LA CRUDA MARGARITA DESCUBRE ENTRE SUS HOJAS SU PROPIO FIN

 

Escribir, ciertas noches,
                                  es como jugar al ajedrez,
entre jugada y jugada, entre letra y letra,
siempre hay tiempo para los sueños.

Mortaja y cruz,
pequeñas sandalias descuartizadas,
pequeño pescador ahogado por el peso de la pesca.

Mi cuerpo es débil y deforme,
en el fondo del mar entre los peces.
Mi rostro helado,
violento azul contra las tenues escarchas marinas,
mi rostro,
piedra endurecida por el ir y el venir de las mareas,
mi rostro,
acerado límite donde la verdad se desvanece.

Brújula definitivamente desviada,
                                               toco fondo,
y entre los corales,
abejas y mieles hambrientas devoran mi mirada.

El musgo bajo los pies descalzos tiene un olor a viejo, 
a recuerdo infantil en el cordón de la vereda, 
esperando crecer,
esperando encontrar algún tesoro en los desagües.

Viviendo cerca de la nada,
                                       nos decían,
cualquier futuro es promisorio.
Viviendo mal,
                    se tienen esperanzas.

 

Miguel Oscar Menassa

De “La patria del poeta”, 1991