, Experiencia Interpersonal y Curso de logros. Todos tienen un costo alto: 660 pesos el primero, 1.050 el segundo y 800 pesos el tercero y son dados (salvo el último) en pocos días con una pesada carga horaria que llegan a doce horas ininterrumpidas (con algunos recreos) y que indudablemente tiene como objetivo reducir por agotamiento y otras técnicas la capacidad de discernimiento de los participantes.
“En sólo cuatro horas el coach puede lograr intervenir en la voluntad del participante y quebrar su capacidad de discernir, por ejemplo, que es lo bueno y qué es lo malo”, comentó a La Capital una fuente vinculada a esta práctica.
Otro profesional que también conoce el tema y habló con este diario advirtió que el falso coaching trabaja con el dominio, con la humillación pública y toca la identidad privada de las personas, logrando una manipulación absoluta. Vende espejitos de colores y la gente termina obedeciendo al mando como soldaditos, que salen a reclutar nuevos participantes para los próximos niveles”, reveló.

Emociones. El curso introductorio de esta consultora, con sede en Rosario, es un programa educacional de 45 horas, especialmente diseñado y basado en la premisa de que “cada uno de nosotros ya tiene en sí mismo la capacidad de transformar la calidad de su vida”, según dice también en su página web. La actividad se desarrolla en tres días de un fin de semana. Al fin de este primer nivel los participantes convocan a las personas más importantes de sus vidas para una especie de graduación, donde hay escenas de abrazos, llantos y emociones sobredimensionadas, esperables para que el participante decida seguir (y pagando) los restantes niveles.
El encuentro puede ser en cualquier parte, desde una casa a un salón alquilado. Los que se hicieron el fin de semana pasado en Rosario fueron en las instalaciones de un hotel céntrico de la calle Corrientes y participaron 49 personas.Antes de la “graduación” del curso introductorio se refuerzan conceptos de que la información obtenida y los ejercicios practicados en el curso deberían no ser compartidos con nadie del mundo exterior porque “no se entenderían”. Y la sugerencia, no implícita en algunos casos, es salir a “enrolar” nuevos participantes para que se sumen a los cursos y así continuar aceitando la cadena del negocio a través del contacto boca a boca, tal como funciona este comercio que, en sólo pocos días, puede reportarle a una consultora un ingreso más que interesante y casi sin gastos (31.850 pesos el último fin de semana en un curso introductorio). Después del nivel introductorio y cuando ya comenzó el “lavado de cerebro” a través de técnicas muy conocidas por los especialistas y que logran una sensación de mejoramiento, el participante desea pasar al segundo nivel, previo pago del arancel correspondiente. Se vende de la siguiente manera: “Partiendo del autoconocimiento y la conciencia adquiridas en el curso introductorio, la experiencia interpersonal te llevará a un nivel mucho más avanzado de efectividad personal en todas tus relaciones y desafiamos a estirarte por encima de tus mayores expectativas acerca de vos mismo, muy por encima de lo que crees que son tus límites, a fin de que puedas descubrir que sos capaz de mucho más de lo que tenés configurado como posible”, se dice en la web.
Este segundo nivel, algo más caro que el anterior, como ya se dijo, y más pesado aún emocionalmente, se desarrolla con más carga horaria que el primero (doce horas promedio). El primer día, de 11 a 24; el segundo, de 12 a 24; el tercero, de 11 a 1 de la madrugada y el cuarto, de 10 a 19.30. Ya está todo listo, en Rosario, para que se inicie uno la semana próxima y tiene como requisito absoluto haber hecho el introductorio.
Si las mismas 49 personas asisten a este segundo nivel, la consultora recaudará 51.450 pesos, nada mal para cuatro días de “trabajo” en un curso que algunos no pueden continuar y son sacados de la sala porque “no quieren cambiar sus vidas”, según palabras de una adolescente que completó dos niveles, cursa el tercero y hoy forma parte del “staff” de la consultora, es decir trabaja gratis como ayudante para “colaborar a cambiarle y mejorar la vida de otras personas”, mientras la consultora sigue facturando. Esa adolescente fue convocada a las 6 de la mañana a una reunión de trabajo porque no era “posible” encontrarse en otro horario. Excentricidades como estas son comunes. Hay casos de familias preocupadas por el efecto psicológico que producen en sus hijos, que repiten como autómatas el discurso del falso coaching y lentamente se disgregan del núcleo familiar.
El último nivel de los cursos está destinado a un grupo selecto de participantes “comprometidos a un gran salto cuántico en todos los aspectos de su vida”, según se lo anuncia. Se lo presenta como el Curso de Logros para Graduados, un “entrenamiento en liderazgo de tres meses en donde llevás el 100 por ciento la calidad de tu tiempo, efectividad en resultados, relaciones, salud, comunidad y recreación”.
Eso y alcanzar el cielo es más o menos lo mismo.

(Fuente:www.lacapital.com.ar/contenidos/2010/06/06/noticia_0002.html)