Archivo para la categoría ‘poesia’

Recital de poesía de la poeta argentina Norma Menassa

QUE NO SOY GRIEGA

Que no soy griega, te digo.
Afloja tu mano lapidaria
y deja caer las piedras
que aplanan mi extensión,
disuelven mi esqueleto y dibujan
mi cruz de cuatro puntos cardinales.
Y ahora soy un mapa, un país,
una tierra baldía, una montaña.
No creo que mis actos de impudicia
lastimen tu moral o tus recuerdos.
Son apenas suspiros de mujer
que son por nada,
por ver si el aire se desplaza,
si llega a lo más íntimo,
cosas del intercambio en los tejidos,
variación de los rojos vueltos líquidos,
lugar de conjunción, oro y veneno.
No creo que te afecte demasiado
la distancia que he tomado de tus cosas,
ya no me necesitas,
has logrado entretanto mil amores,
algún objeto de importancia,
algún blasón de tinte confortable,
alguna otra mujer contando otras historias,
pidiéndote distinto.
Yo estoy para otra cosa.
He comenzado a sostener el tiempo,
y pido libertad para quedarme a solas
prolongando lo cierto,
ineludible gesto de un comienzo,
juego de luces sobre el escenario,
emoción del telón cayendo sin apuros,
dejándome sentada en la butaca
mirando el terciopelo,
tersura de mi piel en otro lado,
doblez de la pantalla,
blando de mármol otra vez,
entre columnas rotas,
final de escena.

Norma Menassa
Argentina, 1938
De “Pertenezco”

“Abuelo” de Miguel Oscar Menassa

ABUELO

El humo de tu pipa nos hacía toser
o se metía en nuestros ojos
junto con el verde color de los olivos
y la parra
cayendo a pique
como los aviones y como los pájaros
cazados con la gomera o a mano
según las estaciones.

De tu pipa salían el humo y las historias
que nos ponían lágrimas en los ojos.

Era una mujer hermosa, nos decías
desnuda
traída por el viento
envuelta entre las hojas del otoño.

Amor perdido. La juventud (I). Miguel Oscar Menassa.

I

Al ir viviendo y sólo por vivir
lo fui creyendo casi todo
y así viví el amor, como si fuera eterno
y así juré, por la amistad, en falso.

Después vinieron las noches de la soledad,
donde amistad y amores caían sin cesar,
hasta llegar al fondo de abismos imposibles,
hasta quedar fundidos en nubes del pasado.

Y nadie nunca más recordaría el tiempo,
donde con mi propia pasión enamorada,
de la muerte rescataba amores y amistades.

Y ahora estoy, a solas, con mis versos
y vivo, intensamente, la lujuria del verbo,
como si conmigo vivieran amores, amistades.

Erotismo a los 45 años. Lee Miguel Oscar Menassa

LA MUJER Y YO

12

Destierro de mi vida el llanto,

lastimero, por lo que no tendré.

Observo con inteligencia varonil

lo que ya nunca habrá y no lloro,

no maldigo haber nacido hombre

ni que hayan existido antes de nacer

las veredas, el canto, el sexo abierto,

la locura, las calles alumbradas,

el terraplén, los pájaros cayendo.

Que hubo antes de mí, hermosas mujeres

que amaron a otros hombres, tuvieron otra piel.

Acepto sin rencor provenir del polvo

en todos los sentidos, tierra y amor,

sexo y delirio, todo polvo del polvo.

Quevedo aquí, Vallejo a mi costado,

Machado doliéndose del camino hecho

y tú y yo y el mundo, amada, que nos traga,

si no dejamos de llorar no veremos el sol.

Así, le dije, que lo decido hoy mismo,

aquí contigo en nuestra propia casa:

Los muertos no existen, ya están muertos

no sé porqué, dolidos, seguir llorándolos.

Y la vida, exactamente, plena, no existe,

¿para qué seguir ambicionando eso?

Sin sufrir por lo que ya no se ambiciona,

sin llorar ni a los idos ni a los muertos,

comenzaremos a escribir un nuevo verso

y ese verso, clave del tiempo atravesada

por la pequeña alegría personal

de sentirnos felices sin nada que llorar,

morirá para siempre la pobreza,

el mal querer, la angustia por el sexo

pero nunca habrá ni paz, ni libertad

y seremos bellos, altos, bien alimentados

y nos pasaremos siempre haciendo la guerra

contra los feos, bajitos, mal alimentados…

A ver, mi amor,

me dijo ella al borde del enfado,

un verso llano, posible, cerca de la tierra

sobre el que se pueda caminar sin sobresaltos.

Un verso que nos diga la verdad de la vida,

que nos hable con claridad del dolor,

de la pequeña esclavitud de las mujeres,

un verso, querido, que haga la guerra

y que lave los platos con nostras.

A ver, querido, un verso, que me libere de ti

quiero verte decir, sereno, en algún verso

que tu amor podrá sostener mi libertad.

Abre la celda donde me custodias,

libérate en un verso, vuela fuera de ti.

Mirad, mujeres, mi hombre se arrodilla

al paso, inquietante, de la bella.

Escribe, amor, en un poema, que tu amor

ilimitado y eterno, terco e infinito,

es capaz de alegrarse con mi partida

y esperar que yo crezca para amarme.

A ver, querido, escribe en un poema…

Compulsado por ella intenté decirle la verdad:

Fumo y escribo desde los doce años,

cuando me dejan solo me masturbo

y estoy contento siempre sin saber porqué

y a ti te amo porque sí, sin apenas motivos.

Por eso, ahora, quiero extenderme

en un verso sencillo, en plena tierra,

en el centro mismo del asfalto

para poder amarte sin murallas

y entregarme fatal a tu ceguera

y dejar escrito en algún verso,

amo su libertad, amada señora

y más que eso,

la pienso todo el día en libertad

y nunca pude comprender porqué

te quedabas, sumisa, a mi lado

esperando que yo consiguiera

alguna libertad y te la regalara.

Después, llegué a pensar que no me amabas

que estabas a mi lado porque mi belleza

mi manera de entregar mi cuerpo al amor

te defendían de Dios y un poco de tu madre.

Y, luego, algunos sucesos sin mayor importancia,

siempre necesitabas un dinero que nunca tenías.

Eras terca y celosa de la manera más sencilla,

“no quiero, no quiero, no quiero y no me importa”

y te abrías de piernas y cerrabas tu corazón

y yo, no te comprendía pero te amaba,

te amaba con fervor, sensible a tus palabras

siempre te hice creer que te deseaba.

Que era yo el que quería esto o aquello,

trabajé duramente hasta conseguir

construir en el mundo tus ambiciones

pero te hacía creer que mías eran tus ideas.

Ella me interrumpió convulsionada para decir:

es verdad que hay cosas que Dios no me permite

y de preferir

preferiría que mi madre viva para siempre

y, también, es verdad, que ciertas tardes

se hicieron algo más claras con tu dinero

pero yo, mi querido, quiero dejar claro

que no soy ni terca ni envidiosa y

me gustaría recordarte sin malas intenciones

que la primera escena de celos me la hiciste tu.

Y desear, mi amor, ¿quién entiende el desear?

Tú me deseas, me deseas, así quieres que crea

pero sólo me besas cuando siento ese ardor,

cuando mis labios se incendian de locura.

Tú me deseas, tú me deseas, así lo dices

y yo ni puedo, siquiera, tolerar la ternura,

pero cuando yo transcurro indiferente,

a tus caricias, a tus besos ardientes,

sin pronunciar gemidos ni palabras,

enloqueces, de sentirte impotente

y cuando consigo pensar en otra mujer,

el deseo, mi deseo por ella corroe tus entrañas

y como un niño gozas y juegas como un niño,

y como un niño sólo vives por mi deseo.

No quise responderle, mas le dije:

Mi madre vive en ultratumba,

en un paraje, por mí, desconocido

y niño soy y seré siempre, mas no alcanza

y en cuanto al goce te diré: estás en lo cierto,

un hombre sólo goza si ella lo desea

y cuando ella se equivoca y desea con fuerza

que él vuelva del mundo derrotado y triste

el hombre vuelve a casa triste y derrotado

y ella, entonces, alcanza el cenit de la magia

resucita al moribundo y le concede un sueño:

Sueña que eres feliz, querido, que nunca te engañé,

que siempre fuiste sincero de tu parte, verdadero.

Erotismo a los 20 y 25 años. Recital poético musical de primavera. Miguel Oscar Menassa e Indios Grises

EL CUARTO DE LAS GOLOSINAS

Qué mujer
cruzaría sus piernas frente a mí
para mirarme
sentirse mía
cansarse en mi cansancio.

Quién concluiría su gesto
para amarme
en este pedacito que soy
de sed y de nostalgias.

Porque todos
nos encontramos algún día
y nos miramos
–en las muchachas quietas
en los caminos cortos–

pero luego
es tan difícil dormirse
-sin el humo del cigarrillo amigo
ardiéndonos los ojos-

que ya se han ido todos
y la apretada hendija de mi alma
cada vez más pequeña
cada vez más cerrada.

Quién podría amarme
en este pedacito que soy.

ADOLESCENTE PESCADOR

Adolescente pescador de enamoradas viejas
gran pescador de trufas
de muchachas alegres como el sol
de a1guna fija para jugarse el alma
Yo, gran cazador
gran manejador de redes solitarias
de redes para la soledad
de redes especiales
para cazar
tímidos corazones.

Cansado de ver morir
caliente
tanta gente
un verano de tarde
por los jardines públicos
por las calles públicas
por los baños públicos
puse mis redes silenciosas.

Después me dije
el tiempo es necesario
me aconsejé
tomar café sin ninguna leche

todas las mañanas.
Me aconsejé sentarme
le dije a una mujer
que se sentara al lado mío
Tu culo fresco
le dije
sobre la tierra fresca.

Nos dimos un gran beso de amor.

MIGUEL MI MISMO

Cuando pueda elegir
elegiré ser Dios de la montaña
vivir en medio del Olimpo entre las azucenas
y los viejos olores del laurel
bebiendo
bebidas cálidas y alcohólicas
y danzando alegremente con Zeus
mi patrón.

Y si no me dejaran
elegiría con mi mujer un valle que conozco
un valle azul en Catamarca
donde pensamos e hicimos el amor
y hablamos largamente de la guerra.

Y si no me dejaran
elegiría una tarde de mar junto a mi hijo
el que tiene en los ojos el color del almendro
o estar sentado debajo de los cedros
con mi padre en el Líbano oliendo los azahares.

No elegiría nunca morir a medianoche
junto a mi madre bañados por la luna.
Elegiría no morir.
Como aquellos famosos dioses de la montaña
tomar mi vino en altas copas de cristal
con Zeus
mi patrón
y saltar locamente
de un lado a otro lado del Olimpo
hablando de mi cuerpo.

Recital poético musical de primavera

NOTA DE PRENSA

Madrid, miércoles 13 de mayo de 2009

Miguel Oscar Menassa (Buenos Aires, 1940)

El poeta Miguel Oscar Menassa ha ofrecido una selección de su obra poética en el Colegio Mayor Nuestra Señora de África (Madrid).

Poeta profundo y de versos, en la mayoría de los casos, sencillos, ha pasado durante 50 años por la medicina, el psicoanálisis, la pintura y el cine, pero su mansión siempre fue la poesía, de la cual nos ha dado una muestra.

En cuanto a la temática de su poesía, cuando uno se encuentra con su obra, podríamos decir que, en general, este escritor se ocupa de todo. No encontraremos argumentos o razones acerca de qué es o cómo se hace la poesía, sino el ejercicio vital de esa entrega.

De su poesía han dicho:

Antonio Aliberti: “En Menassa todo confluye en poesía, la poesía se justifica por sí misma.”.

Alberto Luis Ponzo: “Hay algo que se cumple en la poesía de Menassa, y es que escribe sobre lo que está pasando, pero no a cada uno de nosotros, sino lo que está pasando y deben saber las generaciones futuras”.

Juan Jacobo Bajarlía, (homenaje a Miguel Menassa en la Biblioteca Nacional , agosto 1995): “Estamos enfrente de una poesía que instaura los valores inalienables de la dimensión humana, una poesía en la que Miguel Menassa funda el objeto polisémico de un fervor que se hunde en las raíces del hombre para extraer las verdades absolutas o permanentes, como escribía Heidegger cuando definía la poesía como la fundación del ser por la palabra.”

Nicolás del Hierro: “Yo, un poeta de lenta elaboración, tengo, a fuerza de ser sincero, que descubrirme ante el torrente hermoso de quienes como tú escriben.”

Concepción Silva Belinzón (uruguaya): “Con un sistema poderoso de señales, Menassa consigue el hallazgo imprevisto de hoy y de siempre. y lo hace como culminación de toda aquella belleza, superando sus propios elementos, porque puede erigir en Cuerpo Poético las relaciones y correspondencias entre los seres y las cosas, el misterio y el sentido de su trabajo creador. Cuando leo sus libros, mis manos se llenan de estrellas. ”

Leopoldo de Luis (Premio Nacional de Literatura 1979) dice: “Hay dos clases de poetas: la del que requiebra a la poesía y la seduce con joyas verbales, y la del que se acuesta con ella, Menassa es de estos últimos.”

Miguel Oscar Menassa al inicio del recital


Recitando el poema “La patria del poeta”

Con el acompañamiento musical de Indios Grises


Con Juan Garrido Presidente de la Fundación Siglo Futuro

El poeta palestino Mahamouth Schowb y Menassa


Disfrutando del recital

El Director del Colegio Nuestra Señora de África, D. José Ramón Guerrero, el poeta Miguel Menassa y la subdirectora del colegio, Dña, Margarita Mifsut