Posts etiquetados como ‘la poesía y yo’

“Un hombre solitario no es un hombre” de Miguel Oscar Menassa

Un hombre solitario

no es un hombre

pero

un hombre que construye

semejante soledad

semejante fortaleza

de palabras

unas contra otras

águila voraz

en medio de las cumbres

y todavía más

no es un hombre solitario.

Un hombre

que se deja llevar

por sus palabras

no puede ser embalsamado.

Un hombre que canta

desesperadamente

el porvenir

brújula atascada

en una dirección

siempre diferente

no tiene Norte.

No hay altura que sobrepase

mis últimas palabras.

Escribo y lo sé el viento

me llevará lejos de mí.

Alguien tocará mi voz

en algún campo de batalla

y alguna tarde espléndida

morirá por mí.

Me fuerzo a comprender

y el hombre es inasible.

Se pudre y no se pudre.

Muere y canta a la vez.

Se deja volar

y para caer

pesadamente

corta sus alas.

Vértigo de luz

el hombre

un perfume

una música

a punto de olvidarse.

Abro la boca

y en un bostezo universal

aspiro profundamente tu cuerpo

y salto por los aires:

Hombre,

ave solitaria

minúscula y grandiosa

vuelo tembloroso

el último vals.

Poesía. “Límite Uno: El amor” de Miguel Menassa

LIMITE UNO: EL AMOR

Recuerdo

tu vientre de pantera

destrozado.

Mis dientes.

Tus garras

hechas cenizas en mi rostro.

Tu ferocidad perfecta detenida

en mi belleza perfecta.

Recuerdo el agudo violín

entre tus piernas

sexo desperado

intentando

los sonidos del cielo

tensando infinitamente

hasta no poder más

tu cuerpo en el espacio

para alcanzar

los bordes de mi voz.

Yo cantaba

como si fuera natural

en el hombre cantar.

Registrar lo sublime

y tu música

alta como las cumbres

que nacen

por encima de las cumbres

nieve dolorosa y eterna

tu música

se detenía para caer

sinfonía final

descuartizada bruscamente

tragada por el temblor

oscuro de mi canto.

Yo tocaba el tambor

y la volvía loca.