TRES AÑOS SON MAS QUE LAS MIL Y UNA NOCHES

22 de agosto de 1979

Partí de Buenos Aires
a caballo de las palabras
donde la poesía
construyó su residencia.

Mil días y mil noches
y me sorprende, aún,
estar vivo.

Calmo mi sed todos los días
y hago el amor
cuando las constelaciones del sur
me recuerdan la Pampa.

El cielo desolado me llama al amor…

Soy lo que queda
después de la matanza
más que un hombre
un rastro.

El tiempo fue pasando
y junto con el tiempo
fueron pasando
los rostros de la muerte.
Y todo fue delirio
en cada máscara.

No tengo paz. No tengo Paz.
Tengo en mi vida huellas
de haber amado la libertad.

La poesía en mi decir
no soporta las trabas
ni las cadenas
no soporta la muerte.

Más allá de mi cuerpo
las letras de mis versos
cantan a la vida.
Más allá de mi amor
las letras de mis versos
tocan el universo.

Mi vida no da más.
Estos escritos son
lo que mi vida da.

Pájaro y serpiente
vuelo y repto
al compás de mis pasiones.

Brujo de mí
transformo los estertores
en música
y creo que danzo.

Una Patria
hecha trapo sangrante
una bandera hecha blasfemia
se agita entre los muertos:

Matar
en nombre de la Patria.
Morir por ella, morir
como las piedras calcinadas.

A mí no me tocó la vida
me tocó sólo su recuerdo.

Patria
esparcida por todo el Universo.
América de plata
te mancharon con sangre.

Estás herida
sangre de las tinieblas
Argentina de cielo
república del pan
herida de muerte
corrompida a muerte.

Deshilachado
helecho de la historia.

Vómito de sangre y terror
sobre la libertad.

Ojo de miel
vaciado a tiros.

Miguel Oscar Menassa
De “La poesía y yo”, 2000